Juan Espantaleón

Escrito por actoresdenuestrocine 28-11-2015 en Juan Espantaleón. Comentarios (0)



JUAN ESPANTALÉON, HIJO



El protagonista de esta entrada en palabras de su obituario en el diario ABC "fue insustituible en los repartos del mejor cine español, actor de físico generoso, bonachón, cordial, entrañable, la fama alcanzada por este actor fue grande". Se puso en la piel del cura de la localidad ( en numerosas ocasiones e igualmente, en la de hipotéticos jefes comprensivos. Hombre de teatro, su participación en el cine no fue prolífica, abarcando 37 películas, básicamente rodadas en los años 40, pero trabajo con los mejores directores del momento y en grandes éxitos de la época, bordando cada una de sus intervenciones.

Juan Espantaleón Torres nació a las siete y veinte de la mañana, en la calle Conde de Barajas, nº 9, en Sevllla. Se le impusieron los nombres de Juan Gregorio Luis Domingo de la Santísima Trinidad. Hijo de Luisa Torres y Torres y de Juan Espantaleón Perea, que lo legitimaría, junto a su otro hijo, Ángel, en 1911. 

Juan Espantaleón Perea fue un actor de renombre, que comenzó su carrera en el último cuarto del siglo XIX. Nacido en Jaén, a finales de septiembre o primeros de octubre de 1845, desarrolló una larga carrera. Especializado en papeles cómicos, inauguró el teatro Duque y tras formar compañía junto con el actor Rafael Ramírez, formó la suya propia. 

En una entrevista de los años 30, Espantaleón comentaba que además de su padre, su tío y su primo eran actores y su abuelo fue un autor teatral.

Según algunas fuentes, su hijo Juan Espantaleón dejó sus estudios y empezó trabajando en la compañía de su padre, como traspunte y haciendo meritoriaje, debutando a la edad de 12 años, quizás en una obra titulada "Lo que vale el talento". 

La primera referencia que he encontrado, formando parte de la compañía de su padre como actor, aparece en el diario "El Globo" del 14 de febrero de 1899, es decir, a punto de cumplir los 14 años, en donde aparece en el elenco de actores como "Juan Espantaleón (hijo)", anunciando la inauguración de la temporada del Teatro Martín en la calle de Santa Brígida de Madrid.

Un año después, ya empieza a destacar en la obra "La Reja", si bien no será hasta la siguiente década, cuando empiece a cobrar renombre. En 1905, encontramos la curiosa noticia de la realización de una función en el Teatro Princesa, para redimir del servicio de armas a Juan Espantaleón. Hasta el final de la década, Espantaleón recorre España de gira, siempre en la compañía de su padre, apareciendo entre otras obras en "El Oso Muerto", "La Sala de Armas", "Los Intereses Creados" "Al Natural Mismo" y la exitosa "Los Perros de Presa" de Paso y Abati.

En 1911, actúa en la obra de Muñoz Sierra, "Canción de Cuna", en el teatro de La Alhambra de Granada, en 1914 en "Un aviso telefónico" junto a la malograda actriz Luz de las Heras.

En 1915, inicia su relación con el cine, siendo su primera película "El Beso Fatal" dirigida por Julio Roesset, junto a Alberto Romea. Si bien, el mencionaba como su primera incursión en el cine, "La inaccesible" en 1920, probablemente su primera participación de importancia.

En 1916, participa en "El Río de Oro" y sustituyendo a Alberto Romea, en "La Princesa Bebé", lo que indica su creciente popularidad. Este año también rueda la película "De Cuarenta para Arriba" de nuevo a las órdenes de Roesset.



Entre 1917 y 1919, su fama se afianza, trabajando en el Teatro de La Comedia. Actúa en obras de gran éxito, como "El Rayo" de Muñoz Seca y López Núñez, "Los Cuatro Robinsones", "Que viene mi marido" de Carlos Arniches, "La Venganza de Don Mendo" interpretando a Don Nuño y "La Casa de la Troya". En noviembre de 1919, deja el Teatro de la Comedia. Debutando en diciembre, en el teatro de la Princesa, con la obra "Y va de cuento…", en la compañía de Guerrero y Mendoza. En una entrevista en 1931, Espantaleón consideraba que este había sido su debut en el teatro, elogiando a María Guerrero y Fernando Díaz de Mendoza.

Este mismo año, interviene en el rodaje de "El Fantasma del Castillo" dirigida por Julio Roesset y José Buchs. 

En el apartado personal hay que reseñar, que en muchas de estas obras trabajó con la actriz María Victorero, hermana del también actor Rafael Mario Victorero, con la que contraería matrimonio, probablemente a mediados de esta década. Parece que tuvieron tres hijos. Tan solo he encontrado algo de información sobre su hija Ana que nació en 1918 y 1919, y también se dedicó, al menos temporalmente, a la interpretación. María Victorero sólo intervino en seis películas, entre 1944 y 1950, un par de ellas, junto a su marido.

María Victorero. Hemeroteca ABC

Juan Espantaleón. Hemeroteca ABC



A principios de 1920, rueda "La Inaccesible" dirigida por José Buchs e interpretada por la pionera cinematográfica valenciana Helena Cortesina. A mediados de diciembre, lo encontramos actuando en la obra "La Reina de la Opereta".

Los años veinte serán prolíficos y exitosos en el mundo teatral, pero también luctuosos para Juan Espantaleón. El 24 de diciembre de ese año muere su padre, que se encontraba ya retirado.

En 1921, actúa en la obra "Gaviotas" de López Núñez y Manuel Carballeda. El 28 de noviembre de este año, muere tempranamente, su hermano menor, Ángel, nacido en Granada, en 1891 y que también había trabajado como apuntador y tramoyista en la compañía de su padre. 

En 1922, lo encontramos como miembro del Sindicato de Actores y actuando en la compañía de Enrique Orbe y en obras como "Juego de Damas" y "El Mundo es un pañuelo", en esta última junto a otra gran actriz, María Gámez. 

El siguiente año, trabaja con el actor Mariano Asquerino y aparece en obras como "La Fiebre Verde", sobre la adicción al juego, "La Honra de cada día" y en dos prestigiosas obras, la adaptación al teatro realizada por Eduardo Marquina de la novela de Blasco Ibáñez "Los Enemigos de la Mujer" y en la obra de Pío Baroja, "Adiós a la Bohemia".

En 1924, trabaja en el teatro Rey Alfonso y entre otras en "El Diablo son las Mujeres" y "El Camino de Todos" de los dramaturgos Arniches y Estremera.

El año 1925, comienza con la misma frenética actividad teatral, con obras como "El Amigo Teddy", "Puesta de Sol" o "La Bondad" de Muñoz Seca, pero sobre todo, significa su unión a la prestigiosa compañía de dos reconocidos actores Ernesto Vilches e Irene López Heredia y su retorno al cine, si bien, será efímero. Además sufre una nueva pérdida personal, su madre Luisa, fallece el 27 de diciembre, a los 62 años. 

A finales de 1925, vuelve al cine, y participa en el rodaje de "El Niño de la Monjas" dirigida por José Calvache "Walken", en donde interpreta al padre Froilán. La película se estrenará el 11 de enero de 1926. Casi al mismo tiempo, también aparece en la película "Currito de la Cruz" dirigida por Fernando Delgado y Alejandro Pérez Lugín, el autor de la obra en la que se basa, de gran éxito en su época y que se estrenaría unos días después de la anterior, el 25 de enero.


Revista Nuevo Mundo. 1926. BNE.

Diario Región. 1926. BNE.



Hasta el final de la década de los años 20, Espantaleón interpreta magníficos papeles en obras de grandes autores, como "Un Marido Ideal" de Oscar Wilde en 1928, "Cándida" de Berrnard Shaw, también ese mismo año y "El Fantasma de Canterville", de nuevo de Oscar Wilde, en una adaptación de Ceferino Palencia, en el teatro Infanta Beatriz, en el año 1929.

Ese año parte hacia una gira por Hispanoamérica, donde cosecha grandes triunfos.

En 1930, estrena una obra de Unamuno, "Sombras de Sueño" y obtiene muy buenas críticas por su actuación en la obra "Pitusa". Todas las fuentes consultadas, no mencionan ninguna otra intervención cinematográfica desde 1925 hasta 1935. Sin embargo, en una entrevista concedida al diario "La Correspondencia de Valencia", en 1931, el propio Juan Espantaleón comenta su participación en dos películas más, en 1929 y 1930. Una de ellas es "48 pesetas de taxi" de Fernando Delgado, rodada entre finales de 1928 y principios de 1929 y la otra, "Prim" de José Buchs, producida en 1930.



Caricatura de Espantaleón. Diario ABC

En esta misma entrevista, del 1 de julio de 1931, expresa sus opiniones sobre el cine y el teatro. Respecto al teatro, a la pregunta: "¿cómo viste usted sus obras?", Espantaleón contesta: "con mucho esmero, pues procuro no descuidar el mínimo detalle. Yo no confío en el apuntador, pues cuando salgo a escena, tengo los papeles bien aprendidos". Sobre cuál es su género preferido manifiesta que el cómico, aunque también interpreta el dramático, amoldándose a la psicología del personaje y al ambiente general de la obra. 

En una pregunta, muy del momento histórico en que se realiza la entrevista, sobre si opina que se debe crear un teatro eminentemente popular, Espantaleón contesta: "Naturalmente. El teatro, por su coste, es algo exclusivo de las personas acomodadas y es menester, en estos tiempos republicanos, un teatro popular, en donde tengan fácil acceso, hasta las clases más modestas, necesitadas más que las otras de cultura, pan de almas, puesto que el arte teatral es un perenne manantial de cultura. Este teatro debería ser a base de buenos actores y actrices, con las mejoras obras del repertorio". Esta respuesta hace pensar en el proyecto de García Lorca, que con "La Barraca" haría llegar el teatro a todos los rincones del territorio español.

Por lo que se refiere al cine, algunas veces se comenta que a Espantaleón no le gustaba, si bien, es posible, que en algún momento se desencantara, en esta entrevista, expresa  así, muy lúcidamente, su opinión sobre el cine español: "Está muy atrasado; no porque estemos escasos de directores y cineastas, sino por la total ausencia de capitales que hace que España sea la última en la escala de la industria cinematográfica, pudiendo ser una de las primeras, en competencia franca con los Estados Unidos, Rusia, el Japón, Francia o Alemania". A otras preguntas, comenta que tiene mucha afición por la pantalla y que le gustaría ir contratado a Hollywood o a París, porque en España el cine está muerto, y habla de la indisculpable desidia de los capitalistas, a la hora de hacer resurgir el cine.

En esta década, sigue su aplaudida labor en el teatro, apareciendo en "Entre Todas la Mujeres", "Las Víctimas de Chevalier", "Madre Alegría", "El Creso de Burgos", "Hilos Rotos", "Cuidado con la Paca" y "Viva lo Imposible".

Su trabajo en el cine, se limita a dos películas, muy dispares. Una de ellas, "Sereno… y Tormenta" fue rodada en 1935, por Ignacio F. Iquino,  pero parece que se estrenó en 1938, y de ella se conoce muy poco, parece que era una película de complemento, cercana al sainete.

La otra, sin embargo, sería un gran éxito y sería el primer papel importante de Juan Espantaleón, en una película sonora, su título "Nobleza Baturra". Espantaleón interpreta, de nuevo, el papel de un cura clásico, el padre Froilán, sotana, teja y paraguas negro, guardián de la moral. La película fue dirigida por uno de los principales directores de la época, Florián Rey, a mayor gloria de Imperio Argentina, a la sazón, su mujer y de Miguel Ligero, el reconocido actor cómico .

En los títulos iniciales de Nobleza Baturra. 

En la escena final, junto a Imperio Argentina y Miguel Ligero.




LA EDAD DE ORO: RAFAEL GIL, JUAN DE ORDUÑA Y… LUIS LUCIA

En dos imágenes promocionales. 



Entre 1940 y 1943, Espantaleón alterna su carrera teatral y cinematográfica, pero a partir de ese año, se dedica, en exclusiva al cine, hasta 1951. Entre otras obras, interviene en ""El Centenario" de los hermanos Álvarez Quintero, "La Frescura de Lafuente" de Muñoz Seca, "Los Galeotes" también de los Quintero, "Para ti es el Mundo" de Arniches, "¡Qué solo me dejas!" de Antonio Paso Díaz, "La Chica del Gato" de Arniches, "El Demonio fue antes Ángel" de Benavente, "Don Juan Tenorio" de Zorrilla, "La Risa" de los Quintero, "La Tonta del Bote" de Pilar Millán Astray y "Los Intereses Creados", el éxito de Benavente. 

Entre 1940 y 1951, en apenas 12 años, Juan Espantaleón desarrolla el grueso de su carrera cinematográfica, trabajando en 29 películas, sobre todo, con tres de los más reconocidos directores de la época, y con los más destacados intérpretes. Además, la mayor parte son adaptaciones de obras de reconocidos escritores.

Sin embargo, la primera incursión cinematográfica de Juan Espantaleón, en los años 40,  fue en una película "maldita" del cine español, "El Crucero Baleares" del año 1941, dirigida por Enrique del Campo, un actor, que dirigía la que sería su segunda y última película.

La película, que narraba el hundimiento del orgullo de la armada franquista, el crucero "Baleares", por parte de la flota republicana, en 1938, parecía un rodaje más, con todos los mecanismos de la dictadura, destinados a la propaganda oficial. Sin embargo, la película no llegó a estrenarse, al ser prohibida, al parecer, por los altos mandos de la Marina. Irónicamente, una película de propaganda fascista fue víctima de la férrea censura impuesta tras la guerra civil.

A pesar de que su director estuvo dispuesto a hacer cualquier cambio, para poder estrenar la película, sus requerimientos no tuvieron efectos. Enrique del Campo, un actor mexicano, nacido en 1903, afincado en España, casado con la actriz Marta Ruel, ya no volvió a dirigir otra película, muriendo prematuramente, en julio de 1947.

En 1942, Juan Espantaleón es reclamado para que participe en el rodaje de "Huella de Luz", iniciando su fructífera colaboración con el director Rafael Gil, que volvería a contar con él, en 13 ocasiones más, siendo el realizador responsable de más de un tercio de su filmografía.

"Huella de Luz" supuso la consagración de su director, y la tercera película que rodaba con Antonio Casal, tras "El Hombre que se quiso matar" y "Viaje sin Destino". La película se basaba en un relato del reconocido autor, Wenceslao Fernandez-Flórez.


Juan Espantaleón interpreta al empresario Sánchez Bey, dándole el toque humano y paternalista, que debía caracterizar a los jefes de la época, pero con un trasfondo trágico.


En 1942, obtiene un triunfo personal, junto a la actriz Josita Hernán, en su papel de Don Sigmundo, en su actuación teatral en la obra de Arniches, "La Chica del Gato".

Caricaturas de Josita Hernán y Espantaleón, en "La Chica del Gato". Diario Arriba. 01/02/1942

 

El tremendo éxito de la obra hizo que fuera adaptada al cine, ese mismo año, interpretada también por ambos actores, y dirigida por Ramón Quadreny.


Pero es en 1943, cuando realiza una de sus mejores interpretaciones, en la exitosa comedia de Rafael Gil, "Eloísa Está Debajo de un Almendro", adaptación de la obra de Jardiel Poncela. Una película que reúne a Rafael Gil, con el operador de fotografía Alfredo Fraile y el decorador Enrique Alarcón. Espantaleón interpreta el papel de Edgardo Briones, el excéntrico miembro de una extraña familia, que guarda un trágico secreto. Es inolvidable, la cómica escena en que, Joaquín Roa, mayordomo saliente de Juan Espantaleón, muestra las peculiaridades de la casa y de su señor, a Juan Calvo, el nuevo mayordomo. Entre ellas, el hecho de que Juan Espantaleón, no se levanta de la cama, pero realiza viajes en tren… Como se recoge en el libro "Rafael Gil i Cifesa: el cinema que va marcar una época (1940-1947)" editado por la Generalitat Valenciana. "esa a la vez cómica, dramática y viajera "vida delegada" que el personaje de Edgardo (Juan Espantaleón) desarrolla desde su cama a través de una máquina de cine convertida en españolísima máquina de tren, motivada por una antigua pero nunca curada herida deseante". La descripción del personaje de Juan Espantaleón, la hace él mismo, cuándo examina al posible nuevo mayordomo, interpretado por Juan Calvo: "¿Le molestan las personas nerviosas, de genio destemplado y desigual, excitables y un poco desequilibradas?", a lo que Juan Calvo impertérrito contesta: "Esa clase de personas me encantan".



Publicidad de la película

Junto a otro conocido de este blog, el gran Alberto Romea

Juan Espantaléon, en su cama viajera, mientras borda.


El año 1944 es realmente excepcional para Juan Espantaleón. En primer lugar, rueda su primera película con Juan de Orduña, con el que había trabajado cuando Orduña era actor, en Nobleza Baturra, su título "Tuvo la Culpa Adán", basado en un libro de Luisa María Linares. En esta película interpreta a Nazario, que fue abandonado en el altar, lo que provoca una profunda misoginia en la familia, hasta que uno de sus hermanos se enamora…




En segundo lugar, interviene en dos nuevos éxitos del magnífico director Rafael Gil. Uno de ellos, "El Fantasma y Doña Juanita", basado en el libro de José María Pemán, interpretada por Antonio Casal y Mary Delgado, flanqueados por excelentes actores de carácter, volviendo a trabajar con Alberto Romea y en donde Espantaleón, es Pierre Brochard, jefe de pista de un circo.

Programa de mano de la película. elmundodelcartel.blogspot.

En una escena de la película, junto al actor José Jaspe.

Pero sobre todo, Juan Espantaleón logra un papel destacado y por el que es recordado, en la famosa película "El Clavo", de nuevo con Rafael Gil, interpretada también magistralmente por Amparo Rivelles y Rafael Durán. Adaptación de una novela corta de Pedro Antonio de Alarcón, obtuvo un clamoroso éxito, siendo aclamada por el público y la crítica, que se deshizo en elogios para sus protagonistas.

En el diario Imperio, bajo el titular "El Clavo", culminación del cine español, el crítico Emilio García Montón realiza la siguiente consideración sobre la labor actoral de Espantaleón, que recibe mención aparte: "Una sorpresa -que ya casi no lo era- ha sido Juan Espantaleón, ese magnífico actor de carácter que en esa cinta se ha revelado como insuperable dramático, dueño de un caudal inapreciable de resortes no sólo humorísticos sino también dramáticos y de los cuales son demostración tanto las estupendas escenas del juzgado -los autores eternamente incomprendidos- como en la noticia de la sentencia, una de las mejores escenas de la película y en la que Espantaleón y Amparito Rivlles lucen su arte esplendoroso".



Juan Espantaleón,  de nuevo, tercero en el reparto.



En 1945, aparece en el papel de cambista, en la película "Su última noche" dirigida por Carlos Aguado y colabora por primera vez, en la que sería la segunda película como director de Luis Lucia, "Un Hombre de Negocios", en el papel del tío Anselmo y en donde coincide por primera vez junto a su  mujer, María Victorero y con Julia Lajos (coincidiría con ella en seis películas más, entre ellas, "Don Quijote de La Mancha, "Teatro Apolo" o "El Gran Galeoto). En esta película también trabaja junto a Pepe Isbert, que sus memorias lo recuerda: "…llevaba en el elenco a Juan Espantaleón, con su inmensa personalidad, tanto de clase como de tamaño".

En 1946, tras su participación en "La Mantilla de Beatriz" de Eduardo García Maroto,vuelve a trabajar con Juan de Orduña y Rafael Gil.

Espantaleón (muy a lo Laurence Naismith en "Mogambo") en una tensa escena junto a Manuel Luna en "Misión Blanca".

Con el primero, trabaja en "Misión Blanca", en el papel de un comerciante en Guinea y con Rafael Gil, en "La Pródiga", otra adaptación de una novela de Pedro Antonio de Alarcón y en "Reina Santa", en donde vuelve a interpretar a un monje, Fray Pedro. En esta película trabaja junto a Irene Caba Alba, madre de Emilio Gutiérrez Caba que recordaba en un artículo incluido en el libro "Tres actores y un escenario": "…Juan Espantaleón, un actor que me impresionaba mucho, porque era muy buena actor y, porque además, el apellido Espantaleón, a mí me parecía una cosa rotunda y, de niño, me parecía extraordinario que una persona se llamara Espantaleón. Yo, como me llamaba Gutiérrez, pues no me parecía tan bonito como llamarse Espantaleón, pero bueno".




Durante 1947, trabaja doblemente con Rafael Gil y con Luis Lucia y de nuevo es mayoritariamente requerido, para un papel de religioso. Empieza interpretando un cargo del alto escalafón, el cardenal Portocarrero en su nueva colaboración con Luis Lucia, "La Princesa de los Ursinos".



Tras interpretar a Duarte, el joyero, en su segunda película de este año con Luis Lucia, "Dos Cuentos para Dos", basada en la novela de José Mallorquí, "El despertar de Cenicienta", en donde realiza una nueva colaboración junto a nuestra conocida Julia Lajos, vuelve a trabajar con Rafael Gil, en dos películas muy diferentes, pero con un mismo papel.

En "La Fe", basada en un libro de Armando Palacio Valdés, interpreta al padre Miguel, un cura malhumorado, de la vieja escuela, que recibe al nuevo coadjutor de la parroquia, interpretado por Rafael Durán, con nuevas formas, en una película en la que vuelve a compartir plató con Amparo Rivelles, con su mujer, María Victorero y con…Julia Lajos.


En "Dos Cuentos para Dos"


Como el padre Miguel, en "La Fe".

Pero sobre todo, en la adaptación al cine de "Don Quijote de La Mancha", si alguien debía interpretar el personaje del cura, no podía ser otro que Juan Espantaleón. En una magnífica adaptación, con gran parte de los mejores actores del cine español, su presencia era imprescindible.

En el final del ingenioso hidalgo, un lujo actoral, de izquierda a derecha y de arriba a abajo: Juan Espantaleón, Fernando Rey, Manolo Morán, Julia Caba Alba, Sara Montiel, Juan Calvo y Rafael Rivelles.

En 1948, trabaja en tres películas, cada una con uno de sus tres directores recurrentes. Estrena el año con "Mare Nostrum" dirigida por Rafael Gil, interpretando al tío Caragol, en una adaptación de la obra homónima de Vicente Blasco Ibáñez.

Posteriormente, participa en uno de los grandes éxitos del cine español y de su director, "Locura de Amor" de Juan de Orduña, adaptación de una obra de Manuel Tamayo, interpretando al almirante de Castilla. Su interpretación es comedida y veraz, en una película de sentimientos desbordados.


Y por último, trabaja a las órdenes de Luis Lucia, en una nueva versión, esta vez sonora, de una película en la que el propio Espantaleón trabajó en 1925, "Currito de la Cruz", interpretando, cómo no, al padre Ismael.

En 1949, interviene en tres nuevos rodajes. Con el director Rafael Gil, interpreta al Conde Gibaldín, en "Aventuras de Juan Lucas". A continuación, lo encontramos a las órdenes de José Antonio Nieves Conde en "Llegada de Noche", para acabar el año, trabajando de nuevo junto a Rafael Gil, en "Una Mujer Cualquiera", con argumento de Miguel Mihura, interpretando al inspector Ruiz.

Dos dobletes de nuevo con Rafael Gil y Juan de Orduña, cubren su labor en 1950. Con Gil, actúa en "La Noche del Sábado", una adaptación de la obra de Jacinto Benavente y en "Teatro Apolo", en el papel de Don Antonio Subirana, película para el lucimiento de Jorge Negrete.

Con Juan de Orduña, en dos nuevos melodramas, una de sus especialidades, el primero "Agustina de Aragón" interpretada por Aurora Bautista y el segundo "Pequeñeces", basado en el libro del Padre Luis Coloma, interpretando al burlado ministro de la gobernación, en donde trabaja de nuevo, con Aurora Bautista. 

El año 1951 supondrá la retirada del cine de Juan Espantaleón. Se despide y parece que no podía ser de otra manera, con dos actuaciones casi simultáneas en dos películas de Rafael Gil, que se estrenarían con unos días de diferencia. La primera, "El Gran Galeoto", adaptación de la obra de Echegaray, en el papel de Severo Villamil y la segunda el drama religioso "La Señora de Fátima", en donde curiosamente, no interpreta el papel de cura, sino el de Gobernador.

Curiosamente, muchas fuentes reseñan como su última película "Alba de América". En el libro-DVD de la película "El Clavo", aparece una pequeña biografía de Espantaleón, en donde se menciona una entrevista al actor en la revista Primer Plano, mientras rodaba Alba de América, en su papel de Villamarín, sin embargo, este papel fue interpretado finalmente, por Félix Dafauce. Desconozco el motivo, quizás problemas de salud, le obligaron a dejar el rodaje. Sun nombre no aparece en los amplios títulos de crédito, ni en la base de datos de cine del Ministerio de Cultura. 


Carteles de la dos últimas películas de Espantaleón. 

Sin embargo, Juan Espantaleón siguió su carrera teatral. Ese mismo año 1951, lo encontramos actuando en "Cena de Navidad" de José López Rubio, junto a Conchita Montes, José Franco y Manolo Gómez Bur, en el teatro de la Comedia, bajo la dirección escénica de Edgar Neville. El siguiente año participa en la revista "Peligro de Marte" y en 1953, tras una operación, en "Vida en un Bloc" junto a Fernando Fernán Gómez. También entre 1953 y 1955, trabaja en varias obras, junto a Amparo Rivelles, "La Luz de la Víspera", "Una Mujer Cualquiera" que ya había interpretado en el cine, "Esta Noche en Samarcanda", "La Vida en un Bloc", "Requiebro" y en 1955, "Malvaloca" y "La Hija de Jano", en el teatro Reina Victoria.

Ese mismo año se retira y hasta su fallecimiento, podemos encontrarlo, en 1956, en una función a beneficio de la compañía de Antonio Gil y Conchita Criado, que habían perdido sus decorados y vestuario en un incendio, como representante del Montepío de Actores, para lograr mejores condiciones para los actores jubilados o en homenajes a hermanos Quintero o a Benavente. 

En julio de 1966, asiste a la conmemoración del duodécimo aniversario de la muerte de Jacinto Benavente, en dónde pronuncia unas palabras. Probablemente, será su última aparición pública. 

Juan Espantaléon muere en la clínica de la Concepción, durante una operación por sus problemas de diabetes, el 26 de noviembre de 1966, siendo enterrado en el cementerio de La Almudena, en una tumba sin grabar. Dos días después, moría uno de los mejores actores cinematográficos, Pepe Isbert. Este año también vio desaparecer al gran actor Félix Fernández, a la actriz María Bru y al decano de los actores teatrales, Ricardo Calvo.

Y para finalizar, unos datos desconocidos que he podido averiguar: su mujer, la actriz María Victorero Arispón, nació el 2 de junio de 1885 y murió el 10 de noviembre de 1969, siendo enterrada junto a su esposo.

Tumba de Juan Espantaleón en La Almudena. Cuartel 11N. Manzana 68. Letra C. 

Sólo aparecen los nombres de sus padres y de su hermano.