Blog de actoresdenuestrocine

Eugenio Domingo

EUGENIO DOMINGO. UN FANTÁSTICO ACTOR QUE CAMBIÓ DE RUMBO

El caso de Eugenio Domingo es excepcional. Fue un magnífico actor, de aquellos a los que se llamó niños prodigio, por su capacidad de actuación a tan temprana edad. Sin embargo, Eugenio Domingo decidió dar un giro de 180 grados a su vida y abandonó las tablas y los sets de rodaje a finales de los 50. Conozcamos, por tanto, un poco más, a este gran actor que fue Eugenio Domingo.

LOS PRINCIPIOS

Eugenio Domingo Alavedra, su nombre completo, nació en Barcelona, el 17 de noviembre  de 1934, hijo de Daniel Domingo y Rosa Alavedra. 

Desconozco la relación de sus padres con el mundo de la radio, pero fue en Radio San Sebastián, en 1939,  a la edad de 5 años, en donde Eugenio dio sus primeros pasos de artista, pues de lo que no parece haber duda, es de que ya era un avezado actor . No dispongo de más información sobre su labor hasta 1948.

Ese año comienza realizando trabajos como actor de doblaje, en concreto, como voz adicional de algún actor infantil en la película "¡Qué bello es vivir!", pero, además, supone su debut en el cine, pues participa en el rodaje de sus dos primeras películas, "El Señor Esteve" dirigida por Edgar Neville, ese mismo año y que se estrenaría en los cines el 23 de febrero de 1949 y en "Hoy no Pasamos Lista" dirigida por Raúl Alfonso, en donde interpreta el papel de el "pelao". En una reseña sobre el estreno de esta última se menciona: "(...) y los actores infantiles Quico Juanes, Eugenio Domingo y Tony Hernández, los tres procedentes de la radio y del doblaje".

Algunas fuentes citan su actuación en una película llamada "Maleficio", si bien, puede tratarse de una película que no llegó a estrenarse rodada en 1949.

Algunas fuentes adelantan su inicio como actor de cine al año 1947, con su actuación en la película "Fuenteovejuna", probablemente en un papel sin acreditar, prácticamente de figurante y aunque no todas las fuentes lo citan, apareció interpretando el papel de Íñigo de niño, en "El Capitán de Loyola" del año 1949, aparentando menos edad de la que en principio tenía en aquel momento.

En "El Capitán de Loyola"

LOS AÑOS 50: SU CARRERA EN EL CINE

Eugenio Domingo realiza casi la totalidad de su carrera cinematográfica en los años 50. Tras las breves apariciones en las películas antes mencionadas y una última actuación poco antes de su muerte, los papeles que le dieron a conocer como actor los interpretó en esta década.

Además, inicia su carrera en el teatro, en el año 1950, en la obra "La Torre Sobre el Gallinero", una adaptación de una obra de Vittorio Calvino, estrenada el 1 de mayo, en el teatro Ensayo, dirigida e interpretada, nada menos que por Fernando Fernán Gómez.

Como actor de doblaje, participa en "Pequeñeces" de Orduña, "Oliver Twist", "Hablan las Campanas" y "Cadenas rotas".

En el cine actúa en un clásico del cine español dirigido por Juan de Orduña, a mayor gloria de Aurora Bautista, "Agustina de Aragón". Eugenio tiene una breve aparición como lazarillo del ciego interpretado por otro gran actor de reparto, Nicolás Díaz Perchicot. 

En su breve escena en "Agustina de Aragón", junto a Aurora Bautista y Nicolás Díaz Perchicot

El año 1951 supondrá un triunfo para nuestro protagonista, pues interpreta su papel más recordado tanto por el éxito de la película como por méritos propios. Se trata de su interpretación como Francisco, uno de los pastorcillos en la película "La Señora de Fátima" dirigida por Rafael Gil. 

En su papel de pastor en "La Señora de Fátima"

Una de las críticas sobre su actuación realizada por el mítico Alfonso Sánchez, sería premonitoria, citando: "La Señora de Fátima nos dio la cuajada realidad de Eugenio Domingo, un chico que puede compararse a Freddie Bartholomew y a Roddy MacDowall. Pero a pesar de ser parte principal en la película, esta rutina del cine nacional le ha omitido en la publicidad y ni siquiera su nombre figura en la portada del cine, donde hay otros menos importantes. Este es otro fallo de nuestra organización: no saber hacer comercial un nombre para sacarle inmediato rendimiento. No olvidemos que el cine lo hacen los directores, pero lo "venden" las estrellas".

Eugenio Domingo, por tanto, daba muestras claras de un brillante porvenir y de una magnífica calidad como actor, comparándolo con los "niños prodigio" del cine clásico estadounidense, como Bartholomew que había triunfado 15 años antes en "El Pequeño Lord" o "Capitanes Intrépidos" y con MacDowall, que se dio a conocer en las películas de Lassie y realizó una creación en la película "¡Qué verde era mi valle!", diez años antes, si bien, ninguno de los dos, repitió sus triunfos ya de adultos.

Freddie y Roddy

En el año 1952, Eugenio Domingo sigue su labor de doblaje y en su carrera como actor interviene en tres películas. En una coproducción franco-española, dirigida al alimón por Alejandro Perla y Gilbert Dupé, titulada "Malaire", en una nueva colaboración con Rafael Gil en su película "Sor Intrépida", en donde interpreta el papel de Juan, un adolescente inválido que logrará finalmente andar, gracias a la monja del título y en un papel notorio en "Cerca de la Ciudad", dirigida por Juan de Orduña, una película de temática "social", protagonizada por Adolfo Marsillach, Margarita Robles y Pepe Isbert, en donde interpreta a uno de los adolescentes de los suburbios, Luis, en donde vuelve a estar estupendo junto a su compañeros de generación. De hecho, la crítica que realiza el diario ABC, destaca a los actores jóvenes, aunque con un ligero "toque" para Eugenio: "Los personajes centrales del "film" son, en realidad los que pertenecen a la "gente menuda". Son mucho mejores actores los chiquillos que los adultos que figuran en la cabecera del reparto y por eso me complace destacar en primer línea a Elías Rodríguez, José Moratalla, Luis Rodríguez  y Eugenio Domingo, menos justo que en su actuación anterior de la "Señora de Fátima". 

Convaleciente y curado, en varias escenas de Sor Intrépida

En varias escenas de "Cerca de la Ciudad" con Paco Camoiras, Pepito Moratalla y Eduardo Fajardo

Curiosas imágenes del rodaje de "Cerca de la Ciudad". Archivo RTVE

En el año 1953, vuelve a los escenarios con la obra "Agar, la Esclava", obra de Victoria Urbano y producida por la Federación de Universitarios Centroamericanos. Para el cine, interviene en "Condenados" de Manuel Mur Oti y la prensa también anuncia su participación en una película que se está preparando, "La Semilla No Muere", pero parece que finalmente no se llevó a cabo. 

Este año destaca su labor de doblaje del actor Jerry Lewis para la película "¡Vaya par de Marinos!" y del actor Ted Donaldson en "Llama un desconocido".


En 1954, añade dos películas más a su currículum. Un éxito protagonizado por Rafael Rivelles y dirigido por Rafael Gil, "El Beso de Judas", en donde Eugenio interpreta a Acab, el hijo del leproso (también llamado Acab) y en una película dirigida por Luis Ligero (hijo del actor Miguel Ligero), "Entre Barracas".

En su papel de Acab, en "El Beso de Judas"

Durante 1955, sigue en los escenarios con la obra "George y Margaret", en la compañía de Adolfo Marsillach y Amparo Soler Leal.

Para la gran pantalla actúa en una producción internacional dirigida por Ricardo Muñoz Suay y Gerard Rouquier, titulada "Beauty and the Bullfighter", estrenada en España, como "Sangre y Luces" y en dos filmes más, "El Guardián del Paraíso" de Arturo Ruiz Castillo y "Camino Cortado" de Ignacio F. Iquino.

En la segunda mitad de los 50, su actividad empieza a declinar. Para el cine, actúa en 1956, en la que a la postre será la última película del cómico Valeriano León, "El Piyayo" dirigida por Luis Lucia.

En una de sus últimas películas "El Piyayo"

En los dos años siguientes sólo se dedicará al teatro, actuando en "Don Juan Tenoyo", "El Sol Sale para Todos" y "Los ángeles no deben aterrizar", todas en 1957. En doblaje, trabaja en la película "Ariane".

En 1958, actúa en "Bobosse", una obra de André Roussin, de nuevo junto a Adolfo Marsillach y Amparo Soler Leal; posteriormente, en "Un día de Abril", en el teatro Windsor, en Barcelona, en la compañía de Enrique Diosdado y Amelia de la Torre y en dos obras más, una en el teatro Griego de Montjuïc, "Ondina" de Jean Giradoux y en el estreno en Barcelona de "George y Margaret" y en la reposición de esta misma obra, en Madrid.

Caricatura ABC. Bobosse. Eugenio Domingo, abajo a la izquierda.

El año 1959, rodará su penúltima película, "Los Cobardes" de Juan Carlos Thorry. Eugenio no volverá al cine, hasta 28 años después. Si bien, su labor como actor de doblaje continuaría, hasta 1969, en películas como "El Robo del Siglo" o "Siete Pistolas para los MacGregor", su último trabajo.

En Barcelona, siguiendo en el teatro Windsor, con Diosdado-La Torre, interpretará "John Smith I" de Jaime Silas y su última aparición (al menos en España) sobre las tablas, "Amor al Dictado", adaptación realizada por la actriz Conchita Montes de la obra de Samson Raphaelson y protagonizada por Enrique Diosdado.

En este momento, Eugenio Domingo emigra a Francia y parece que se dedicará a la radio, en un primer momento, pero en una carrera paralela a la de su hermano Xavier, se dedicará al mundo de la gastronomía, convirtiéndose en un experto reconocido, lo que le valió varios premios. Tras la dictadura franquista regresó a España, realizando programas radiofónicos como "Andar, comer y charlar" o "Un loco en la cocina", además de escribir libros de gastronomía como "Comer en mi Castilla" y colaboraciones en muchos otros.


Eugenio Domingo, a los 50 años. 

El año 1985, supondrá su regreso excepcional al cine, participando en el rodaje en la ciudad de Barcelona, de la película de Jorge Grau, "El estranger-oh! de la calle Cruz del Sur", que se estrenaría el año 1987. Ese año fue uno de los invitados al programa de Elena Santonja, "Con las manos en la masa", en donde cocinó un "fricandó".

El polifacético Eugenio Domingo murió el 29 de julio de 1989, a los 54 años, en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid, siendo incinerado.




Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: