Blog de actoresdenuestrocine

Julia Caba Alba

Julia Caba Alba, en "La Calle Sin Sol" de Rafael Gil.


JULIA CABA ALBA, UNA ACTRIZ ENTRAÑABLE

Como gran parte de los actores de carácter del cine español, Julia Caba Alba aparecía en pantalla y era una actriz principal, su naturalidad, su cercanía, te atrapaba. Pero no era nada extraño, Julia Caba Alba forma parte de una de las familias de actores más importante del cine (no solo español), la familia Caba-Alba-Abad. Unos apellidos curiosamente eufónicos, parecía que estaban destinados a unirse, dos sílabas, dos aes y una "b" en la segunda sílaba…

Julia Caba Alba nació en Madrid, el 31 de julio de 1902, en la calle de la Magdalena nº 38, pisto tercero, a las cuatro de la tarde. Muchas fuentes fechaban su nacimiento en 1912, a lo que ella contribuyó, pues no le gustaba manifestar su edad.

Irene Alba Abad, la madre de nuestra protagonista. BNE.

Su madre, Irene Alba Abad (nacida el 29 de septiembre de 1873), hija de Pascual Alba (natural de Navajas, Castellón, 1843- Granada, 4 de agosto de 1895) y de Irene Abad, también actores, era una de las actrices más reconocidas de su tiempo, junto a su hermana Leocadia (Valencia, 22 de enero de 1866 - Madrid, 10 de diciembre de 1952). Su padre fue el actor Manuel Caba Martínez, nacido en 1869. 

Manuel Caba, el padre de la criatura. BNE.

Irene Alba se encontraba de gira por Sudamérica, en donde ya habían nacido dos de sus hijos, cuando supo de su nuevo embarazo y volvió a España para dar a luz. Además de Julia, tuvo tres hijos más, Irene, Josefa y Manuel y los tres fueron actores, si bien, la temprana muerte de Josefa y Manuel, terminó abruptamente con su carrera en el teatro. Irene (que tendrá su entrada en este blog) también murió joven ( a los 57 años), pero desarrolló una exitosa carrera en cine y teatro y fue la madre de ese trío de ases que conforman Irene, Julia y Emilio Gutiérrez Caba. (Según Emilio Gutiérrez Caba, Irene Alba tuvo otra hija, llamada Carmen).

Los hermanos Caba-Alba. De izquierda a derecha, Josefa, Julia, Irene y Manuel. Blanco y Negro. 26 de marzo de 1960.

Parece que tras estudiar en las Escolapias, Julia no pudo escapar a la atracción por el mundo del teatro en el que estaba inmerso su familia, y debutó, en el papel de un botones de hotel, en la compañía de su madre y del actor Juan Bonafé, en una obra titulada "La Diablesa" estrenada el 17 de septiembre de 1920, en el teatro Novedades de Barcelona, es decir, cuando Julia había cumplido los 18 años. Otras fuentes citan que ya había actuado en papeles de chico, cuando era pequeña. 

Mundo Gráfico. 16 de octubre de 1920. En la imagen, se ven dos "botones", quizá Julia sea la de la puerta central…

En enero de 1922, la compañía teatral se encuentra en Córdoba, en donde ponen en escena tres obras: "La Casa de la Troya", "La Prisa" y "El Rayo".

El 11 de marzo de 1922, se produce el estreno de la obra de Pedro Muñoz Seca, "La Señorita Ángeles", en la que parece que Julia ya tiene un papel más lucido. 

A lo largo de los años 20 sigue actuando en la compañía familiar, ya incorporándose sus hermanos Manuel y Pepa. Entre el repertorio se incluyen obras como "Los Chatos", "El Orgullo de Albacete", "El Juramento de la Primorosa" o "Los Campanilleros".

El 7 de junio de 1925, durante una gira, muere su hermano Manuel, a los 24 años, en Zaragoza, siendo enterrado en el cementerio de Torrero.

Manuel Caba Alba de niño. (Foto. Documental Imprescindibles)

Pero el espectáculo continua y en 1927, encontramos a Julia Caba en la función para el Montepío de Actores, interpretando una escena de la obra "La Caraba". 

En 1929 recibe buenas críticas: "encantadoramente ingenua y muy acertada" en la obra "Don Cloroformo" y en "Don Floripondio": "queremos hacer un elogio especial de Naranjita, Julia Caba, está verdaderamente admirable en este papel del que hace una creación sencilla y terminada".

El año 1930 se inicia con el mismo ritmo, apareciendo en "La Condesa Está Triste", un triunfo de Arniches, en donde ya destaca otra gran actriz, Mercedes Prendes, hermana de otros dos grandes, la querida Mari Carmen Prendes y el actor Luis Prendes..

Sin embargo, el final de año será luctuoso para la familia. Poco después de actuar en la obra "Los Chatos", la madre de Julia, Irene Alba Abad, muere el 14 de octubre en Barcelona, a los 57 años, a causa de una bronconeumonía, siendo enterrada en el cementerio de Montjuïc. 

Poco más de un mes después, el 27 de noviembre, durante la gira de la compañía por Valencia y tras estrenar la obra "La Perulera",  muere la hermana pequeña de Julia, la también actriz,  Pepita, a los 25 años, siendo enterrada en el cementerio de esta ciudad. 

Pepita Caba Alba de niña. (Foto. Documental Imprescindibles)

Tumba de Pepita en el Cementerio de Valencia (Foto propia)

Como siempre la vida sigue y actúan una semana después, en el teatro Principal de Valencia en "Ecos de Sociedad" y posteriormente en "Las Doctoras" de Eduardo Haro, con grandes críticas, en general.

En 1931, realiza una gira con la compañía de García- León y de Manuel Perales, por Zaragoza, Córdoba, Granada, entres otras ciudades, con un repertorio que repite obras anteriores y estrenos como "El Crisol" o "La de los Claveles Dobles". En marzo deja la compañía y se incorpora al teatro Lara, junto a su tía, su hermana y la insigne actriz Concha Catalá, estrenando la obra de Suárez de Deza, "Tres eran Tres".

En 1934, actúa en "Madre Alegría" y en "La Marcha Fúnebre de una Marioneta", también en el teatro Lara. Parece que en 1935 o 1936, contrae matrimonio con el actor Manuel San Román Alonso (Madrid, 12 de febrero de 1908). Tras la guerra civil, sigue actuando en el teatro, junto a su marido, sobre todo en el teatro Lara y en el Cómico.

En 1940 actúa en "Romance de la Malcasada" de Enrique Bayarri. El año siguiente es más prolífico, interviniendo en "La Condesa Maribel" de Pilar Millán-Astray, en una actuación a beneficio de la Hermandad de la Virgen de la Macarena, con la obra "La Puebla de las Mujeres", en "La Mariposa y la Llama" estrenada en el Reina Victoria, "La Defensa de la Mañana" y "La Eterna Enamorada".

Entre 1942 y 1945, aparece en "Juventud de Príncipe", "Señora Ama", "Llama Eterna" y "La Ermita, la Fuente y el Río", "Los Extremeños se Tocan" de Muñoz Seca y Pérez Fernández, "¡Que me pierdes Timoteo!", "¡Fuera ese Bigote!", "Los Chatos" de Muñoz Seca, "No Te Compliques la Vida", "Oscar Buffoni" y "El Premio Nobel".

El año 1946 marca un hito en la carrera de Julia. En primer lugar, iniciará su labor cinematográfica y en segundo lugar, realizará un paréntesis en su carrera teatral, que durará unos once años. 

Sus comienzos en el cine no pudieron ser más afortunados. Tras verla en el teatro Lara, la reclama uno de los directores más reconocidos del momento, Edgar Neville, con el que trabajaría en seis películas (si bien, el récord como luego veremos lo tiene con otro gran director de la época) y además, para una película con guión, nada menos que de Miguel Mihura; su título, "El Crimen de la Calle de Bordadores",  en donde interpreta el papel de una reclusa, encantada de estar en la cárcel y de haber cometido un crimen como la que más. La acompañan entre los actores de carácter, Julia Lajos, Antonia Plana y José Prada, en una película protagonizada por Mary Delgado y Manuel Luna. Tanto la película como los actores obtuvieron varios premios. En una entrevista de 1955, Julia recuerda que, al no haberse puesto nunca delante de las cámaras, le dijo a Neville: "Yo voy y si no les gusto me vuelvo sin ningún compromiso".

Y no volvió. Desde ese momento, Julia Caba Alba se aparta del teatro y no retornaría a los escenarios, hasta 1958. Algunas de las obras en las que participó en 1946, incluyen "Dalila" de Molnar, "Don Pío Descubre la Primavera" de Tono y Llovet, "Las Horas Inolvidables", "Canción de Cuna" de Martínez Sierra, "La Costumbre" de Rivas Cherif o "Pimpampum". En la entrevista antes mencionada, comentaría que la mayor comodidad del trabajo en el cine, la llevó a dedicarse de lleno a él, sin importarle el hecho de la realización de papeles de carácter, pues tenía claro que no había papel pequeño.


En el libro "Edgar Neville. Duende y Misterio de un Cineasta Español" de Christian Franco Torre, que ya hemos mencionado en este blog, éste comenta muy acertadamente, sobre la actuación de los secundarios: "La presencia de estos personajes arquetípicos se hace especialmente señera en el caso de los secundarios, acrecentado aún más por la tendencia del madrileño de trabajar con un grupo de actores bien definido (…) destacan las numerosas apariciones de una nómina de secundarios que forman en torno al madrileño una suerte de trasunto cinematográfico de lo que sería una compañía teatral. Son intérpretes como Julia Lajos, Guillermo Marín, Julia Caba Alba… Actores y actrices para los que Neville llega a escribir papeles ex profeso, de acuerdo con sus capacidades".


A la derecha, Julia Caba Alba en su primer papel. En primer plano, Antonia Plana.

A continuación trabaja en dos nuevas películas con Neville. Se trata de dos filmes de muy diferente tema y consideración, y que fueron acogidas con dureza por la crítica. La primera "Traje de Luces" duró, al igual que "El Crimen de la Calle Bordadores", una semana en cartel, pero la crítica la rechazó. La segunda, sin embargo, se convertiría con el tiempo en una obra a destacar dentro del panorama cinematográfico español de la época, se trata de "Nada" basada en la obra homónima de Carmen Laforet. Una película de fondo sórdido, que sufrió la censura y también fue rechazada por la crítica, pero que ha ido revalorizándose con el tiempo.

En un Fotograma de la pelÍcula "Nada".

El despegue en el cine de Julia Caba Alba es muy rápido, de forma que en 1947, trabaja nada menos que en 11 películas e inicia su colaboración, con el renombrado director Rafael Gil, con el que trabajaría en 15 películas. Su primera película juntos será nada menos que la adaptación de "Don Quijote de La Mancha", ya comentada en este blog, pues está plagada de algunos de los mejores actores de carácter del cine español. Julia Caba Alba interpreta, como no podía ser de otra manera, al ama. 

También destaca su primera colaboración con otro destacado director de la época, Ladislao Vajda, en la película "Barrio", en donde también interviene su hermana Irene, con la que trabajaría en nueve películas.

Tras este rodaje, intervendría en "Obsesión" de Arturo Ruiz Castillo, "Canción de Medianoche" dirigida por el humorista Antonio de Lara "Tono", "Revelación" de Antonio de Obregón, "Dos mujeres en la niebla" de Domingo Viladomar" y "Lluvia de Hijos" dirigida por Fernando Delgado. A continuación, interviene en su primera película con otro director de renombre, José Luis Saenz de Heredia, con el título de "Angustia" y sus tres últimas películas del año 1947 serán "El Verdugo" de Enrique Gómez Bascuas, en donde también interviene Alberto Romea, "Vidas Confusas" de Jerónimo Mihura y "El Alarido" de Ferruccio Cerio.

Julia Caba Alba sigue trabajando a menudo con los mismos directores. Durante el año 1948 repite con Neville, Vajda, Gil, Saénz de Heredia y Antonio de Obregón. Con este último rueda "La Esfinge Maragata" y con Vajda, actúan en el film "Sin Uniforme".

Con Edgar Neville rueda "El señor Esteve" protagonizada por Alberto Romea y trabaja con dos nuevos directores, Antonio Román en "La Vida Encadenada" y con el también actor Raúl Cancio en "Tres Ladrones en la Casa". En gran parte de sus intervenciones hace el papel de criada.

Ahora bien, sus dos mejores películas de este año, una de ellas con reconocimiento incluido, las rodará con Rafael Gil y con Sáenz de Heredia.


Con Rafael Gil, realiza una lucida interpretación en una estupenda película, "La Calle Sin Sol", que refleja las condiciones de vida en el barrio chino de Barcelona, la dureza de la vida de las clases humildes y la lucha diaria para sobrevivir, con el trasfondo de una intriga sobre unos asesinatos. Los actores son un verdadero lujo desde los protagonistas, Amparo Rivelles y Antonio Vilar, a todo el plantel de los llamados secundarios, que aquí se convierten todos ellos en verdaderos protagonistas. Julia Caba Alba es la criada del bar-casa de huéspedes,  siempre de buen humor y entonando sus canciones. Alberto Romea como un comprensivo inspector de policía, Félix Fernández como padre de Amparo Rivelles, de vuelta de todo, pero de buen corazón, Manolo Morán, un simpático timador solidario, un joven Ángel de Andrés, como pintor de carteles enamorado, Irene Caba Alba, una pintora maltratada por la vida y la pareja José Nieto y Mary Delgado, el  músico callejero y su mujer ciega, enamorados hasta el final, que protagonizan una dramática imagen, que evoca un especie de Piedad expresionista. 

Con Sáenz de Heredia rueda una película de temática completamente distinta y con un papel también totalmente diferente, se trata de "La Mies es Mucha", película de propaganda católica, con dos grandes actores como protagonistas, Alberto Romea, como el misionero experimentado y Fernando Fernán Gómez, como el recién llegado. Julia Caba Alba interpreta nada menos, que a una mujer india, madre de un jovencísimo Rafael Romero Marchent, que verá surgir su vocación. Por este papel, Julia Caba Alba obtendría el premio otorgado por el Círculo de Escritores Cinematográficos.

Julia Caba Alba en "La Mies Es Mucha".

El año 1949 se inicia con una nueva colaboración con Rafael Gil en la película "Una Mujer Cualquiera", en donde hace el papel de portera. Su siguiente film se desarrolla en el siglo XIX, reflejando como en otros muchos, el mundo del bandolerismo, de una forma romántica, su título "La Duquesa de Benamejí" de Luis Lucia. En esta película también actúa su hermana Irene.

Una risueña Julia, en "La Duquesa de Benamejí"

En su siguiente película, no abandona el escenario, pues de nuevo, muestra la vida de un bandolero durante la guerra de la independencia, "Aventuras de Juan Lucas", dirigida de nuevo por Rafael Gil, y en donde interpreta a "la médica".

En el último tramo de 1949 trabaja con tres nuevos directores en películas de diferentes estilos. En primer lugar, actúa para Francisco Rovira  Beleta en "Treinta y nueve cartas de amor" y a continuación, en un pequeño papel, en una comedia con guión de Miguel Mihura, "Yo no soy la Mata-Hari", dirigida por Benito Perojo e interpretada por la actriz argentina Niní Marshall y por el actor Virgilio Teixeira, que se estrenaría en 1950 y en donde su nombre aparece mal escrito en los títulos de crédito y aparece como "Cava". Julia Caba Alba es la viajera de un tren a Polonia, que mantiene una conversación sobre las espías, nada secreta. Por último, interviene en la película de Antonio del Amo, "Noventa Minutos", la última película de la productora Castilla Films, antes de su quiebra definitiva.

También interviene en una película de Luis Marquina, "En el Nombre del Padre" pero no llegó a terminarse su rodaje.

El año 1950 rueda con Benito Perojo, "Sangre en Castilla" y a continuación es reclamada de nuevo por Edgar Neville, para su curiosa película "El último caballo", en donde Julia interpreta a la portera del edificio en donde vive el protagonista Fernando Fernán Gómez. 

Con José Antonio Nieves Conde participa en un éxito del año, la película de propaganda católica, "Balarrasa". Posteriormente, cambia de tercio y rueda "María Antonia, la Caramba" de Arturo Ruiz Castillo, sobre la vida de una actriz del siglo XVIII. Con Luis Marquina, al fin, puede  acabar el rodaje de su siguiente película "El Capitán Veneno", basada en la obra de Pedro Antonio de Alarcón y con guión del propio Marquina y del autor Wenceslao Fernández Flórez, e interpretada por Sara Montiel y Fernando Fernán-Gómez.


Rueda otras cuatro películas a lo largo del año; repite con Ladislao Vajda en "Séptima Página", y rueda con tres nuevos directores. Con Mas Guindal en "Torturados", con Luis Saslavsky en un papel atípico, en una película de cine negro, con guión de Jean Cocteau, en "La Corona Negra" y por último, con Robert Elwyn en "Aquel Hombre de Tánger".

En 1951 interviene en cuatro películas, la más conocida, "La Señora de Fátima" dirigida por Rafael Gil, sobre el consabido tema de la aparición de la virgen a unos pastorcillos. Con Neville, vuelve a trabajar en una película perdida, "Cuento de Hadas" y posteriormente rueda "Cielo Negro" de Manuel Mur Oti y "La Canción de la Malibrán" de Luis Escobar.

Rafael Gil vuelve a solicitar su participación, ya en 1952, para su película "De Madrid al Cielo" y a continuación trabaja en dos películas "de monjas", el remake de "La Hermana San Sulpicio" dirigida por Luis Lucia y "Sor Intrépida" de nuevo con Rafael Gil. Su última película en 1952 es "La Laguna Negra" de Arturo Ruiz Castillo.

El año 1953 es especialmente recordado por su colaboración con el gran Luis García Berlanga en una de sus películas, quizás menos celebradas, "Novio a la vista", rodeada como sucede en sus películas de un magnífico reparto coral. También vuelve a rodar con Rafael Gil en otro de sus films de temática religiosa "La Guerra de Dios". El resto de películas de este año, menos recordadas, son "Aeropuerto" de Luis Lucia, "Maldición Gitana" de Jerónimo Mihura, "Así es Madrid" de Luis Marquina, "Nadie lo Sabrá" de Ramón Torrado, "Como la Tierra" de Alfredo Hurtado y "Sangre y Luces" de Georges Rouquier y Muñoz Suay. 

Junto a Antonio Riquelme, en la película de Berlanga, "Novio a la Vista".

Durante el año 1954 vuelve a aparecer en sendos remakes de dos películas de gran éxito en su momento, se trata de "Malvaloca", esta vez dirigida por Ramón Torrado y de "Morena Clara" dirigida por Luis Lucia. También interviene en otra película de ambiente andaluz, "Sucedió en Sevilla" de José G. Maesso. Con José María Forqué actúa en "Un día perdido" y con Emilio Fernández en "Nosotros Dos". 

El año 1955 se inicia con "Goodbye, Sevilla" de Ignacio F. Iquino, año en que intervendrá en seis películas más. Actúa en "La Sonrisa de Dios" de Julio Salvador, repite con Luis Lucia en "La Lupa" y trabaja a las órdenes de Fernando Fernán-Gómez, en la comedia "El Malvado Carabel". Finalmente, aparece en "Suspenso en Comunismo" de Eduardo Manzanos, "Tormenta" de John Guillermin y "Recluta con Niño" de Pedro L. Ramírez, un éxito del actor José Luis Ozores. 

Junto a Fernando Fernán-Gómez en "El Malvado Carabel".

Durante el rodaje de esta película se le realizó una entrevista (con el titular incorrecto, apareciendo con el nombre de su hermana Irene), en que se afirmaba que esta era su película número 70. Si el recuento es correcto, por el camino faltarían tres películas… 

El año 1956 trabaja de nuevo con Luis Lucia en "La vida en un bloc" y aparece en una divertida comedia, como no podía ser de otra manera, ya que se basa en la obra del mismo título de Jardiel Poncela, "Los Ladrones Somos Gente Honrada", dirigida por Pedro Luis Ramírez, con un plantel de actores de lujo, entre ellos, Pepe Isbert, José Luis Ozores, Joaquín Roa, Isabel Pallarés o María Isbert. A continuación interviene en "Minutos antes" de José Luis Gamboa, "Un Abrigo a Cuadros" de Alfredo Hurtado y "Juanillo, Papá y Mamá" de Julio Salvador. Si bien, la principal película de este año, en la que tiene un papel más destacado, y que obtuvo un gran éxito es "Manolo, Guardia Urbano", dirigida por Rafael J. Salviá, e interpretada por Manolo Morán, en la que Julia Caba Alba, realiza el papel de su abnegada esposa.

El año 1957 es algo más internacional, pues trabaja a las órdenes de Giannic Puccini y Nanni Loy, en "El Marido" y en "Un Ángel Pasó por Brooklyn" de Ladislao Vajda, interpretada por Peter Ustinov y Pablito Calvo. Repite con Ignacio F. Iquino, en "Los ángeles del Volante", con Rafael Gil, en dos ocasiones,"Camarote de Lujo" y ¡Viva lo Imposible!" y por último, con Pedro L. Ramírez, en una exitosa comedia, "El Tigre de Chamberí", en donde interpreta a la madre del personaje de José Luis Ozores.

Como "mujer que se desmaya" en el hombro de Antonio Casal en "Camarote de Lujo".

Este año muere su hermana Irene. La última película en la que trabajaron juntas fue "La Vida en un Bloc" del año anterior.

Durante 1958 y 1959 interviene en 7 películas de menor relieve, "Azafatas con Permiso" de Ernesto Arancibia, "Esta Chica es para Mí" de Giuseppe Bennatti, "Carlota" de Enrique Cahen Salaberry, "El Gafe" de Pedro L. Ramírez, "Salto a la Gloria" de Leon Klimovsky, una biografía de Ramón y Cajal, interpretada por Adolfo Marsillach, papel que retomaría con gran éxito para televisión y "El Magistrado" de Luigi Zampa.

En ese mismo periodo retoma su labor teatral, que ya no abandonaría y compaginaría con el cine, y que le proporcionaría grandes éxitos. Entre otras actúa en "Adiós, Mimí Pompón", de Alfonso Paso, "Los Extremeños se Tocan" de Muñoz Seca y Pérez Fernández y "La República de Mónaco". Si bien, su principal actuación sería en la obra de Miguel Mihura, "Maribel y la Extraña Familia", estrenada en el teatro Beatriz, con María Luisa Ponte.

El éxito de esta obra, le llevaría a interpretar en 1960, la película del mismo título, dirigida por José María Forqué e interpretada por Adolfo Marsillach. 

Junto a Guadalupe Muñoz Sampedro, en "Maribel y la Extraña Familia".

Este año también es galardonada, junto al actor Rafael Alonso, con el Premio de Cine del año 1959, otorgado por el Círculo de Bellas Artes, para artistas del Espectáculo.

El año 1961 interviene en ocho películas, en donde destaca su magnífica interpretación en la obra maestra de García Berlanga, "Plácido", en donde interpreta a una de las "pobres sentadas a la mesa por navidad", que enviuda repentinamente de un marido, con el que no ha pasado por la vicaría, como  mandan los cánones…

Improvisando una boda, en "Plácido" de García Berlanga.

 El resto de sus actuaciones este año fueron "Solteros de Verano" de Alfonso Balcázar, "Historias de una Noche" de Luis Saslavsky, "¿Dónde Pongo Este Muerto?" de Pedro L. Ramírez, interpretada por una atípica pareja, Fernando Fernán-Gómez y Gila, "Cupido Contrabandista" de Esteban Madruga, "Tú y Yo Somos Tres" de Rafael Gil y "Los Que No Fuimos a la Guerra" de Julio Diamante.

En una divertida escena, en "Los Que No Fuimos a la Guerra"

En 1962, baja el ritmo y actúa en dos películas, reclamado por dos directores con los que ya había trabajado. En primer lugar, con Ignacio F. Iquino en "Las Travesuras de Morucha" y en segundo lugar, con Rafael Gil, en "La Reina del Chantecler".

Junto a Sara Montiel en "La Reina del Chantecler".

En el teatro aparece en "¿Por qué Te Casaste Conmigo? en la compañía de Tina Gascó, junto a dos Antonios, Casal y Riquelme, en "La Alegría de Vivir" en donde actúa con su sobrina Irene y en "Las Entretenidas", junto a su otra sobrina, Julia.

Hoja del Lunes. Caricatura, en la obra "¿Por qué te casaste conmigo?.

Hoja del Lunes, caricatura en la obra, "Las Entretenidas".

El año 1963 vuelve a colaborar con Luis García Berlanga, en una de sus obras cumbre, "El Verdugo", en donde interpreta a una de las integrantes de la familia (que incluye a Lola Gaos y Chus Lampreave) que se disputa el piso en construcción con Emma Penella, Nino Manfredi y Pepe Isbert. 

En "El Verdugo". De Izquierda a derecha, Saza, Xan das Bolas, Lola Gaos, Julia Caba Alba, desconocido, Chus Lampreave, Pepe Isbert, Nino Manfredi y Emma Penella.

El resto de films de este año empalidecen a su lado e incluyen "El Escándalo" de Javier Setó, "Crimen" de Miguel Lluch, "La Cesta" de Rafael J. Salviá, (que según otras fuentes es de 1966) y por último, "El Camino" de Ana Mariscal, en una adaptación del libro de Delibes.

En "El Camino" de Ana Mariscal.

Desconsolada en un escena de "La Cesta".

En los escenarios aparece en "Panteón para Tres", en una adaptación de Tono, junto a Joaquín Roa, su sobrina Julia e Ismael Merlo.

El año 1964, actúa en el teatro en la obra "La Tercera Palabra" de Alejandro Casona, junto a Gemma Cuervo, Alberto Closas y María Luisa Ponte. Mientras en el cine, trabaja con Antonio Román en "Un Tiro por la Espalda", un remake innecesario de "Nobleza Baturra" dirigido por Juan de Orduña y en una comedia dirigida por Fernando Fernán-Gómez e interpretada por la exitosa pareja, José Luis López Vázquez y Gracita Morales, titulada "Los Palomos".


Julia en "Los Palomos".

Su labor cinematográfica se concentra entres dos o cuatro películas por año, pero combinadas con su labor teatral. Así, en 1965, en el apartado cinematográfico la encontramos a las órdenes de Rafael Gil, en "¡Es mi Hombre!" y de Luigi Comencini en "La Mentirosa". 


Este año vuelve a obtener el premio del Círculo de Escritores Cinematográficos.

Durante 1965, su labor teatral  incluye "Un Paraguas bajo La Lluvia" en la compañía de Gracita Morales, que sobrepasaría las 100 representaciones, sigue con "La Tercera Palabra" de Casona, que ya supera las 300 representaciones y una versión de "Ninotchka" de Marcos Reyes. 

J

Hoja del Lunes. Caricatura en "La Tercera Palabra".

En 1966, vuelve a repetir con Rafael Gil en "Camino del Rocío" y rueda dos películas más, "El Padre Manolo" de Ramón Torrado, con un estupendo Manolo Escobar, y "Las Viudas" de Pedro Lazaga.

En el teatro, la encontramos en "Mi Marido Quedó Atrás" en la compañía de Eugenia Zúffoli.

Con Pedro Lazaga y Rafael Gil, vuelve a trabajar en 1967, en "Operación Plus Ultra" y "Verde Doncella", respectivamente. Y este mismo año, también interviene en "Educando a un Idiota" de Ramón Torrado.


En el teatro, inaugura el año con la obra "Adán 67" de Pérez Puig y también actúa en "Bambi y las Cazadoras" y en "Las Miniviudas" de Alonso Millán.

Hoja del Lunes. Caricatura en la obra "Bambi y las Cazadoras".

El año 1968 es más prolífico en el teatro, que en el cine. En la pantalla aparece en "Cuidado con las Señoras" de José Buchs y en una de las famosas comedias de Paco Martínez Soria, "Se Armó el Belén". Mientras que en el teatro, la encontramos en "Armario con Chica Dentro", un "juguete cómico" de Ángel de Andrés y Luis Tejedor, "¡Cómo Está el Servicio!"  de Alfonso Paso, camino de las 300 representaciones, junto al gran Tip y a la no menos grande, Florinda Chico, en "La Viuda de Dupont", junto a Enrique Guitart y en "El Alma se Serena" de Juanjo Alonso Millán, junto a Concha Velasco, Alfredo Landa y Charo García Ortega.

La adaptación al cine de esta obra, estrenada con el mismo título y dirigida por José Luis Sáenz de Heredia será su única película en el año 1969. Con este director vuelve a trabajar, ya en 1970, en "La Decente" en donde realiza una verdadera creación, junto a actores como Concha Velasco, José Luis López Vázquez y Alfredo Landa. Con Rafael Gil, interviene en el "autoremake" de "El Hombre que se Quiso Matar" y con Pedro Lazaga en otra comedia de Paco Martínez Soria, "Hay que Educar a Papá". Este mismo año, actúa en los escenarios en una adaptación musical del éxito de Neville, "La Vida en un Hilo", en la compañía de su sobrina Irene.

Durante 1971, su labor cinematográfica incluye tres películas "La Cera Virgen" de José María Forqué, "Venta por Pisos" de Mariano Ozores y "Las Colocadas" de Pedro Masó. 

El año 1972 marca un hito en la carrera teatral de Julia Caba Alba, pues inicia las representaciones de la obra "Sé Infiel y no Mires con Quién", en el papel de la señorita Smith. Esta obra estaría en cartel más de seis años y Julia, junto a su protagonista Pedro Osinaga, participó en más de 4.000 representaciones.

Para Televisión Española interviene en la adaptación de "Don Juan Tenorio" para el programa Estudio 1. 

El año 1973 interviene en una comedia olvidable de Mariano Ozores, "El Reprimido", pero también en un mediometraje para televisión, que se estrenaría en 1974 y que le daría grandes satisfacciones. Se trata de "Los Pajaritos" dirigida por Antonio Mercero, que Julia protagonizó junto a otro gran actor de carácter, José Orjas, con un mensaje ecologista y en defensa del medio ambiente. Este año obtiene el Premio Mayte de teatro.

Julia Caba Alba, en "Los Pajaritos".

En 1976, le otorgan el Premio de los Cronistas de Nueva York, por su interpretación en "Los Pajaritos", un magnífico colofón a una inmensa carrera interpretativa, que se vio culminada con la medalla al Mérito al Trabajo que le fue entregada por los Reyes, el año 1977. Este año marca su retiro, deja su labor en la obra "Sé Infiel y no Mires con Quién" que va a realizar una gira por provincias, y en donde es sustituida por Isabel Pallarés y tan solo aparece, en 1978, en el Centro Cultural de la Villa en "La Venganza de Don Mendo", dirigida por Pérez Puig, junto a Manuel Gómez Bur y Amparo Baró, entre otros. 


En el cine, sus dos última películas son "Réquiem por un Empleado" de Fernando Merino y "Esposa de Día, Amante de Noche" de Javier Aguirre. Su última actuación parece que fue para televisión, en la adaptación de "El Caso de la Mujer Asesinadita"  de Miguel Mihura, dirigida por Federico Ruiz.

Julia Caba Alba murió en Madrid, el 14 de noviembre de 1988, tras una larga enfermedad, que probablemente la atrapó a finales de los 70. Fue enterrada en la Sacramental de San Lorenzo y San José, en el Patio del Santo Entierro, en el nicho 116. Su marido Manuel San Román Alonso falleció el 28 de noviembre del año 2000, a los 92 años, siendo enterrado en la Sacramental de San Justo. 

Las dos esquelas publicadas en el ABC.



Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: