Blog de actoresdenuestrocine

Rafaela Satorres


RAFAELA SATORRES: DEL TEATRO AL CINE, AUNQUE POR BREVE TIEMPO


La actriz Rafaela Satorres desarrolló una larga carrera teatral. Como muchos de los actores de su generación, se curtió, por tanto, en las tablas y a finales de los años 30 y gran parte de los 40, tuvo la oportunidad de mostrarnos su buen hacer en la gran pantalla. Su filmografía es escasa, por lo que no suele aparecer en los diccionarios de actores de reparto consultados. Así que, démosle un poco de espacio a esta estupenda actriz.

Una vez publicada esta entrada recibí un amable correo del sobrino-biznieto de Rafaela Satorres, Rafael Gentil que, muy amablemente me ha proporcionado nuevos datos y sobre todo, unas magníficas fotografías de Rafaela, de su marido y las únicas imágenes conocidas de su hermana Josefa Satorres y de su marido Antonio Gentil (bisabuelos de Rafael), ambos actores. Vaya por delante mi profundo agradecimiento por haber enriquecido enormemente este pequeño homenaje a una gran actriz. 

EL COMIENZO 

Rafaela Satorres Fernández (a veces, su primer apellido aparece mal escrito, como "Satorrés") nació alrededor del 24 de septiembre de 1888, en Madrid, hija de Antonio y Carmen. En una entrevista concedida a la revista Radiocinema, en 1944, confirmaba su año de nacimiento y comentaba que su familia poseía una galería de arte, en la carrera de San Jerónimo. Su sobrino biznieto me confirma este dato y agrega que eran proveedores de la Casa Real y que Antonio Satorres tenía gran amistad con otros artistas de la época, como el pintor Joaquín Sorolla, en cuya correspondencia con su mujer Clotilde, recientemente publicada, se pueden encontrar algunas referencias. 

La primera referencia sobre Rafaela Satorres se remonta a 1892. En el teatro de la Zarzuela, se realiza un baile de niños, el 30 de abril, en donde la encontramos, junto su hermana Josefa, disfrazada de Adriana Angot, personaje de la obra "El Monaguillo".

Una jovencísima Rafaela, de 19 años. Foto cedida por Rafael Gentil

La hermana de Rafaela, Josefa, también fue actriz, y perteneció a la compañías de Ladrón de Guevara y Rivelles, de Francisco Morano y de Francisco Alfonso de Villagómez. Estaba casada con otro actor, Antonio Gentil Padilla, probablemente nacido en Granada, y formó parte de las mismas compañías que su esposa, además de la de Rosario Pino y formó compañía propia, junto a otra gran actriz, ya conocida en este blog, Julia Lajos. Antonio murió en octubre de 1951, en Santiago de Chile. 

Josefina Satorres y Antonio Gentil. Fotos cedidas por Rafael Gentil.

La siguiente referencia se registra 18 años después. En abril de 1910, ya la encontramos como alumna de la prestigiosa actriz María Álvarez Tubau, en el Conservatorio de Música y Declamación, actuando en un ejercicio escolar que pone en escena, el primer acto de la obra de Narciso Serra, "Don Tomás".

A comienzos de 1911, se une a la compañía de Villagómez, debutando en Santander. En este momento parte de gira por Sudamérica y volverá a España, en 1913. 

Otra magnífica imagen de Rafaela. Foto cedida por Rafael Gentil


Estando de gira, en concreto en la ciudad de Lima, contraerá matrimonio el día 29 de abril de 1912, con un compañero actor, Manuel París Sánchez. Ya de regreso, actúa en el Teatro Principal, en la obra de Muñoz Seca y Pérez Fernández, "Las cosas de la vida", así como en "Vida y dulzura" y "La noche del Sábado". A final de año forma parte de la compañía Plana-Llano y la encontramos, en el Infanta Isabel, en la obra, "El caballo de Espartero". A mediados de siguiente año, actúa en la compañía de Salvador Soler, en donde también encontramos a su marido. En la nueva temporada teatral que se inicia en septiembre, ambos forman parte de la compañía del actor Francisco Ortega, actuando en el teatro Eslava, con las obras, "Las Pasajeras", "El Primo de mi Mujer", "El Señor Duque", "El ángel del hogar" y "La Suerte de Salustiano o del Rastro a Recoletos".  

Bonita imagen de Rafaela junto a su marido Manuel Paris. Foto cedida por Rafael Gentil

En 1915, sigue actuando en el Eslava, en la obra "Dios Dirá" de los hermanos Álvarez Quintero, en "La Garra" de Linares Rivas y en "Las Alondras". En la nueva temporada teatral se une a la compañía del prestigioso Enrique Borrás, de la que también forma parte Manuel Paris. 

Satorres y su marido en 1915.

En 1916, se encuentra de gira por Valencia actuando en el teatro Olympia, recibiendo buenas críticas por varias de sus interpretaciones, en obras como "El Abuelo", "El reino de Dios", "Madame Pepita" o "El Ideal" o "Tierra Baja". En la nueva temporada que se inicia en septiembre y hasta 1917, se une a la compañía de la renombrada actriz, Margarita Xirgu, con obras como "Marianela" o "La Mujer Desnuda". 

En las memorias del actor José Crespo, este recuerda a Rafaela, en esta época, viviendo junto a su marido, en un ático en la zona de Santo Domingo de Madrid. También menciona la reciente muerte de un hermano, fallecido con apenas 20 años.

Retrato de Rafaela, pintado por el retratista Antonio González Gallego. Foto cedida por Rafael Gentil

LOS LOCOS AÑOS 20: SATORRES INTERNACIONAL

Tras lo que parece un paréntesis o quizá la realización de una nueva gira por Sudamérica, Rafaela reaparece en todo un acontecimiento histórico, el estreno de la obra de un jovencísimo Federico García Lorca, "El Maleficio de la Mariposa", estrenada el 22 de marzo de 1920.

Anuncio del estreno de "El Maleficio de la Mariposa"

Desafiante Rafaela. Foto cedida por Rafael Gentil

En la década de los años 20, Rafaela se consolida como actriz, en la que será su compañía durante 16 años, la de Catalina Bárcena y Gregorio Martínez Sierra, formado parte de la llamada compañía cómico del teatro Eslava. Rafaela interviene en multitud de obras que sería demasiado exhaustivo relacionar en esta entrada, si bien, hay que destacar su versatilidad, realizando papeles, tanto en obras de muy diverso calado, entre otras: "Pigmalión" de Bernard Shaw, "La Hora Mala" y "Los Milagros del Jornal" de Arniches, "La Octava Mujer de Barba Azul" o "Susana tiene un secreto". 

Caricatura de Satorres en 1922

En esta época, hay que destacar, el inicio de una gira de la compañía, en el verano de 1926, que recaló, en un primer lugar, en Buenos Aires, alcanzando grandes éxitos, para continuar en La Habana y recalar en junio de 1927, en el Forrest Theatre de Broadway en Nueva York, presentados por la prensa como the Spanish Art Theatre, obteniendo, según la prensa de la época, muy buenas críticas. Tras su exitosa estancia norteamericana, continúan su periplo por Caracas, Puerto Rico y a finales de 1928, actúan ya en tierra española, en concreto, en Tenerife, en el teatro Guimerá, con la obra "Tambor y Cascabel".

Diario ABC, junio 1927.

La década finaliza con una gira por el resto de España, con obras como "Canción de Cuna", "Seamos Felices" o "Triángulo". También, la encontramos como miembro activo del Sindicato de Actores, realizando labores en beneficio del Montepío.

Mundo Gráfico. 1929. Sentada la primera de la izquierda, en la segunda fila, una risueña Rafaela Satorres, junto a sus compañeras del sindicato de actores.

Este mismo año, 1929, la revista Blanco y Negro, le dedica una semblanza, resaltando sus cualidades como actriz de carácter, su larga carrera y su versatilidad.

Blanco y Negro. 1929.


Revista Radiocinema. Rafaela en uno de sus éxitos teatrales, "El Reino de Dios"

LOS AÑOS 30: UNA ÉPOCA DE CAMBIOS

Esta década introducirá varios cambios, tanto en lo personal como en lo laboral, en la vida de Rafaela Satorres. Pero, vayamos por partes.

A principios de 1930, Rafaela trabaja en el Infanta Isabel, en obras como "Vida y Dulzura" o "Mariquilla Terremoto". En marzo, será pionera, al participar en una emisión de Unión Radio y a finales de año, para acabar a finales de año, cambiando de compañía, recalando en la de la actriz Carmen Díaz, con la que permanecerá 11 años, actuando en "La Virtud Sospechosa" de Jacinto Benavente. De este autor, estrenará varias obras a lo largo de la década, en el teatro Fontalba y realizando giras por España, y actuando en obras como "La Melodía del Jazz Band", "Solera", "Señora Ama", "La Duquesa Gitana", "El Balcón de la Felicidad", "Las del Sombrero Verde", "Las Dichosas Faldas" de Arniches", "El Pan Comido de la Mano", "El Susto", "Compañerita del Alma" o "Morena Clara".


Actuando en una obra de Benavente, en 1931

En una escena de "El Susto", junto a Carmen Díaz.

En la capilla de los actores, con compañeras actrices.

En lo personal, tras la aprobación de la ley del divorcio, Rafaela solicita la separación de su marido, Manuel Paris (que no compareció) que le será otorgada el 31 de marzo de 1933. La prensa se hace eco jocosamente de la ola de divorcios entre actores.


Para conocer un poco más la personalidad de Rafaela, disponemos de sus respuestas a unos cuestionarios, en tono distendido, que planteaba la revista Blanco y Negro. En 1932, a la pregunta sobre como veía el problema político en España, contesta: "Turbio, algo turbio, pero así como el agua se filtra y queda limpia y transparente, con orden, disciplina social y una buena administración -que es el filtro preciso-, el problema política quedará despejado o, mejor dicho, resuelto". En 1934, contesta a la siguiente cuestión: ¿qué haría si fuera el último superviviente sobre la tierra?, a lo que Rafaela responde, "me dedicaría leer todas las obras que ahora, por apremios de tiempo, no puedo leer". 

En mayo de 1935, Rafaela Satorres muestra su faceta solidaria, donando 25 pesetas, para ayudar a dos actores que viven en situación precaria, Ceferino García Barrajón y José Salgado. Tristemente, el 20 de mayo, morirá Ceferino, de forma, que el dinero entregado se donará a la familia.

Al inicio de 1936, encontramos a Rafaela Satorres actuando en Barcelona, con la obra "La Dorotea" y posteriormente en Zaragoza, con la obra "Dueña y Señora". Una vez iniciada la guerra, se encuentra en zona sublevada, en donde pasará el resto de la contienda. 


Será a principios de enero de 1939, cuando Rafaela Satorres debutará en la gran pantalla. Según su propias palabras, su debut en el cine se produjo gracias a Norberto Soliño, representante de Cifesa, la compañía cinematográfica valenciana, que la reclamó para su nueva producción, "La canción de Aixa", dirigida por Florián Rey, cuyo rodaje se realizó en Berlín, bajo el régimen nazi. Formando parte de este plan de colaboración con los estudios alemanes, a continuación, hasta el mes de marzo de ese año, también participa en la adaptación al cine de una obra, que ella misma llevó al teatro, "Mariquilla Terremoto" dirigida por Benito Perojo. 

En una escena de "La Canción de Aixa"


Jovial en "Mariquilla Terremoto"

A final de año, ya en el escenario, se incorpora a la compañía de Isabel Garcés, actuando en "La Tonta del Rizo" de Pedro Muñoz Seca, asesinado durante la guerra. 

LOS AÑOS 40: SU CARRERA EN EL CINE, SUS ÚLTIMAS APARICIONES TEATRALES Y EL FINAL

Desde este momento, Rafaela deja su carrera en la escena, para dedicarse al cine, aunque volverá momentáneamente, en sus últimos años. En una entrevista comentaba con humor: "Creía que no serviría para trabajar en la pantalla, que era sólo reservada a las mueres guapas; pero...-ríe y añade-, también las feas podemos, como está comprobado. Fue Florián Rey el que hizo que me animara".

En 1940, Rafaela actúa en una nueva película, "La Gitanilla" del director Fernando Delgado y el año siguiente, en un dramón de éxito, titulado "Porque te vi llorar" dirigido por el especialista en estos temas, Juan de Orduña. Rafaela repite el que será su papel principal en su carrera cinematográfica, la criada o amiga de la protagonista, siempre amable y consoladora. 

En "La Gitanilla"

En varios momentos de "Porque te vi llorar"

El año 1942, aparecerá en cuatro películas. Repite con Florián Rey en "Éramos Siete a la Mesa". 


Con expresión entrañable en una de sus películas. Foto cedida por Rafael Gentil

A continuación se pone a las órdenes de Carlos Arévalo, en una controvertida película, "Rojo y Negro", que fue estrenada el 25 de mayo y retirada por el régimen a los 15 días de su estreno. Posteriormente, actua en una nueva versión de "Malvaloca" de Luis Marquina, en donde interpreta a la hermana Piedad, junto a una joven de 17 años, llamada Amparo Rivelles, para acabar el año, de nuevo, dirigida por Juan de Orduña, en "El Frente de los Suspiros", ambientada en Sevilla.

En una escena de "Rojo y Negro" de Carlos Arévalo


Junto a Amparo Rivelles, en "Malvaloca"

En los títulos de crédito de "El Frente de los Suspiros", con la torre del Oro, al fondo


Junto a Pastora Peña y Antoñita Colomé, en "El Frente de los Suspiros"

Durante 1943, sigue su buena racha, interviniendo en tres películas más. Junto al director Fernando Delgado rueda "La Maja del Capote", con Antonio Román, "La Casa de la Lluvia" y finalmente, con Miguel Pereyra, "Una Herencia en París".



Uno de los mejores gritos del cine español, en "La Casa de la Lluvia"


Caracterizada para su papel en "Una Herencia en París"

En 1944, se estrena un éxito del cine español, en el que interviene nuestra protagonista, "El Clavo" del magnífico director, Rafael Gil. El 23 de diciembre de este año, fallece su ex-marido, Manuel Paris, al que no hay que confundir con otro actor de origen valenciano, que utilizó este nombre artístico, pero cuyo verdadero nombre era Manuel Conesa Redó (fallecido en Hollywood, el 19 de noviembre de 1959)

En una escena de "El Clavo"

En este momento, Rafaela vuelve a los escenarios, ya en 1945, uniéndose a la compañía de Estrellita Castro, en su espectáculo andaluz, "Romería" que se prolongará, hasta el año 1947.


Este año, Rafaela volverá al cine, en la que, a la postre, será su última película, "Luis Candelas, el Ladrón de Madrid" del director Fernando Alonso Casares, "Fernán", que es estrenaría póstumamente, en enero de 1948. 


Rafaela había fallecido, víctima de un cáncer, unos meses antes, el 3 de noviembre de 1947, en su casa de Madrid en la calle Magallanes,16. Fue enterrada en el Cementerio de La Almudena (Meseta 2, Cuartel 50, Manzana 1, Letra D). 




Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: