Blog de actoresdenuestrocine

actor

Ricardo Acero

Escrito por actoresdenuestrocine 27-04-2017 en cine. Comentarios (0)

RICARDO ACERO, EL GALÁN OLVIDADO QUE ELIGIÓ EL TEATRO


Ricardo Acero fue un joven actor que debutó en el cine en los años 40, realizando papeles de galán. Sin embargo, en los años 50, dejó el cine para dedicarse al teatro. Sobre él, hay muy poca información, si bien, he conseguido encontrar varios datos biográficos nuevos, para al menos completar, aunque sea mínimamente, una breve biografía de este "galán olvidado".

Ricardo Acero se llamaba en realidad, Ricardo García Pérez y nació el 31 de agosto de 1918, en la localidad soriana de Molinos de Razón. Desconozco el origen de su nombre artístico.

La primera referencia a nuestro protagonista aparece en el año 1943. El 29 de marzo de este año se estrena la película, "Canelita en Rama" dirigida por Eduardo García Maroto, quizá rodada a finales de 1942. 

En la película "Canelita en Rama"

A finales de este año, Ricardo combina sus trabajos cinematográficos y teatrales. El 26 de octubre se estrena su segunda película, "Ana María" dirigida por el afamado director Florián Rey, en donde interpreta el papel de chófer. En las tablas, Ricardo forma parte de la compañía de Nini Montiam, actuando en el Teatro Cómico, en el clásico "Don Juan Tenorio" que se pone en escena, como es tradicional, el 30 de octubre. Poco después, el 10 de noviembre, actúa en la obra "La gente dice que dicen..."

El año 1944, se encuentra en Barcelona junto a la actriz Lina Yegros, actuando en el teatro Poliorama, con al menos un par de obras, "Nena Teruel" de los Álvarez Quintero y "La mano de Alicia". 

En el cine se estrenará el 11 de diciembre, la película "Macarena" de Ramón Torrado, de nuevo de ambiente folklórico.

Durante 1945, aparece en otra película del mismo estilo, "Castañuela" de Ramón Torrado y posteriormente, en "Su última noche" de Carlos Arévalo. 


A continuación, encadena tres películas, estrenadas en 1946, con el exitoso director de la época Juan de Orduña, de diferente trayectoria. En primer lugar, "Leyenda de Feria", que no tendrá éxito crítico, a diferencia de la siguiente, "Misión Blanca", propaganda católica al uso, sobre la labor de los misioneros en África y protagonizada por Julio Peña y Alberto Romea. El año finaliza con una curiosa película, "Un drama nuevo", en donde una compañía teatral, pone en escena una obra que se confunde con la vida real y con su participación en "Un traje de luces" de Edgar Neville, que se estrenaría el año siguiente.

Junto a un gran actor, Jesús Tordesillas, en "Misión Blanca"

En "Un Drama Nuevo"

Algunas fuentes, citan la participación de Ricardo en la película, "La próxima vez que vivamos" de Enrique Gómez, que se estrenó en 1948 y un artículo de la prensa, también menciona su participación en "Aquel viejo molino" de Ignacio F. Iquino, a falta de confirmación.

Durante 1947, sigue combinando su labor en el teatro y en el cine. En las tablas, actúa en el homenaje a Benavente, en el teatro de la Comedia, con su obra más reconocida, "Los intereses creados". Además, también interviene en "Los pájaros" de Romero y Fernández Shaw, en "El amante" de Eduardo Manzanos, en el teatro Infanta Isabel, junto a Lola Villaespesa, Eloísa Muro y Ramón Peña y en "¡Soy el ama!". En este momento ya se convierte en el primer actor de la Compañía Nacional Lope de Vega.

En el cine, interviene en dos nuevas películas a las órdenes de Juan de Orduña, director con el que más trabajó. En primer lugar, en "Serenata Española" que se estrenaría el 12 de mayo y en segundo lugar, en el éxito, "La Lola se va a los puertos", coprotagonizada junto a Juanita Reina, Nani Fernández y Manuel Luna, que se estrenaría el 29 de diciembre.

En una escena y "al óleo" en "La Lola se va a los Puertos"

Ya en 1948, sigue su colaboración con Juan de Orduña en otro éxito arrollador de su filmografía el drama "Locura de Amor", en donde interpreta a un joven Carlos I, hijo de Juana la Loca. También interviene este año en "La Cigarra" del director Florián Rey y en "El Capitán de Loyola" de José Díaz Morales, protagonizada por Rafael Durán.

Como Carlos I, en "Locura de Amor"

En 1949, parece concentrarse en su labor para el cine y lo encontramos en "Una mujer cualquiera" y en "Aventuras de Juan Lucas", ambas dirigidas por otro gran director, Rafael Gil. También interviene en el rodaje de una película que no se finalizará, "En el nombre del padre" de Luis Marquina.

Durante 1950 forma compañía con una gran actriz, Mari Carmen Prendes, estrenando la obra "Dos mujeres a las nueve" de Miguel de la Cuesta y Juan Ignacio Luca de Tena y posteriormente, siguen de gira por España, con la excepcional obra de Buero Vallejo, "Historia de una Escalera", estrenada el año anterior y que repondrán en el teatro Cómico de Madrid. A finales de año, reponen la obra "Celos del Aire" de José López Rubio.

En el cine, vuelve con Juan de Orduña, en la que será su séptima y última película juntos, "Pequeñeces", otro gran éxito del director, en un intenso melodrama, con un lucido papel para Ricardo, en un reparto encabezado por Aurora Bautista.

En un buen papel en "Pequeñeces"

El año siguiente, Ricardo aparcará el cine y seguirá sólo con su propia compañía, a la que se añadirán a final de año, Esperanza Navarro y Joaquín Roa. En la primera parte del año, actúa en la obra de tipo folklórico "Mi hermana Concha", en el teatro Poliorama, junto a Manolo el Malagueño y a final de año, ya con la compañía completa, en "¡¡¡Agua en los bolsillos!!! en el teatro Ramos Carrión y en "Un beso en la estación".

Ya en 1952, vuelve al cine, en la película de Luis Lucia, de nuevo, de ambiente folklórico, "Gloria Mairena", en la que vemos a Ricardo Acero cantando, aunque desconozco si fue doblado o si también era cantante. 

En una escena de "Gloria Mairena"

En los escenarios, lo encontramos con la compañía de gira por España, con obras como "María Cristina me quiere dominar", "Julieta compra un Hijo", "Luna llena para todos" y junto a Carmen Vázquez Vigo en "Historia de un matrimonio" y junto a Amparo Soler Leal, en "Verano y Humo" de Tennessee Williams.


El año 1953 supondrá el retiro del cine de nuestro protagonista, con su interpretación en la comedia de José María Forqué, "El diablo toca la flauta", que se estrenaría el 15 de mayo de 1954. 

En su última película, "El diablo toca la flauta", junto al gran José Luis Ozores

Desde este momento, Ricardo Acero se dedicará en exclusiva al teatro, con algún paréntesis.

En el resto de la década, lo encontramos en la compañía de una larga saga teatral, la formada por Luis B. Arroyo y Rosario Sabatini, posteriormente con Fernando Collado, con la compañía de Tony Soler y finalmente, formando compañía con la malograda actriz Esperanza Navarro, apareciendo entre muchas otras obras en "Nosotros, Ellas y el Duende", "Don José, Pepe y Pepito", "La Cigüeña dijo sí", "¡Mujercita mía!", junto a Paco Martínez Soria, "El Pavo Real", "Los Niños de París", una comedia con Mariano Ozores, "El sol sale para todos", en el clásico "La Vida Es Sueño", en el papel de Segismundo, junto a Blanca de Silos, "Dos Hombres en la noche".

En los años 60, lo encontramos en la obra de teatro, "Irma la dulce", interpretando el doble papel que luego llevaría Jack Lemmon al cine y en otra reconocida obra "El Mundo de Suzie Wong" de Paul Osborne, que supuso el retorno de Jorge Mistral a los escenarios.

En una caricatura, en su doble papel en Irma, la dulce.

Además aparece, entre otras, en "El Nuevo Mundo" de Lope de Vega y en comedias como "Gorrión", "La Idiota", "La Chica del Gato", "Milagro en Casa de los López", "El Último Tranvía" o "El Plan Manzanares", junto a actores como Luchy Soto, Luis Peña, Irene Gutiérrez Caba y un largo etcétera.


Entre 1966 y 1976 no he podido encontrar ninguna referencia sobre él, volviendo a aparecer de gira por Europa en este último año, con la compañía Tirso de Molina. A finales de 1978, obtiene el Premio Valladolid de Teatro, junto a Pastor Serrador, por sus interpretaciones en una obra de gran éxito, "Los Emigrados", con la que estarán de gira por Europa, a principios de los años 80. Según la imdb, también realizó una aparición en el episodio "La soberbia" de la serie de televisión, "El Español y Los Siete Pecados Capitales".


También este año forma parte del elenco de la obra de Antonio Gala, "La Vieja Señorita del Paraíso" y en 1983, interviene en "A Media Luz, los Tres" de Miguel Mihura y "Los Caciques", un clásico de Arniches.


Con varios sainetes de este autor, lo encontramos realizando teatro para la tercera edad, en Guadalajara, con la compañía Pablo Sanz-Asunción Villamil y en "Historia del Teatro Español", con fragmentos de obras clásicas.


Parece que su última aparición fue en la obra "Los Extremeños se Tocan" de Muñoz Seca, a finales de julio de 1986 en los teatros de La Villa.

Hasta ahora, sólo se sabía el año de su muerte, que fue este mismo 1986, pero he podido confirmar la fecha, el 1 de diciembre, en Madrid, en donde fue incinerado. De nuevo, un actor que se fue en silencio, tras una larga carrera.



Rafael Hernández

Escrito por actoresdenuestrocine 29-01-2017 en Cine español. Comentarios (0)

RAFAEL HERNÁNDEZ, EL ACTOR INNATO

Rafael Hernández llegó al mundo del cine por casualidad y logró encontrar su espacio en el cine español, apareciendo en más de 200 películas. Aunque sus actuaciones muchas veces fueron fugaces e interpretara determinados papeles de forma recurrente, su rostro reconocible, su voz grave y a menudo, luciendo un rotundo mostacho, junto  a su capacidad interpretativa quedaban en la memoria del espectador, así que, inevitablemente, debía ocupar su espacio en este blog.


DE PROFESIÓN: POLICÍA MUNICIPAL. DE VOCACIÓN: ACTOR

Esteban Rafael Hernández Herrero, su nombre completo, nació en Madrid, el 3 de agosto de 1928, hijo de Isidro Hernández y Josefa Herrero.

Rafael era motorista de la policía municipal, cuando la casualidad hizo que interviniera en la película "Manolo, Guardia Urbano", producida en 1956, protagonizada por Manolo Morán y Julia Caba Alba y dirigida por Rafael J. Salviá, que necesitaba para su rodaje de la colaboración del cuerpo de policía. Y aquí entró un joven Rafael, a la sazón de 28 años, realizando una breve aparición ejerciendo su profesión en una de las escenas de la película. 

La primera actuación de Rafael en el cine en "Manolo, guardia urbano".

Desde este momento, Rafael Hernández no dejó de trabajar en el cine. De hecho, ese mismo año interviene en cuatro películas más: "El aprendiz de malo" de Pedro Lazaga, "Los ángeles del volante" de Ignacio F. Iquino, (en ambas, de nuevo de policía, "El hombre que viajaba despacito" de Joaquín Romero Marchent (que me dio a conocer mi amigo Juan de la Cafetería Valiente y cantante del grupo Wau y los Arrrghs!!!, al que desde aquí doy las gracias), en donde cambia de registro, junto al gran cómico, Gila y "Las Muchachas de Azul", de nuevo con Pedro Lazaga (aunque algunas fuentes no la citan).

De nuevo con el uniforme de faena, en "Los ángeles del volante",  junto a José Luis Ozores y Roberto Camardiel.

Con su moto, junto al secuestrador José Luis Ozores en "El aprendiz de malo"

En el aeropuerto, en uno de los atribulados viajes de Gila, en "El hombre que viajaba despacito".


Hasa final de la década de los 50, sigue apareciendo en pequeños papeles en películas como "Las chicas de la Cruz Roja", de nuevo a las órdenes de Rafael J. Salviá, "Los Tramposos" de Pedro Lazaga y "El Día de los Enamorados" de Fernando Palacios.

En 1960, participa entre otras, en "El coloso de Rodas" de Sergio Leone, probablemente, en un breve papel de policía en "091 policía al habla" de José María Forqué, en "La mentira tiene cabellos rojos" de Antonio Isasi y en "Los Económicamente Débiles" del prolífico Pedro Lazaga, como fervoroso hincha del club de fútbol "Cantalazo".

Juvenil en "La Mentira tiene cabellos rojos"

Animando a su equipo en "Los Económicamente Débiles".

En 1961, aparece como figurante en "Gritos en la Noche" de Jesús Franco y en un papel, prácticamente sin frase, pero más lucido, como ladronzuelo protegido por San Martín de Porres en "Fray Escoba" de Ramón Torrado, así como en "Margarita se llama mi amor" de Ramón Fernández y "Martes y Trece" de nuevo con Pedro Lazaga, entre otras.

A a izquierda, como extra, entre la clientela del bar en "Gritos en la Noche"

Implorando ayuda a René Muñoz en "Fray Escoba"

En esta década, aparece probablemente en más de 60 películas, a veces fugazmente y sin acreditar, otras con mayor protagonismo y en los títulos de crédito, como sucede con muchos actores de reparto de la época.

Parece que una de sus apariciones breves y quizá irreconocible fue en la obra maestra de David Lean, "Lawrence de Arabia" del año 1962, (rodada en parte en España) como uno de los soldados turcos. Para contrastar, también aparece, de nuevo en su oficio de policía, en "Rocío de La Mancha" de Luis Lucia.

Con traje de faena en "Rocío de La Mancha"

En el ámbito nacional, ese mismo año, actúa en la secuela del éxito de Jorge Rigaud, "El día de los enamorados", titulada "Vuelve San Valentín" de Fernando Palacios.También lo encontramos, pasando velozmente con su moto, en la magnífica comedia "Atraco a las tres" de José María Forqué", en "Cristo Negro" de Ramón Torrado, junto a José Bódalo, "en el amplio elenco de "Teresa de Jesús" de Juan de Orduña, com soldado de la santa inquisición, en "Escuela de Seductoras" de Leon Klimovsky, "El Grano de Mostaza" de José Luis Sáenz de Heredia, "Rogelia" de Rafael Gil y "Los Derechos de la Mujer", de nuevo con Sáenz de Heredia.

Con los divertidos atracadores de bancos, López Vázquez, Alfredo Landa, Gracita Morales y Agustín González en "Atraco a las tres"

En los títulos de crédito de Cristo Negro"

Aguantando la reprimenda de José Bódalo en "Cristo Negro"

Soldado de la Inquisición en "Teresa de Jesús"

Echando gasolina, poco antes de que ésta explote en "El Grano de Mostaza"

Compañero de trabajo de la protagonista en "Rogelia"

Guardián en la prisión en "Los derechos de la mujer" con Mara Cruz, Antonio Garisa y José Luis López Vázquez

En 1963, podemos destacar su intervención, que casi pasa desapercibida en "El Verdugo" de Berlanga, como el cartero, portador de la carta que enfrentará a Nino Manfredi a su cruel destino.

El cartero en "El verdugo" con Nino Manfredi y Pepe Isbert

Este mismo año también vuelve a trabajar con Sáenz de Heredia en "La verbena de la Paloma" y con Juan de Orduña en "Bochorno", en uno de sus papeles recurrentes, como taxista.

Discutiendo con otro taxista (¡a ver si miras por dónde vas!) en "Bochorno"

En esta época también comienzan sus trabajos en películas del oeste rodadas en España, tanto por directores españoles como extranjeros. Así, podemos mencionar "Brandy" de Borau, "Los cuatreros" y "Relevo para un pistolero", ambas de Ramón Torrado, producidas en el año 1964.

A la derecha de la imagen, en "Brandy" de Ramón Torrado

A su vez, lo encontramos en otro género, en el que trabajaría a menudo, el de terror, a menudo de la mano de ese curioso director llamado Jesús Franco. con el que trabaja, en "El Secreto del Dr. Orloff". 

Testigo que al final no tiene nada que aportar en "El Secreto del Dr. Orloff"

Rafael cierra el año interpretando, ¡cómo no!, a un policía, de nuevo con su primer director, Rafael J. Salviá, en "La Cesta", rodeado de un excelente reparto que incluye a dos "Rafaeles", uno ya ha tenido su espacio en este blog, Rafael Durán y el otro, lo tendrá en el futuro, Rafael López Somoza.

El año 1964 también supuso los inicios de Rafael en la televisión, actuando en tres episodios de la serie "Confidencias", titulados "El visitante", "Las cosas sencillas" y "El pobre señor Tejada". En una entrevista que le realizaron en 1975, comentaba que se consideraba actor profesional (es decir, que vivía de su profesión) desde octubre de 1964, quizá cuando vio que ya era reclamado con asiduidad en diferentes medios, interpretando papeles diferentes.

Empieza el año 1965, con su interpretación en "Historias de la Televisión" de Sáenz de Heredia, interpretando muy "ad hoc", a un antenista. Este año también podemos destacar el papel de un montañero, con su barba y su gorro de castor, en "La carga de la policía montada" de Ramón Torrado o como "El Narices", delincuente, en "La escalada de la muerte" de Manuel Torres. En televisión interviene en "Goyescas", en el programa "Sábado 64". 

Comprobando si funciona la antena en "Historias de la televisión". A la izquierda, nada menos, que Manuel Alexandre.

En un par de escenas de "La carga de la policía montada"

Con los compañeros de fechorías en "La escalada de la muerte"

El año 1965 se cierra con una breve pero intensa actuación dramática en uno de los westerns de la época, "El proscrito del Río Colorado" de Maury Dexter.

En su estupenda actuación en "El proscrito del Río Colorado"

Y como prueba de que aún queda mucho por averiguar para completar filmografías, tengo que agradecer a Luis Rosado, haber encontrado otra actuación fugaz de Rafael Hernández, en una película que no se incluye en su filmografía, "Un vampiro para dos" del año 1965, dirigida por Pedro Lazaga e interpretada por Fernando Fernán Gómez, Gracita Morales y José Luis López Vázquez.

En "Un vampiro para dos"

Entre 1966 y 1969, para finalizar la década, podemos encontrarlo, de nuevo con Sáenz de Heredia, en "Juicio de Faldas" o "Pero ¿en qué país vivimos?, repitiendo con Ramón Torrado en "Clarines y Campanas" o con José María Forqué, en "Zarabanda bing bing" (la muerte viaja en baúl); en "El arte de no casarse" de Feliu y Font Espina, en "40 grados a la sombra" de Mariano Ozores, el western-cómico "Dos caraduras en Texas" de Michele Lupo, en "Hamelin" con Miguel Ríos en el papel de flautista y Rafael en el papel del pregonero del pueblo y "Mi marido y sus complejos", ambas de Luis María Delgado y en "Golpe de Mano" de José Antonio de la Loma, que le traerá una buena noticia, como veremos.

Con Manolo Escobar y José María Tasso en "Juicio de Faldas"

Servicial ayudando a López Vázquez en "Mi marido y sus complejos"

Otras comedias incluyen, "Un adulterio decente"  de Rafael Gil o dirgido por Javier Aguirre en "Una vez al año ser hippy no hace daño", acompañado de Concha Velasco, Alfredo Landa, Manolo Gómez Bur y Saza, así como con el prolífico Pedro Lazaga, en "Novios 68", "Cómo sois las mujeres" o "La chica de los anuncios".

Jugando a las cartas (y perdiendo) con Alfredo Landa en "El arte de no casarse"


Junto a Xan das Bolas, Gracita Morales y Antonio Ozores en "40 grados a la sombra"

Con cara de malo en "Dos caraduras en Texas", una comedia del oeste.

Pregonero en "Hamelin".

Espectador "tocón" en "Una vez al año ser hippy no hace daño"

Junto a Mónica Randall y una estupenda Carmen Sevilla en "Un adulterio decente"

Pues sí, parece que tras la media, está Rafael, en "La chica de los anuncios"

Para la televisión, solo tiene tiempo de aparecer en un episodio de la serie "Diego de Acevedo", titulado "El cadete San Martín" y en donde interpreta al ayudante de un general.

En la serie "Diego de Acevedo"


El año 1970 se abrirá con una buena noticia, ya que Rafael obtendrá un reconocimiento a su trabajo, al obtener el premio del Sindicato Nacional del Espectáculo al mejor actor de reparto, por su papel en la película del año anterior, "Golpe de Mano" de José Antonio de la Loma. 

En dos escenas de "Golpe de Mano"

En el primer lustro de los años 70, sigue actuando en películas diversas, aunque casi siempre en comedias, algunas películas con un tono más crítico y por último, películas de terror, de desigual fortuna. Entre las primeras, por citar solo algunas, tenemos "El astronauta" de Javier Aguirre, "Una señora llamada Andrés" de Julio Buchs, "Don erre que erre" de Sáenz de Heredia, ""Vente a Alemania, Pepe" de Pedro Lazaga, la inclasificable "El Extraño amor de los vampiros"de Leon Klimovsky o "Los caballeros del botón de ancla", una nueva versión de "Botón de ancla" de Ramón Torrado, en donde Rafael reinterpreta el papel original de Xan das Bolas, si bien, aparece doblado, forzando un acento gallego, por Pepito Moratalla, que era de Cuenca, en fin, un despropósito. 

Haciendo enfadar a Paco Martínez Soria en "Don erre que erre" (1970)

En dos escenas de "Vente a Alemania, Pepe" (1971)

En "El extraño amor de los vampiros" (1975)

En "Los caballeros del botón de ancla" (1974)

En el resto encontramos, películas más estimables, como "El Bosque del Lobo" de Pedro Olea, "Los Nuevos Españoles" de Roberto Bodegas, "El Techo de Cristal" de Eloy de la Iglesia" o "Los Gallos de la Madrugada" de Sáenz de Heredia.

Estupendo en su breve papel en "El Bosque del Lobo" (1970)

En varias escenas de "Los Nuevos Españoles" (1974), codeándose con Antonio Ferrandis, Manuel Alexandre, Manolo Zarzo y José Sacristán

En tono serio en "El Techo de Cristal" (1971)

Vendedor ambulante en "Los gallos de la madrugada" junto a Cocha Velasco y Fernando Fernán-Gómez

En esta época, en concreto, en 1971, Rafael formará parte del reparto de una de las series de más éxitos del momento, "Crónicas de un Pueblo", que se emitió hasta 1974. Su papel fue el de Dionisio, el conductor del autobús que lleva al pueblo. 

Dionisio en "Crónicas de un pueblo"

Junto a parte del elenco de "Crónicas de un pueblo": Tito García, Jesús Guzmán, Rafael, Antonio P. Costafreda y Xan das Bolas.


En la vida diaria, encontramos a Rafael, casado (con María Luisa), sin hijos, que participa en partidos de fútbol benéficos, con su buen hacer y dando muestras de su bonhomía. Muchos años después, en 1984, también lo demostrará organizando un partido benéfico junto al actor Pepe Canalejas, para recaudar fondos para el torero Blas Romero "Platanito", 



Con su sobrina Sonia, en una imagen de 1973.

En la publicación "Flores y Abejas" en 1975, con motivo del rodaje de "A la legión le gustan las mujeres…", se publican breves entrevistas con los actores protagonistas, entre los que se encuentra Rafael, al que califican de "simpático y con chispa". En ella comenta que esta película es la número 236 de su carrera, lo que de no ser erróneo, supone que la filmografía de Rafael está infravalorada en más de 50 películas, en todas las fuentes, lo que da una muestra de todo lo que aún queda por investigar en la historia del cine español.

También hace referencia a su papel en la serie "Crónicas de un pueblo", que según sus palabras: "me dio una popularidad que me hacía falta", comentando como era reconocido por la calle, llamándole Dioni, como el personaje de la serie.

Por último, comenta que en el teatro, apareció 15 días en una revista junto a Tony Leblanc, en plan "machada" pero sin continuidad, considerando que el buen actor donde se hace es en el escenario. Al finalizar la entrevista, el periodista comenta que Rafael parte en su 850 a Madrid, "no todos los actores tienen un deportivo, como pueden ver".

Este mismo año, realiza dos nuevas interpretaciones para televisión, en la serie "Este señor de negro", protagonizada por José Luis López Vázquez y con guión de Mingote, en los capítulos "Los oportunos trámites" y "Petrita".

Haciendo trámites en "Este señor de negro"

El año 1976 comienza bien para Rafael Hernández, al ser galardonado con el premio Luis Buñuel del Festival de Huesca, como actor revelación.

Sin embargo, en la segunda mitad de los 70, Rafael Hernández no escapó de las películas del destape y de las comedias más burdas, como "Historia de S" de Lara Polop u "Onofre" de Luis María Delgado, rodada en 1974, entre muchas otras. También aparece en "El chiste" de Eduardo Manzanos, "Vota a Gundisalvo" de Pedro Lazaga, en 1977 y "Miedo a Salir de Noche" de Eloy de la Iglesia", en 1979.

Padre de "Onofre" (Fernando Esteso) en la película homónima

En sus diversos papeles en "El Chiste"

En "Vota a Gundisalvo" junto a Antonio Ferrandis, Alberto Fernández, Emilio Gutiérrez Caba y Manuel Alexandre

Camarero alarmista en "Miedo a salir de noche"


En 1978 y 1979, hace un par de incursiones en el teatro, en compañías de revista, actuando en las obras "Cenicienta 78" que se publicita como su primera aparición en el teatro y en la adaptación de un programa de televisión, parece que de escaso éxito, "Sumarísimo" de Valerio Lazarov.


Para la televisión realiza una actuación en la famosa serie "Curro Jiménez", en el episodio de 1978, "La batalla del vino de Jerez".

Junto a Carlos Larrañaga y Álvaro de Luna, en "Curro Jiménez"

En los años 80, la carrera de Rafael Hernández sigue el mismo patrón, multitud de comedias de todos los colores (más bien desvaídos), películas de terror y algunas películas con papeles más lucidos. Además, forma parte de una obra junto a una de las musas del erotismo y el destape de la época, Susana Estrada, actuando en "Pasión Prohibida", en 1980 y en la obra "Locos por la democracia" de Antonio G. Olano, el año siguiente y que parece que fue su última aparición en la escena.

Empieza el año 1980, interpretando al "hombre vestido de Superman" en una película de Jacinto Molina, alias Paul Naschy, titulada "El Carnaval de las bestias" y continúa, este mismo año con "Pasión Prohibida" de Amando de Ossorio, "Es peligroso casarse a los 60" de Mariano Ozores, con Paco Martínez Soria y "La Tía de Carlos" de Luis María Delgado, en la que sería última película de Paco Martínez Soria, estrenada pocos días después de su muerte, "Despido Improcedente" de Joaquín Romero Marchent, "Yo hice a Roque III" de Mariano Ozores y el cupo de películas de terror, "El Retorno del Hombre Lobo" de Jacinto Molina y "Terror en el tren de la medianoche" de Manuel Iglesias, en donde Rafael Hernández es el protagonista absoluto.

En "El Carnaval de las Bestias"

En las dos últimas películas de Paco Martínez Soria, "Es peligroso casarse a los 60" y "La tía de Carlos"

Junto a Ricardo Palacios en "El retorno del hombre lobo"

Protagonista absoluto (hasta la muerte) en "Terror en el tren de la medianoche"


Para televisión, forma parte de una de las series de más éxito de la televisión de todos los tiempos, "Verano Azul", interpretando al tío de Pancho.


Hasta mediados de los años 80, también interviene en la prestigiosa "La colmena" de Mario Camus, en "Corazón de papel" de Roberto Bodegas, ambas de 1982, en "Sesión Continua" de Garci y en "La Vaquilla" de Luis García Berlanga, de 1985, por citar, tan solo las más reconocidas.

Reclamando a un cliente al teléfono en "La colmena"


Junto a Adolfo Marsillach y Jesús Puente, en "Sesión Continua"

Legionario y apoderado de torero en "La vaquilla"

Hasta finales de los 80, tiene otro buen papel en otra película ambientada en la guerra civil "Biba la Banda" del actor/director Ricardo Palacios y en "El Lute, Camina o Revienta" de Vicente Aranda, ambas de 1987.

En la pequeña pantalla, Rafael aparece en "Un encargo original" dirigido por Rafael Alcázar, en 1983, el episodio "Cintas verdes" de Página de Sucesos y en la adaptación para el programa "La comedia musical española" de la obra "Las de Villadiego", ambas en 1985 y por último, en el episodio "Los testigos" de la serie "Turno de Oficio" del año 1986 y en la serie "Clase media", en el episodio "La cencerrada" del año 1987.

Con su uniforme, junto a Tito Valverde en "Página de Sucesos"

Con Zori y Pedro Valentín en "Las de Villadiego"

Kiosquero en "Turno de Oficio"

De vuelta al uniforme en "Clase Media"

Los años 90 suponen su retirada del cine, para dedicarse esporádicamente a la televisión, apareciendo en series de prestigio como "La forja de un rebelde", "Truhanes" o "Farmacia de Guardia", dando lo mejor de sí mismo, como en papeles que malbaratan su comicidad en "Lleno, por favor", "Taller mecánico" o "El sexólogo". Su útlima actuación fue para televisión en la serie "Villarriba y Villabajo", en el año 1994.


Magnífico en dos escenas de "La forja de un rebelde" (1990)

De buen humor, haciendo de sordo por partida doble en el episodio "La sorpresa" de "Farmacia de Guardia" (1992)

Nazareno en el episodio "El traspaso" de la serie "Lleno, por favor" (1992), junto a Alfredo Landa

En la serie "Taller mecánico" (1992)

Con Paco Rabal y Arturo Fernández en "Truhanes" (1993)

Su último papel para televisión como Don Gregorio en "Villarriba y Villabajo", vecino de Villarriba. 

En la escena superior, junto a la gran María Elena Flores, Antonio Gamero y el malogrado Álex Angulo.

Para la gran pantalla, su última película fue unos años antes, en una comedia olvidable titulada "Los gusanos no llevan bufanda" de Javier Elorrieta, en 1991 y cerrando el círculo, interpretando el mismo papel con el que empezó, es decir, motorista de la policía municipal, su profesión.

En "Los gusanos no llevan bufanda", su última película

Sus compañeros de profesión lo recuerdan, como se puede comprobar en el Museo de la Policía Municipal de Madrid, con una imagen y unas frases dedicadas, en una de las vitrinas y de donde he sacado la magnífica foto que encabeza esta entrada, aunque su fecha de nacimiento aparece reflejada erróneamente.


Como reza en este documento, Rafael volvió al cuerpo de policía en 1993, para llevar la jefatura de la Casa de Campo de Madrid, acabando profesionalmente donde empezó.

Rafael Hernández murió la mañana del 7 de noviembre de 1997 en Madrid, en su casa de la calle Antonio López, siendo enterrado en la Sacramental de San Lorenzo. No he podido encontrar en las hemerotecas digitales, noticia de su fallecimiento, salvo su nombre en la lista de fallecidos en Madrid, en dicha fecha, que publicaba en sus páginas el diario ABC. 

Xan das Bolas

Escrito por actoresdenuestrocine 10-12-2016 en Cine español. Comentarios (0)


XAN DAS BOLAS, EL CÓMICO INCANSABLE

El actor Xan das Bolas no podía faltar en un blog sobre actores de reparto del cine español, sin embargo, existe muy poca información sobre él. Agradezco a Enrique Cerviño, un paisano de Xan das Bolas, que me escribiera comentándome lo mucho que disfruta con este blog y me lo mencionara, haciendo así que me pusiera manos a la obra.

Antes de empezar, aprovecho para señalar, que Xan das Bolas, en mi opinión, ha sido víctima de un juicio, como mínimo precipitado o más bien de un prejuicio. Si bien, es probable, que en sus inicios teatrales y en sus primeras películas, cayera en el estereotipo  de "gallego" que hace gracia por su acento, posteriormente, se ha despachado la labor de Xan, como si ese hubiera sido su único cometido en el cine. De hecho, cuando José Pérez Rodríguez "Eumedre", otro buen actor gallego (aunque sólo trabajó en dos películas), que también comenzó en el teatro, fue reclamado para su primera película, por Rafael Gil, consideró que debía alejarse del rol que solía interpretar Xan, en el cine.

Sin embargo, aunque su personaje pudiera caer en el cliché, sin duda, la mayor parte de las veces, vemos a un personaje (que puede ser o no gallego, es más, generalmente no lo es) y nos hace reír por la capacidad y eficacia interpretativa de Xan. Además, aunque evidentemente, este bloguero no ha visto gran parte de las películas interpretadas por Xan, sí que se puede afirmar, que sus papeles fueron diversos, serios y cómicos, anecdóticos o importantes, pero siempre llevados a cabo con dignidad y buen hacer. Sólo hay que ver sus papeles para Fernán-Gómez, Berlanga o para la televisión.


EL NACIMIENTO

Tomás Ares Pena, su verdadero nombre, nació en La Coruña, un viernes, 30 de octubre de 1908. Este dato viene confirmado, sin necesidad de acudir al registro civil, ya que su nacimiento se hace constar en un diario de la ciudad, que recogía, al igual que otros de la época, los datos de nacimientos, defunciones y matrimonios registrados, como podemos ver en el siguiente recorte del diario "El Noroeste", junto al resto de personas registradas el 30 de octubre.



Tomás Ares Pena nació a las 12 del mediodía, en la calle de Santiago nº 18-bajo (junto a la iglesia románica de Santa María y Santiago, la más antigua de La Coruña), hijo de Tomás Ares Alonso (1883-1962), de profesión, industrial, nacido en Valdespino (León) y de Ángela Pena Valiño (1888-1938), nacida en Castro (La Coruña).

Tomás tuvo, al menos, seis hermanos: Miguel, José Luis, Fernando, Julio, María y Ricardo (1914- 15 de julio de 1951).

Tenemos un pequeño atisbo de la vida del joven Tomás y de la relación con su familia, gracias a una noticia publicada en el diario "El Orzán", el 23 de abril de 1922, que reza lo siguiente: 

Al igual que otro reconocido actor de reparto, Félix Fernández, que también protagonizó una escapada de casa, Tomás buscaba su independencia.

LOS AÑOS 30: SUS INICIOS

Parece que Tomás Ares empezó su labor teatral en algún momento de los años 30, en espectáculos de variedades. La primera referencia que he encontrado sobre él, se remonta a mayo de 1937, en plena guerra civil y ya aparece como "Xan d'as bolas, el genial cuentista", por lo que ya debía haberse labrado cierto nombre, algún tiempo antes. Parece que Xan das Bolas, es algo así, como Juan el de las trolas o el de los cuentos.

Diario "El Progreso". 20 de mayo de 1937

En 1938, lo seguimos encontrando en zona sublevada, actuando en espectáculos como "Campamento  Zíngaro" del que aparece como autor, en el papel de Faraón, en el Teatro Rosalía, junto a la actriz Mercedes Vecino y en un festival a beneficio del Convoy Nacional, en que su actuación se califica de "chispeante".

Es probable que en esta década contrajera matrimonio con la artista Lina Chiverto, de la que no he encontrado ninguna referencia. Probablemente de este matrimonio nacieron varios hijos, pero no he podido conseguir más información.

LOS AÑOS 40: EL DEBUT EN EL CINE

Tras la guerra civil, Xan das Bolas comienza su labor cinematográfica, que le llevará a ser uno de los más prolíficos del cine español, muchas veces en apariciones de corta duración. Es casi imposible determinar en cuántas películas apareció, pero sobrepasan las 230. Desde este momento, prácticamente abandona su trabajo en el teatro, dedicándose de lleno a la interpretación para la gran pantalla.

Su primera película se tituló "Salomé", dirigida por Feliciano Catalán, que parece que comenzó su rodaje en diciembre de 1939 en Barcelona, siendo estrenada en Murcia en 1940, y muchos años después, en 1946, se produjo su estreno en Madrid. El papel de Xan das Bolas fue el de criado. Muy a menudo, interpretaría papeles de personas humildes, en oficios, como el de taxista, guarda, conserje, etc. 

El año 1941, interviene en "Polizón a Bordo", dirigida por un prestigioso director, Florián Rey, en el que hace el papel de alguacil. También este año actuaría en dos películas más, "Torbellino" de Luis Marquina y "Unos Pasos de Mujer" de Eusebio Fernández Ardavín.

En los títulos de crédito de "Torbellino", curiosamente acreditado como Fernando Tomás Ares y junto a Estrellita Castro.

En 1942, trabajará con importantes directores. En primer lugar, junto a Rafael Gil en "El Hombre que se quiso matar" y repetiría con Fernández Ardavín en "La rueda de la vida". Según algunas fuentes, también repitió con Florián Rey en "Éramos siete a la mesa" y trabajó con Max Neufeld en "Madrid de mis sueños", si bien, otras fuentes no citan estas películas en su haber.

Junto a Antonio Casal, en una escena de "El hombre que se quiso matar".

Finalmente, este año participa en "Goyescas" de Benito Perojo y es reclamado, por un prestigioso director, con el que trabajaría a menudo, Juan de Orduña. Su primera colaboración juntos fue en "El Frente de los Suspiros", estrenada en Barcelona, el 1 de diciembre de 1942.

Durante 1944, se estrenarán tres nuevas películas de Orduña y en las tres estará Xan. Las tres serán comedias, aunque posteriormente Orduña será más conocido por sus películas de corte dramático e histórico. La primera en estrenarse será "Tuvo la culpa Adán", ya comentada en este blog, en donde participan toda una pléyade de estupendos actores de reparto. Xan das Bolas interpreta el papel de un guarda, que detiene a Rafael Durán y Luchy Soto. 

En su papel de guarda en "Tuvo la culpa Adán".


Un mes después se estrena "La vida empieza a medianoche", de nuevo interpretada por Rafael Durán y a mediados de diciembre, la última de la tríada, "Ella, él y sus millones", con la exitosa pareja Rafael Durán-Josita Hernán, en donde nuestro protagonista interpreta a un guía. 

Guía de montaña junto a Rafael Durán en "Ella, él y sus millones".

Durante 1945, se estrenará "El Pozo de los enamorados" de José H. Gan,  y "Un Hombre de Negocios" dirigida por Luis Lucia, interpretando al conserje de un museo.

El año 1946 supondrá su primera colaboración con un director con el que trabajaría muy a menudo, Ramón Torrado, en la película "Mar Abierto". Es justamente, con este director, con el que interpretará uno de sus personajes más conocidos, el de Trinquete en la famosa película "Botón de Ancla", protagonizada por Jorge Mistral, Antonio Casal y Fernando Fernán-Gómez, de año 1947.

En uno de sus papeles más recordados en "Botón de ancla".

Su papel de un marino gallego, gran amigo de los protagonistas le granjeó un éxito personal. 

Y después de este inciso, sigamos con lo importante. Sus interpretaciones hasta finales de la década, incluyen, entre otras, una nueva colaboración con Ramón Torrado, en la película "Sabela de Cambados" y una aparición divertida, pero fugaz, como guarda confundido con una figura del museo de cera en "El Marqués de Salamanca", dirigida por Edgar Neville. También trabajó en "2 cuentos para 2" de Luis Lucia, en 1947, pero las escenas en las que aparece fueron eliminadas y en "Yo no soy la Mata-Hari" dirigida por Benito Perojo en 1949, interpretada por la cómica argentina Nini Marshall.

A la izquierda, en su fugaz aparición en "El Marqués de Salamanca".

Entre 1948 y 1949, también actúa en el teatro, en la obra "Alegrías", junto a la actriz Luisita Esteso, con la que saldrá de gira por provincias.

Algunas fuentes citan su participación en "Dulcinea" de Luis de Arroyo y en "María Fernanda la Jerezana", una extraña película de Enrique Herreros. En esta última, tras su visionado, no he podido encontrarlo, salvo quizá en un atisbo como figurante en una escena que transcurre frente a una joyería, aunque lo más probable es que no se trate de él. 


LOS AÑOS 50 Y 60: TRABAJADOR SIN DESCANSO, LOS WESTERN, LAS COPRODUCCIONES Y LA TELEVISIÓN


Xan das Bolas trabajó sin parar en estas dos décadas. Así, si en los años 50, intervino en una media de 7 u 8 películas por año, en los años 60, trabajaría en unas 11 películas por año, lo que lo convierte, en uno de los actores de reparto con una de las filmografía más amplias del cine español. 

El año 1950, se estrena "Pequeñeces", uno de los grandes éxitos de Juan de Orduña, en la que Xan, interpreta el papel del criado de Jacobo. También se estrena la comedia "Yo no soy la Mata Hari", dirigida por Benito Perojo, protagonizada por la cómica argentina Nini Marshall. 

En "Yo no soy la Mata-Hari".

En los años 50, sigue siendo reclamado por Ramón Torrado para multitud de películas, entre otras, "La niña de la Venta", "La trinca del aire", "Amor sobre ruedas", una nueva versión de "Malvaloca", "Héroes del aire", "Un fantasma llamado amor", "Curra Veleta", "Caravana de Esclavos" o "Nadie lo Sabrá". En esta última película, la crítica opina: "interpreta a un cartero -gallego, claro está- graciosísimo".

Junto a Lola Flores en "La niña de la venta" (1951) (cinefotocolor.blogspot)

El jardinero en "Malvaloca" (1954)

En "Héroes del aire" (1957)

Con Rafael Gil, actúa en una película en la que parecen estar todos los actores del cine español, "El Gran Galeoto". También colabora con José María Forqué, en una comedia interpretada por José Luis Ozores, "El Diablo toca la flauta" y en "Un día perdido", en 1953 y 1954, respectivamente. En "Un día perdido", extrañamente aparece doblado.

El señor presidente en "El diablo toca la flauta".

Nada menos que como profesor de baile, tópicamente amanerado, en "Un día perdido"

En 1955, interviene en dos estupendas películas: "El malvado Carabel", dirigida e interpretada por Fernando Fernán-Gómez y en un clásico del cine español, "Historias de la Radio", con unos característicos de lujo, empezando por la magistral interpretación de Alberto Romea y acabando por ese dúo de inventores, en varias escenas hilarantex, interpretados por Pepe Isbert y José Orjas. Xan tiene un papel minúsculo, como guardia civil, en el pueblo en donde vive el maestro interpretado por Alberto Romea, que realiza la colecta para ayudar en el coste de la operación de un niño enfermo. 

Junto a Fernando Fernán-Gómez, con el que trabajó a menudo, en "El Malvado Carabel"

Como guardia civil, bien rodeado, por José Luis Ozores, Alberto Romea y Adriano Domínguez, en "Historias del la radio"

También este año, actúa en una película de otro gran director, Ladislao Vajda, titulada "Tarde de Toros". 

En el último lustro de la década, interviene, entres muchas otras, en "Aquí hay petróleo" de Rafael J. Salviá, "La reina mora" de Raúl Alfonso, "Fedra" de Manuel Mur Oti, en "Orgullo y Pasión" de Stanley Kramer, interpretada por Cary Grant, Sophia Loren y Frank Sinatra, desarrollada durante la guerra de la independencia española, en "Un marido de ida y vuelta", adaptación de la obra de Jardiel, dirigida por Luis Lucia. También la crítica del diario Imperio resalta su labor en "Pasión en el mar" de Arturo Ruiz Castillo: "realiza una estupenda labor, seguramente la más acertada de su carrera".

Hombre para todo en tres escenas de "Aquí hay petróleo"

Presidiario escuchando atento a Pepe Marchena en "La Reina Mora"

Atendiendo a Fernando Fernán-Gómez en "Un marido de ida y vuelta"


También en 1957 realiza un divertido papel en "Faustina" de José Luis Saenz de Heredia, que juega con el mito de Fausto, pero como su título indica, con protagonista femenina. Xan interpreta a uno de los diablos. Este año trabaja, además, en "Fantasmas en la casa" de Pedro Luis Ramírez y "El Hombre que viajaba despacito", de Joaquín Romero Marchent, una curiosa película interpretada por Gila. 

Como diablo, en el infierno, junto a Juan de Landa, en "Faustina" y…

como humano de paso por la tierra, de nuevo con Fernán-Gómez.


Jugando a las cartas con Gila y con Jesús Guzmán, animado por el espabilado niño Carlos Romero Marchent, 

en "El Hombre que viajaba despacito".

Divertidísimo como fantasma, junto al esqueleto Manolo Gómez Bur  y el hombre sin cabeza, Goyo Lebrero, en "Fantasmas en la casa"

En 1958, se pone, de nuevo, a las órdenes de Fernán-Gómez, en la película "La vida por delante", en donde interpreta a un agraviado conductor de un camión de gallinas, que tendrá su continuación en "La vida alrededor", el año siguiente, en donde Xan realiza una de sus mejores interpretaciones, alejada de cualquier estereotipo, como un delincuente de poca monta, con un inevitable trasfondo cómico, junto a Paco Camoiras.

En la escena del juicio por el accidente en "La Vida por delante"

En dos escenas en uno de sus mejores papeles en "La vida alrededor" (en la inferior junto a Paco Camoiras)

Por último, lo encontramos trabajando junto al amplio elenco del éxito de 1958, "¿Dónde vas Alfonso XII?", en una breve aparición, como un fervoroso partidario del rey, en "Sonatas" de Juan Antonio Bardem o en películas de Pedro Lazaga como "Ana dice sí", de Mariano Ozores, como "Las dos y media y veneno" o de Pedro Luis Ramírez, como "Crimen para recien casados". También aparece en un cortometraje titulado "Se vende un tranvía" de Juan Estelrich.

Aclamando a Alfonso XII.

En su papel de asistente en el tren, en la película "Crimen para recién casados"


El marmolista de "Se vende un tranvía".

En 1960 interviene, entre otras, en "El niño que robó un millón" de Michel Crichton que fue rodada en Valencia, en "Ama Rosa" de Leon Klimovsky y en otra película de Torrado, "Un paso al frente". Repetirá de nuevo con Torrado en 1961, en "Ella y los Veteranos", junto a otros actores de reparto, como Joaquín Roa o Juan Calvo, en "El Indulto" de José Luis Sáenz de Heredia y en "Fray Escoba". Si bien, este año es destacable por su actuación en una de las mejores películas del cine español, que sigue ganando con el tiempo, "Plácido" de Luis García Berlanga. Xan das Bolas interpreta al administrador del evento "Siente un pobre a su mesa" y está magnífico, como todo el reparto, que como es costumbre en las películas de Berlanga es todo un festín interpretativo de los mejores actores de reparto del cine español.

Persiguiendo a "El niño que robó un millón", en los escalones de la Lonja de Valencia.

Dueño de caseta de tiro, sorprendido por la puntería de sus clientes, en "Ella y los veteranos".

Músico callejero junto a Manuel Guitián en "El Indulto".

Ayudado por René Muñoz (San Martín de Porres alias fray Escoba) y Juan Calvo.

Con Cassen, López Vázquez y Amelia de la Torre, en la estupenda "Plácido".

En esta década, también intervendrá en multitud de westerns dirigidos por realizadores españoles o extranjeros y en películas de aventuras, por citar unas cuántas sin ánimo de ser exhaustivo: "Cabalgando hacia la muerte" de Joaquín Romero Marchent, "El Hijo del Capitán Blood" de Tulio Demichlile, "La Venganza del Zorro" de nuevo con Romero Marchent, todas del año 1962, "El Llanero" de Jesús Franco, "La Máscara de Scaramouche" de Antonio Isasi, ambas de 1963, "La carga de la policía montada" y "Relevo para un pistolero!", dos nuevas colaboraciones con Ramón Torrado, del año 1964, "Comando Perdido (Lost Command)" de Mark Robson, en 1966, "Dos Cruces en Danger Pass" y "Uno a uno sin piedad", las dos de Rafael Romero Marchent, del año 1967 y 1968, respectivamente y "Más allá del Río Miño" de Torrado, en 1969, demostrando que no hace falta irse al río Bravo para rodar un western. 

El moro Ali en "La Venganza de don Mendo", de nuevo, junto a Fernán-Gómez

En 1962, vuelve a ponerse a las órdenes de Fernando Fernán-Gómez, para la adaptación al cine de la comedia homónima de Muñoz Seca "La Venganza de Don Mendo" y lo vuelve a dirigir, Luis García Berlanga, en uno de los episodios de la película "Las cuatro verdades". También interviene en una parodia de los spaguetti western titulada "Torrejón City" dirigida por Leon Klimovsky y protagonizada por Tony Leblanc, en "Pecado de Amor" junto a Sara Montiel, en donde según la crítica tiene una breve y cómica intervención destacable y en un gran éxito del cine español, en un papel mínimo y no acreditado en "La Gran Familia" de Fernando Palacios y Rafael J. Salviá.

Haciendo el indio en "Torrejón City".

En 1963, actúa en la adaptación al cine de dos reconocidas zarzuelas, "La Verbena de la Paloma" de José Luis Sáenz de Heredia y "La Revoltosa" de José Díaz Morales, pero sobre todo, vuelve a ser requerido por Berlanga, para una de sus obras maestras, "El Verdugo", en donde interpreta al guarda de la obra, que va a visitar el verdugo y su familia. Este año también aparece en "Bochorno" de Orduña y en plan internacional en "The Ceremony" (Encrucijada mortal) de Laurence Harvey.

Un lujo: Xan, Saza, Lola Gaos, Julia Caba Alba, Chus Lampreave, Pepe Isbert, Nino Manfredi y Emma Penella.

Sirviendo a José Moreno y Antonio Durán, en "Bochorno".

En su papel sin frase intentando comprender a un angloparlante en "The Ceremony".

El año siguiente, repite bajo la dirección de Fernando Fernán-Gómez, en la comedia "Los Palomos" interpretada por Gracita Morales y José Luis López Vázquez y en una de sus obras más particulares, "El Extraño Viaje". Por último, actúa en "El Camino" dirigida por la también actriz Ana Mariscal, con la que repetiría en "Vestida de Novia" en 1966. En tono internacional, también lo encontramos junto a Mel Ferrer en "El señor de Lasalle" de Luis César Amadori, en donde también encontramos, entre otros actores españoles, a Rafael Rivelles.

Taxista bajo la nieve en "Los Palomos" transportando a Gracita Morales y López Vázquez.

Junto a Félix Briones en "El Extraño Viaje".

En los títulos de crédito y en su breve aparición en "El señor de Lasalle".

Hasta el final de la década, actúa en multitud de comedias, ya sea junto a Pili y Mili, en "Como dos gotas de agua"  o "Dos Chicas locas, locas" o junto a Manolo Escobar en "Mi canción es para ti", e incluso con Estrellita Castro en "La Niña del Patio". Pero también en las comedias de Mariano Ozores, como "Operación Cabaretera", "Operación Mata-Hari", "40 grados a la sombra" o "Como está el servicio", de Sáenz de Heredia, como "Juicio de Faldas" y "No somos ni Romeo ni Julieta" de Alfonso Paso.

Oculto bajo el casco de policía junto  López Vázquez y su divertida furgoneta en "Operación Cabaretera".

En dos escenas de "La niña del patio", junto a Alfonso del Real.

En los títulos de crédito de "40 grados a a sombra".

En el cabaret de "Operación Mata-Hari".

En una escena de "No somos ni Romeo ni Julieta".

En 1966, realizó su primer papel para la televisión en la serie "Hermenegildo Pérez, para servirle", que se prolongaría el año siguiente, en la serie "Es usted el asesino" protagonizada por Narciso Ibáñez Menta. 

Junto a Narciso Ibáñez Menta en su primera incursión televisiva "¿Es usted el asesino?".


LOS AÑOS 70. MÁS CINE Y CRÓNICAS DE UN PUEBLO

Xan das Bolas estuvo trabajando hasta el final de su vida. Durante los años 70 intervino en películas de distinta calidad, pero sobre todo es recordado por su actuación, junto a un enorme reparto en la serie de televisión "Crónicas de un pueblo". Pero vayamos por partes.

Entre sus papeles para el cine, encontramos su última colaboración con Ramón Torrado (con el que trabajó en 27 ocasiones) en la película "La Montaña Rebelde", la última con Rafael Gil, en su decadencia, "A la legión le gustan las mujeres (y a las mujeres les gusta la legión)" y  también las dos últimas con Saenz de Heredia, en un breve papel en la película protagonizada por Paco Martínez Soria, "Don Erre que Erre" y otra aparición en "Cuando los niños vienen de Marsella".

Como guardia civil, de perfil inconfundible, ante un desatado Paco Martínez Soria en "Don erre que erre".

Sigue apareciendo en algún western, como "Reza por tu alma y muere" de Demicheli, en 1970 y en coproducciones como "Murders in the Rue Morgue" de Gordon Hessler, en 1971 y en comedias de la época como "Una señora llamada Andrés" y "Una chica casi decente", entre otras.

Ayudante del Gran Orsini en "Asesinatos en la calle Morgue".


Pero el año 1971 será especialmente relevante para la carrera de Xan Das Bolas, pues será uno de los actores que intervendrá en el éxito de ese año para la televisión, la serie "Crónicas de un pueblo", en donde interpreta a Camilo, el barrendero. La serie se emitirá hasta 1974, no solo con un magnífico reparto fijo, sino también con grandes actores que pasaron puntualmente por alguno de sus episodios.


En su papel de barrendero en "Crónicas de un pueblo".

El año 1974, su trabajo se verá recompensado con el Premio del Sindicato Cinematográfico, por su labor individual de conjunto, correspondiente al año anterior.

En estos últimos años será reclamado varias veces por José María Forqué, con el que trabaja en una curiosa película, "Una pareja distinta" (1974), posteriormente en "Madrid, Costa Fleming" (1975) y en dos películas más, ambas de 1976, "Vuelve, Querida Nati" y "El Segundo Poder".

La televisión le ofrecerá algunos papeles más. Para Fernando Fernán-Gómez, trabajará en el primer episodio de su serie "El Pícaro", en 1974, y también lo encontramos ese mismo año en un episodio de "Ficciones" y en al menos dos de "Cuentos y Leyendas", titulados "La Promesa" y "Un Error Judicial". Un par de años antes también participó en la serie "Los Paladines".

Timador en "El Pícaro".

En "La Promesa" de la serie "Cuentos y Leyendas".

En una escena de un episodio de la serie "El quinto jinete".

El año 1975 interviene en otra serie de televisión "El Quinto Jinete" y el año siguiente, para el cine, rueda "Volvoreta" de Nieves Conde y "El chiste", una película de sketches, de Eduardo Manzanos, en donde realiza cuatro intervenciones.

En sus cuatro apariciones en "El Chiste", uno de sus últimos trabajos.

El año de su fallecimiento tendrá una digna despedida, pues vuelve a trabajar con Fernando Fernán-Gómez en su séptima colaboración en una  película que retrata un trágico hecho real, "Mi Hija Hildegart", y en donde interpreta al dueño de un bar que invita a los parroquianos para celebrar la llegada de la República.

En dos escenas de "Mi Hija Hildegart"

Para la televisión, su último papel fue en un episodio de otra serie de gran éxito, "Curro Jiménez", titulado "La Dolorosa", en donde está estupendo en unas impagables escenas junto a la actriz Mimí Muñoz.

En Curro Jiménez. De espaldas, la actriz Mimí Muñoz.


Xan das Bolas murió el 13 de octubre de 1977, en el Hospital Clínico de Madrid, en el que había sido ingresado para una operación. Xan compartió obituarios en la prensa con el actor americano Bing Crosby, que falleció en Madrid, el día 14 mientras jugaba al golf. 

Xan fue enterrado en el Cementerio de La Almudena pero, tras el plazo reglamentario, sus huesos fueron trasladados al osario.






Rafael Durán

Escrito por actoresdenuestrocine 10-11-2016 en cine. Comentarios (0)

RAFAEL DURÁN, EL GALÁN ATÍPICO

Rafael Durán fue uno de los principales actores del cine español de los años 40, protagonizando algunas de las más importantes y exitosas películas del momento. A diferencia de otros galanes de la época, como Alfredo Mayo o Luis Peña, no interpretó papeles heroicos o de reafirmación de los valores reaccionarios de la época, en general, sino papeles dramáticos y cómicos. Sin embargo, a pesar del éxito de público y en un primer momento de crítica de la época, en la actualidad, sus interpretaciones se suelen calificar como rígidas o impostadas. Paco Ignacio Taibo I, en su libro "Un cine para un imperio" considera que Durán era "un comediante estirado, poco dúctil", e incluso en una crítica del ABC del año 1984, reseñando los recientes pases por televisión de películas como ""El Destino se disculpa", El Clavo", "Eloísa Está Debajo de un Almendro" o" Tuvo la Culpa Adán", se menciona que "a cuarenta años vista, en ninguna de sus interpretaciones está particularmente afortunado", crítica muy similar a la publicada en "El País" firmada por Diego Galán, sobre su interpretación en "Ella, él y sus millones: "tan almibarado, presuntuoso y teatralizado que, contemplado hoy sorprende su éxito de antaño". Aunque otros autores, como Ángel Comas, en su libro "El Star System del cine español de posguerra 1939-1945", opina lo contrario: "Durán era un actor excelente que se movía a sus anchas en todos los géneros". Rompamos pues una lanza (humilde) por Rafael Durán.


LOS COMIENZOS EN EL TEATRO Y EN EL CINE

Rafael Durán Espayaldo nació, según todas las fuentes, el 15 de diciembre de 1911. Si bien, si atendemos a las declaraciones de la familia tras su fallecimiento, en realidad, habría nacido en 1908, ya que contaba 85 años; si bien, teniendo en cuenta que uno de sus hermanos nació en 1908, debe haber un error y quizá sea correcto el año 1911 o como mucho el año 1909. Lo cierto es que nació  en Madrid, hijo de Antonia Espayaldo Blanco y de Antonio Durán García, que tuvieron dos hijos más, Magdalena, fallecida a los 22 años, en 1922, poco después de contraer matrimonio y Luis, fallecido en 1996.

Parece que quería ser marino y dejó sus estudios de ingeniero, para dedicarse al teatro, comenzando como meritorio en la compañía de Irene López Heredia y Mariano Asquerino. Según sus propias palabras, su primera actuación fue en la obra "Era una vez en Bagdad" de Marquina. Esta obra se estrenó en febrero de 1932. La primera referencia sobre su labor teatral aparece, a mediados de junio de 1932, formando parte de la compañía de comedias de Fulgencio Nogueras, de la que también forma parte otro gran actor que ya ha tenido su entrada en el blog, el magnífico José Orjas. 


En la siguiente temporada teatral, que se inicia en septiembre de 1933, Rafael Durán cambia de compañía y se une a la de la prestigiosa actriz Mercedes Prendes, junto a Félix Dafauce y Arturo La Riva, con quienes sale de gira por España, con obras como "María La Famosa", "Te Quiero Pepe", "El Refugio" o "El Susto".

Cuando finaliza la gira se une a la compañía de Mercedes Mireya y Félix Dafauce, dirigida por el actor Luciano Ramallo y poco después, ya en 1935, a la del matrimonio de actores, Josefina Díaz y Manuel Collado, actuando en el teatro Eslava, en la obra "Mañana, me mato" y en "Morena Clara", en donde también actúan dos hermanos actores, Luis y Pastora Peña. 

En este momento ya empieza a destacar, convirtiéndose en el primer galán de la compañía de Amalio Alcoriza, junto a la incipiente estrella Estrellita Castro, con la que marcha de gira, con obras como "Soleá gitana", "Una estrella y un lucero" y "Rosario la cortijera" de Paso y Dicenta.

Justamente, de la mano de esta obra, Rafael Durán hace su debut en el cine, en el papel de Manuel Gómez "el Rondeño", pues a principios de septiembre de 1935, empieza a rodarse la adaptación de la misma a las órdenes de León Artola, en la que será también la primera película de Estrellita Castro.

En su début en el cine: "Rosario la cortijera".

La película (que ya había tenido una versión muda) se estrena a finales de ese año, y sigue en cartel durante la guerra civil. En 1938, de la mano de Gonzalo Delgrás (con el que en los años venideros rodará cinco películas), inicia su carrera como actor de doblaje para la Metro-Goldwyn-Mayer.

En septiembre de 1939, participa en el rodaje de una película que lo lanzará al estrellato, junto a su pareja protagonista, Josita Hernán. Su título, "La Tonta del Bote", su primera película con Gonzalo Delgrás, que se estrenará en Valencia, el 22 de diciembre de ese año. No se conserva ninguna copia de la película, tan solo algunos fotogramas y programas de rodaje.

LOS AÑOS 40: EL AUGE

El éxito arrollador (aunque no tanto de crítica) de "La Tonta del Bote", basada en una obra de Pilar Millán Astray, convierte a Josita Hernán (que obtuvo el premio nacional de cinematografía por esta película) y a Rafael Durán, en una pareja muy popular, hasta tal punto, que aprovechando el tirón, forman compañía teatral propia, llevando a escena una mezcla de la película y de la obra de Millán Astray, junto con otras obras de repertorio, con la que saldrán de gira con España, en 1941. Antes, en 1940, rodarían otra película juntos, "Muñequita" de Ramón Quadreny, en donde Rafael Durán realiza un doble papel. 


La pareja participaría en otras dos películas, si bien, cada vez de peor calidad, se trata de "El 13.000" de nuevo con Ramón Quadreny, en 1941 y "Pimentilla" de Juan López de Valcárcel, en 1942. 

Rafael, en solitario, también rodó en el año 1941, una buena comedia, "Un Marido a Precio Fijo" de Gonzalo Delgrás, junto a la actriz Lina Yegros, en donde está francamente divertido. La crítica afirma que Durán está: "Más sobrio, natural y suelto".




En esta estela de películas de menor repercusión, rueda "La Condesa María" de nuevo con Gonzalo Delgrás, en 1942, "Mosquita en Palacio" de Juan Parellada, que se estrenaría en 1943 y "La Boda de Quinita Flores" con Delgrás, rodada en parte, en Priego (Córdoba).





La revista Radiocinema de finales de septiembre de 1942 pregunta a los actores del cine español: ¿Cómo ha pasado usted el verano? y Rafael Durán contesta: "Muy bien. Trabajando mucho y satisfecho de mi labor. Veremos si los públicos opinan lo mismo".

Y es en este momento, cuando Rafael Durán da el salto, al ser reclamado por un gran director, Rafael Gil, que daría un gran impulso a su carrera, al incorporarse al reparto de "Eloísa está debajo de un almendro", película ya ponderada en este blog, pues en ella también intervienen actores de la talla de Amparo Rivelles, Alberto Romea, Guadalupe Muñoz Sampedro, Ana de Siria o Mary Delgado. Rafael Gil será el director con el que más veces trabajará. Con Cifesa firma un jugoso contrato, por 400.000 pesetas, por tres películas, que luego se prorrogará.


Basada en una estupenda comedia de Jardiel Poncela, la combinación perfecta de un gran reparto, un buen guión, una magnífica dirección y una ambientación magistral, dio lugar a una de las mejores películas de los años 40. Rafael Durán con su aspecto atildado y su dicción pluscuamperfecta forma una estupenda pareja, en la parte dramática, con la inconmensurable Amparo Rivelles, muy bien secundada, en el aspecto cómico, por una pareja nada desdeñable, Alberto Romea y Guadalupe Muñoz Sampedro, unos verdaderos "robaescenas". 


Este año la revista Radiocinema, antes del estreno de Eloísa, le dedica un reportaje pomposamente titulado "Rafael Durán. Impulso de acción dominado por una voluntad firme". En su habitual estilo barroco, Rafael Durán resalta las diferencias entre el teatro y el cine, sus labores de doblaje y concluye: "Estoy contento con los personajes que he interpretado hasta hoy, fuertes unos, ligeros los más; pero… siento más otros. Personajes fuertes, apasionados, reflexivos, con hondo problema interno, del tipo preferido por Charles Boyer (…) Envidio al director de cine. Este elige su propia obra, la plasma en imágenes, su pensamiento, su emoción; el actor, no; el actor debe interpretar, realizar lo que le dan hecho; unas veces, de acuerdo con su temperamento, otras, las más, en desacuerdo absoluto… Pero, yo también elegiré mi obra algún día, porque seré director de cine…"


Durante 1943 también participará en su primera película con el director Luis Lucia, con el que trabajaría en seis ocasiones. Su primera colaboración fue en "El 13-13" que se estrenaría el año 1944. 


La revista Radiocinema, a principios de enero de 1944, volvió a hacer uno de sus habituales cuestionarios a los actores; esta vez sobre ¿cuál había sido su mejor interpretación de 1943?. Rafael Durán se explaya, como siempre, para acabar contestando que la pregunta deberá responderla el público.  

Y el público pronto responderá, pues el año 1944 se convertirá en el gran año de Rafael Durán, ya que obtendrá tres grandes éxitos. El primero, al interpretar el papel protagonista, de nuevo junto a una estupenda Amparo Rivelles y a las órdenes de Rafael Gil, en el gran acontecimiento cinematográfico del año, "El Clavo", basada en la novela de Pedro Antonio de Alarcón. "El Clavo" muestra las mismas excelencias que "Eloísa está debajo de un almendro", se basa en un buen argumento, la ambientación y la fotografía son idóneas, la dirección de Rafael Gil, tiene una visión clara y referencias "hollywoodenses" y una estupenda interpretación, igualmente, tanto de la pareja protagonista, la misma que en Eloísa, como de los actores de reparto, desde un Juan Espantaleón siempre impecable a Félix Fernández, Joaquín Roa, Irene Caba Alba o Pepe Portes, un actor prácticamente olvidado, represaliado por el régimen y que finalizaría su carrera en 1945, al fallecer alrededor de este año, en el anonimato. 



Aquí lo vemos en dos escenas de "El Clavo", junto a dos grandes, Félix Fernández y Juan Espantaleón. La crítica afirmaría: "Rafael Durán se revela como un actor de primerísima categoría, realizando una labor brillantísima".


Rafael Durán en 1944.

A continuación, estrenará dos nuevas películas de éxito, dirigido por primera vez por otro de sus directores fetiche, Juan de Orduña. Esta vez, Rafael Durán interpreta dos comedias, la primera, estrenada pocos días después de "El Clavo" será "Tuvo la culpa, Adán".

La película se basaba en una novela de Luisa María Linares y trataba sobre una familia de varones misóginos, a causa de que uno de sus miembros (Juan Calvo) fue abandonado por su prometida en el altar, jurando desde entonces odio eterno a las mujeres, hasta que uno de ellos se enamora… Rafael Durán y Luchy Soto forman una alocada pareja, al estilo de las "screwball comedies" americanas, en las que claramente se inspira. Es casi inevitable (y perdón, por el sacrilegio) no ver en Rafael Durán, un trasunto de Cary Grant, en su papel en "La Fiera de mi Niña". De hecho, la pareja protagonista también acabará encerrada en una celda, al igual que Cary Grant y Katharine Hepburn.


Aunque la palma interpretativa se la llevan, como casi siempre, los actores de reparto, con un hermano mayor interpretado por Joaquín Roa, acompañado de Juan Calvo, Antonio Riquelme, Juan Espantaleón y su némesis, Guadalupe Muñoz Sampedro, en otra estupenda caracterización de ambos. Todo esto ligado con una trama de mujer amnésica y aventura.


La siguiente comedia del año, también dirigida por Juan de Orduña, será "Ella, él y sus millones", en la que a un rico empresario, interpretado por Rafael Durán, sólo le falta encontrar un lugar en la alta sociedad y busca un matrimonio sin amor, para alcanzar dicho estatus. La elegida será la hija de unos duques que, al contrario que el rico empresario, tienen títulos pero ni un duro, y viven de las apariencias. En esta película podemos ver también una cierta relación con otra película de Cary Grant y Katharine Hepburn, "Vivir para gozar", pero en este caso, es un Cary Grant pobre y bohemio, el que se enamora, primero de la hija consentida de un rico banquero, para caer luego rendido ante la hija desencantada y aventurera, interpretada por Katharine Hepburn.


De nuevo, en el reparto de actores, destacan, ¡cómo no!, Guadalupe Muñoz Sampedro y Pepe Isbert, interpretando a los duques venidos a menos, y padres de Josita Hernán, Raúl Cancio y Luchy Soto, y también, un Luis Peña en un curioso papel cómico y dos mayordomos, magníficamente interpretados por dos especialistas, Juan Calvo y Fernando Freyre de Andrade. 

"Ella, él y sus millones" se estrenó el 25 de diciembre de 1944 y Rafael Durán obtuvo buenas críticas: "Muéstrase en la cúspide de su carrera de actor, apto para cualquier exigencia, dramática o sobriamente humorística. Su ductilidad queda, una vez más, de manifiesto en esta magnífica labor".


Durante los últimos meses de ese año, Rafael Durán rodó una nueva película, a las órdenes de Sáenz de Heredia, titulada "El Destino se Disculpa". Se trata de una nueva comedia, basada en el relato "El fantasma" de Wenceslao Fernández Flórez, en donde empieza a destacar, un actor que triunfaría muy pronto, su nombre, Fernando Fernán Gómez, en el papel del fantasma que se aparece a Rafael Durán, transfigurado en una percha o una estatua de Don Quijote. Sobre Durán, alguna crítica cita: "Su interpretación es buena, parece ya dominar mejor sus cejas"


La película se estrenaría a finales de enero de 1945, año que además, supondrá la participación de Rafael Durán, en su única película con otro gran director de la época, Edgar Neville y que tendría un gran éxito, "La vida en un hilo", que mostraba como la vida podría ser muy diferente, si se hubiera tomado otra decisión, incluso baladí, en un determinado momento. La actriz protagonista fue Conchita Montes, que interpreta a una mujer que ha enviudado recientemente de un marido gris y rutinario, interpretado por otro grande, Guillermo Marín, que conoce durante un viaje en tren, a una vidente, interpretada magistralmente en uno de sus grandes papeles, por Julia Lajos, que le hace ver cómo habría sido su vida, si hubiera tomado una decisión distinta y se hubiera casado con Miguel Ángel, un escultor, interpretado por Rafael Durán.



Tras este éxito, Durán rodará una sola película en 1946, reclamado de nuevo por Rafael Gil, para el rodaje de "La Pródiga", junto a la diva mexicana María Félix. Este papel le valdrá el Premio del Círculo de Escritores Cinematográficos. 


Este año nacerá su hija María, el 5 de febrero. Desconozco el nombre de la madre. María Durán obtendría cierta fama, al ser una de las azafatas del concurso "Un, dos, tres" y como miembro del grupo Acuario, junto a Mayra Gómez Kemp y Beatriz Escudero, cuyo mayor éxito fue la canción "Rema, rema marinero".

María Durán, a la derecha de la fotografía.


Sin embargo, en 1947, rodará seis películas, la mayor parte estrenadas en 1948. De entre todas ellas, destaca, en primer lugar, "La fe", que supone una nueva colaboración con Rafael Gil, y en donde Rafael Durán interpreta a un sacerdote que confronta su fe frente a un liberal laico, interpretado por un excepcional Guillermo Marín. Esta vez, la crítica aunque fue diversa, volvió a resaltar su envaramiento y monotonía.


En segundo lugar, hay que reseñar su primera película con otro gran director del momento, Ladislao Vajda, de origen húngaro, pero afincado en España; su título "Tres Espejos", que se estrenaría en enero de 1948.


Algunas fuentes citan su participación, poniendo su voz, en la adaptación de "Don Quijote de La Mancha" de Rafael Gil, aunque en el principal libro monográfico sobre este director en su época de Cifesa no se confirma este dato.

El resto de películas de este año serán "La Calumniada" de Fernando Delgado que se estrenaría tarde, en 1949, "La Gran Barrera" de Antonio San Olite, "Un viaje de novios", en una nueva colaboración con Gonzalo Delgrás y "Revelación" de Antonio de Obregón.


El año 1948 rueda dos películas muy dispares. La primera, de nuevo con Ladislao Vajda como director es "Sin uniforme" y la segunda, una biografía de San Ignacio de Loyola, en la que interpreta el papel protagonista, titulada "El capitán de Loyola" y cierra la década, con dos películas más, "Paz" de José Díaz Morales de 1949 y "La Noche del Sábado", en una nueva colaboración con Rafael Gil, rodada en 1950.



LOS AÑOS 50: EL COMIENDO DEL DECLIVE

Durante los años 50, los papeles de Rafael Durán irán teniendo cada vez menos relieve, aunque seguirá trabajando con los directores que más veces contaron con él, en películas de menor éxito, en general. Además participará en algunas coproducciones hispano-italianas, al igual que otros actores de la época.


Inicia su nuevo periplo con su último trabajo para Ladislao Vajda, "Séptima Página", del año 1951; este año también rodará otra película con Rafael Gil, "El Gran Galeoto" con un gran y extenso reparto. 


En 1952, rueda "Muchachas de Bagdad" de Edgar G. Ulmer y Jerónimo Mihura, con Paulette Goddard como protagonista.


El siguiente año interviene en una película de éxito, protagonizada por un niño de 13 años, en su primera película como protagonista, Jaime Blanch, titulada "Jeromín" y dirigida por Luis Lucia. Ese mismo año también aparece en "Ha desaparecido un pasajero" de Alejandro Perla.


El año 1954, Rafael Durán vuelve al teatro, al formar compañía con la actriz, Lola Villaespesa, sin embargo, la aventura no tiene mucha repercusión y volverá al cine. 


En 1955, Rafael Durán añadirá cuatro películas en su haber, "La Montaña de Arena" de Jose María Elorrieta y tres películas dirigidas por Luis Lucia, "Esa voz es una mina", la segunda película de Antonio Molina tras el triunfo de "El Pescador de Coplas" y otras dos protagonizadas por el cómico Valeriano León (esposo de Aurora Redondo), "La Lupa" y "El Piyayo", que sería su última película, pues falleció antes de su estreno. 



Hasta finales de la década, trabaja en dos peplums de la época de producción italiana, "La Rebelión de los Gladiadores" y "Las Legiones de Cleopatra", ambas dirigidas por Vittorio Cottafavi, de 1958 y 1959, respectivamente. 


Entre 1956 y 1959, también lo encontramos en películas como "Carretera General" de José María Elorrieta, "Todos Somos Necesarios" de José Antonio Nieves Conde, "Los Ojos en las Manos" de Miguel Iglesias, "Maravilla" de Javier Setó, "El Pasado te Acusa" de Lionello de Felice, "Una Chica de Chicago" de Manuel Mur Oti y "La Quiniela" de Ana Mariscal.



LOS AÑOS 60: LA RETIRADA

En 1960, Rafael Durán vuelve a trabajar con Luis Lucia, en "Un Ángel tuvo la Culpa", protagonizada por Emma Penella y también pone su voz a un documental de Jesús Franco, "Oro Español". Además, vuelve a participar en una producción con Italia, "Roma de mis Amores" de Carlo Campogalliani.

Durante 1961, vuelve a rodar con uno de sus directores fetiche, Juan de Orduña, interviniendo en la película, "El amor de los amores". También aparece en la primera de las tres películas que dirigió el actor Tony Leblanc, "El Pobre García" y en dos películas más para cerrar el año, "Los Cuervos" de Julio Coll y "Carta a una Mujer" de Miguel Iglesias.

El año siguiente no decae su ritmo de trabajo, aunque sea en cometidos de escaso calado y vuelve a ser reclamado por Juan de Orduña, para su película "Teresa de Jesús" y además, interviene en "Los Guerrilleros" de Pedro L. Ramírez y "El Valle de las Espadas" de Javier Setó.

Lo mismo sucede en 1963, con cinco películas más. Vuelve a rodar con Juan de Orduña, una nueva película titulada "Bochorno" con mensaje al uso sobre las costumbres de la juventud y aparece en "Viento del Sur" de José María Elorrieta, "La máscara de Scaramouche" de Antonio Isasi y a continuación, una nueva versión de una película de gran éxito en los años 40, "El Escándalo" dirigida por Javier Setó y por último, una película de temática religiosa, "Isidro el Labrador" de Rafael J. Salviá. Con este mismo director rueda su única película de 1964, "La Cesta", junto a reconocidos cómicos como Antonio Garisa y Julia Caba Alba. Este año también realiza una actuación para televisión, en la adaptación de la obra "El Fantasma de Canterville".

En una escena de "La cesta".

El año 1965 será su canto del cisne en la gran pantalla y como no podía ser de otra manera, lo hace interviniendo en dos películas dirigidas por el director con el que obtuvo sus grandes éxitos y con el que más trabajó, Rafael Gil, que también iniciaba un periodo de decadencia.


Sus dos últimas películas fueron "Currito de la Cruz", en un papel no acreditado y "La Vida Nueva de Pedrito de Andía", protagonizada por un adulto Joselito, en una de sus últimas películas.

EL FINAL

Rafael Durán decidió retirarse antes de ahondar en su decadencia, aunque siguió ejerciendo su trabajo de actor de doblaje de forma esporádica hasta los años 80. La web, eldoblaje.com reseña su último trabajo, en el año 1983, en un episodio de "La hora de Agatha Christie", titulado "La señal roja". También en 1973, la prensa reseña su posible reaparición teatral, en la obra de Calvo Sotelo, "Un hombre puro", pero parece que finalmente no se llevó a cabo.


Sus últimas apariciones fueron en programas de televisión, dedicados a su labor como actor o al cine español, en general. 

Rafael Durán murió en Sevilla (o quizá en algún municipio de la provincia), el 12 de febrero de 1994 y según la prensa, fue enterrado en dicha ciudad. 


Arturo Marín

Escrito por actoresdenuestrocine 12-10-2016 en Cine español. Comentarios (0)


ARTURO MARÍN, UN ACTOR A REIVINDICAR

Sobre Arturo Marín existe muy poca información. Tan solo en el canónico "El cine español en sus estrellas" de Genover y Aguilar, podemos encontrar su biografía y su filmografía. No aparece en la base de datos de teatro del Ministerio, porque recoge obras a partir de 1939 y como siempre, en la base de datos sobre cine, no aparecen completos los repartos y se infravalora la filmografía. 

Arturo Marín, actor de físico reconocible, delgado y de nariz prominente, siempre destaca en sus interpretaciones, a veces tan solo pasa fugazmente, pero cuando obtiene un papel con algo más de una línea, le saca todo el jugo.

Arturo Marín Cabrera, su nombre completo, nació el 26 de septiembre de 1894, pero no en Badajoz, como citan las únicas fuentes existentes, sino en Castañar de Ibor, en la provincia de Cáceres. Según Genover y Aguilar estudió derecho, pero dejó la carrera por su vocación teatral. 

La primera referencia que he encontrado sobre él, se remonta a enero de 1916, formando parte de la compañía de Rosario Pino, a la que probablemente, se habría unido al comiendo de la temporada teatral, a finales de 1915. En esta compañía coincidirá con Joaquín Roa o Paco Pierrá, que posteriormente, también se convertirán en reconocidos actores de reparto. 

Con Rosario Pino permanecerá hasta finales de 1917, momento en que se incorpora a la compañía de los valencianos Carlota Pla y Manuel Llopis, actuando en teatro Eslava de Valencia, con la obra "El Tanto por ciento" de López de Ayala. 

Sigue su trayectoria de compañía en compañía y así, en 1918, actúa en la de Carmen Bustamante y José Domínguez, con la que parte de nuevo, de gira por España y en 1919, se une a la de Luis Echaide y Lía Emo, actuando en "La fuerza del mal " Linares Rivas.

Ya en 1920, se une la compañía del dramaturgo Federico Oliver y su hija, la actriz Carmen Oliver Cobeña, actuando en "Pipiola" de los Hermanos Quintero y en "Retazo", adaptación de la obra de un autor italiano, en donde actúa junto a un actor cómico que luego triunfará en el cine, el genial Antonio Riquelme, con ellas seguirá durante 1921, actuando en obras como "Lo Positivo" de Tamayo y Baus, o el clásico de Galdós, "Marianela". Como veremos a continuación, Arturo Marín emparentaría con la actriz Carmen Oliver. No sé si en estos momentos ya conoció a la que posteriormente sería su esposa, pues parece que ésta, se encontraba trabajando en otras compañías y no en la de su prima y su tío.

No he encontrado ninguna referencia del año 1922, apareciendo de nuevo, en febrero de 1923, en la formación de la nueva Compañía España, dirigida por el autor Francisco García Pacheco, que debutará a finales de mes, en el teatro Eslava de Valencia, con "La loca de la casa" de Galdós. 

Formando parte del elenco, encontramos a la actriz María Cuevas, con la que en una fecha inderteminada, Arturo contraería matrimonio.

UN BREVE APUNTE. LA SAGA DE LOS COBEÑA

La actriz María Cuevas Cobeña formaba parte de una nutrida saga de actores clásicos del teatro español. Sus padres fueron los actores Agapito Cuevas Cardona (nacido en Valencia, entre 1863 y 1867 y fallecido en Madrid, el 24 de marzo de 1904) y Josefa Cobeña Jordán (nacida en Madrid, alrededor de 1878 y fallecida en San Lorenzo de El Escorial, el 15 de agosto de 1914, cuyos padres fueron los también actores, Benito Cobeña y Josefa Jordán.

Josefa era hermana de Carmen Cobeña, que se convertiría en una de las actrices más reconocidas del siglo, casada con Federico Oliver, con cuya hija, Carmen Oliver, ya había trabajado Arturo. También fueron actores, sus hermanos Rafael y y Benito. La saga teatral no acabaría aquí, ya que Carmen Oliver Cobeña se casó con Luis de Armiñán Odriozola, de cuyo matrimonio nacería el prestigioso director y autor, Jaime de Armiñán. 

María Cuevas, además, era hermana de la actriz Carmen Cuevas, que estaba casada con otro prestigioso actor, José Balaguer (hermano de otro actor, Juan) y cuyo hijo, también sería actor...

SU CARRERA HASTA EL FINAL DE LA GUERRA CIVIL

La pertenencia a la Compañía España fue muy corta, pues en junio de 1923, tanto Arturo como María, probablemente ya casados, se unen a la compañía de Casimiro Ortas, con la que parten de gira a Cuba. El matrimonio seguirá su carrera teatral de forma conjunta y así, en noviembre de 1924, vuelven a cambiar de compañía y se unen a la de Concha Torres, el primer actor Pepe Portes y la primera actriz Amalia Sánchez Ariño. Con ellos estarían hasta 1925, en que se unirán a la de Pedro Zorrilla.


También en 1924, Arturo debuta en el cine mudo, con la película "La mala ley" de Manuel Noriega. El año siguiente también aparecerá en una película de éxito, "La Casa de la Troya" de nuevo, dirigida por Noriega, junto a Alejandro Pérez Lugín. En esta película actúa también Juan de Orduña, que luego se convertiría en un reconocido director y con el que Arturo trabajaría nada menos que en 11 ocasiones.

Otras fuentes, citan su participación en una película de la que hay pocos datos, titulada "La Intrusa" del año 1927, la que sería su última participación en el cine, hasta los años 40.

Arturo Marín y María Cuevas, en 1925. Fuente: Popular Film.

Durante 1925, forma parte de la compañía de Simó Raso y Pedro Zorrilla, actuando entre otras en "La escondida senda" de los Hermanos Quintero y en el clásico "Don Juan Tenorio". En 1926, actúa en "Mi compañero, el ladrón", "La sombra del padre" y "La cruz de Pepita" de Arniches. 

Lo encontramos el siguiente año actuando en "El Día menos Pensado" de Antonio Estremera y forma parte de la compañía de comedias cinematográficas propiciada por Juan de Orduña y Felipe Fernansuar, de la que no he podido encontrar más información. De hecho, en 1928, Arturo Marín forma parte de otra compañía, de dos prestigiosos actores, Ana Adamuz-Manuel González, interpretando la obra de los Quintero, "Tambor y Cascabel", junto a actores como Luisa Armayor y Fernando Sala, padres de la que luego sería reconocida actriz, Luisa Sala. 

Empieza a destacar y a obtener buenas críticas, en obras como "La Jaula de la Leona" de Linares Rivas, en el papel de Totoro, en "Los Marineros" de Suarez de Deza, "No quiere que le quiera" de Enrique de Prada y "La Malquerida" de Benavente. 

En la nueva temporada teatral se une a la compañía dirigida por Simó Raso y con los actores titulares Joaquina Almarche y Pepe Balaguer, este último cuñado de María Cuevas, la esposa de Arturo. De gira por España, actúa en obras como "Lluvia de Hijos", "Sin Palabras" o "Cohete".

El año 1929 supone un nuevo cambio de compañía, uniéndose a la de María Cañete y José Ojeda, poniendo en escena la obra de Benavente, "Vidas Cruzadas".

El año 1930 parece que son Arturo y María son contratados para actuar en el Teatro Mayo de Buenos Aires, y a su vuelta para el inicio de la nueva temporada teatral a final de ese año, forman parte de la compañía de Irene López Heredia y Mariano Asquerino, con la que se van de gira por España, durante 1931, actuando en obras como "Escuela de Princesas" de Benavente, "La Princesa de Marrón Glacé" o "La Reina Castiza" de Arniches. 

Probablemente, en una de las giras por América, Arturo Marín escribe la obra "Ana María" y la estrena, ya que a su vuelta, según alguna noticia, busca llevarla a escena en España. No he encontrado más información sobre la misma.

A final de 1931, se une a la compañía de Antonio Vico, que lleva como primera actriz a Carmen Carbonell y como primer actor, a nuestro conocido Alberto Romea. Con ellos sigue de gira durante 1932, interviniendo en "Napoleoncito", "Entre todas las mujeres", "La diosa ríe", "Vivir de Ilusiones" y "Romance de Fieras". La crítica alaba su elegancia y buena dicción. 

Entre 1933 y 1934, forma parte de la compañía de Juan Bonafé, siempre junto a María Cuevas y posteriomente, los encontramos en las compañías de Antonia Herrero y Manuel González, y de la misma Herrero junto a Manuel Soto y junto a Rafael Bardem. En escena ponen obras como "¿Quién tiene vergüenza aquí?", "Y un día, sin saber por qué" y "Los niños sevillanos".

Una vez iniciada la guerra civil, la única referencia encontrada se refiere al año 1938, encontrándose en lo que la prensa fascista llama "zona liberada", en la compañía de Nini  Montiam y Rafael Bardem con la obra "La Comiquita".

Una vez finalizada la guerra, en el inicio de la temporada teatral en septiembre de 1939, actúa en el teatro Cómico, con la obra "Mis Chavales", junto a Gaspar Campos, Manuel Arbó, Carmen Carbonell, Irene Caba Alba, y por supuesto, María Cuevas y en la obra "Viva lo imposible o el contable de estrellas" de Joaquín Calvo Sotelo. 

LOS AÑOS 40

El año 1940 supondrá el retorno de Arturo Marín a la gran pantalla. Su primera película será "La Gitanilla" dirigida por Fernando Delgado y con guión de Juan de Orduña. Desde este momento, se dedicará, prácticamente de forma exclusiva al cine, volviendo a las tablas, momentáneamente en 1943 y excepcionalmente en 1950, como veremos. Al igual que en la escena, trabajará con su esposa en cinco películas. 

En 1940, aún actúa en Barcelona, en el teatro Urquinaona, en las obras "La casa de papel" y "Así son las mujeres". Entre el elenco, no podía faltar María Cuevas, además de actores catalanes de prestigio, como el matrimonio María Vila y Pío Daví.


El año 1941, vuelve de nuevo al cine, en una doble faceta, como actor y como guionista de la película "Torbellino" dirigida por Luis Marquina. 


Junto a Alfredo Mayo en "¡A mí, la legión!"

Hasta 1945, interviene en cuatro películas, dos de ellas, estrenadas en 1942, a las órdenes de Juan de Orduña. La primera, "¡A mí la legión!", película propagandística de camaradería legionaria y militarista, pero curiosa por una posible lectura homoerórica, entre Luis Peña y Alfredo Mayo, que fue rodada entre diciembre de 1941 y febrero de 1942. La segunda, "El Frente de los Suspiros" interpretada, de nuevo por Alfredo Mayo, junto a Pastora Peña y Antoñita Colomé, que se estrenó en Barcelona en diciembre de 1942 y en Madrid, en marzo de 1943.

En "El Hombre de los Muñecos". Fuente divxclásico.

Ese mismo, interviene en "El Hombre de los Muñecos" de Ignacio F. Iquino, protagonizada por otro conocido del blog, Fernando Freyre de Andrade y en 1945, en "Un Hombre de Negocios" de Luis Lucia, director con el que más colaboraría en un total de 11 películas.

Desde este momento y hasta su muerte, su trabajo fue muy abundante, de forma que intervino en una media de 8 películas cada año. 

En el año 1946, ya participa en siete rodajes. De nuevo lo reclama Juan de Orduña, para su nueva película titulada "Misión Blanca", en dónde Arturo interpreta un papel mínimo, como uno de los curas en la misión. Junto a él, actores de la talla de Jesús Tordesillas, Manuel Luna, Juan Espantaleón, Jorge Mistral, Nicolás Díaz Perchicot, Ricardo Acero y el joven protagonista, Julio Peña. 

Destaca su participación en "Las Inquietudes de Shanti Andía", la primera película del director "Las Inquietudes de Shanti Andía", adaptación de la obra homónima de Pío Baroja.

Magníficas caracterizaciones de Félix Fernández y Arturo Marín, en "Las inquietudes de Shanti Andía".


Con el mismo Orduña, interviene en "Un Drama Nuevo", película que recrea el estreno de una obra de Shakespeare, en donde los actores, vivirán su propio drama entre bambalinas y a las órdenes de José López Rubio, en "El crimen de Pepe Conde", en un magnífico papel, Satán López.

Como un falso Satanás, en "El Crimen de Pepe Conde".

Las últimas películas de este año, serán "Cuando llegue la noche" de Jerónimo Mihura ,"El Emigrado" de Ramón Torrado y para cerrar el año, de nuevo con Juan de Orduña, en "Serenata Española", en donde interpreta nada menos que al abate y compositor Franz Liszt, que se estrenaría (al igual que "El emigrado") en 1947.

En "La Lola se va a los Puertos".

Este año será uno de los más prolíficos de Arturo Marín, pues interviene en un total de 15 películas.  Comenzará el año, inevitablemente, con Juan de Orduña, en "La Lola se va a los puertos", interpretando a uno de los admiradores de la Lola (Juanita Reina) que se encuentra en el puerto para despedirla y finalmente, para recibirla, recitando la poesía que da título a la película "La Lola se va a los puertos, la isla se queda sola". A continuación, interviene en una película de Fernando Delgado, "La Calumniada" que se estrenará tarde, en 1949.

En la adaptación del clásico "Fuenteovejuna".

Poco después, participa en la adaptación de la obra de Lope de Vega, "Fuenteovejuna", dirigida por Antonio Román, y estrenada en Burgos, el 10 de octubre de 1947. Un elenco de actores magnífico acompaña a Arturo Marín, entre otros, Amparo Rivelles, Fernando Rey, Manuel Luna y un joven Tony Leblanc.

Unos días después, se estrena un éxito del prestigioso Rafael Gil, "La Fe", en donde Arturo Marín, también tiene un papel, y trabaja de nuevo junto a Amparo Rivelles.

Junto a Guillermo Marín en "La Fe".

El mes de noviembre se estrenan tres nuevas películas. Dos de ellas, de época. La primera, una curiosa película titulada "La dama del armiño" de Eusebio Fernández Ardavín. Arturo Marín está magnífico como uno de los judíos orfebres en el Toledo del siglo dieciséis. Junto a él, una magnífico Félix Fernández, el duro José Jaspe y el protagonista principal, Jorge Mistral. Entre las protagonistas, Lina Yegros y una divertidísima Julia Lajos, en un papel a su medida. La segunda película de época es "La Princesa de los Ursinos" de Luis Lucia y con este director, también Arturo Marín interviene en la tercera película estrenada, "Dos Cuentos para Dos".

Junto a José Jaspe en "La Dama del Armiño".

A finales de año, Arturo aparecerá en dos películas más, "Cuatro Mujeres" de Antonio del Amo y "Obsesión" de Arturo Ruiz del Castillo.

El año 1948 se pudo ver a Arturo, en doce películas estrenadas ese año. No podía faltar su intervención, en una película, ya asidua de este blog, pues posee uno de los repartos más amplios y plagado de estupendos actores del momento, se trata de "Don Quijote de La Mancha" de Rafael Gil, rodada en 1947 pero estrenada el 2 de marzo de 1948. Nuestro protagonista es uno de los criados de los nobles que preparan una serie de burlas a Don Quijote, y se convertirá en Doña Dolorida, una de las dueñas encantadas, vestidas de negro y de luengas barbas…

Como Mayordomo en "Don Quijote de la Mancha...

y como Doña Dolorida.

Del resto de películas de este año, podemos destacar, para no ser exhaustivo, un gran éxito, dirigido por Juan de Orduña, "Locura de Amor" y "El Marqués de Salamanca" de Edgar Neville, intepretada por Alfredo Mayo. Este año, Arturo Marín, también rueda su primera película con el director Ladislao Vajda, tras el primer intento fallido en 1945, se trata de "Sin Uniforme", que se estrenaría en 1950.

Como el banquero usurero en "El Marqués de Salamanca".

El año 1949, supone dos nuevas colaboraciones con Juan de Orduña, en la película "Vendaval" y en otro gran éxito de este director que se estrenaría el 11 de marzo de 1950, "Pequeñeces", con Aurora Bautista y un niño llamada Carlos Larrañaga.

Como general conspirador en "Pequeñeces".

Con Luis Lucia repite con "Currito de la Cruz" y "La Duquesa de Benamejí" y con Rafael Gil, en "Una mujer cualquiera". También actúa, entre otras, en "Jalisco Canta en Sevilla" de Fernando de Fuentes, protagonizada por el astro mexicano Jorge Negrete y en una película propagandística, "El Santuario no se rinde".

En su papel en "Currito de la Cruz".

Como sacerdote en "El Santuario no se rinde".


Arturo sigue siendo reclamado por los directores con los que ya había trabajado, y en 1950, vuelve a participar en una película de Juan de Orduña, sobre la vida de una heroína de la guerra de la independencia, "Agustina de Aragón". También vuelve a trabajar con Luis Lucia, en "De Mujer a Mujer", con Edgar Neville, en "El último caballo" y con Rafael Gil, en "Teatro Apolo".

Como general francés en "Agustina de Aragón".

El año 1951 destacan sus dos nuevas colaboraciones con Juan de Orduña, "La Leona de Castilla" y otra película histórica, "Alba de América".

Manuel Arbó, Francisco Pierrá y Arturo Marín en "La Leona de Castilla".


En "Alba de América".

En el año 1952 interviene en varias películas de Luis Lucia, "Lola la Piconera", "Cerca de la Ciudad" y "Gloria Mairena. Aunque también trabaja para Pedro Lazaga en "Hombre acosado" o Arturo Ruiz Castillo en "La laguna negra".


En su divertida caracterización como el jefe supremo de las conciencias en "¡Che, que loco!".

Su ritmo de trabajo no decae en sus últimos años. En 1953, actúa en la comedia protagonizada por Pepe Iglesias "El Zorro", "¡Che, qué loco!", interpretando al jefe supremo de las conciencias, y en nuevas actuaciones para sus directores fetiche, como Rafael Gil en "La guerra de Dios", Luis Lucia en "Aeropuerto" y sobre todo en "Jeromín", con un jovencísimo protagonista, Jaime Blanch y con Ladislao Vajda en "Carne de Horca". Este año también interviene en "El Andén" de Eduardo Manzanos, que se estrenará en 1957.

En "La guerra de Dios".


En segundo plano en "Aeropuerto". Fuente divxclasico

A finales de enero de 1954, se estrena "El Alcalde de Zalamea" de José Gutiérrez Maeso y en febrero tres nuevas actuaciones, en "Dos Caminos" de Arturo Ruiz Castillo , "Felices Pascuas" de Juan Antonio Bardem y "El Pescador de Coplas" de Antonio de Amo, con un inolvidable Antonio Molina y unos jovencísimos y divertidos Manolo Zarzo y Tony Leblanc.

Junto a Vicente Parra, en "El pescador de coplas".

El 8 de marzo se estrena "Todo es Posible en Granada" de José Luis Sáenz de Heredia. Será la última película estrenada en vida de Arturo.

El día 13 de marzo de 1954, Arturo Marín muere repentinamente, en su casa de la calle Fernando el Católico nº 4 de Madrid. Le sobrevivió su esposa y no dejó hijos. Desconozco cuando murió María Cuevas. Arturo Marín fue enterrado en la Sacramental de Santa María.

Una de sus última actuaciones en "Cómicos" de Juan Antonio Bardem. Fuente: lasmejorespeliculasdelashistoriadelcine

Tras su muerte, se estrenarían "Malvaloca" de Ramón Torrado, "Sangre y Luces" de George Rouquier, "Tres Eran Tres" de Eduardo García Maroto, en el episodio "Una de pandereta", que se estrenó en enero de 1955. En 1954, había participado en el rodaje de la película de Bardem "Cómicos", que se estrenaría en el año 2003.