Blog de actoresdenuestrocine

Nani Fernández

NANI FERNÁNDEZ, LA ACTRIZ OLVIDADA

Tuvo un éxito rotundo con su aparición en su primera película, estuvo casada con un reconocido actor de reparto de la época, que la idolatraba y se fue de este mundo en plena juventud. Esta entrada recoge la información que he podido encontrar, para llenar, aunque sólo sea en una mínima parte, su ausencia en los libros sobre cine español.

Nani Fernández nació como Juana Fernández Ruiz, hija de María Gracia Ruiz Fuentes y Juan Fernández Sebastián, que también tuvieron un hijo llamado Francisco (gracias a Javier Jara por esta magnífica aportación). La única fuente que cita su fecha de nacimiento, es, para variar, la IMDB, que la fija el 22 de febrero de 1923 en Madrid. 

Sus inicios teatrales se producen a finales del año 1944, como dama joven, en la compañía de Tina Gascó y Fernando Granada. El 15 de noviembre actúa en la obra "Pepa Oro" y el 27 de diciembre, en el Teatro Reina Victoria, en la obra "La Escala Rota" de Juan Ignacio Luca de Tena y Miguel de la Cuesta. Según la crítica del ABC, la actuación de Nani es "prodigiosa de ingenuidad y gracia".

Su primera caricatura en el ABC en su interpretación en "La escala rota".

El año 1945 interviene en "Una Bala" de Felipe Sassone y Antonio Quintero, en la misma compañía. Salen de gira y estrenan, "¡Béseme usted!" y "El Puente de los Suspiros" de Víctor Ruiz Iriarte. Pero este año supone el début de Nani en el cine. 

Su actuación en "Los Últimos de Filipinas" de Antonio Román estrenada en diciembre de ese año, supuso el papel por el que es recordada. Siendo la única mujer en un reparto masculino, su interpretación de Tala, tuvo gran repercusión, debido a la interpretación de la canción "Yo te diré" que se haría muy popular. La crítica resaltó su actuación: "Y no olvidemos a la única mujer de la cinta, Nani Fernández que en esta su primera aparición ante la cámara pone en juego una asombrosa ternura y sensibilidad dramáticas".

Por desgracia, Nani no pudo repetir este triunfo. 

Durante su interpretación de "Yo te diré".


Muchos años después, en el documental "Canciones de Nuestra Vida" de Eduardo Manzanos del año 1975, esta escena sería una de las imprescindibles.


Durante el rodaje de esta película, probablemente, conoció al actor José Nieto, el gran amor de su vida, con el que contraería matrimonio y del que nacerían dos hijas.  

Nani en la portada de la revista Primer Plano en 1945.

Durante 1946, trabaja a las órdenes de un afamado director, Edgar Neville, en una película estrenada el año siguiente, que no tendrá éxito, "El Traje de Luces", mientras que en el teatro, la encontramos de gira por Barcelona, con la obra "El Rosal de las Tres Rosas"; la crítica comenta de Nani: "cada vez más sensible y comprensiva". También actúa en una versión reducida de "La Fierecilla Domada" de Shakespeare. En este momento aparca, momentáneamente su labor teatral, que retomará en los años 50.

El año 1947 sin duda, será el mejor año interpretativo de Nani Fernández. En primer lugar, interviene en una película del reconocido director Juan de Orduña, "La Lola se va a los puertos", protagonizada por Juanita Reina, y en donde Nani Fernández será la antagonista en la lucha por el amor de Ricardo Acero (otro actor que deberá tener una entrada en este blog). 


Aunque sin duda, el papel más recordado será el de Dorotea, en la magnífica película ya varias veces comentada en este blog, "Don Quijote de La Mancha", que se estrenaría en 1948. 


El año 1948 también se estrenarían "La Manigua sin Dios" de Arturo Ruíz Castiilo, de nuevo en un papel exótico, "Alhucemas" de José López Rubio y "Dos Mujeres en la Niebla" de Domingo Viladomat. 

En "La Manigua sin Dios".




También rueda "Hoy no pasamos lista" de Raúl Alonso, protagonizada junto a Fernando Fernán Gomez, que se estrenará en octubre de 1949. Este año rueda tres películas "Alas de Juventud" y "Noventa Minutos", ambas dirigidas por Antonio del Amo y "¡Fuego!" de Alfredo Echegaray, dedicada a la labor de los bomberos. 

En una escena de "¡Fuego!".

El año 1950 rueda su tercera película con Antonio del Amo titulada "Historia en dos aldeas" y el año siguiente, vuelve al teatro, incorporándose a la compañía de Obras Policiacas "La Linterna", actuando en la obra (llevada al cine) "El Proceso de Mary Dugan", que tendría un gran éxito, prolongándose hasta 1951 y superando las 100 representaciones. En esta compañía también intervendría en "Madame Tic-Tac" de Cary y Weather, estrenada en el Teatro Fontalba, ya en el año 1952. Este mismo año incluye otra película más en su haber, "Sor Intrépida" de Rafael Gil. 

Un artículo de prensa menciona el rodaje de una película titulada "El último pasaporte" protagonizada por Nani, Mercedes Vecino, Fernando Rey e Ismael Merlo, con guión de Enrique Teixidó, pero parece que finalmente, no se llevó a cabo.

En la portada de la revista Espectáculo en 1951.

También este año, la encontramos con su propia compañía junto a su marido José Nieto, en la obra (ya interpretada por otras compañías), "La Diosa de Arena" de Dora Sedano y Fernández Sevilla y a finales de año, en la compañía La Máscara, actuando en el teatro Eslava de Valencia, con la obra "Don José, Pepe y Pepito" de Luca de Tena, junto a Guillermo Marín y Cándida Losada, que repondrá el año siguiente.

Caricatura de Ugalde en el ABC, en "Casi un cuento de hadas".

El año 1953 es, sin duda, el gran año teatral de Nani Fernández. Como primera actriz de La Máscara, actúa en "Casi un cuento de hadas" de Antonio Buero Vallejo, junto a dos parejas de actores, Rafael Bardem y Matilde Muñoz Sampedro y Gabriel Llopart y Esperanza Grases. Posteriormente interviene en "La Oveja blanca de la familia" y en "Celos del aire" de López Rubio y "El caso de la señora estupenda" de Miguel Mihura, que le reportan buenas críticas. Sobre la primera, el crítico de La Vanguardia opinaba: "Nani Fernández ha sido un grato descubrimiento para el crítico, que no la conocía más que a través de sus interpretaciones cinematográficas. Está convertida en una excelente primera actriz, dulce, flexible, con agradable tono de voz, sabiendo imprimir vida a sus personajes y dominando plenamente la escena".

En "Esa voz es una mina".

Tras este estreno, pone en escena, todo un clásico, la obra de Oscar Wilde, "La importancia de llamarse Ernesto" y poco después, otra comedia clásica (también llevada al cine, con una genial Margaret Rutherford), "Un espíritu burlón" de Noel Coward.

Entre tanto, rueda una película que se estrenará en 1954, "¿Crimen imposible?" de César Fernández Ardavín. Y continua su labor en la escena, con "Europa y el toro" de Ladislao Fodor, "El patio" de los Álvarez Quintero y "Carta a París" de Giménez Arnau. A final de año, deja la compañía La Máscara, que había obtenido el premio nacional de compañías de ese año, y vuelve a la compañía de Granada-Gascó.


En 1954, en las tablas actúa en Barcelona, con la obra "Tres Alcobas" de Alfayate-Tejedor, en "¡Oh, doctor!" de Carlos Llopis y en "Trece a la mesa". 

El siguiente año lo dedica al cine, trabajando a las órdenes de José María Elorrieta, en "Tres Huchas para Oriente", en "Esa Voz es una Mina" protagonizada por un pletórico Antonio Molina y dirigida por Luis Lucia, "La gata" de Margarita Alexandre y Rafael M. Torrecilla, "La Ciudad Perdida" de nuevo con Alexandre y Torrecilla y "La Legión del Silencio" de José Antonio Nieves Conde, todas, salvo la primera, estrenadas en 1956.

En la publicidad de "La Legión del Silencio".

Alternando cine y teatro, en 1957, vuelve a la escena con dos obras: "Nuestro Fantasma" de Jaime de Armiñán, que obtuvo el Premio Lope de Vega, el año anterior y la reposición del clásico de Benavente, "Los Intereses Creados".


Durante 1958, asistiremos a su última actuación sobre el escenario en la obra "El amor en microsurco" de Carlos Llopis e interviene en dos películas, "El aprendiz de malo" de Pedro Lazaga y "Cara de Goma" de José Buchs.

El año 1959 realizará la que, a la postre, será su última película, en el papel de una leprosa, llena de amargura, pero que se redime gracias a la llegada del padre Damián a la isla que da título a la película "Molokai, la isla maldita". 

En varias escenas de su última película, "Molokai".

Trágicamente, Nani Fernández moriría, el 9 de noviembre de 1960, a los 37 años, siendo enterrada en el Cementerio de La Almudena. Veintidós años más tarde, su gran amor, José Nieto se reuniría con ella.

Foto cortesía de Javier Jara. cementeriosdemadrid



Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: