Blog de actoresdenuestrocine

Nani Fernández

Escrito por actoresdenuestrocine 23-10-2016 en Cine español. Comentarios (0)

NANI FERNÁNDEZ, LA ACTRIZ OLVIDADA

Tuvo un éxito rotundo con su aparición en su primera película, estuvo casada con un reconocido actor de reparto de la época, que la idolatraba y se fue de este mundo en plena juventud. Esta entrada recoge la información que he podido encontrar, para llenar, aunque sólo sea en una mínima parte, su ausencia en los libros sobre cine español.

Nani Fernández nació como Juana Fernández Ruiz, hija de María Gracia Ruiz Fuentes y Juan Fernández Sebastián, que también tuvieron un hijo llamado Francisco (gracias a Javier Jara por esta magnífica aportación). La única fuente que cita su fecha de nacimiento, es, para variar, la IMDB, que la fija el 22 de febrero de 1923 en Madrid. 

Sus inicios teatrales se producen a finales del año 1944, como dama joven, en la compañía de Tina Gascó y Fernando Granada. El 15 de noviembre actúa en la obra "Pepa Oro" y el 27 de diciembre, en el Teatro Reina Victoria, en la obra "La Escala Rota" de Juan Ignacio Luca de Tena y Miguel de la Cuesta. Según la crítica del ABC, la actuación de Nani es "prodigiosa de ingenuidad y gracia".

Su primera caricatura en el ABC en su interpretación en "La escala rota".

El año 1945 interviene en "Una Bala" de Felipe Sassone y Antonio Quintero, en la misma compañía. Salen de gira y estrenan, "¡Béseme usted!" y "El Puente de los Suspiros" de Víctor Ruiz Iriarte. Pero este año supone el début de Nani en el cine. 

Su actuación en "Los Últimos de Filipinas" de Antonio Román estrenada en diciembre de ese año, supuso el papel por el que es recordada. Siendo la única mujer en un reparto masculino, su interpretación de Tala, tuvo gran repercusión, debido a la interpretación de la canción "Yo te diré" que se haría muy popular. La crítica resaltó su actuación: "Y no olvidemos a la única mujer de la cinta, Nani Fernández que en esta su primera aparición ante la cámara pone en juego una asombrosa ternura y sensibilidad dramáticas".

Por desgracia, Nani no pudo repetir este triunfo. 

Durante su interpretación de "Yo te diré".


Muchos años después, en el documental "Canciones de Nuestra Vida" de Eduardo Manzanos del año 1975, esta escena sería una de las imprescindibles.


Durante el rodaje de esta película, probablemente, conoció al actor José Nieto, el gran amor de su vida, con el que contraería matrimonio y del que nacerían dos hijas.  

Nani en la portada de la revista Primer Plano en 1945.

Durante 1946, trabaja a las órdenes de un afamado director, Edgar Neville, en una película estrenada el año siguiente, que no tendrá éxito, "El Traje de Luces", mientras que en el teatro, la encontramos de gira por Barcelona, con la obra "El Rosal de las Tres Rosas"; la crítica comenta de Nani: "cada vez más sensible y comprensiva". También actúa en una versión reducida de "La Fierecilla Domada" de Shakespeare. En este momento aparca, momentáneamente su labor teatral, que retomará en los años 50.

El año 1947 sin duda, será el mejor año interpretativo de Nani Fernández. En primer lugar, interviene en una película del reconocido director Juan de Orduña, "La Lola se va a los puertos", protagonizada por Juanita Reina, y en donde Nani Fernández será la antagonista en la lucha por el amor de Ricardo Acero (otro actor que deberá tener una entrada en este blog). 


Aunque sin duda, el papel más recordado será el de Dorotea, en la magnífica película ya varias veces comentada en este blog, "Don Quijote de La Mancha", que se estrenaría en 1948. 


El año 1948 también se estrenarían "La Manigua sin Dios" de Arturo Ruíz Castiilo, de nuevo en un papel exótico, "Alhucemas" de José López Rubio y "Dos Mujeres en la Niebla" de Domingo Viladomat. 

En "La Manigua sin Dios".




También rueda "Hoy no pasamos lista" de Raúl Alonso, protagonizada junto a Fernando Fernán Gomez, que se estrenará en octubre de 1949. Este año rueda tres películas "Alas de Juventud" y "Noventa Minutos", ambas dirigidas por Antonio del Amo y "¡Fuego!" de Alfredo Echegaray, dedicada a la labor de los bomberos. 

En una escena de "¡Fuego!".

El año 1950 rueda su tercera película con Antonio del Amo titulada "Historia en dos aldeas" y el año siguiente, vuelve al teatro, incorporándose a la compañía de Obras Policiacas "La Linterna", actuando en la obra (llevada al cine) "El Proceso de Mary Dugan", que tendría un gran éxito, prolongándose hasta 1951 y superando las 100 representaciones. En esta compañía también intervendría en "Madame Tic-Tac" de Cary y Weather, estrenada en el Teatro Fontalba, ya en el año 1952. Este mismo año incluye otra película más en su haber, "Sor Intrépida" de Rafael Gil. 

Un artículo de prensa menciona el rodaje de una película titulada "El último pasaporte" protagonizada por Nani, Mercedes Vecino, Fernando Rey e Ismael Merlo, con guión de Enrique Teixidó, pero parece que finalmente, no se llevó a cabo.

En la portada de la revista Espectáculo en 1951.

También este año, la encontramos con su propia compañía junto a su marido José Nieto, en la obra (ya interpretada por otras compañías), "La Diosa de Arena" de Dora Sedano y Fernández Sevilla y a finales de año, en la compañía La Máscara, actuando en el teatro Eslava de Valencia, con la obra "Don José, Pepe y Pepito" de Luca de Tena, junto a Guillermo Marín y Cándida Losada, que repondrá el año siguiente.

Caricatura de Ugalde en el ABC, en "Casi un cuento de hadas".

El año 1953 es, sin duda, el gran año teatral de Nani Fernández. Como primera actriz de La Máscara, actúa en "Casi un cuento de hadas" de Antonio Buero Vallejo, junto a dos parejas de actores, Rafael Bardem y Matilde Muñoz Sampedro y Gabriel Llopart y Esperanza Grases. Posteriormente interviene en "La Oveja blanca de la familia" y en "Celos del aire" de López Rubio y "El caso de la señora estupenda" de Miguel Mihura, que le reportan buenas críticas. Sobre la primera, el crítico de La Vanguardia opinaba: "Nani Fernández ha sido un grato descubrimiento para el crítico, que no la conocía más que a través de sus interpretaciones cinematográficas. Está convertida en una excelente primera actriz, dulce, flexible, con agradable tono de voz, sabiendo imprimir vida a sus personajes y dominando plenamente la escena".

En "Esa voz es una mina".

Tras este estreno, pone en escena, todo un clásico, la obra de Oscar Wilde, "La importancia de llamarse Ernesto" y poco después, otra comedia clásica (también llevada al cine, con una genial Margaret Rutherford), "Un espíritu burlón" de Noel Coward.

Entre tanto, rueda una película que se estrenará en 1954, "¿Crimen imposible?" de César Fernández Ardavín. Y continua su labor en la escena, con "Europa y el toro" de Ladislao Fodor, "El patio" de los Álvarez Quintero y "Carta a París" de Giménez Arnau. A final de año, deja la compañía La Máscara, que había obtenido el premio nacional de compañías de ese año, y vuelve a la compañía de Granada-Gascó.


En 1954, en las tablas actúa en Barcelona, con la obra "Tres Alcobas" de Alfayate-Tejedor, en "¡Oh, doctor!" de Carlos Llopis y en "Trece a la mesa". 

El siguiente año lo dedica al cine, trabajando a las órdenes de José María Elorrieta, en "Tres Huchas para Oriente", en "Esa Voz es una Mina" protagonizada por un pletórico Antonio Molina y dirigida por Luis Lucia, "La gata" de Margarita Alexandre y Rafael M. Torrecilla, "La Ciudad Perdida" de nuevo con Alexandre y Torrecilla y "La Legión del Silencio" de José Antonio Nieves Conde, todas, salvo la primera, estrenadas en 1956.

En la publicidad de "La Legión del Silencio".

Alternando cine y teatro, en 1957, vuelve a la escena con dos obras: "Nuestro Fantasma" de Jaime de Armiñán, que obtuvo el Premio Lope de Vega, el año anterior y la reposición del clásico de Benavente, "Los Intereses Creados".


Durante 1958, asistiremos a su última actuación sobre el escenario en la obra "El amor en microsurco" de Carlos Llopis e interviene en dos películas, "El aprendiz de malo" de Pedro Lazaga y "Cara de Goma" de José Buchs.

El año 1959 realizará la que, a la postre, será su última película, en el papel de una leprosa, llena de amargura, pero que se redime gracias a la llegada del padre Damián a la isla que da título a la película "Molokai, la isla maldita". 

En varias escenas de su última película, "Molokai".

Trágicamente, Nani Fernández moriría, el 9 de noviembre de 1960, a los 37 años, siendo enterrada en el Cementerio de La Almudena. Veintidós años más tarde, su gran amor, José Nieto se reuniría con ella.

Foto cortesía de Javier Jara. cementeriosdemadrid



Arturo Marín

Escrito por actoresdenuestrocine 12-10-2016 en Cine español. Comentarios (0)


ARTURO MARÍN, UN ACTOR A REIVINDICAR

Sobre Arturo Marín existe muy poca información. Tan solo en el canónico "El cine español en sus estrellas" de Genover y Aguilar, podemos encontrar su biografía y su filmografía. No aparece en la base de datos de teatro del Ministerio, porque recoge obras a partir de 1939 y como siempre, en la base de datos sobre cine, no aparecen completos los repartos y se infravalora la filmografía. 

Arturo Marín, actor de físico reconocible, delgado y de nariz prominente, siempre destaca en sus interpretaciones, a veces tan solo pasa fugazmente, pero cuando obtiene un papel con algo más de una línea, le saca todo el jugo.

Arturo Marín Cabrera, su nombre completo, nació el 26 de septiembre de 1894, pero no en Badajoz, como citan las únicas fuentes existentes, sino en Castañar de Ibor, en la provincia de Cáceres. Según Genover y Aguilar estudió derecho, pero dejó la carrera por su vocación teatral. 

La primera referencia que he encontrado sobre él, se remonta a enero de 1916, formando parte de la compañía de Rosario Pino, a la que probablemente, se habría unido al comiendo de la temporada teatral, a finales de 1915. En esta compañía coincidirá con Joaquín Roa o Paco Pierrá, que posteriormente, también se convertirán en reconocidos actores de reparto. 

Con Rosario Pino permanecerá hasta finales de 1917, momento en que se incorpora a la compañía de los valencianos Carlota Pla y Manuel Llopis, actuando en teatro Eslava de Valencia, con la obra "El Tanto por ciento" de López de Ayala. 

Sigue su trayectoria de compañía en compañía y así, en 1918, actúa en la de Carmen Bustamante y José Domínguez, con la que parte de nuevo, de gira por España y en 1919, se une a la de Luis Echaide y Lía Emo, actuando en "La fuerza del mal " Linares Rivas.

Ya en 1920, se une la compañía del dramaturgo Federico Oliver y su hija, la actriz Carmen Oliver Cobeña, actuando en "Pipiola" de los Hermanos Quintero y en "Retazo", adaptación de la obra de un autor italiano, en donde actúa junto a un actor cómico que luego triunfará en el cine, el genial Antonio Riquelme, con ellas seguirá durante 1921, actuando en obras como "Lo Positivo" de Tamayo y Baus, o el clásico de Galdós, "Marianela". Como veremos a continuación, Arturo Marín emparentaría con la actriz Carmen Oliver. No sé si en estos momentos ya conoció a la que posteriormente sería su esposa, pues parece que ésta, se encontraba trabajando en otras compañías y no en la de su prima y su tío.

No he encontrado ninguna referencia del año 1922, apareciendo de nuevo, en febrero de 1923, en la formación de la nueva Compañía España, dirigida por el autor Francisco García Pacheco, que debutará a finales de mes, en el teatro Eslava de Valencia, con "La loca de la casa" de Galdós. 

Formando parte del elenco, encontramos a la actriz María Cuevas, con la que en una fecha inderteminada, Arturo contraería matrimonio.

UN BREVE APUNTE. LA SAGA DE LOS COBEÑA

La actriz María Cuevas Cobeña formaba parte de una nutrida saga de actores clásicos del teatro español. Sus padres fueron los actores Agapito Cuevas Cardona (nacido en Valencia, entre 1863 y 1867 y fallecido en Madrid, el 24 de marzo de 1904) y Josefa Cobeña Jordán (nacida en Madrid, alrededor de 1878 y fallecida en San Lorenzo de El Escorial, el 15 de agosto de 1914, cuyos padres fueron los también actores, Benito Cobeña y Josefa Jordán.

Josefa era hermana de Carmen Cobeña, que se convertiría en una de las actrices más reconocidas del siglo, casada con Federico Oliver, con cuya hija, Carmen Oliver, ya había trabajado Arturo. También fueron actores, sus hermanos Rafael y y Benito. La saga teatral no acabaría aquí, ya que Carmen Oliver Cobeña se casó con Luis de Armiñán Odriozola, de cuyo matrimonio nacería el prestigioso director y autor, Jaime de Armiñán. 

María Cuevas, además, era hermana de la actriz Carmen Cuevas, que estaba casada con otro prestigioso actor, José Balaguer (hermano de otro actor, Juan) y cuyo hijo, también sería actor...

SU CARRERA HASTA EL FINAL DE LA GUERRA CIVIL

La pertenencia a la Compañía España fue muy corta, pues en junio de 1923, tanto Arturo como María, probablemente ya casados, se unen a la compañía de Casimiro Ortas, con la que parten de gira a Cuba. El matrimonio seguirá su carrera teatral de forma conjunta y así, en noviembre de 1924, vuelven a cambiar de compañía y se unen a la de Concha Torres, el primer actor Pepe Portes y la primera actriz Amalia Sánchez Ariño. Con ellos estarían hasta 1925, en que se unirán a la de Pedro Zorrilla.


También en 1924, Arturo debuta en el cine mudo, con la película "La mala ley" de Manuel Noriega. El año siguiente también aparecerá en una película de éxito, "La Casa de la Troya" de nuevo, dirigida por Noriega, junto a Alejandro Pérez Lugín. En esta película actúa también Juan de Orduña, que luego se convertiría en un reconocido director y con el que Arturo trabajaría nada menos que en 11 ocasiones.

Otras fuentes, citan su participación en una película de la que hay pocos datos, titulada "La Intrusa" del año 1927, la que sería su última participación en el cine, hasta los años 40.

Arturo Marín y María Cuevas, en 1925. Fuente: Popular Film.

Durante 1925, forma parte de la compañía de Simó Raso y Pedro Zorrilla, actuando entre otras en "La escondida senda" de los Hermanos Quintero y en el clásico "Don Juan Tenorio". En 1926, actúa en "Mi compañero, el ladrón", "La sombra del padre" y "La cruz de Pepita" de Arniches. 

Lo encontramos el siguiente año actuando en "El Día menos Pensado" de Antonio Estremera y forma parte de la compañía de comedias cinematográficas propiciada por Juan de Orduña y Felipe Fernansuar, de la que no he podido encontrar más información. De hecho, en 1928, Arturo Marín forma parte de otra compañía, de dos prestigiosos actores, Ana Adamuz-Manuel González, interpretando la obra de los Quintero, "Tambor y Cascabel", junto a actores como Luisa Armayor y Fernando Sala, padres de la que luego sería reconocida actriz, Luisa Sala. 

Empieza a destacar y a obtener buenas críticas, en obras como "La Jaula de la Leona" de Linares Rivas, en el papel de Totoro, en "Los Marineros" de Suarez de Deza, "No quiere que le quiera" de Enrique de Prada y "La Malquerida" de Benavente. 

En la nueva temporada teatral se une a la compañía dirigida por Simó Raso y con los actores titulares Joaquina Almarche y Pepe Balaguer, este último cuñado de María Cuevas, la esposa de Arturo. De gira por España, actúa en obras como "Lluvia de Hijos", "Sin Palabras" o "Cohete".

El año 1929 supone un nuevo cambio de compañía, uniéndose a la de María Cañete y José Ojeda, poniendo en escena la obra de Benavente, "Vidas Cruzadas".

El año 1930 parece que son Arturo y María son contratados para actuar en el Teatro Mayo de Buenos Aires, y a su vuelta para el inicio de la nueva temporada teatral a final de ese año, forman parte de la compañía de Irene López Heredia y Mariano Asquerino, con la que se van de gira por España, durante 1931, actuando en obras como "Escuela de Princesas" de Benavente, "La Princesa de Marrón Glacé" o "La Reina Castiza" de Arniches. 

Probablemente, en una de las giras por América, Arturo Marín escribe la obra "Ana María" y la estrena, ya que a su vuelta, según alguna noticia, busca llevarla a escena en España. No he encontrado más información sobre la misma.

A final de 1931, se une a la compañía de Antonio Vico, que lleva como primera actriz a Carmen Carbonell y como primer actor, a nuestro conocido Alberto Romea. Con ellos sigue de gira durante 1932, interviniendo en "Napoleoncito", "Entre todas las mujeres", "La diosa ríe", "Vivir de Ilusiones" y "Romance de Fieras". La crítica alaba su elegancia y buena dicción. 

Entre 1933 y 1934, forma parte de la compañía de Juan Bonafé, siempre junto a María Cuevas y posteriomente, los encontramos en las compañías de Antonia Herrero y Manuel González, y de la misma Herrero junto a Manuel Soto y junto a Rafael Bardem. En escena ponen obras como "¿Quién tiene vergüenza aquí?", "Y un día, sin saber por qué" y "Los niños sevillanos".

Una vez iniciada la guerra civil, la única referencia encontrada se refiere al año 1938, encontrándose en lo que la prensa fascista llama "zona liberada", en la compañía de Nini  Montiam y Rafael Bardem con la obra "La Comiquita".

Una vez finalizada la guerra, en el inicio de la temporada teatral en septiembre de 1939, actúa en el teatro Cómico, con la obra "Mis Chavales", junto a Gaspar Campos, Manuel Arbó, Carmen Carbonell, Irene Caba Alba, y por supuesto, María Cuevas y en la obra "Viva lo imposible o el contable de estrellas" de Joaquín Calvo Sotelo. 

LOS AÑOS 40

El año 1940 supondrá el retorno de Arturo Marín a la gran pantalla. Su primera película será "La Gitanilla" dirigida por Fernando Delgado y con guión de Juan de Orduña. Desde este momento, se dedicará, prácticamente de forma exclusiva al cine, volviendo a las tablas, momentáneamente en 1943 y excepcionalmente en 1950, como veremos. Al igual que en la escena, trabajará con su esposa en cinco películas. 

En 1940, aún actúa en Barcelona, en el teatro Urquinaona, en las obras "La casa de papel" y "Así son las mujeres". Entre el elenco, no podía faltar María Cuevas, además de actores catalanes de prestigio, como el matrimonio María Vila y Pío Daví.


El año 1941, vuelve de nuevo al cine, en una doble faceta, como actor y como guionista de la película "Torbellino" dirigida por Luis Marquina. 


Junto a Alfredo Mayo en "¡A mí, la legión!"

Hasta 1945, interviene en cuatro películas, dos de ellas, estrenadas en 1942, a las órdenes de Juan de Orduña. La primera, "¡A mí la legión!", película propagandística de camaradería legionaria y militarista, pero curiosa por una posible lectura homoerórica, entre Luis Peña y Alfredo Mayo, que fue rodada entre diciembre de 1941 y febrero de 1942. La segunda, "El Frente de los Suspiros" interpretada, de nuevo por Alfredo Mayo, junto a Pastora Peña y Antoñita Colomé, que se estrenó en Barcelona en diciembre de 1942 y en Madrid, en marzo de 1943.

En "El Hombre de los Muñecos". Fuente divxclásico.

Ese mismo, interviene en "El Hombre de los Muñecos" de Ignacio F. Iquino, protagonizada por otro conocido del blog, Fernando Freyre de Andrade y en 1945, en "Un Hombre de Negocios" de Luis Lucia, director con el que más colaboraría en un total de 11 películas.

Desde este momento y hasta su muerte, su trabajo fue muy abundante, de forma que intervino en una media de 8 películas cada año. 

En el año 1946, ya participa en siete rodajes. De nuevo lo reclama Juan de Orduña, para su nueva película titulada "Misión Blanca", en dónde Arturo interpreta un papel mínimo, como uno de los curas en la misión. Junto a él, actores de la talla de Jesús Tordesillas, Manuel Luna, Juan Espantaleón, Jorge Mistral, Nicolás Díaz Perchicot, Ricardo Acero y el joven protagonista, Julio Peña. 

Destaca su participación en "Las Inquietudes de Shanti Andía", la primera película del director "Las Inquietudes de Shanti Andía", adaptación de la obra homónima de Pío Baroja.

Magníficas caracterizaciones de Félix Fernández y Arturo Marín, en "Las inquietudes de Shanti Andía".


Con el mismo Orduña, interviene en "Un Drama Nuevo", película que recrea el estreno de una obra de Shakespeare, en donde los actores, vivirán su propio drama entre bambalinas y a las órdenes de José López Rubio, en "El crimen de Pepe Conde", en un magnífico papel, Satán López.

Como un falso Satanás, en "El Crimen de Pepe Conde".

Las últimas películas de este año, serán "Cuando llegue la noche" de Jerónimo Mihura ,"El Emigrado" de Ramón Torrado y para cerrar el año, de nuevo con Juan de Orduña, en "Serenata Española", en donde interpreta nada menos que al abate y compositor Franz Liszt, que se estrenaría (al igual que "El emigrado") en 1947.

En "La Lola se va a los Puertos".

Este año será uno de los más prolíficos de Arturo Marín, pues interviene en un total de 15 películas.  Comenzará el año, inevitablemente, con Juan de Orduña, en "La Lola se va a los puertos", interpretando a uno de los admiradores de la Lola (Juanita Reina) que se encuentra en el puerto para despedirla y finalmente, para recibirla, recitando la poesía que da título a la película "La Lola se va a los puertos, la isla se queda sola". A continuación, interviene en una película de Fernando Delgado, "La Calumniada" que se estrenará tarde, en 1949.

En la adaptación del clásico "Fuenteovejuna".

Poco después, participa en la adaptación de la obra de Lope de Vega, "Fuenteovejuna", dirigida por Antonio Román, y estrenada en Burgos, el 10 de octubre de 1947. Un elenco de actores magnífico acompaña a Arturo Marín, entre otros, Amparo Rivelles, Fernando Rey, Manuel Luna y un joven Tony Leblanc.

Unos días después, se estrena un éxito del prestigioso Rafael Gil, "La Fe", en donde Arturo Marín, también tiene un papel, y trabaja de nuevo junto a Amparo Rivelles.

Junto a Guillermo Marín en "La Fe".

El mes de noviembre se estrenan tres nuevas películas. Dos de ellas, de época. La primera, una curiosa película titulada "La dama del armiño" de Eusebio Fernández Ardavín. Arturo Marín está magnífico como uno de los judíos orfebres en el Toledo del siglo dieciséis. Junto a él, una magnífico Félix Fernández, el duro José Jaspe y el protagonista principal, Jorge Mistral. Entre las protagonistas, Lina Yegros y una divertidísima Julia Lajos, en un papel a su medida. La segunda película de época es "La Princesa de los Ursinos" de Luis Lucia y con este director, también Arturo Marín interviene en la tercera película estrenada, "Dos Cuentos para Dos".

Junto a José Jaspe en "La Dama del Armiño".

A finales de año, Arturo aparecerá en dos películas más, "Cuatro Mujeres" de Antonio del Amo y "Obsesión" de Arturo Ruiz del Castillo.

El año 1948 se pudo ver a Arturo, en doce películas estrenadas ese año. No podía faltar su intervención, en una película, ya asidua de este blog, pues posee uno de los repartos más amplios y plagado de estupendos actores del momento, se trata de "Don Quijote de La Mancha" de Rafael Gil, rodada en 1947 pero estrenada el 2 de marzo de 1948. Nuestro protagonista es uno de los criados de los nobles que preparan una serie de burlas a Don Quijote, y se convertirá en Doña Dolorida, una de las dueñas encantadas, vestidas de negro y de luengas barbas…

Como Mayordomo en "Don Quijote de la Mancha...

y como Doña Dolorida.

Del resto de películas de este año, podemos destacar, para no ser exhaustivo, un gran éxito, dirigido por Juan de Orduña, "Locura de Amor", "El Marqués de Salamanca" de Edgar Neville, intepretada por Alfredo Mayo o "El Huésped de las Tinieblas" de Antonio del Amo. Este año, Arturo Marín, también rueda su primera película con el director Ladislao Vajda, tras el primer intento fallido en 1945, se trata de "Sin Uniforme", que se estrenaría en 1950.

Como el banquero usurero en "El Marqués de Salamanca".

En su papel en "El Huésped de las Tinieblas"

El año 1949, supone dos nuevas colaboraciones con Juan de Orduña, en la película "Vendaval" y en otro gran éxito de este director que se estrenaría el 11 de marzo de 1950, "Pequeñeces", con Aurora Bautista y un niño llamado... Carlos Larrañaga.

Como general conspirador en "Pequeñeces".

Con Luis Lucia repite con "Currito de la Cruz" y "La Duquesa de Benamejí" y con Rafael Gil, en "Una mujer cualquiera". También actúa, entre otras, en "Jalisco Canta en Sevilla" de Fernando de Fuentes, protagonizada por el astro mexicano Jorge Negrete y en una película propagandística, "El Santuario no se rinde".

En su papel en "Currito de la Cruz".

Como sacerdote en "El Santuario no se rinde".


Arturo sigue siendo reclamado por los directores con los que ya había trabajado, y en 1950, vuelve a participar en una película de Juan de Orduña, sobre la vida de una heroína de la guerra de la independencia, "Agustina de Aragón". También vuelve a trabajar con Luis Lucia, en "De Mujer a Mujer", con Edgar Neville, en "El último caballo" y con Rafael Gil, en "Teatro Apolo".

Como general francés en "Agustina de Aragón".


Apabullado en "Teatro Apolo"

El año 1951 destacan sus dos nuevas colaboraciones con Juan de Orduña, "La Leona de Castilla" y otra película histórica, "Alba de América".

Manuel Arbó, Francisco Pierrá y Arturo Marín en "La Leona de Castilla".


En "Alba de América".

En el año 1952 interviene en varias películas de Luis Lucia, "Lola la Piconera", "Cerca de la Ciudad" y "Gloria Mairena. Aunque también trabaja para Pedro Lazaga en "Hombre acosado" o Arturo Ruiz Castillo en "La laguna negra".


En su divertida caracterización como el jefe supremo de las conciencias en "¡Che, que loco!".

Su ritmo de trabajo no decae en sus últimos años. En 1953, actúa en la comedia protagonizada por Pepe Iglesias "El Zorro", "¡Che, qué loco!", interpretando al jefe supremo de las conciencias, y en nuevas actuaciones para sus directores fetiche, como Rafael Gil en "La guerra de Dios", Luis Lucia en "Aeropuerto" y sobre todo en "Jeromín", con un jovencísimo protagonista, Jaime Blanch y con Ladislao Vajda en "Carne de Horca". Este año también interviene en "El Andén" de Eduardo Manzanos, que se estrenará en 1957.

En "La guerra de Dios".


En segundo plano en "Aeropuerto". Fuente divxclasico

A finales de enero de 1954, se estrena "El Alcalde de Zalamea" de José Gutiérrez Maeso y en febrero tres nuevas actuaciones, en "Dos Caminos" de Arturo Ruiz Castillo , "Felices Pascuas" de Juan Antonio Bardem y "El Pescador de Coplas" de Antonio de Amo, con un inolvidable Antonio Molina y unos jovencísimos y divertidos Manolo Zarzo y Tony Leblanc.

Junto a Vicente Parra, en "El pescador de coplas".

El 8 de marzo se estrena "Todo es Posible en Granada" de José Luis Sáenz de Heredia. Será la última película estrenada en vida de Arturo.

El día 13 de marzo de 1954, Arturo Marín muere repentinamente, en su casa de la calle Fernando el Católico nº 4 de Madrid. Le sobrevivió su esposa y no dejó hijos. Desconozco cuando murió María Cuevas. Arturo Marín fue enterrado en la Sacramental de Santa María.

Una de sus última actuaciones en "Cómicos" de Juan Antonio Bardem. Fuente: lasmejorespeliculasdelashistoriadelcine

Tras su muerte, se estrenarían "Malvaloca" de Ramón Torrado, "Sangre y Luces" de George Rouquier, "Tres Eran Tres" de Eduardo García Maroto, en el episodio "Una de pandereta", que se estrenó en enero de 1955. En 1954, había participado en el rodaje de la película de Bardem "Cómicos", que se estrenaría en mayo de ese año en Barcelona.





Margot Cottens

Escrito por actoresdenuestrocine 02-10-2016 en Cine español. Comentarios (0)

MARGOT COTTENS, LA CÓMICA QUE LLEGÓ DEL URUGUAY


La actriz Margot Noemí Cottens Costa nació en Montevideo (Uruguay), el 9 de enero de 1922 (otras fuentes citan 1925). Sus abuelos eran originarios de Bilbao y de Vigo.

Inició estudios de arquitectura y trabajó como delineante, al tiempo que estudiaba en la Escuela de Arte Dramático. En 1948 inicia su carrera en los escenarios, en un grupo de cámara y títeres. Se traslada a Argentina, en donde fue contratada por el actor Pedro López Lagar y posteriormente, en una fecha por determinar, contrae matrimonio con el autor y director teatral argentino, Rafael C. Bertrán, con el que forma compañía.

Fuente: Benitomovieposter

En Argentina realiza su début cinematográfico en 1951, en la película "La Pícara Cenicienta" de Francisco Múgica. Entre el reparto otro actor que recalaría en España, Jorge (George) Rigaud, que se haría famoso por interpretar a San Valentín, en dos películas de éxito.

Rodaría dos películas más en Argentina, "Las aguas bajan turbias", también estrenada como "El Infierno Verde", dirigida en 1952 por Hugo del Carril y "El Conde de Montecristo" de Leon Klimovsky, del año 1953. En esta película ya aparece acreditada de forma relevante, por lo que debía ser ya una reconocida actriz de teatro, si bien, por motivos que desconozco, su nombre aparece mal escrito como "Margot Cotten".

En una de sus primeras películas, "El Conde de Montecristo".

Su "actuación especial", mal acreditada en "El Conde de Montecristo".

El 7 de febrero de 1955, Margot Cottens y su compañía argentina de comedias aterriza en España. Su début se producirá el 1 de septiembre, en el teatro Cómico, con la obra "Amor de Septiembre" escrita por su marido.

Su primera caricatura en el "ABC" en la obra, "Amor en septiembre".

A mediados de ese mes, estrenan "Los maridos engañan después del fútbol" y tras un breve paréntesis, por problemas para encontrar un empresario, salen de gira por España, durante el resto del año y el siguiente, actuando en Valladolid, Zamora, Valencia y Barcelona, entre otras provincias. En el elenco figuran actores como Rafael Navarro, María Francés o María Arias.


Hasta final del año 56, actúa en "Cuando el amor es pecado", "El Ganso de Lohengrin", "El Hospital de los Locos", con motivo del Congreso Pax Christi, en función única frente a la catedral de San Pablo en Valladolid y y tras formar compañía propia junto al actor Esteban Serrador, actúa en esa misma ciudad, en "Quererse demasiado es un error".

En 1957, actúa en la compañía de comedias del teatro radiofónico, en una obra de Guillermo Sautier Casaseca y Luisa Alberca, "En Nombre del Hijo". Ese mismo año, la encontramos en el teatro Alcázar en un gran triunfo que se extenderá hasta 1958, "La Herencia", de Joaquín Calvo Sotelo, interpretada por Rafael Rivelles.


En agosto, entra como primera actriz, en la compañía que dirige el actor Andrés Mejuto y actúa en la obra "Una Muchachita de Valladolid", en donde también encontramos al actor Antonio Ferrandis.

En 1959, su labor es muy variada. Actúa en "La Otra Vida del Capitán Contreras", junto a José María Mompín (papel que luego interpretaría en el cine, Fernando Fernán Gómez), "El Túnel del Amor", en una función única para presentar a un autor novel, Rafael Montero, en la obra "Cosas que Pasan" y finalmente, en la comedia musical "Mambrú", junto a José Orjas. A finales de año, inicia su colaboración para televisión, en la adaptación de la obra de teatro "El secreto del éxito".

En 1960, se une como primera actriz a la Compañía de Comedias Cómicas de Manolo Gómez Bur, actuando en tres obras, de temática similar, "Las Mujeres y Yo", "Béseme Usted" y "Las Tres me Quitan el Sueño".


El año 1961, ya afianzada en el teatro, supondrá el début de Margot Cottens en el cine español. Su primera película en España, será "Margarita se llama mi Amor", de Ramón Fernández, un éxito en su momento, estrenada el 31 de agosto, con un elenco de actores, que incluyen a unos jóvenes, Manolo Zarzo y Amparo Baró, a José Luis Ozores, Pepe Isbert, y que destaca, además de por el lucimiento de Mercedes Alonso, por la interpretación de Margot Cottens, como madre viajera y ausente. Sus tres apariciones, sin duda, son de lo mejor de la película. En cada una de ellas, mantiene una conversación telefónica con su hija, con elementos alusivos al lugar en donde se encuentra. Esta película le valdrá el premio del Círculo de Escritores Cinematográficos y Teatrales de Valladolid a la mejor actriz secundaria. El premio a la mejor actriz se lo llevaría su compañera protagonista, Mercedes Alonso.


En la nieve, de safari y en México. Toda una acaparadora de escenas en "Margarita se llama mi amor".

Ese año también interviene en dos películas que se estrenarán en 1962 y 1963, "Mi adorable esclava" de José María Elorrieta y "La Pandilla de los 11" de Pedro Lazaga, que a pesar de su gran reparto, no tuvo éxito.

Como "La Condesa", acicalándose frente al espejo en "La pandilla de los 11"

En el teatro, actúa en la adaptación de un musical que llevaba tres años en la escena londinense, "The Boyfriend", adaptada por Jaime de Armiñán y dirigida por Luis Escobar y protagonizada por Conchita Velasco y Carlos Larrañaga.

Momentáneamente se aparta del teatro, y se dedica de lleno al cine, apareciendo, entre 1962 y 1963, entre otras, en "Canción de Juventud", en el papel de monja, junto a Rocío Dúrcal y María Fernanda d'Ocón y en "El Grano de Mostaza" de Sáenz de Heredia, "Fuera de la Ley" de León Klimovsky, "Crucero de Verano" de Luis Lucia y según algunas fuentes en "Los Derechos de la Mujer" de nuevo con Sáenz de Heredia y "El Diablo también Llora" de Nieves Conde. 

Junto a María Fernanda d'Ocón en "Canción de Juventud".

En 1962, obtiene, además, el premio provincial de teatro de Valladolid, consistente en la medalla de oro "premio especial" por su relevante personalidad artística, que recibe junto a Paco Martínez Soria.

En 1964, regresa al teatro, sin abandonar el cine y la televisión. Actúa con buenas críticas en "Ardele o la Margarita", protagonizada por Rafael Rivelles y posteriormente, en "La prueba del tres".  Para televisión, aparece en la adaptación de "Una noche de primavera sin sueño" de Jardiel Poncela y en "Confidencia" de Jaime de Armiñán. 


En el cine, interviene en cuatro películas "Jandro" de Julio Coll, "El salario del crimen" de Julio Buch, "El Tímido" de Lazaga y "Escuela de Enfermeras" de Amando de Osorio.

Durante 1965, su labor teatral es muy abundante. Actúa en "La pulga en la oreja", "Cita a los veinticinco años" de Alfonso Paso, junto a Rafael Alonso, con el que ha formado compañía, "Al fin solos… los tres", "La caza de la extranjera", junto a dos grandes cómicos, Alfonso del Real y Valeriano Andrés y finalmente, en la reposición de la obra de Benavente, "La culpa es tuya", con motivo del centenario de su nacimiento y en la obra de Agatha Christie, "La Ratonera".

Para el cine, la encontramos en "Historias de la Televisión" de Sáenz de Heredia, inevitable secuela de "Historias de la Radio", en otra inevitable secuela, "La Familia y uno más", tras el gran éxito de "La Gran Familia",  dirigida por Fernando Palacios y en un éxito de Paco Martínez Soria, "La Ciudad no es para mí". 


Su labor hasta 1969, sigue combinando sus trabajos en todos los medios. En la escena, con buenas críticas, en general,  con obras como "Una luz en la noche" de Aldo Benedetti, "Los Pelópidas", "¡Quiero ver a Miussov!", junto a José Orjas, Antonio Casal y Tote García Ortega, "Sólo el amor y la luna traen fortuna", otro éxito de Miguel Mihura, junto a José María Mompín, María Isbert y Guillermo Marín y por último, "Acelgas con Champán". 

Lola Gaos, Irene Gutiérrez Caba y Margot Cottens, en "Historia de la Frivolidad".

Censora en "Historia de la frivolidad".

En "La importancia de llamarse Ernesto", para televisión.

En la televisión, interviene en el estreno de la serie "La Familia Colón" y en la adaptación de Dickens, "Mr. Pickwick", así como en "La importancia de llamarse Ernesto" de Oscar Wilde, pero sobre todo en el programa especial de 1967, dirigido por Narciso Ibáñez Serrador, creado por él mismo junto a Jaime de Armiñán, "Historia de la Frivolidad", junto a Irene Gutiérrez Caba, Lola Gaos, Rafaela Aparicio y Pilar Muñoz, como las puritanas y un amplio reparto que incluye a Irán Eory, Antonio Riquelme, Luis Sánchez Polack y un largo etcétera.

Junto a Manolo Gómez Bur, en "Las que tienen que servir".

En la gran pantalla, actúa en multitud de comedias, como "Las que tienen que servir" de José María Forqué, "El Turismo es un gran invento" , "Sor Citroen", ¿Qué hacemos con los hijos?"  y "El abominable hombre de la Costa del Sol", "A 45 revoluciones por minuto" dirigidas por Pedro Lazaga o"Cómo esté el servicio" de Mariano Ozores.

Multiplicada en "El abominable hombre de la Costa del Sol".

La falsa monja de "Sor Citroen".

En 1971, actúa en la obra "Florencia Falcón, abogado", que no obtiene buenas críticas, en el Círculo de Recreo (Casino de Valladolid) en una obra de café-teatro de Jardiel, "Una historia de amor en 24 anuncios" y a final de año, se estrena una obra que obtendría gran éxito superando las 300 representaciones y prolongándose durante 1972, su título "Chao", que también se representará en Barcelona.

Hasta mediados de año, también interviene en "Manzanas para Eva", adaptación de cuentos de humor de Chéjov, junto a María José Goyanes, Luis Peña y Juan Diego, en la comedia "El día que secuestraron al Papa" de Bethencourt, en el musical "Aplausos", con Conchita Montes, Conchita Márquez Piquer, Paulovsky y Alfredo Mayo y en 1975, estrenará la adaptación de la famosa obra de Shaffer, "Equus", interpretada por José Luis López Vázquez, que obtendría un gran éxito que se extendería (con varios cambios en el elenco), hasta 1977.

En el cine, sigues sus intervenciones, básicamente en comedias, como "Cateto a Babor", "No desearás al vecino del quinto", "La casa de los Martínez" o "Los días de Cabirio".

Hasta finales de los 70, seguirá su labor teatral, dejando cada vez más en segundo plano el cine, que pronto abandonará. En las tablas, interviene en "Las Planchadoras", en el clásico inglés del autor John Ford, de sonoro título "Lástima que seas una puta" y para la institución de largo nombre, Centro Nacional de Iniciación del Niño y Adolescente al Teatro", en la obra "Don Duardos" y ya en 1980, en "El Gran Teatro del Mundo" de Calderón de la Barca. 

En el cine, realiza algunas de sus últimas apariciones en "Vaya par de gemelos" de Lazaga, en 1977, en "La Familia, bien gracias" de Pedro Masó, que completaba la trilogía iniciada con "La Gran Familia" y en "Sábado, Domingo y Viernes" de Pascual Festa, en 1979.

El año 1980 marca su despedida del cine, apareciendo en un corto titulado "Fragmentos" de Mario Flores y Antonio Bernedo, mientras que su último largometraje será en la comedia "Es peligroso casarse a los 60" de Mariano Ozores, a mayor gloria de Paco Martínez Soria, en la que sería su penúltima película. Se anunció su posible participación en el rodaje de "Carlota (Amor es… veneno) de Stefano Rolla en 1981, pero parece que no llegó a concretarse.

Su carrera en el teatro (y sus incursiones en televisión) continuó, siendo la que le reportó, a la postre, las mayores satisfacciones. En 1981, actúa junto a Amparo Rivelles, en "El Hombre del Atardecer" y en 1982, en "La Salvaje" de Anouilh, protagonizada por Carmen Maura.

Tras un breve paréntesis, vuelve a la escena en 1984, en "Sublime Decisión" de Mihura y el año siguiente en la adaptación teatral de la película de Fassbinder, "Las Amargas Lágrimas de Petra Von Kant", junto a un elenco de actrices magnífico: Lola Herrera, Amelia de la Torre, Victoria Vera, Natalia Dicenta y Nuria Carresi.

Margot Cottens en un descanso de las representaciones de "Las Amargas Lágrimas de Petra Von Kant".

En 1986, interviene en un éxito personal de Concha Velasco, la comedia musical, "Mamá quiero ser artista", coprotagonizada por PacoValladares y con otro veterano como José Cerro.

En 1987, trabaja en varios clásicos como "Nosotros, ellas y el duende", "La Venganza de Don Mendo" y "Otelo, el Moro de Venecia".

En 1988, vuelve a actuar en una comedia musical, "Bésame Johnny", junto a la vedette Tania Doris y el cómico Antonio Garisa y termina los años 80, en la obra "La Loca de Chaillot", de nuevo junto a Amparo Rivelles y una gran actriz de comedia, Tote García Ortega. Para televisión, aparece en la adaptación de "La Cenicienta del Palace" y de "Mamá quiero ser artista".

En la primera mitad de los año 90, actúa en "Rosas de Otoño" de Benavente que se extiende a lo largo de 1990 y 1991, en el clásico de Wilde, "El Abanico de Lady Windermere", en una adaptación de Ana Diosdado y en 1993, en una reposición de "La Muralla".

El año 1994, realiza su último trabajo en la obra "La Pereza", interpretada por Raúl Sénder, en un cambio de registro, retirándose el año siguiente. Para televisión, su última aparición se produce el 21 de mayo de ese mismo año, en la adaptación de "El abanico de Lady Windermere", para Función de Noche.

Margot Cottens murió el 2 de enero de 1999 en el Hospital de la Princesa de Madrid, siendo incinerada en el Cementerio de La Almudena.

Unos días antes, el 26 de diciembre de 1998, había fallecido otra gran cómica, que desarrolló su carrera en el cine y la televisión y obtuvo un gran éxito un par de años antes de su muerte, por su papel como Filo en "Hostal Royal Manzanares, Tote García Ortega; el programa Cine de Barrio las homenajeó, en su programa del 16 de enero.