Irene Caba Alba

Escrito por actoresdenuestrocine 04-04-2016 en Cine español. Comentarios (0)

Foto: Crónica. 27 de diciembre de 1931.

IRENE CABA ALBA, ESTIRPE DE ACTORES

A pesar de pertenecer a una de las principales sagas de actores de este país, la figura de Irene Caba Alba se ha visto eclipsada, por la fama, tanto de su hermana Julia, como por el renombre de sus ilustres vástagos, ya que Irene, además de ser hija de renombrados actores, Irene Alba y Manuel Caba, es la madre de esa magnífica tríada de la interpretación: Irene, Julia y Emilio Gutiérrez Caba. Sin duda, su prematura muerte, unida a la escasa memoria y reconocimiento a los actores, sobre todo los característicos, ha contribuido a su relativo olvido. A continuación aparece un curioso árbol genealógico publicado en 1960 en un reportaje del ABC. Afortunadamente, el árbol ha dado más frutos. La nieta de Irene Gutiérrez Caba, es la actriz Irene Escolar, premiada este año con el Goya a la actriz revelación por su papel en "Un Otoño sin Berlín" y más conocida por su papel de Juana la Loca en la serie "Isabel". 

Publicado en ABC. 26 de marzo de 1960.


Irene Escolar con su flamante Goya.

Pero vayamos con nuestra protagonista. Irene Caba Alba nació en Buenos Aires, el 25 de agosto de 1899, durante una gira de sus padres, los actores Irene Alba y Manuel Caba. Su hermano Manuel también nació en Argentina, mientras que su hermana Julia Caba Alba y probablemente Josefa, nacieron en Madrid. Su madre Irene Alba, reconocida actriz de teatro, también fue pionera en el cine, apareciendo en 1917 en la película "El Golfo"; además obtuvo un papel más importante en "Alma de Dios" en 1923 y trabajó en una película más en 1924, "Los Granujas".


Los padres de Irene. Irene Alba, la segunda por la derecha sentada y Manuel Caba, asomando de pie, discretamente, el sexto por la derecha. Revista Nuevo Mundo 1 de octubre de 1908.

La primera referencia sobre Irene Caba, al igual que con su hermana, aparece en el diario ABC, el 17 de enero de 1911, en donde su nombre aparece, en el listado de los suscriptores para regalar una medalla de oro a los hermanos Álvarez Quintero. Sin duda, los padres quisieron que toda la familia figurara en la suscripción, pues también encontramos al resto de miembros.

Por lo que respecta a sus inicios en el teatro, empezó tempranamente, pues en noviembre de 1915, es decir, a los dieciséis años, ya aparece en el elenco de la compañía del actor Ricardo Simó Raso, junto a sus padres y todos sus hermanos. Algunas fuentes citan que debutó a los 14 años, es decir, uno o dos años antes, junto a su madre, en la obra "Fortunato" de los Álvarez Quintero, en el Teatro Cervantes de Madrid.

Dos años después, la familia forma parte de la compañía de Ricardo Puga, en el teatro Odeón, que lleva en su repertorio obras como "La Chocolaterita" y "Los Intereses Creados" de Benavente. En esta compañía coincidiría con otro gran actor de la época, Alberto Romea.

Durante 1919 se encuentra de gira, con la compañía del teatro de la Comedia, junto a sus padres, a Juan Bonafé y la actriz Adela Carbone. Irene actúa en la obra "La Casa de la Troya" y entre el repertorio, también encontramos obras como "El Rayo", "El Orgullo de Albacete", "La Venganza de Don Mendo", "¡Qué viene mi marido!" y "Secreto de Confesión".

Con la compañía Alba-Bonafé, que posteriormente, sólo dirigiría su madre, desarrolla su carrera en los años 20. En esta compañía encontraremos, a lo largo de la dédada, a diversos miembros de las principales sagas del teatro y el cine en España: María Fernanda Ladrón de Guevara, Rafael Rivelles, Guadalupe Muñoz Sampedro, Mercedes Prendes, así como a Eulalia y Montserrat Blanch, hermanas de los actores Modesto y José Blanch, padre de Jaime Blanch.

Voz. 20 de abril de 1929. Irene Alba, la primera por la izquierda y sus hijas, Irene, la tercera en el centro de la imagen y Julia, en el lado inferior derecho.

Realiza varias giras por España, apareciendo en obras como "Los Caciques", "Ramo de Locura", "La Pluma Verde", "El Juramento de la Primorosa", "Lo que Dios dispone", "Mari la de los brillantes", "El Amigo Teddy", "Catalina María Márquez", "La Madre Quimera" y "El Club de los Chiflados".

Irene y su marido Emilio. Blanco y Negro. Reportaje sobre la familia publicado el 26 de marzo de 1960.

A la compañía se incorpora un actor, Emilio Gutiérrez Esteban (nacido alrededor de 1891, en Madrid), con el que Irene se casaría, el 26 de junio de 1926, en la capilla de actores de la Novena, de la Parroquia de San Sebastián de Madrid. Como testigos, su tía Leocadia Alba y su tío José Alba, así como el actor Juan Bonafé.

Emilio Gutiérrez Esteban. Marido de Irene y padre de Irene, Julia y Emilio.

Unos años después, el 25 de abril de 1930, nace en Madrid, su primera hija, a la que llaman Irene, como a su madre.

Irene Gutiérrez Caba.

El año 1930, como ya vimos en la biografía de su hermana Julia, su madre Irene Alba, que forma compañía con los actores, García-León y Perales, muere en Barcelona, el 14 de octubre, mientras están de gira. Su hija Irene ocupará su lugar, en la compañía, y el día 18, actúa, irónicamente, en una obra titulada "La Señorita Ilusión" y unos días después, en "El Crisol". Unos días antes de la muerte de Irene Alba, la crítica había comentado sobre la labor de su hija Irene: "Alcanza categoría de gran actriz".

La compañía sigue de gira por Valencia y Zaragoza y nuestra protagonista sigue obteniendo buenas críticas. 

El 14 de abril de 1931 se proclama la Segunda República española, la primera fue efímera y la segunda no tardaría en correr la misma suerte. En este contexto se realiza una función a favor de los obreros sin trabajo en el Teatro Infanta Isabel, en donde se lleva a escena la obra de Muñoz Seca "Todo para ti", en donde aparece Irene. 

Ese mismo año interpreta un papel en el que había triunfado su madre, en la obra "La Tatarabuela" y en la obra "Los Caballeros", así como en "Don Juan José Tenorio". 

Caricatura en "Don Juan José Tenorio". Hemeroteca ABC. 8 de noviembre de 1931.

A finales de año, realizan una encuesta en el ABC, entre las preguntas: "¿Qué es la risa?"  y ¿es facil hacer reir? y una de las encuestadas es Irene Caba Alba. A la última pregunta contesta: "Traslado mi respuesta a Muñoz Seca, que fabrica Risa para todo el año y, además, hace llorar de risa".

Caricatura en Gracia y Justicia. 26 de diciembre de 1931.

A final de año, se realiza una recogida de donativos para los niños madrileños para juguetes de los Reyes Magos, en la lista encontramos a Irene Caba y su marido que donan 7 pesetas.

Durante al año 1932, debe sustituir a su tía, la prestigiosa actriz Leocadia Alba, en la obra "Hombre de Presa", en el teatro Lara, en donde actuará de forma continuada y obtendrá gran éxito en la obra "Lo que Hablan las Mujeres" de los hermanos Álvarez Quintero, que supera las 166 representaciones. Con su tía Leocadia, actúa en la obra "El Nublado".

Manuel González, Irene Caba, Leocadia Alba y Concha Catalá, en "El Nublado". Nuevo Mundo. 27 de mayo de 1932.

Este año, el 20 de octubre, nace en Madrid su siguiente hija, a la que llaman Julia, como a su tía, la magnífica Julia Caba Alba.

Julia Gutiérrez Caba.

Curiosamente, a final de año, se realiza una recogida de dinero para adquirir la pluma con la que el ministro Fernando de los Ríos firmó la prohibición de demolición del teatro Lara, para destinar la recaudación a las obras benéficas que éste designe. Era inevitable que una saga tan ligada a la escena y a este teatro no colaborará, así que tanto Leocadia Alba como sus sobrinas Julia e Irene, el padre de éstas, Manuel Caba y el marido de Irene, Emilio, hacen una donación total de 45 pesetas. La recaudación total casi alcanza las 2.000 pesetas

En el primer lustro de los año 30, la labor teatral de Irene también incluye estrenos de obras como "La Verdad Inventada" y "Memorias de un Madrileño" de Benavente, "Las doce en punto" de Arniches o "Para mal, el mío" de los Álvarez Quintero, entre muchas otras. 

El crítico de "La Nación" resaltaba en la edición del 29 de octubre de 1933, su labor en "La Verdad Inventada", con las siguientes palabras: "Irene Caba Alba -y en esta ocasión el segundo apellido tuvo todo su valor- dio un paso formidable en su carrera artística; se consagró como excelente actriz, digna continuadora de los éxitos de doña Irene y doña Leocadia. No sabemos hacer mayor ni más merecido elogio".

En la obra "Memorias de un madrileño" junto a Manuel González y Ana María Custodio. Revista Saloncito. 22 de noviembre de 1934

En este periodo también podemos destacar su participación en una emisión de radio, el 26 de marzo de 1935, en las llamadas estampas radiofónicas, interviene en "Si Tú Supieras" junto a la actriz Angelina Vilar.


El año 1935 marca su primera actuación cinematográfica, que se debió a su labor teatral. El 2 de febrero de 1934 se había estrenado, con éxito, la obra "Madre Alegría", de Fernández Sevilla y Sepúlveda, en el Teatro Lara. Poco más de una año después, esta obra será llevada a la pantalla, con el mismo título, y dirigida por José Buchs en donde Irene Caba interpretó el papel de Sor Martina, también conocida con el apelativo de Sor Matraca.

En una escena de la película "Madre Alegría". Cinegramas 20 de octubre de 1935.

Hasta finales de 1935, actúa  en obras como "Los Nietos del Cid", "Vaya usted con Dios, amigo" y junto a su hermana Julia, en la obra "Pepa la trueno".

El terrible año de 1936 se inicia con su interpretación en la obra teatral "La Casada sin Marido" de Ángel Lázaro y en "Como una Torre" de Felipe Sassone.

En la obra "La Casada sin Marido". Crónica 12 de enero de 1936

Casi al mismo tiempo, entre febrero y marzo participa en el rodaje de su siguiente película, que obtiene buenas críticas, se trata de "El Bailarín y el Trabajador" dirigida por Luis Marquina. Los críticos destacan la ambientación y las pretensiones más modernas de la realización, muy a la americana, que incluye escenas musicales, interpretadas por el cantante chileno afincado en España, Roberto Rey. La actriz principal es Ana María Custodio, bien secundada por Antoñita Colomé. Irene Caba Alba interpreta a Doña Rita, la encargada de la fábrica de galletas, propiedad de Pepe Isbert, padre del personaje interpretado por Ana María Custodio. Su personaje, estricto con las trabajadoras de la fábrica, sin embargo, se ablanda cuando tiene que tratar con Roberto Rey, que incluso consigue que se mueva y tararee al son de la canción que constituye uno de los números musicales de la película. 


Risueña en una escena de "El Bailarín y el Trabajador".

Y sin solución de continuidad, interviene en otra película, que se vio afectada por el inicio de la guerra, hasta el punto de que no llegó a estrenarse. Se trata de "Nuestra Natacha" dirigida por Benito Perojo y basada en la obra de Alejandro Casona, que había triunfado en la escena. Finalizado su rodaje el 16 de julio de 1936, se paraliza su estreno, y su director huye a la zona controlada por los golpistas, adhiriéndose al Movimiento. Tras diversas vicisitudes parece que la copia se quemó en un incendio, en los años 40.


Una estupenda imagen. Alejandro Casona visitando el rodaje de "Nuestra Natacha". Crónica. 11 de diciembre de 1938.

Irene pasa la guerra en Madrid, actuando en el teatro Ascaso, junto a Pepe Romeu, en 1937 y en el Lara, en obras como "Un Tio con Tragaderas", con Loreto Prado, "Escuela de Picardías"y en un festival pro-campaña de invierno, que pone en escena, "Los Intereses Creados", a finales de 1938.

Entre octubre y noviembre de 1937, también interviene en otra película, ya comentada en este blog, pues también aparecía Ana de Siria, se trata de "Nuestro Culpable" producida por la CNT y dirigida por Fernando Mignoni. Irene Caba Alba interpreta a la directora de la cárcel, cuyo lema, en el frontispicio del comedor, es "Odia el delito, compadece al delincuente", la famosa frase de Concepción Arenal.

Como la directora de la cárcel, en "Nuestro Culpable".

Al finalizar la guerra, en abril de 1939, se encuentra en la compañía de Gaspar Campos, en el teatro Lara, actuando en obras como "El Centenario", "Amor, Patria, Caridad", "Mis Chavales" y "Viva lo Imposible o el Contador de Estrellas" de Miguel Mihura y Joaquín Calvo Sotelo, estrenada a finales de noviembre de 1939. También interviene en "Caenas" con la compañía de Nini Montiam. 

A finales de 1939, rueda su siguiente película, en Italia, titulada "Santa Rogelia" dirigida por Roberto de Ribón.

Durante los años 40, la carrera cinematográfica de Irene Caba cobra protagonismo, aunque nunca abandonará su actividad teatral.

A principios de 1940, rueda dos películas más en coproducción con Italia, "El Nacimiento de Salomé" dirigida por Jean Choux (aunque algunas fuentes no la incluyen en la filmografía de Irene) y "Lluvia de Millones" de Max Neufeld.

El año siguiente, 1941, trabaja ampliamente en el teatro y en el cine. En la escena, triunfa la obra "Chiruca" de Adolfo Torrado, con Isabel Garcés como protagonista, que se extendería hasta el año siguiente, hasta el punto de que su autor escribiría una continuación, "Duquesa Chiruca", en la que también intervendrá Irene Caba, ya en 1942. También actúa en "Los Vestidos de la señora", "La Infeliz Vampiresa" y "Se alquila un novio". 

Estupenda caricatura, en la obra "Chiruca" en ABC. 27 de septiembre de 1941.

En el cine interviene en dos películas, "¡A mí no me mire usted" de José Luis Sáenz de Heredia y "Torbellino" de Luis Marquina. 

A lo largo de 1942, se pone a las órdenes de Eduardo García Maroto, en la película "¿Por qué vivir tristes?" y de Antonio Román, en "Boda en el Infierno", en donde interpreta el papel de Ana Nicolaievna.


También este año interviene en una película que no llegaría a terminarse, "Dilema" de Ramón Quadreny.

Pero además, da a luz a su tercer hijo, nacido en Valladolid, el 26 de septiembre de 1942, al que bautizan con el nombre del padre, Emilio.

Emilio Gutiérrez Caba.


En 1943 se dedica de lleno al teatro, apareciendo en "Como tú me querías", "Las siete vidas del gato" de Jardiel Poncela y "Un marido a precio fijo".

El año 1944 además de su trabajo en la escena en obras como ""Madrugada Indiscreta" de Luis Escobar, "Rebeco" de Antonio de Lara "Tono" y "Vestida de Tul", actúa bajo la dirección de dos célebres directores de la época. En primer lugar, junto a Rafael Gil, en un gran éxito de la época, ya comentado, en este blog, "El Clavo", en el que hace el papel de testigo en el juicio. Y en segundo lugar, junto a Ladislao Vajda, en dos films, "Te Quiero para mí" y "El Testamento del Virrey".

Como la testigo en "El Clavo".

Parece que ambos quedaron contentos, pues en 1945, interviene de nuevo en sendas películas con ambos directores, en "Tierra Sedienta" con Rafael Gil y en "Cinco Lobitos" con Ladislao Vajda, basada en una obra de los Álvarez Quintero y que narra la historia de cinco hermanas, las Lobo, con un tono reivindicativo del papel de la mujer en la sociedad del momento.

En el teatro, hay que destacar su intervención en la adaptación de "Arsénico y Encaje Antiguo", que había sido llevada al cine por Capra, el año anterior, aunque se estrenaría más tarde, con el título de "Arsénico por Compasión". Irene interpreta a una de las dos asesinas por compasión, junto a Honorina Fernández y junto a Ángel de Andrés, que recibió buenas críticas por su papel del tío Teddy. También actuó en otra obra del gran Jardiel Poncela, "Tú y yo somos tres".

En 1946, tiene una agitada vida laboral, no sólo aparece en varias obras de teatro, como "Me casé con un ángel", "Romeo y Julieta Martínez" y "Los Sueños de Silvia", sino también, actúa en dos películas, "La Pródiga" dirigida por Rafael Gil y "Las Inquietudes de Shanti Andia" de Arturo Ruíz Castillo" .

La misma tónica se produce en el año 1947. En el teatro, interviene en "Historia de Una Boda", "Lo que no dijo Guillermo" y "Mi tía de Filipinas", entre otras y en el cine, repite de nuevo con Rafael Gil, en otra película de éxito, "La Fe", plagada de estupendos actores, como Rafael Durán, Guillermo Marín, Juan Espantaleón y Camino Garrigó y vuelve a repetir con Ladislao Vajda, en una película de temática, totalmente diferente, "Barrio", en donde interpreta a Paula, la portera y en donde aparece, por primera vez, junto a su hermana. Esta era una de las películas preferidas de su director y se basaba en una novela de George Simenon, rodada con una clara influencia de Fritz Lang, en películas como Furia, tal y como recoge el libro "Ladislao Vajda, el húngaro errante" de Francisco Llinas, mencionando, además, el personaje de Irene: "Hay, sobre todo en la secuencia final de la persecución y linchamiento de don César (Guillermo Marín), ecos evidentes de M y de Furia, como la hay en la sucesión de murmuraciones y rumores provocados por la siniestra Paula (Irene Caba Alba)".

La jefa de estación, escandalizada, en "La Fe".

Algunas fuentes citan su participación en "El Alarido" de Ferruccio Cerro, pero parece que se trata de un error. Aunque sí trabaja en esta película, su hermana Julia. 

Su trabajo en el cine destaca en 1948. Interviene en el papel de la tía Laura, en "El Huésped de las tinieblas" de Antonio del Amo, que reflejaba el mundo de Gustavo Adolfo Bécquer, sin pretender ser una biografía. Y además, realiza un estupendo papel en una nueva película de Rafael Gil, ya comentada, en la entrada dedicada a Félix Fernández, la magnífica "La Calle sin Sol", en donde Irene interpreta a la pintora que ayuda al personaje interpretado por Antonio Vilar, a la que da vida, con unas breves pinceladas, en un par de escenas. En esta película de nuevo coincide con su hermana Julia.

Magistral, en uno de sus mejores papeles, la pintora en "La Calle sin Sol".

Durante 1949, se pone  las órdenes de un nuevo director, con el que trabajaría a menudo, Luis Lucia, en la película "La Duquesa de Benamejí", interpretada por Amparo Rivelles, en un doble papel y por Jorge Mistral, en donde, también encontramos a Félix Fernández, y vuelve a trabajar, por tercera vez, junto a su hermana Julia.

Con Amparo Rivelles, en un anecdótico pero tierno papel en "La Duquesa de Benamejí".

Este año, también interviene en el film "La Niña de Luzmela" de Ricardo Gascón, y en el teatro interviene, entre otras, en "Agua en los bolsillos", "La boda era a las doce", "Las mujeres decentes", "María José y José María" y "Sólo vivimos un día".


En 1950, se pone de nuevo a las órdenes de Luis Lucia, en "De mujer a mujer" y con Antonio Mas Guindal rueda "Torturados", mientras que sus actuaciones teatrales incluyen "Primavera en Otoño" y "Sor Buenaventura".

Durante 1951 y 1952, interviene en el teatro en "La infeliz burguesa" y en el cine, en "La Laguna Negra" de Arturo Ruiz Castillo, un drama sobre la España negra.

En 1953, su labor teatral incluye una obra de Benavente, "El Alfiler en la boca", otra de Calvo Sotelo, "Milagro en la Plaza del Progreso" y por último, la obra de Alfonso Paso, "Veneno para mi marido".

En el terreno cinematográfico, actúa en "Así es Madrid" de Luis Marquina, y en una nueva película de Luis Lucia, de gran éxito, "Jeromín" que tiene como protagonista a un niño de 12 años, que se convertiría en otro grande del cine y el teatro, Jaime Blanch.


El año 1954 es muy prolífico, tanto en la escena como en los platós. En el teatro actúa en "La cura de amor", "El Marido de Bronce" de Benavente, "Usted no es peligrosa" y "La venda en los ojos" de López Rubio.

En el ámbito de la gran pantalla, este año destaca por convertirse en una actriz más del largo elenco de actores dirigidos por Luis García Berlanga, en "Novio a la Vista" donde también participa Julia Caba Alba.

En una escena de "Novio a la vista" de Berlanga.

El resto de películas producidas este año incluyen "Viento del Norte" de Antonio Momplet, "¿Crimen Imposible?" de César Fernández Ardavín, "Un Día Perdido" a las órdenes de otro gran director, José María Forqué y que supuso una nueva colaboración con su hermana Julia, al igual que su siguiente película "Un Caballero Andaluz", en donde repitió con el director Luis Lucia.

Durante 1955, actúa en dos obras del prestigioso Miguel Mihura, "La Canasta" y "Sublime Decisión" y en el cine, vuelve a trabajar junto a su hermana en dos nuevas películas "Nosotros Dos" de Emilio Fernández y "La Lupa" de Luis Lucia.


Este año también interviene en la película "La Ironía del Dinero" dirigida por Edgar Neville y Guy Le Franc, que incluye varias historias. Irene participa en el episodio salmantino, interpretando un papel terriblemente antipático, en una escena junto a Antonio Vico, al que maltrata física y psicológicamente. 

Amenazadora en "La Ironía del Dinero".

Probablemente, el aspecto severo, ingrato, de Irene hizo que en la pantalla fuera reclamada para interpretar personajes duros, serios, lo que la encasilló en cierta manera, ya que, sin duda, había demostrado su versatilidad para interpretar papeles más cómicos y risueños. En el cine, como hemos visto en el corto papel en "La Duquesa de Benamejí" tierno y sonriente junto a Amparo Rivelles o incluso disfrutando de una canción en "El Bailarín y el Trabajador", y seguramente, en más ejemplos en películas que no he visto…

El año 1956 será testigo de sus últimos trabajos. El 1 de febrero de 1956, se estrena "El Piyayo" dirigida por Luis Lucia, e interpretada por Valeriano León, el actor cómico, marido de la actriz Aurora Redondo, que se estrenó póstumamente, ya que Valeriano había muerto el 13 de diciembre de 1955, dos días antes de su 63 cumpleaños. 

El uno de abril de 1956, Irene Caba Alba estrena en cartelera dos películas, que suponen sus últimas colaboraciones con dos de los directores con los que más trabajó: "La Gran Mentira" con Rafael Gil y "La Vida en un Bloc" de Luis Lucia, que también supuso su última película con su hermana Julia. 

En la escena realiza su último papel en la obra de José López Rubio, "Un Trono para Cristy" estrenada el 14 de septiembre en el teatro Infanta Isabel, con Isabel Garcés, como protagonista y que sería un gran éxito superando las 120 representaciones, hasta su finalización el 12 de noviembre. Irene se despidió del teatro, arropada por su familia, pues en esta obra actuaban su marido Emilio Gutiérrez y sus hijas, Julia e Irene Gutiérrez Caba.

La última imagen de Irene Caba, sentada a la izquierda, en el estreno de "Un Trono para Cristy". ABC. 13 de septiembre de 1956.

Como dato curioso, tras esta obra se puso en escena, "La Tela de Araña" de Agatha Christie, también interpretad por Isabel Garcés, y que ya llevaba tres años en los teatros de Londres, junto con "La Ratonera".

El 17 de diciembre de 1956 se estrenaría la última película de Irene, "Piedras Vivas" del director Raúl Alfonso.

Irene Caba Alba murió en Madrid, el 14 de enero de 1957, víctima del cáncer, a la edad de 57 años, siendo enterrada en el cementerio de La Almudena. Su marido Emilio Gutiérrez Esteban moriría el 11 de marzo de 1964.