Antonio Riquelme

Escrito por actoresdenuestrocine 01-05-2019 en Cine español. Comentarios (0)

ANTONIO RIQUELME: CÓMICO DE CASTA

LOS RIQUELME

Siguiendo el libro "Sagas españolas del espectáculo", Riquelme es "un apellido legendario en el teatro español. Lo introdujo un dramaturgo, Alfonso Riquelme en el siglo XVI y en el siglo siguiente, la actriz María Riquelme obtuvo un resonante éxito en la escena".

Así que, el apellido transmitido por línea materna, se mantuvo sólo como nombre artístico. De esta forma, en el siglo XIX, nos encontramos con el abuelo de nuestro protagonista, con el mismo nombre, Antonio Riquelme, pero cuyo nombre completo era Antonio García Richarte, nacido el 3 de diciembre de 1845, en Granada y considerado uno de los precursores del género chico. Antonio murió muy joven, el 13 de abril de 1888, en Madrid.

De su matrimonio con Encarnación Venero Lorente tuvo, al menos un hijo, José García Venero, nacido en Madrid, el 15 de abril de 1865 y que siguió los pasos de su padre, actuando con el nombre de Pepe Riquelme, que alcanzó gran prestigio, siendo uno de los actores más reconocidos de su época, aunque la muerte le alcanzó, como a su padre, de forma prematura.

Pepe Riquelme será el padre de nuestro protagonista. Casado alrededor de 1889, con la actriz Elena Salvador, tuvo al menos siete hijos. Adolfo, que murió, siendo niño, el 30 de noviembre de 1901, Elena que nació alrededor de 1891 y que fue actriz de teatro, Sofía que nació en 1892, que también fue actriz, pero tristemente, moriría el 28 de noviembre de 1917, en torno a los 25 años, Encarnación que nació en 1900, José probablemente nacido alrededor de 1903, Rosalía que nació en agosto de 1904 y nuestro protagonista, Antonio.

LOS INICIOS: TEATRO Y CINE MUDO

Antonio García Salvador, su verdadero nombre, nació en Madrid. Las únicas fuentes contrastadas, discrepan en su año de nacimiento. Una considera que nació el 19 de noviembre de 1895, si bien, según la fuente más directa, las propias palabras de Antonio, habría nacido en 1894. La fecha más repetida es el 9 de noviembre pero puede tratarse de un error, a falta de comprobación definitiva. Antonio como hemos visto fue hijo de José García Venero y Elena Salvador Irigoyen (o Yrigoyen), ambos, como hemos visto, prestigiosos actores.

Los padres de Antonio

Antonio perdió muy pronto a su padre, ya que el actor Pepe Riquelme, murió el 22 de diciembre de 1905, a los 40 años de un ataque de asma. Al inicio del año, el 12 de enero, había fallecido una de sus hijas y hermana de nuestro protagonista, Encarnación a la edad de 5 años.

Su madre, Elena Salvador, siguió su carrera como actriz, disfrutando de una larga vida, aunque su nombre, permanezca olvidado.

Las primeras imágenes de Antonio las proporciona un curioso reportaje titulado "Riquelme íntimo", publicado en marzo de 1904, en la revista "Vida Galante", en donde aparecen un par de fotografías de la vida familiar de Pepe Riquelme, en ellas podemos ver a un Antonio Riquelme, de unos 10 años.

Sentando junto a su padre a la mesa y leyendo junto a sus hermanas y su progenitor.

Las dotes artísticas de Antonio se mostraron muy pronto. En diciembre de 1906, a los 12 años, lo encontramos en una función realizada por un colegio laico (según el artículo del Sr. Morón, de los pocos colegios laicos que quedaban en Madrid), representando dos obras "El gordo" y "El Escapulario". El periodista remarca los nombres de los actores más sobresalientes, reseñando: "Antoñito Riquelme, hijo del malogrado Pepe Riquelme, excelente amigo nuestro, demostró notables condiciones de actor".

Seis años después, en marzo de 1912, ya encontramos a Antonio Riquelme, que figura adscrito al teatro de la Princesa, formando parte de la compañía de comedia de Nieves Suárez y Pepe Santiago, de gira por España, en donde también encontramos a su hermana Elena, que junto a su hermana Sofía también se dedicaban al mundo de la escena. En esta compañía, también encontramos a un viejo conocido de este blog, Emilio Santiago. 

Este año supondrá su debut en el cine, que se produciría al alimón con su hermana Elena, apareciendo en la película "Las Aventuras del Pollo Palomeque" de Conde de Vilana, que tendrá su continuidad este mismo año con "Los Sueños de Palomeque" dirigida por Josep Gaspar.

En 1913, da un salto en su carrera, formando parte de la compañía de la prestigiosa actriz María Guerrero. Con esta compañia, permanecerá un año, para unirse en la temporada 1914-1915 al teatro de la Comedia, con la compañía cómico dramática de Irene Alba, de la que también parte, su hermana Elena, el marido de Irene Alba, Manuel Caba, Mariano Asquerino y el magnífico Alberto Romea. En su repertorio adaptaciones de obras extranjeras como "El señor juez" o "La loca aventura" y de autores españoles como "El Ingenioso Hidalgo" de Arniches.

Un periódico de la época menciona que Elena Riquelme va a contraer matrimonio y a dejar su trabajo en el teatro, pero no he encontrado confirmación.

En la temporada 1915-1916 cambia de compañía y pasa a la de Mercedes Pérez de Vargas y Juan Bonafé, también adscrita al teatro de la Comedia de Madrid y que cambiará de actriz principal, al final de la temporada. En el elenco, otro magnífico actor que se convertiría en un imprescindible actor de carácter cinematográfico, Juan Espantaleón.

En 1916, vuelve a la gran pantalla actuando en cuatro películas, al menos, ya que probablemente, actuara en algunas más en este periodo. Tres de ellas dirigidas por Julio Roesset tituladas "Deuda Pagada", "La Mano" y "Por la Vida del Rey (El misterio de la corte de Suavia)" y otra dirigida por Francisco Carrasco, "Enigma de una Noche de Verano".

En 1917 actúa en obras como "El Infierno" de García Álvarez y Muñoz Seca, "El viaje del rey" de Paso y Abati, "La propia estimación" de Benavente, "Adán y Evans" de Muñoz Seca su hermana Elena sigue en el elenco de la compañía.

A finales de año, la tragedia golpea a la familia de Antonio Riquelme; su hermana Sofía que también trabajaba como actriz, fallece el 28 de noviembre, con apenas 24 o 25 años. 

En la temporada siguiente, sigue en la misma compañía y vuelve a actuar en una obra de Muñoz Seca, "Los Pergaminos" y en una obra de Carlos Arniches, "¡Que viene mi marido!", entre otras. 

En el cine, durante 1918, vuelve a ponerse en manos de Julio Roesset, con "La Dicha Ajena" y "La Tía de Pancho".

Para 1919 y gran parte de 1920, no he encontrado rastro, hasta el mes de noviembre de ese año, en que se une a la compañía de la famosa actriz, Margarita Xirgu, actuando en Bilbao. En el cine estrena, en 1919, la película "El Fantasma del Castillo", de nuevo con Roesset. 

LOS ATAREADOS AÑOS 20

En la década de los 20 se une a Pedro Sepulveda, que forma elenco junto a Eloísa Muro y Mariano Asquerino (padres de la actriz María Asquerino) y César Muro, el padre de Eloísa y debutará en septiembre de 1921, girando por provincias, con obras como "Alfonso XII, 13" o "Las superhembras". Desconozco donde paraba nuestro protagonista en1922, pero probablemente a finales de ese año, ya cambia de compañía y se une a la de la actriz Amalia Sánchez Ariño, actuando en el teatro Cervantes, en marzo de 1923, con la obra "Castillos en el aire", junto a él, Juan Espantaleón y su mujer María Victorero. 

A finales de año, otro cambio y actúa con la empresa del teatro del Rey Alfonso, en la obra, "La honra de cada día", que le merece la siguiente crítica, aplicable a todos los magníficos actores de reparto de nuestro cine: "Párrafo aparte merece Antonio Riquelme, estupendo actor, que si hubiera derivado por el género que cultivó su padre estaría hoy a la cabeza de todos los actores del género chico. Ayer, en un papel insignificante, demostró Antonio Riquelme que no hay tipo malo cuando el comediante es bueno". Críticas que continúan el año siguiente, como ésta de su interpretación en la obra "El Camino de Todos": "Lo extraordinario de Riquelme es su excepcional facilidad, su magistral pericia para hacer los tipos más opuestos. ¡Es mucho actor, Antonio Riquelme!". De gira, por España, encontramos a Riquelme, pionero de los monólogos cómicos, interpretando el titulado ¿Con quién hablo?, en el Poliorama de Barcelona. 

Ya en Madrid, en 1925, Riquelme actúa, entre otras, en "La Perla Azul" y "Los Autores de Mis Días". En marzo, de ese año, cambio de teatro y forma parte de la compañía del teatro Lara, dirigida por el actor Emilio Thuillier, con la actriz Leocadia Alba y el actor Pepe Isbert, entre el elenco, si bien, en la nueva temporada que se inicia en septiembre, lo encontramos en el teatro Alkazar, apareciendo algunas veces como Antoñito Riquelme. Aunque en 1926, se forma una compañía de verso, con la actriz Teresa Fárvaro y el actor Pepe Portes, que sale de gira por provincias. Riquelme tiene tiempo, entre actuación y actuación de participar en dos nuevas películas, durante 1926, dirigidas por Antonio Calvache, "La Chica del Gato", donde interpreta el papel de El Canaleja y "Los Vencedores de la Muerte". En ambas actúa su madre, Elena Salvador. Estas serán sus últimas películas mudas, ya que su vuelta al cine se producirá en los años 30.

En la nueva temporada, Antonio pasará al teatro de la Comedia. En 1927, actúa en el estreno de la obra de Benavente, "El Hijo de Polichinela", protagonizada por Eloísa Muro, en la obra calificada de "caricatura superrealista", "¡Usted es Ortiz!" y "El señor Adrián, el primo, o ¡qué malo es ser bueno!" de Arniches, con gran éxito. 

Hasta finales de esta década también interviene en "Serafín el Pinturero o contra el querer no hay razones" de Arniches y Renovales, "Pare usted la jaca, amigo" de Ramos de Castro y "El solar de Mediacapa", en sustitución de Pedro Zorrilla, que se encuentra enfermo.

Probablemente a finales de esta década, contrae matrimonio, con Pilar García, si bien, no he podido obtener datos sobre este hecho.

LOS AÑOS 30: EL CINE SONORO

Durante los años 30, Riquelme ya conciliará de forma definitiva, su labor en la escena con sus trabajos en la gran pantalla, que ya no abandonará. En el teatro, haciendo gala de sus dotes canoras, forma parte de la compañía de comedias líricas y de la compañía de zarzuela de Paco Torres, actuando en "La Isla de las Perlas" con música del maestro Sorozábal. 

En lo personal, el 27 de enero 1930 (o según algunas fuentes, en 1931), nace su único hijo, Juan Antonio.

En 1933, forma parte de la compañía de Ladrón de Guevara y Rivelles. Además, este año supone su retorno al cine, después de siete años de paréntesis, participando en su primera película sonora, "Una Moerna y una Rubia" dirigida por José Buchs, en donde interpreta el papel de Viriato, el guardia.

Con José Buchs, repeterirá en varias ocasiones. Ya en 1934, se pone bajo sus órdenes, para su siguiente película, "Diez Días Millonaria". Este año, también rodará, dirigido por Fernando Roldán, "Yo canto para ti" (que aparece provisionalmente como "Cantaré para ti"), película protagonizada por Conchita Piquer.

Mientras, en la escena, actúa en "Amores y Amoríos" y en zarzuelas como "La Chulapona" y "Doña Francisquita" y en una actuación en la Fiesta del Sainete, intepretando "El Puñao de Rosas", junto a Placido Domingo (padre).

En una de las recurrentes encuestas a actores que realiza el diario ABC, contesta a la pregunta: "¿Por qué se hizo usted artista?", a lo que responde, como no podía ser de otra manera : "Querido Juan del Sarto. De tal palo tal astilla, reza el refrán y yo, aunque no de la misma calidad -¡qué mas hubiera podido soñar!- si soy de la misma substancia de aquel gran actor que fue mi padre. ¿Por qué había de hacerme artista, sino por vocación? ¿Qué otra cosa hubiera podido ser yo más que ésto?. Artista ilustre mi padre. Artista ilustre mi madre. Artista tengo que ser yo, aunque no pueda ser -y este es un gran sentimiento- ilustre como ellos".

En 1935, forma parte de la compañía de Casimiro Ortas, actuando en "Seviyiya" y "Más Bueno que el Pan" y en la nueva temporada, se une a la de Manuel Paris, cambiando de registro, con adaptaciones de obras extranjeras, como "El Misterio de la Quinta Avenida" o "Aquella Noche", saliendo de gira por España. Por último, en el cine repite con José Buchs, en "El Niño de las Monjas", en el papel de Don Zenón. La prensa anuncia su participación en un nuevo rodaje del director Francisco Roldán, en la película "Madrileñita Bonita", pero, finalmente, no se llevó a cabo.

En marzo de 1936, encontramos a Riquelme como el primer actor cómico de la compañía de Hortensia Gelabert y José María Linares Rivas. Interpreta un genero nuevo, el vodevil, con obras como "Tu Mujer es Mía" o "La Cocotte".

En la gran pantalla formará parte del reparto de una película de éxito, basada en una obra de Jacinto Benavente, "El Bailarín y el Trabajador", que por su carácter social, encajaba muy bien en los nuevos aires que había traído la República, pocos meses antes de que el golpe de estado iniciará la guerra civil. El mismo 18 de julio de 1936, la prensa comentaba su participación en el rodaje de una nueva película "Nube de Verano", que no se realizó. En su lugar, una nube siniestra se extendió por el país y se mantendría durante 40 años. Un par de meses antes del inicio de la guerra, Riquelme había rodado otra película, "El Rayo" de José Buchs, que se estrenaría en septiembre de 1939.

Durante la guerra, Riquelme está en zona republicana. Así, lo encontramos en 1937, en Castellón, con la compañía de José de Lucio, en 1938, con una fugaz compañía propia, actuando en favor de los mutilados de guerra y en campañas para donación de sangre, poniendo en escena la zarzuela "Katiuska" y con la compañía de Arturo Lledó, con obras como "Los Faroles" y "Las de los Ojos en Blanco", así como en espectáculos de varietés. En el cine, había participado en el rodaje de "Así Venceremos" dirigida por Fernando Roldán.

Terminada la guerra, Riquelme actúa en el teatro Tívoli de Barcelona, con la reposición de una zarzuela, "La Chulapona" y en Madrid, en el teatro de la Comedia, con una obra cuyo título ya muestra la impronta de los vencedores en la guerra, "Caperucita Encarnada".

LOS AÑOS 40: LO MIO ES EL CINE

Durante los años 40, la carrera en el cine de Riquelme despega y ya no declinará hasta el final, combinando sus actuaciones en la gran pantalla con las tablas. 

Al inicio de la década, trabaja con diversos directores, aunque particularmente, con José Buchs, apareciendo bajo sus órdenes en "En Poder de Barba Azul" (1940), "Para ti es el mundo" y "Flora y Mariana", ambas de 1941, aunque de esta última no existen copias. Este mismo año también actúa en "Su hermano y él", dirigida por Luis Marquina y en la "vetada" y ya mencionada en este blog, "El Crucero Baleares" de Enrique del Campo, en donde Riquelme interpreta el papel de "El Político". 

Ya en 1942, rueda con Iquino, una versión de "Los Ladrones Somos Gente Honrada", en donde interpreta magníficamente el papel de Castelar y también con el mismo Iquino, aparece en "El Pobre Rico". Este año es muy prolífico, pues también interviene en "Idilio en Mallorca" de Max Neufeld, "Mosquita en Palacio" de Juan Parellada y "Todo por ellas" de Adolfo Aznar. 

En 1943, Riquelme inicia su larga colaboración con un director de prestigio, Juan de Orduña. Para él, interpretará algunos de sus mejores papeles cómicos, empezando por el radiotelegrafista de "Deliciosamente Tontos". Este año también interviene en "Canelita en Rama" de Eduardo García Maroto" y "La Boda de Quinita Flores" de Gonzalo Pardo Delgrás.

En una escena de "Deliciosamente Tontos"

En 1944, nada menos que ocho estrenos entre septiembre y diciembre de ese año, contaron con la presencia de Riquelme. En septiembre, lo encontramos en "Santander, la ciudad en llamas" de Luis Marquina y "Yo no me caso", de nuevo, junto a Juan de Orduña. Hasta final de año, además de en "El Hombre que las enamora" de José María Castellví, Riquelme aparece en algunas de las películas de más éxito del momento. Con Orduña, interviene en su trilogía de comedias, "Tuvo la Culpa Adán", "La Vida Empieza a Medianoche" y "Ella, él y sus millones" y para rematar, en una reconocida película de Edgar Neville, "La Torre de los Siete Jorobados", estrenada el 23 de noviembre, y en donde Riquelme interpreta el papel de Don Zacarías.

En tres cómicas escenas de "Tuvo la culpa Adán"

En la mítica "La Torre de los Siete Jorobados"

La carrera de Riquelme se vuelve imparable y entre 1945 y 1950, estrena nada menos que 27 películas (que sepamos). En esta segunda parte de la década, sin ánimo de exhaustividad, colabora con Ladislao Vajda en "Cinco Lobitos" y "Barrio", en 1945 y 1947, respectivamente y repite con Juan de Orduña en "Mi enemigo el doctor" (1945) y "La Lola se va a los puertos" (1947) y con Neville en "Traje de luces" de 1946. También inicia colaboraciones asiduas con nuevos directores: con Luis Lucia, en "Un Hombre de Negocios" en 1945, "Noche de Reyes" en 1947, "La Duquesa de Benamejí" en 1949 y "De mujere a mujer" en 1950; con el prestigioso Rafael Gil, como no podía ser de otra manera, en "Don Quijote de La Mancha" de 1947 y ya en 1950, en "Teatro Apolo"; con Sáenz de Hereida, lo encontramos en "Las Aguas Bajan Negras" (1948) y con Rovira Veleta en "Doce Horas de Vida" y Treinta y Nueve Cartas de Amor", ambas de 1949. A nivel internacional, rueda con el director francés, Abel Gance, "Sol y Sombra de Manolete".

Durante esta década, continua su labor teatral, actuando en "Eloísa Está Debajo de un Almendro", "La viudita no se quiere casar", "Pepita Romero", "Baile de Trajes", "Don Juan Tenorio", "Cuando a Adán le falta Eva", "El beso de Salomé", "El sexo débil ha hecho gimnasia", "El Suicida de Triana", "Tres mujeres y un corazón", "Una Muchacha de Ayer", "El Eterno Femenino", "El Pulso era Normal", "Luces de Madrid", "La Blanca Doble" y "Los Países Bajos".

LOS AÑOS 50: UNA CARRERA IMPARABLE

La década de los 50 se inicia con el estreno en 1951 de "El Gran Galeoto", película coral dirigida por Rafael Gil. Este año también lo encontramos en el drama de Juan de Orduña, "La Leona de Castilla", papel interpretado por Amparo Rivelles, en el clásico drama de propaganda católica, "La Señora de Fátima", de nuevo dirigido por Rafael Gil, en "Lola, la Piconera" de Luis Lucia y en "Cielo Negro" de Manuel Mur Oti. También estrena este año, "El Negro que Tenía el Alma Blanca" de Hugo del Carril, "La Trinca del Aire" de Manuel Torrado y "Una Cubana en España" de Luis Batón Herrera. 

Riquelme en todo su esplendor.

Durante 1952, Riquelme repite con Luis Lucia, en una nueva versión de un clásico que fue interpretado por Imperio Argentina, a la que toma el relevo Carmen Sevilla, "La Hermana San Sulpicio" y para no dejar el tema religioso, Riquelme también aparece en "Sor Intrépida", también repitiendo director, en concreto, Rafael Gil. A nivel internacional, aparece en "Muchachas de Bagdad", dirigida por Edward G. Ulmer y a las órdenes de Antonio del Amo, actúa en "El Cerco del Diablo" y "Puebla de las Mujeres". Por último, aparece en "Los Ojos Dejan Huellas" de Sáenz de Heredia, en "Doña Francisquita", dirigida por Ladislao Vajda, en donde Riquelme está en su salsa musical, en "La Laguna Negra" de Arturo Ruiz del Castillo y en "Bajo el Cielo de España" (también conocida como "Sangre en el Ruedo") de Miguel Contreras Torres.

En el resto de la década, Riquelme actúa entre otras películas en un destacado papel en "Jeromín" de Luis Lucia, en "Novio a la Vista" de Luis García Berlanga", en "La Otra Vida del Capitán Contreras" de Rafael Gil, en "Manolo, Guardia Urbano" de Rafael J. Salviá, en "¿Dónde vas Alfonso XII?" de Luis César Amadori, en "El Día de los Enamorados" de Fernando Palacios y en "Los Tramposos" de Pedro Lazaga.

En "¿Donde vas Alfonso XII?, junto a Vicente Parra (Alfonso XII)

Por supuesto, Riquelme sigue combinando su actuación en el cine con los escenarios, actuando entre otras obras en "Trío de Ases", "La Revoltosa", "La Verbena de la Paloma", "Locura de Humor", "La Importancia de Llamarse Ernesto", "El Caso de la Señora Estupenda" y "Casi un Cuento de Hadas".

LOS AÑOS 60: LA ÚLTIMA SESIÓN

Durante los años 60, Riquelme trabajará de forma continuada hasta su fallecimiento, tanto en cine como en algún papel en la televisión. En la gran pantalla, lo encontramos en "El Cochecito" de Marco Ferreri, "Teresa de Jesús" de Juan de Orduña, "Vamos a contar mentiras" de Antonio Isasi, "La Revoltosa" de José Díaz Morales, "La Pandilla de los Once" y sus últimas películas del año 1966, "Jugando a Morir" de José H. Gan, "La Niña del Patio" de Amando de Ossorio y "Buenos Días, Condesita", de Luis César Amadori, protagonizada por Rocío Dúrcal.

Junto a Pepe Isbert en "La pandilla de los once".

En la escena teatral, sus últimas obras serán "Doña Clarines, "Los Primeros Calores", "¿Por qué te casaste conmigo?", todas en1962, "El Agujero", en 1963 y "El Hijo Fingido", en 1964.

Caricaturizado en ABC, en su interpretación en la obra "Doña Clarines", junto a la eximia Concha Catalá. 

En televisión, Riquelme apareció en la serie "Rosi y los demás" en 1963, en un episodio, ese mismo años, de "Primera Fila", con la obra "Las Flores" y las que serían sus últimas interpretaciones, en el años 1967, "La familia Colón" y el clásico "Historia de la Frivolidad". 

Junto a Pepe Orjas, en un episodio de "La Familia Colón"

Su aparición en el clásico "Historia de la Frivolidad"

Antonio Riquelme falleció en Madrid, el 19 de marzo de 1968, a los 73 años, en su domicilio de la calle Pelayo nº11 a causa de un edema pulmonar, dejando viuda y un hijo, Juan Antonio que fallecería el 13 de agosto de 1992. Riquelme fue enterrado en la Sacramental de San Lorenzo y San José.