Blog de actoresdenuestrocine

actriz

María Isbert

Escrito por actoresdenuestrocine 19-02-2017 en Cine español. Comentarios (0)



MARÍA ISBERT. DE TAL PALO TAL ASTILLA

MARÍA ISBERT. Con mayúsculas. No sólo por ser una actriz, hija de uno de los más grandes actores del cine, sino por méritos propios. Gracias a la labor de búsqueda necesaria para la realización de esta entrada, he podido descubrir y disfrutar del inmenso talento interpretativo de María Isbert, desde sus inicios en el cine. Su experiencia teatral y sin duda, el hecho de tener como progenitor a Pepe Isbert, le proporcionó una tremenda facilidad para adaptarse de la actuación en el escenario a la actuación en el medio cinematográfico, en donde está magnífica, cercana, natural, "querible". Tristemente, el hecho de que no se pueda acceder a las películas de cine español, bien porque no se emiten (con la honrosa excepción del programa Historias de Nuestro Cine) bien porque no se editen, hace muy difícil conocer la grandeza de los estupendos actores de reparto de nuestro cine... 

Este año se cumple el centenario del nacimiento de María Isbert, así que, aunque no se celebre oficialmente, no se recuerde o sólo a medias, vaya por delante mi agradecido homenaje por su inmenso trabajo y su carisma personal.

EL NACIMIENTO Y LOS INICIOS

María Vicenta Isbert Soriano nació el 21 abril de 1917, según todas las fuentes... sin embargo, si nos atenemos a los datos registrales, es decir, al propio testimonio de José Isbert, María nació el 24 de abril, a las siete y media de la mañana, en la calle Augusto de Figueroa, número 37-39. Fue la segunda hija (primero llegó Matilde y luego vendrían, Vicente, que moriría a corta edad, Julia, José y Ascensión) de Elvira Soriano Picazo y de José Isbert Alvarruiz. El primer apellido originariamente es Ysbert, pero artísticamente, Pepe Isbert ya utilizó la nueva grafía con i latina.

María junto a su admirado y admirable padre

José Isbert, en su autobiografía, titulada "Mi vida artística. Memorias, su teatro, su cine, su época", prologada por la propia María Isbert y por el actor Javier Cámara, hace referencia a María, en muchas ocasiones. 

De hecho, esta entrada también se nutre de las propias declaraciones de los protagonistas, algunas imprecisas o contradictorias.

La primera referencia a María que realiza Pepe Isbert, se produce durante un viaje en barco: "Iban conmigo Elvira y mis dos hijas, Matilde y María, muy pequeñas y físicamente diferentes: Matilde se parecía a su madre y la pobre María a mí, por quién sentía especial predilección". Aquí ya por tanto se hace referencia al tremendo parecido de María con su padre y a un tema recurrente, en propias palabras de María, su "fealdad", que luego se utilizaría, digamos cómicamente, en alguna de sus primeras películas.

María recibió una educación esmerada, hablaba cuatro idiomas, pero parecía destinada a seguir los pasos de su padre. Y así lo muestra Pepe Isbert en sus memorias, en donde relata: "Mis hijos también iban para arriba, unos más que otros. Matilde, menuda y extraordinaria. María, mucho más alta, era un calco a mí, en cuanto a carácter y facciones. Un día cuando tenía ocho años me despertó para anunciarme muy decidida: "Papá, yo voy a ser primera actriz". Este entusiasmo nació de su éxito en Tarazona, al interpretar el papel de Leocadia en la comedia "Vámonos", en una compañía infantil. Fue la heroína de la fiesta y había tomado gusto a las mieles del triunfo. Como me aterraba la idea de los peligros que esto encierra para una chica sensible y apasionada, me propuse, que no pisara más el patio de butacas y el camerino". En otro momento de sus memorias, considera que María tenía un espíritu "deportista e inquieto" y resalta su prodigiosa memoria. 

Sin embargo, toda cambiaría con el tiempo y con el golpe de estado que provocó la guerra civil. 

Siguiendo a Pepe Isbert, en sus memorias, sobre el debut de María en el teatro, éste menciona: "Me enrolé en una compañía que iba dando tumbos por toda la zona republicana, con mi amiga Matilde Galiana (...) Decidí llevarme a mis hijas Matilde y María Vicenta para que probasen suerte en mi profesión (..) Enrolé a Matilde y María en la nómina y cobraron lo mismo que yo 12,50 (en la nómina figuraba este sueldo para todos los miembros). Pronto comprendí que mi hija María tenía afición y condiciones..." 

Las fuentes son algo contradictorias, sobre el año de su debut. Algún artículo, tras su fallecimiento, citaba su primera actuación en el teatro Circo de Albacete, en el año 1934, si bien, si nos atenemos a las memorias de Pepe Isbert y a las declaraciones de la propia María, en realidad, debutó durante la guerra civil. la mayor parte de las fuentes, de hecho, mencionan el año 1936, en la obra "Nuestra Natacha", junto a su padre. En la wikipedia, en el artículo sobre esta obra, que se estrenó en 1935, se menciona su puesta en escena en Albacete, en el año 1937. Por último, en el libro "Sagas españolas del espectáculo" de Antonio J. Castro Jiménez, también se menciona este año.


En sus memorias, Pepe Isbert comenta que llevaba en el repertorio obras de Muñoz Seca, de gran éxito, como "Anacleto se divorcia" o "El Refugio" y menciona que él mismo incluyó la obra "Nuestra Natacha", aunque no dice en qué momento.

EL DEBUT EN EL CINE Y EL PARÉNTESIS TEATRAL

Al finalizar la guerra, María sigue formando parte de la compañía de su padre. Se encuentran actuando en Barcelona, en el mes de septiembre de 1939, poniendo en escena la obra "El Refugio" de Muñoz Seca, que el propio Isbert estrenó en su momento. En octubre, siguen en el Teatro Barcelona, con las obras "Don Olé primero" y "Si papá levantara la cabeza". Acaban el año en Sevilla, poniendo en escena la obra "Fulano de Tal", si bien, no sé si en esta obra, también actuaba María.

En septiembre de 1941, Pepe Isbert volverá a actuar de nuevo en Madrid, por primera vez desde la finalización de la guerra, y lo hará en el homenaje que se le rinde a Muñoz Seca, con la obra que llevaba Isbert en su repertorio, "El Refugio", puesta en escena en el Teatro Maravillas. María Isbert recibe una crítica elogiosa publicada en la "Hoja del Lunes" del 22 de septiembre de 1941, que adjunto a continuación:


Hasta final de año, María actúa en el mismo teatro en "El solterón", "La educación de los padres", "Mis simpáticos enemigos" y "El Trueno Gordo", junto a magníficos actores como Ángel de Andrés o Joaquín Roa. 

En abril de 1942, la compañía estrena en el teatro Lara, la obra de Carlos Llopis, "Siempre llego tarde", que supondrá el inicio de un largo paréntesis teatral para María Isbert, ya que no volverá al teatro, hasta los años 60.

Es en octubre de 1943, cuando María se incorpora al rodaje de la que será su primera película y lo hace por la puerta grande, dirigida por Juan de Orduña, en la comedia "La vida empieza a medianoche" y además, junto a su padre, Pepe Isbert, en la primera de sus 21 películas juntos. En sus memorias Pepe Isbert recuerda: "Mi hija María empezó ahí su carrera cinematográfica, recomendada no precisamente por mí, sino por María Bassó, de forma completamente espontánea, que nosotros hemos ignorado hasta mucho más tarde".

El rodaje se extendió hasta diciembre de ese año y la película se estrenará casi un año después, el 9 de noviembre de 1944. En el reparto también encontramos a dos conocidos de este blog, Julia Lajos y Xan das Bolas. María y su padre parece que siempre tendrán una escena juntos, en las películas en las que participaron.

María y su padre, en los títulos de crédito de su primera película juntos, "La vida empieza a medianoche" 


En su primera escena juntos, haciéndose carantoñas.

El día de Navidad de ese mismo año se estrenará la siguiente comedia de Juan de Orduña, titulada "Ella, él y sus millones", en la que también contará con María Isbert.

María interpreta a la secretaria del conde protagonista, interpretado por su padre, que en una divertida escena le dicta un artículo en el que concluye que "Favila no fue comido por un oso".

En "Ella, él y sus millones"

En 1944, María rodaría su tercera película que se estrenará el 19 de febrero de 1945, titulada "El Camino de Babel" dirigida por Jerónimo Mihura. María está deslumbrante, desprendiendo ternura, serenidad, en un papel a su medida, Cloti, una pintora simpática, realista que se hace de querer. María aparece acreditada, como sucedería en otras ocasiones, como Maruja Isbert. Junto a ella, actores como Alfredo Mayo, Fernando Fernán Gómez, Julia Lajos, Antonio Riquelme y la compañera teatral inseparable de su padre, María Bru



Encantadora en "El camino de Babel", aquí con el galán Alfredo Mayo

En 1945, interviene en "Un hombre de negocios" dirigida por Luis Lucia, que le dará un alegría el año siguiente, ya que obtendrá el premio del Círculo de Escritores Cinematográficos, por su actuación en esta película. En el año siguiente aparece en dos películas más, "Los Habitantes de la casa deshabitada" de Gonzalo Delgrás y "La mantilla de Beatriz" de Eduardo García Maroto.

En "Los habitantes de la casa deshabitada" junto a Fernando Fernán Gómez

El año 1947 es muy variado. Se pone, de nuevo, a las órdenes de Luis Lucia, en el drama de época "La Princesa de los Ursinos", para a continuación repetir con este director en una divertida comedia "2 cuentos para 2", en ambas junto a su padre.

En "La Princesa de los Ursinos", de nuevo junto a su padre.

En los títulos de crédito de "2 cuentos para 2"

En una escena de "2 cuentos para 2"

Acaba el año con dos películas más, otras más junto a Juan de Orduña, en "La Lola se va a los puertos" a mayor gloria de Juanita Reina y por último, en uno de los mayores éxitos del cine español, "Botón de Ancla" de Ramón Torrado, en donde encontramos también a una joven Mary Santpere. Años más tarde, José Isbert, en sus memorias contaba esta curiosa anécdota acaecida durante uno de los homenajes que se le tributó, en que un periodista anunció: "Contamos con la asistencia de una actriz muy conocida de todos ustedes, que va a dirigirles la palabra. ¡Con ustedes, la genial Mary Santpere!. Del público se levantó una mujer alta muy sonriente que dijo: "Queridos amigos, agradezco mucho la oportunidad para expresarles mi más viva emoción por este homenaje dedicado a mi padre, por que no soy Mary Santpere, sino María Ysbert".

Tocando el violín en "Botón de ancla"

El año 1948 también es muy abundante en la cosecha de María Isbert, actuando en cinco películas, la mayor parte estrenadas el año siguiente. En primer lugar, bajo la dirección de Edgar Neville, intervine en "El Señor Esteve", protagonizada, de forma excepcional, por un   fantástico actor de reparto, Alberto Romea. La película se estrenó el 30 de diciembre de 1948 y al día siguiente se estrenó otra película en la que intervino María, su título "La Fiesta Sigue" de Enrique Gómez. Ya en 1949, María aparece en "¡Olé, torero!" de Benito Perojo, "Currito de la Cruz" de Luis Lucia, en donde interpreta como será habitual en ella, el papel de una mujer extranjera y "Una mujer cualquiera" de Rafael Gil, en donde tiene un pequeño papel. En 1950, se estrenará "Tres ladrones en la casa" dirigida por el actor Raúl Cancio en 1948, en donde también encontramos a Pepe Isbert.

En el aspecto personal, contrae matrimonio (según algunas fuentes el 7 de mayo de 1949), con Antonio Spitzer, que parece que fue compañero de estudios. La pareja formó una larga familia, de forma que María, se dedicó a su labor en el cine, posponiendo su retorno a los escenarios. Tuvieron diez hijos, aunque sobrevivieron siete.

Junto a Tony Leblanc y Antonio Casal en "La fiesta sigue"

Sonriendo en "Una mujer cualquiera"

En la década de los 50, sigue su carrera, apareciendo principalmente en comedias y en ocho de ellas, junto a su padre.

En el aspecto personal, María da a luz, el 5 de diciembre de 1950, a su hijo Tony, que posteriormente, también se dedicaría al mundo de la interpretación. El 11 de noviembre de 1952, nacería su hijo Andrés, el 6 de diciembre de 1953, su hijo José, el 4 de julio de 1956, su hijo Carlos, que luego será un reconocido director y actor de doblaje, al interpretar al personaje de Homer Simpson, tras el fallecimiento de Carlos Revilla. En 1959, nacerá su hijo Ramón, además de dos hijos más de los que desconozco cuándo nacieron, Juan Bosco y Alfonso. Pepe Isbert recordaba en sus memorias: "María me tenía sobresaltado siempre, y a pesar del peligro, me obsequiaba con un nieto al año; todos críos rubios, distinguidos, con cierto aire de extranjeros. Ella perdía contratos de cine y se alejaba del ambiente, pero era feliz".

En el aspecto profesional, en la primera mitad de la década interviene en "La trinca del aire" de Ramón Torrado, un intento de repetir el éxito de "Botón de Ancla", con los mismos protagonistas, pero ambientada en el mundo de la aviación, en "Pluma al viento" de Louis Cuny, en su primera película con el afamado Rafael Gil, "Sor Intrépida", en "Como la tierra" de Alfredo Hurtado, (ambas junto a su padre), en "El rey de la carretera" de Juan Fortuny y en un éxito del actor José Luis Ozores, "Recluta con niño" dirigida por Pedro Luis Ramírez.

Divertida en "La trinca del aire"

Pato en ristre en "Pluma al viento"

Secretaria de un banquero en "Sor Intrépida"

Novia menospreciada de José Luis Ozores en "Recluta con niño"

Pensativa, en "El rey de la carretera"

En la segunda mitad de los años 50, repite con varios directores. Con Pedro Luis Ramírez en una comedia repleta de magníficos actores, entre ellos Pepe Isbert, su título "Los Ladrones somos gente honrada" y también vuelve a ponerse a las órdenes de Alfredo Hurtado y junto a Pepe Isbert, en "Un abrigo a cuadros". 

Ro

Cara a cara, padre e hija en "Los ladrones somos gente honrada". Al fondo, Antonio Garisa

Con Ramón Torrado, actúa en "Un fantasma llamado amor" y a continuación, trabaja con Ignacio F. Iquino en "Los ángeles del volante", honrando al gremio de los taxistas, y en donde actúa con su padre. Posteriormente, interviene en una curiosa película "El aprendiz de malo", junto a José Luis Ozores, dirigida por Pedro Lazaga, en donde el bueno de Ozores, rapta nada menos que a un bebé, inducido por una película de cine negro estadounidense.

María y Pepe Isbert, en "Los ángeles del volante", ¿quiere usted una flor caballero?

Breve aparición (a lo Hitchcock) en "El aprendiz de malo"

Dirigida por Ricardo Núñez, participa en una película que se estrenaría años más tarde, "Lo que cuesta vivir", en donde aparece acreditada con su nombre completo y en donde también actúa Pepe Isbert, así como su hijo José, como ayudante de dirección. También actúa con su padre, en "La casa de la Troya" de Rafael Gil y en "Villa Alegre" de Alejandro Perla. Por último, la encontramos en "El Puente de la Paz" de Rafael J. Salviá y en "El Gafe" de Pedro L. Ramírez.

En los títulos de "Lo que cuesta vivir" (con su nombre completo y Ángel Terr con una erre de más) y junto a su padre, en la misma película

En "La casa de la Troya"

En "Villa Alegre", aprovechando para besar la honorable calva de su sorprendido padre

Paciente paranoica en "El Gafe". Aquí, junto a Antonio Garisa

LOS AÑOS 60 Y 70, LA VUELTA AL TEATRO, EL DEBUT EN TELEVISIÓN Y SU AMPLIA LABOR CINEMATOGRÁFICA

Durante los años 60, su filmografía es muy diversa, tanto en dramas como en comedias, trabajando con algunos de los mejores directores del cine español. Pero, además, esta década supondrá el début de María Isbert en la televisión, apareciendo en la serie estrenada en 1963, "Escuela de maridos" y en la adaptación de "La importancia de llamarse Ernesto". En 1967, también aparecería en "Escuela de matrimonios" y en "Pequeño estudio". También aparecerá en la serie "La casa de los Martínez", en donde también actuarán en uno de los episodios, sus siete hijos, interpretando una canción en alemán.

En esta época, se inician las películas con niño prodigio y nadie más prodigiosa que Marisol, así que, en 1960, encontramos a María (acreditada de nuevo como Maruja Isbert), en "Un rayo de luz" de Luis Lucia, en donde también aparecen dos de los hijos de María Isbert. Pero ese mismo año, también interviene en un éxito de Pepe Isbert, "El Cochecito" dirigida por Marco Ferreri, en donde María interpreta a una de las hijas del primer afortunado poseedor de un cochecito, que Pepe Isbert intentará conseguir a toda costa. Y para terminar este año, se pone a disposición de Edgar Neville, en su película "Mi calle" y de José Luis Sáenz de Heredia en una película, ya citada en este blog, sobre la violencia machista, "El Indulto". 

Junto a Julio Sanjuán, a lo señorita Rottenmeier en "Un rayo de luz"

Su actuación, junto a su padre, en "El cochecito"

En la calle de "Mi Calle"

Bailando en la verbena de "El indulto"

El año siguiente, se estrena "Despedida de Soltero" de Eugenio Martín, pero sobre todo, será el año en que María aparecerá en un hito y un escándalo del cine español, "Viridiana" del genio de Calanda, Luis Buñuel. Su hijo Tony comentaba: "Cuando Buñuel la descubrió dijo ¿de dónde ha salido ésta?. Es la cómica del absurdo". 

María en el documental "A propósito de Buñuel"

María, profunda creyente, comentaría en el documental "A Propósito de Buñuel" del año 2000, que al rodar la escena de la Santa Cena, estuvo a punto de irse, y refería que no se sentía cómoda, en el momento en que "Lola Gaos se levantaba la falda y enseñaba las bragazas".

En "Viridiana"


En los títulos de crédito y en una escena (mirando arrobada a los recién casado) de "Despedida de soltero"

En 1962, a las órdenes de Rafael Gil, interviene en una película para lucimiento de Sara Montiel, "La reina del Chantecler" y en un gran éxito del cine español y de Pepe Isbert, inolvidable como el abuelo de Chencho, en "La gran familia" de Fernando Palacios.

Escuchando una romántica canción de Sara Montiel en "La reina del chantecler". Asomando otra gran actriz, Carmen Rodríguez.

Asistenta enfurruñada con tanto niño, en "La gran familia"

En 1963, aparecerá brevemente, en una de las mejores películas de Berlanga y en uno de los mejores papeles de Pepe Isbert, "El verdugo", que  se estrenará en febrero del año siguiente. Este año, también aparece en "Escala en Hi-Fi" de Isidoro Martínez Ferry y en "Un demonio con ángel" de Miguel Lluch, en donde interpreta a una monja y no será la única vez.

María Isbert, Ángel Álvarez, Nino Manfredi, Emma Penella y Pepe Isbert, de picnic en "El Verdugo"


En "Un Demonio con Ángel"

El año 1965 es nutrido, interviniendo en "El Camino" de la directora y actriz Ana Mariscal, "Búsqueme a esa chica" de Fernando Palacios, "Un rincón para querernos" de Ignacio F. Iquino, "Mi canción es para ti" de Ramón Torrado, la segunda parte de "La gran familia" titulada "La familia y uno más" de Fernando Palacios, en donde ya no aparece Pepe Isbert, que ya se encontraba enfermo y por último en "Más bonita que ninguna" dirigida por Luis César Amadori, con una encantadora Rocío Dúrcal.

Este año también supondrá su vuelta a los escenarios. Aunque algunas fuentes afirman que regresó a las tablas tras el fallecimiento de su marido, si damos por bueno, que éste murió en los años 70, en realidad, María volvió a pisar las tablas unos años antes. Pero, independientemente de este hecho, María regresa al teatro, con la obra "La razón en la pecera" de Arturo Coca, en la compañía de Susana Campos y junto a Rafaela Aparicio.


Junto a Joaquín Roa en "El camino"

 

Enseñando idiomas en "Búsqueme a esa chica"

Ángel de Andrés, Manolo Escobar, María Isbert y Rafaela Aparicio en "Mi canción es para ti"


En el cine, junto a Tota Alba, en "Más bonita que ninguna".

En la segunda mitad de los 60, interviene en multitud de películas. Con Ramón Torrado, actúa en "Un beso en el puerto" y "Amor a todo gas", también aparece en "El arte de no casarse" de José María Font y Jorge Feliu, "Acompáñame" de Luis César Amadori, "La Mujer Perdida" de Tulio Demicheli, "El Hombre que mató a Billy el Niño" y "Encrucijada para una monja", ambas de Julio Buchs.

Arriba, junto a Manuel Alexandre, en modo turista y abajo, a lo Audrey Hepburn,en "Un beso en el puerto"


Esposa de pega en "El arte de no casarse", junto a Alfredo Landa.

Junto a una veterana actriz de la época de la República, Amalia de Isaura, en "Acompáñame"


Junto a Sara Montiel en "La mujer perdida"

Embelesada en "El hombre que mató a Billy el Niño"

Y sin descanso, sigue con "Escuela de Enfermeras" de Amando de Ossorio, "Mi marido y sus complejos" de Luis María Delgado, "Un adulterio decente" de Rafael Gil y "Soltera y madre en la vida" de Javier Aguirre, interpretada por Lina Morgan. También la encontramos en "Operación Mata-Hari" de Mariano Ozores, con la pareja de moda, Gracita Morales y José Luis López Vázquez. María Isbert interpreta a la "prostituta número 6", la única con sorpresa.

Enfermera eficiente en "Escuela de enfermeras"

Sofisticada junto a Gracita Morales en "Mi marido y sus complejos"

Aprendiendo mientras trabaja, en "Un adulterio decente", junto a José Orjas

Chicas al salón, la número 6, con sorpresa, en "Operación Mata-Hari"

La década de los 60 se cierra con su actuación en "Cuatro Noches de boda" de Mariano Ozores y "Soltera y madre en la vida" de Javier Aguirre. 

Flamenca, si se tercia, en "Cuatro noches de boda"

Primer plano en "Soltera y madre en la vida"


También en la segunda mitad de los 60 trabaja con asiduidad en el teatro. Así, en 1968 estrena dos obras, "¡Cómo está el servicio!" de Alfonso Paso, en una producción de Florinda Chico, que interpretaba su típico papel de chacha. La crítica de ABC, comentaba sobre María Isbert, su "talento cómico irresistible". Ese mismo año, también actúa en una obra del dramaturgo Miguel Mihura, "Sólo el amor y la luna traen fortuna", en el teatro Maravillas.

Para finalizar la década, María interviene, en 1969, en dos obras más, "Pepi and Gumer" (o vivir del aire) de Alfonso Paso, una parodia a lo Bonnie and Clyde (en este caso, Pepita y Gumersindo), estrenada en el Infanta Beatriz, junto a José Sacristán y Enriqueta Carballeira y en "Un día en Madrid", también de Alfonso Paso.

Los años 70 son una década prácticamente desaprovechada para el cine, repleta de comedias de escaso valor y de películas del conocido "destape", junto a otras más remarcables. En 1970, rueda "Un, dos, tres al escondite inglés" de Iván Zulueta y José Luis Borau, de estética psicodélica y "Los Hombres las prefieren viudas" de Leon Klimovsky.

En la setentera "Un, dos, tres al escondite inglés"


Cambiando de aspecto, con María Mahor y Tomás Blanco, en "Los Hombres las prefieren rubias"

Por citar algunas películas más de esta época, encontramos a María en "La tonta del bote" de Juan de Orduña, en 1970, "La casa de los Martínez" de Agustín Navarro y "La orilla" de otro director clásico, Luis Lucia, ambas de 1971,  "Un casto varón español" de Jaime de Armiñán y "La curiosa" de Vicente Escrivá y "Corazón solitario" de Francesc Betriu, todas del año 1973, "Tormento" de Pedro Olea, en 1974", "La Guerra de Papá" de Mercero, en 1977, así como un par de películas con Paco Martínez Soria, "Hay que educar a papá" (1971) y "Vaya par de gemelos" (1978), ambas dirigidas por el prolífico Pedro Lazaga.

Junto a María Asquerino en "La Tonta del bote"

En "La casa de los Martínez"

En su recurrente papel de monja en "La orilla"

En "Un casto varón español". María se atrevió a montar a caballo

Riéndose de un chiste verde, junto a Pilar Gómez Ferrer, en "La curiosa"

Caracterizada para su papel en "Corazón solitario"

Junto a Concha Velasco, en una película de época, "Tormento"

En una breve aparición en "La guerra de papá"

Educando a Paco Martínez Soria en "Hay que educar a papá"

Atribulada esposa del "gemelo bueno" (en la foto con el "gemelo malo") en "Vaya par de gemelos"

Sin embargo, María se desquita, con su trabajo en el teatro y en televisión. En 1970, interviene, para televisión en "Las siemprevivas se marchitan en otoño" dirigida por Pilar Miró; una de las reseñas del ABC remarcaba: "es una historia emocionante que tuvo una actriz excepcional: María Isbert". Ese mismo año, también intervendrá en la pequeña pantalla en la serie "Remite Maribel" y en la adaptación de la obra "Mejor muerto" de Nigel Balchim y en "Bajo el mismo techo", una serie de Martín Vigil. En 1971, sus intervenciones en la pequeña pantalla incluyen "Plinio", "Del dicho al hecho", "Las doce caras de Eva" y "Crónicas de un Pueblo".

En una escena de la serie "Plinio", junto a su protagonista Antonio Casal y a Alfonso del Real

En "Del dicho al hecho", esposa "verborreica" junto a Fernando Fernán Gómez

Junto a unas jovencísimas Julieta Serrano y Concha Velasco, en "Las doce caras de Eva"

Seria, debido a las murmuraciones de la gente, en "Crónicas de un pueblo"

En el teatro, actúa en "El misterio de la nube roja", en el teatro de la Zarzuela. El año siguiente, la encontramos, en el teatro cómico, en "La cigüeña dijo sí", en "Florencia Falcón, abogado", en la compañía de Margot Cottens, en el teatro Valle Inclán y en televisión, en una adaptación de "Rinconete y Cortadillo" y en "El molino junto al río Floss".

Durante 1972, actúa en las obras "Cuando el diablo lleva Faldas" de Rafael Richart y en la exitosa "Milagro en Londres" que sobrepasaría las 1.200 representaciones, extendiéndose hasta 1974. Una nota de prensa, de inicios de 1974, habla de que María lleva más de 20 meses haciendo esta obra, a pesar de sus siete hijos y su reciente viudedad. Parece que su marido falleció en 1973 a los 57 años. En televisión, además de en programas teatrales, interviene en "Historias de Juan Español", "Cuentos y Leyendas", "Tres eran tres", "Si yo fuera rico", "Suspiros de España" y "Los libros".

En un episodio de "Cuentos y Leyendas"

En un episodio de "Tres eran Tres", junto a Emma Cohen

Junto a Alfonso del Real en "Si yo fuera rico", protagonizada por Antonio Garisa

Con Irene Gutiérrez Caba en "Suspiros de España"

En una escena de un episodio de "Los libros", luciendo las joyas de un tesoro

Ya iniciado 1974, interviene en televisión en sendas adaptaciones de "Cuentos de la Alhambra" de Washington Irving y de "La Visita de la vieja dama" de Dürrenmatt, mientras estrena en el teatro Lara, una nueva obra, "El día que secuestraron al Papa", con críticas como: "actriz magnífica, matiza su papel en todos los momentos con mágica destreza". Entre 1972 y 1982, María actuaría para televisión en varias ediciones de Estudio 1, en obras como "Señora Ama", Mi señor es un señor", "Cuidado con las personas formales", "Milagro en casa de los López", "El avaro" y "Daisy Miller".

Magnífica en "El Avaro"

Sorprendida en "Mi señor es un señor" de "Primera Función"

En 1975, estrena dos obras de teatro más, "La zurra" en el teatro Benavente, junto a su hijo Tony y "Esquina Velázquez" en el teatro cómico, con Ángel de Andrés, Manuel Alexandre y Paloma Hurtado.

Estupenda foto con su querido hijo Tony

En este último lustro, María añade a su currículum, las obras "El día que se descubrió el pastel", "Las cupleteras", en donde interpreta la canción "Rema marinero", de forma que el público le pide hacer un bis y una obra al beneficio del Montepío de actores, junto a Paco Martínez Soria, "Guárdame el secreto, Lucas"

LOS AÑOS 80. IMPRESCINDIBLE EN TODOS LOS MEDIOS

Ya en los 80, su labor teatral incluye, en la primera mitad, "El español y Lord Lady", "Que Dios os lo demande", "Los chaqueteros", una obra de título terrible "La Chocholila ( o el fin del mundo es el jueves), así como revistas cómicas junto a Juanito Navarro como "Rematadamente Locos" o interpretando brevemente el papel de Doña Croqueta que hizo famoso el actor Simon Cabido, en "La Chispa de la vida". Junto a su labor teatral, sigue actuando en adaptaciones para la televisión, como "A morir que son dos días" o "El señor Badanas".

En la adaptación para televisión de "El señor Badanas"

En la gran pantalla, en esta primera mitad de los 80, sigue la misma tónica, con subproductos como "Cristóbal Colón, de oficio descubridor" y "Capullito de Alhelí" de Ozores, en 1982 y 1986, aunque la década se inicia con una buena película "Los fieles sirvientes" de Betriu, para en la segunda mitad, intervenir en alguna película de mayor calado. Así, María interviene en "A la pálida luz de la luna" de Gónzalez Sinde, en 1985 y a continuación, en el drama basado en la novela homónima de Luis Martín Santos, "Tiempo de Silencio" dirigido por Vicente Aranda, en donde está casi irreconocible, en una breve aparición como terrible  chabolista en la indigencia; también actúa en "Cara de Acelga" dirigida por José Sacristán, en 1987 y en dos buenas comedias, "Amanece que no es poco" (el culmen del absurdo) y "El Bosque Animado" dirigidas por José Luis Cuerda, también en 1987.

Con Amparo Soler Leal, enfurruñada en "Los fieles sirvientes"

En el "subproducto", "Cristóbal Colón, de oficio descubridor", junto a Antonio Garisa

Junto a López Vázquez, en "Capullito de Alhelí"

En una escena de "A la pálida luz de la luna"

En la miseria en la desoladora "Tiempo de silencio"

En los títulos de crédito a lo "guerra de las galaxias" en "Amanece que no es poco"

Junto a Luis Ciges en "Amanece que no es poco"

Echando las cartas en "El bosque animado"

En la segunda mitad de los año 80, su labor teatral la une a una de las grandes actrices teatrales de la escena española, Aurora Redondo en "El cianuro ¿solo o con leche?", adaptación de la obra "Arsénico y encaje antiguo", en donde dos ancianitas, practican una eutanasia mal entendida. En 1985, también actúa en "El canto de la cigarra" y en la revista "Doña Mariquita de mi corazón". Hasta final de la década, vuelve a actuar en una zarzuela "Agua, Azucarillos y Aguardiente" y en una obra que se prolongará en el tiempo "Patatús", que se estrena en 1986, el año en que María celebra sus 50 años en escena, siendo agasajada por sus compañeros. Además, se le concede la Medalla al Mérito en las Bellas Artes, junto a sus compañeros, Aurora Redondo y Félix Dafauce. 

Junto a Aurora Redondo en "El cianuro, ¿solo o con leche?". Nada que envidiar a Josephine Hull y Jean Adair en "Arsénico por compasión"

En 1987, actúa de nuevo en La Corrala, con la obra "La Verbena de la Paloma" y al año siguiente en "Cartas de Mujeres y otras palabras" de Jacinto Benavente, que se prolongará hasta el año siguiente. En 1989, vuelve a la zarzuela, con "La Gran Vía".

Su labor en televisión, en esta década, también es abundante y la encontramos en series afamadas como "Anillos de oro" o "Segunda Enseñanza", en nuevas adaptaciones teatrales para "Primera Función" y "Tarde de Teatro" y en revistas para "La comedia musical española".

La asistenta de "Anillos de Oro"

En "El sobre verde" con la gran Queta Claver, Quique Camoiras, Pedro Valentín y María Garralón.


LOS AÑOS 90. MARÍA ISBERT INCOMBUSTIBLE

En1990, María se embarca en la producción teatral de una estupenda comedia, "Maribel y la Extraña Familia", nada menos que junto a Aurora Redondo y Pilar Bardem. En sus memorias, Pilar Bardem recuerda que en Valencia cayó enferma y  estando en el teatro, comenta como los compañeros quisieron ayudar: "María Isbert, qué gran persona, me subió todas sus medicinas por si había algo utilizable". En esta época, María vuelve a actuar en otra revista, "Las Leandras", en "Próxima parada, felicidad" y en una exitosa obra de Sebastiá Junyent, "Sólo para mujeres", que se prolongará, yendo de gira por toda España, hasta el año 1993. 

Bonita foto de María Isbert en los años 90

A finales de julio de 1994, muere su hermano Pepe. Pero el espectáculo continua y María se va de gira con su querido hijo Tony, con la obra de Kafka, "Metamorfosis", que seguirá hasta 1995.

Para televisión, podemos destacar sus intervenciones en "Brigada Central", "Celia", en el magnífico elenco de "Los Ladrones van a la Oficina", en la serie protagonizada por Andrés Pajares y un joven Javier Cámara, "Ay señor señor", "Hermanos de Leche" y en la serie de Berlanga, "Villarriba y Villabajo".

Y de nuevo monja en la serie "Celia"

Pitonisa de pega en "Los Ladrones van a la Oficina"

Divertida confesión con Javier Cámara en "Ay señor señor"

Junto a Antonio Gamero en "Villarriba y Villabajo"

En 1997, se pone en la piel de un magnífico personaje, el de madame Arkatti, en la adaptación que José María Pou hace de la obra "Un espíritu burlón", que en la gran pantalla, interpretó la también enorme Margaret Rutherford. La obra se mantendrá en cartel hasta 1998 y María recibirá el Premio de Teatro Rojas de Toledo, por su interpretación en esta obra. 

Homenajeada en la representación de "Un espíritu burlón". Fuente: Diario ABC

En 1999, actúa en la obra "El siglo", durante la cual se le rinde un nuevo homenaje.

Durante los año 90, sus actuaciones en el cine son más espaciadas, actuando en 7 películas, entres ellas, "Yo me bajo en la próxima ¿y usted?" de José Sacristán, en 1992, "Los Porretas" de Carlos Suárez, en 1996, "La duquesa roja" de Francesc Betriu, en 1997, en "Atilano, Presidente" de Aguilar y Guridi y en "Pecata Minuta" de Ramón Barea, ambas en 1998 y en "La mujer más fea del mundo" de Miguel Bardem, en 1999.

Frágil en "Los porretas"

Conmovedora en la última escena de "La duquesa roja"

Formando parte del poder en la sombra en "Atilano, Presidente"

De nuevo monja en "Pecata minuta"

Con expresión divertida en "La mujer más fea del mundo"

LA ÚLTIMA ETAPA. HOMENAJES DEBIDOS, RECONOCIMIENTO PERSONAL Y ARTÍSTICO

María seguirá trabajando hasta el final. Para la televisión, sigue a buen ritmo y aparece en la serie "Manos a la obra", en "Robles, investigador", "Papá, "La verdad de Laura", "Hospital Central", en un agradecido papel en la magnífica serie "Siete Vidas", en "El Comisario", en "Manolito Gafotas" y en la que sería su última aparición para televisión, en "Con dos tacones", en el año 2006. Este año fallece su hermana Julia Isabel (también llamada Julieta).

Ancianita en "Manos a la obra"

Paciente en "Hospital Central"

Encantadora en "7 vidas"

En la serie "Manolito Gafotas"

En su última intervención televisiva, en 2006, en la serie "Con dos tacones"

El año 2000, interviene en "Y decirte alguna estupidez, por ejemplo, te quiero" de Antonio del Real y tras un paréntesis, regresa en el año 2002, con su actuación en tres películas, "El Florido Pensil" de Juan José Porto, "Primer y último amor" de Antonio Giménez Rico y "Cásate conmigo, Maribel" de Ángel Blasco, una adaptación de "Maribel y la extraña familia". También se cita en la prensa su participación en "Marujas asesinas", aunque finalmente no apareció en ella.

En "Y decirte alguna estupidez, por ejemplo, te quiero"

Estupenda en su intervención en "El florido pensil", junto a otro grande, Emilio Gutiérrez Caba, en un magnífico plano

Bien acompañada de Asunción Balaguer en "Primer y último amor"

El año 2003, supondrá su actuación en la adaptación al cine del comic Mortadelo y Filemón, interpretando, nada menos, que a la madre del Filemón, en "La gran aventura de Mortadelo y Filemón" de Javier Fesser.

Este año se le otorgará el Premio Toda una Vida de la Unión de Actores, además del premio homenaje de la revista Fotogramas.

Con su magnífico humor recibiendo el cariño de sus compañeros

También este año, colabora en la reposición de "El cianuro ¿solo o con leche?", en una de sus últimas apariciones en la escena.

Inmejorable madre de Filemón.


Dibujada por Ibáñez. Fuente: mortadeloyfilemonyalgomas.blogspot

En el 2004 se despide del teatro, apareciendo en "Personas sin vergüenza" y en el ciclo de lecturas dramatizadas, en la obra "Dial. Yo no soy un asesino". En el siguiente enlace, podréis ver un recorrido en imágenes por su trayectoria teatral.

http://teatro.es/contenidos/revistaDigitalDeLaEscena/RDE11_3/conAcento_ActoresParaSiempre_MariaIsbert.html


Durante el año 2005, participa en "Semen, una historia de amor" de Daniel Fejerman e Ines Paris, en "R2 y el caso del cadáver sin cabeza" de Álvaro Saenz de Heredia y en "Envejece conmigo" de Alberto Moreno.

Una de sus últimas apariciones, plena de patetismo, en "Semen, una historia de amor"

En su 90 cumpleaños, en el 2007, recibe un homenaje imprescindible, en el programa Cine de Barrio. El año siguiente, recibirá la Placa de Miembro de Honor de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, rodeada del cariño de toda la profesión. Manuel Alexandre bromeaba: "Siempre que he trabajado contigo me has puesto en un aprieto, es muy difícil trabajar contigo y que no borres el protagonismo de los demás".

Junto al entrañable Manuel Alexandre

En el 2008, recibirá un premio entrañable, el Premio Nacional de Teatro Pepe Isbert. Como comentaba algún crítico décadas antes, además de conocer a María, como la hija de Pepe Isbert, podríamos conocer a Pepe Isbert, como el padre de María...

Al año siguiente, es nombrada ciudadana ilustre de Tarazona  y este año, ya prácticamente retirada rueda su último papel en la película "Propios y Extraños" de Manolo González, que se estrenaría en el 2010. El año anterior había fallecido su hermana mayor, Matilde 

Con problemas de salud y de memoria, María realizó su última aparición pública en febrero de 2010, en el Teatro Circo de Albacete, durante un homenaje a Jardiel Poncela con la presentación de la obra "Los celuloides de Jardiel". 

Rodeada de su querida familia en sus últimos años

María Isbert murió el 25 de abril de 2011, tras una semana hospitalizada, en Villarrobledo (Albacete), un día después de cumplir 94 años y el mismo día que su padre la inscribió en el registro. La prensa hizo merecido eco de su vida y obra, incluso el diario "The Independent", publicó un completo obituario, firmado por Steven Marsh.

Su capilla se instaló, como no podía ser de otra manera, en el Teatro Circo de Albacete, en donde la profesión y el pueblo le rindió un sentido y sincero homenaje. Emilio Gutiérrez Caba, otro grande de la profesión, declaró": Era una persona grande, una mujer pura bondad, afable, un ser animoso, de esos que estaban dispuestos a darlo todo antes de que se les pidiera nada. Era una mujer de una enorme cultura, que hablaba varios idiomas, con una solidísima formación. Con ella desaparece una forma de vivir el teatro irremplazable y que desgraciadamente ya ha dejado de existir. Su compañero, Pepe Viyuela, en "Mortadelo y Filemón" afirmaba: "Te hacía sentir importante, nunca pretendía enseñarte nada y su humildad y la capacidad de hacerte sentir actor era impresionante".

Su hijo Carlos recordaba: "Le ha faltado ese papel protagonista en un momento de su carrera en que podría haber sacado las dotes interpretativas que tenía y que eran espectaculares. Lo digo como hijo y como profesional".

Pero sobre todo, como despedida, qué mejor que las palabras que, sobre la trayectoria de su madre, pronunció su hijo Tony Isbert en el homenaje que unos años antes le rindió la Academia de Cine: "era incomparable, irrepetible, inimitable e inmejorable".

Panteón de la familia Ysbert en el cementerio de Tarazona de La Mancha.

María Isbert fue enterrada en el cementerio de Tarazona de la Mancha, en el panteón familiar. Un mes después se le otorgó, póstumamente, la medalla de oro de Castilla-La Mancha.   


Margot Cottens

Escrito por actoresdenuestrocine 02-10-2016 en Cine español. Comentarios (0)

MARGOT COTTENS, LA CÓMICA QUE LLEGÓ DEL URUGUAY


La actriz Margot Noemí Cottens Costa nació en Montevideo (Uruguay), el 9 de enero de 1922 (otras fuentes citan 1925). Sus abuelos eran originarios de Bilbao y de Vigo.

Inició estudios de arquitectura y trabajó como delineante, al tiempo que estudiaba en la Escuela de Arte Dramático. En 1948 inicia su carrera en los escenarios, en un grupo de cámara y títeres. Se traslada a Argentina, en donde fue contratada por el actor Pedro López Lagar y posteriormente, en una fecha por determinar, contrae matrimonio con el autor y director teatral argentino, Rafael C. Bertrán, con el que forma compañía.

Fuente: Benitomovieposter

En Argentina realiza su début cinematográfico en 1951, en la película "La Pícara Cenicienta" de Francisco Múgica. Entre el reparto otro actor que recalaría en España, Jorge (George) Rigaud, que se haría famoso por interpretar a San Valentín, en dos películas de éxito.

Rodaría dos películas más en Argentina, "Las aguas bajan turbias", también estrenada como "El Infierno Verde", dirigida en 1952 por Hugo del Carril y "El Conde de Montecristo" de Leon Klimovsky, del año 1953. En esta película ya aparece acreditada de forma relevante, por lo que debía ser ya una reconocida actriz de teatro, si bien, por motivos que desconozco, su nombre aparece mal escrito como "Margot Cotten".

En una de sus primeras películas, "El Conde de Montecristo".

Su "actuación especial", mal acreditada en "El Conde de Montecristo".

El 7 de febrero de 1955, Margot Cottens y su compañía argentina de comedias aterriza en España. Su début se producirá el 1 de septiembre, en el teatro Cómico, con la obra "Amor de Septiembre" escrita por su marido.

Su primera caricatura en el "ABC" en la obra, "Amor en septiembre".

A mediados de ese mes, estrenan "Los maridos engañan después del fútbol" y tras un breve paréntesis, por problemas para encontrar un empresario, salen de gira por España, durante el resto del año y el siguiente, actuando en Valladolid, Zamora, Valencia y Barcelona, entre otras provincias. En el elenco figuran actores como Rafael Navarro, María Francés o María Arias.


Hasta final del año 56, actúa en "Cuando el amor es pecado", "El Ganso de Lohengrin", "El Hospital de los Locos", con motivo del Congreso Pax Christi, en función única frente a la catedral de San Pablo en Valladolid y y tras formar compañía propia junto al actor Esteban Serrador, actúa en esa misma ciudad, en "Quererse demasiado es un error".

En 1957, actúa en la compañía de comedias del teatro radiofónico, en una obra de Guillermo Sautier Casaseca y Luisa Alberca, "En Nombre del Hijo". Ese mismo año, la encontramos en el teatro Alcázar en un gran triunfo que se extenderá hasta 1958, "La Herencia", de Joaquín Calvo Sotelo, interpretada por Rafael Rivelles.


En agosto, entra como primera actriz, en la compañía que dirige el actor Andrés Mejuto y actúa en la obra "Una Muchachita de Valladolid", en donde también encontramos al actor Antonio Ferrandis.

En 1959, su labor es muy variada. Actúa en "La Otra Vida del Capitán Contreras", junto a José María Mompín (papel que luego interpretaría en el cine, Fernando Fernán Gómez), "El Túnel del Amor", en una función única para presentar a un autor novel, Rafael Montero, en la obra "Cosas que Pasan" y finalmente, en la comedia musical "Mambrú", junto a José Orjas. A finales de año, inicia su colaboración para televisión, en la adaptación de la obra de teatro "El secreto del éxito".

En 1960, se une como primera actriz a la Compañía de Comedias Cómicas de Manolo Gómez Bur, actuando en tres obras, de temática similar, "Las Mujeres y Yo", "Béseme Usted" y "Las Tres me Quitan el Sueño".


El año 1961, ya afianzada en el teatro, supondrá el début de Margot Cottens en el cine español. Su primera película en España, será "Margarita se llama mi Amor", de Ramón Fernández, un éxito en su momento, estrenada el 31 de agosto, con un elenco de actores, que incluyen a unos jóvenes, Manolo Zarzo y Amparo Baró, a José Luis Ozores, Pepe Isbert, y que destaca, además de por el lucimiento de Mercedes Alonso, por la interpretación de Margot Cottens, como madre viajera y ausente. Sus tres apariciones, sin duda, son de lo mejor de la película. En cada una de ellas, mantiene una conversación telefónica con su hija, con elementos alusivos al lugar en donde se encuentra. Esta película le valdrá el premio del Círculo de Escritores Cinematográficos y Teatrales de Valladolid a la mejor actriz secundaria. El premio a la mejor actriz se lo llevaría su compañera protagonista, Mercedes Alonso.


En la nieve, de safari y en México. Toda una acaparadora de escenas en "Margarita se llama mi amor".

Ese año también interviene en dos películas que se estrenarán en 1962 y 1963, "Mi adorable esclava" de José María Elorrieta y "La Pandilla de los 11" de Pedro Lazaga, que a pesar de su gran reparto, no tuvo éxito.

Como "La Condesa", acicalándose frente al espejo en "La pandilla de los 11"

En el teatro, actúa en la adaptación de un musical que llevaba tres años en la escena londinense, "The Boyfriend", adaptada por Jaime de Armiñán y dirigida por Luis Escobar y protagonizada por Conchita Velasco y Carlos Larrañaga.

Momentáneamente se aparta del teatro, y se dedica de lleno al cine, apareciendo, entre 1962 y 1963, entre otras, en "Canción de Juventud", en el papel de monja, junto a Rocío Dúrcal y María Fernanda d'Ocón y en "El Grano de Mostaza" de Sáenz de Heredia, "Fuera de la Ley" de León Klimovsky, "Crucero de Verano" de Luis Lucia y según algunas fuentes en "Los Derechos de la Mujer" de nuevo con Sáenz de Heredia y "El Diablo también Llora" de Nieves Conde. 

Junto a María Fernanda d'Ocón en "Canción de Juventud".

En 1962, obtiene, además, el premio provincial de teatro de Valladolid, consistente en la medalla de oro "premio especial" por su relevante personalidad artística, que recibe junto a Paco Martínez Soria.

En 1964, regresa al teatro, sin abandonar el cine y la televisión. Actúa con buenas críticas en "Ardele o la Margarita", protagonizada por Rafael Rivelles y posteriormente, en "La prueba del tres".  Para televisión, aparece en la adaptación de "Una noche de primavera sin sueño" de Jardiel Poncela y en "Confidencia" de Jaime de Armiñán. 


En el cine, interviene en cuatro películas "Jandro" de Julio Coll, "El salario del crimen" de Julio Buch, "El Tímido" de Lazaga y "Escuela de Enfermeras" de Amando de Osorio.

Durante 1965, su labor teatral es muy abundante. Actúa en "La pulga en la oreja", "Cita a los veinticinco años" de Alfonso Paso, junto a Rafael Alonso, con el que ha formado compañía, "Al fin solos… los tres", "La caza de la extranjera", junto a dos grandes cómicos, Alfonso del Real y Valeriano Andrés y finalmente, en la reposición de la obra de Benavente, "La culpa es tuya", con motivo del centenario de su nacimiento y en la obra de Agatha Christie, "La Ratonera".

Para el cine, la encontramos en "Historias de la Televisión" de Sáenz de Heredia, inevitable secuela de "Historias de la Radio", en otra inevitable secuela, "La Familia y uno más", tras el gran éxito de "La Gran Familia",  dirigida por Fernando Palacios y en un éxito de Paco Martínez Soria, "La Ciudad no es para mí". 


Su labor hasta 1969, sigue combinando sus trabajos en todos los medios. En la escena, con buenas críticas, en general,  con obras como "Una luz en la noche" de Aldo Benedetti, "Los Pelópidas", "¡Quiero ver a Miussov!", junto a José Orjas, Antonio Casal y Tote García Ortega, "Sólo el amor y la luna traen fortuna", otro éxito de Miguel Mihura, junto a José María Mompín, María Isbert y Guillermo Marín y por último, "Acelgas con Champán". 

Lola Gaos, Irene Gutiérrez Caba y Margot Cottens, en "Historia de la Frivolidad".

Censora en "Historia de la frivolidad".

En "La importancia de llamarse Ernesto", para televisión.

En la televisión, interviene en el estreno de la serie "La Familia Colón" y en la adaptación de Dickens, "Mr. Pickwick", así como en "La importancia de llamarse Ernesto" de Oscar Wilde, pero sobre todo en el programa especial de 1967, dirigido por Narciso Ibáñez Serrador, creado por él mismo junto a Jaime de Armiñán, "Historia de la Frivolidad", junto a Irene Gutiérrez Caba, Lola Gaos, Rafaela Aparicio y Pilar Muñoz, como las puritanas y un amplio reparto que incluye a Irán Eory, Antonio Riquelme, Luis Sánchez Polack y un largo etcétera.

Junto a Manolo Gómez Bur, en "Las que tienen que servir".

En la gran pantalla, actúa en multitud de comedias, como "Las que tienen que servir" de José María Forqué, "El Turismo es un gran invento" , "Sor Citroen", ¿Qué hacemos con los hijos?"  y "El abominable hombre de la Costa del Sol", "A 45 revoluciones por minuto" dirigidas por Pedro Lazaga o"Cómo esté el servicio" de Mariano Ozores.

Multiplicada en "El abominable hombre de la Costa del Sol".

La falsa monja de "Sor Citroen".

En 1971, actúa en la obra "Florencia Falcón, abogado", que no obtiene buenas críticas, en el Círculo de Recreo (Casino de Valladolid) en una obra de café-teatro de Jardiel, "Una historia de amor en 24 anuncios" y a final de año, se estrena una obra que obtendría gran éxito superando las 300 representaciones y prolongándose durante 1972, su título "Chao", que también se representará en Barcelona.

Hasta mediados de año, también interviene en "Manzanas para Eva", adaptación de cuentos de humor de Chéjov, junto a María José Goyanes, Luis Peña y Juan Diego, en la comedia "El día que secuestraron al Papa" de Bethencourt, en el musical "Aplausos", con Conchita Montes, Conchita Márquez Piquer, Paulovsky y Alfredo Mayo y en 1975, estrenará la adaptación de la famosa obra de Shaffer, "Equus", interpretada por José Luis López Vázquez, que obtendría un gran éxito que se extendería (con varios cambios en el elenco), hasta 1977.

En el cine, sigues sus intervenciones, básicamente en comedias, como "Cateto a Babor", "No desearás al vecino del quinto", "La casa de los Martínez" o "Los días de Cabirio".

Hasta finales de los 70, seguirá su labor teatral, dejando cada vez más en segundo plano el cine, que pronto abandonará. En las tablas, interviene en "Las Planchadoras", en el clásico inglés del autor John Ford, de sonoro título "Lástima que seas una puta" y para la institución de largo nombre, Centro Nacional de Iniciación del Niño y Adolescente al Teatro", en la obra "Don Duardos" y ya en 1980, en "El Gran Teatro del Mundo" de Calderón de la Barca. 

En el cine, realiza algunas de sus últimas apariciones en "Vaya par de gemelos" de Lazaga, en 1977, en "La Familia, bien gracias" de Pedro Masó, que completaba la trilogía iniciada con "La Gran Familia" y en "Sábado, Domingo y Viernes" de Pascual Festa, en 1979.

El año 1980 marca su despedida del cine, apareciendo en un corto titulado "Fragmentos" de Mario Flores y Antonio Bernedo, mientras que su último largometraje será en la comedia "Es peligroso casarse a los 60" de Mariano Ozores, a mayor gloria de Paco Martínez Soria, en la que sería su penúltima película. Se anunció su posible participación en el rodaje de "Carlota (Amor es… veneno) de Stefano Rolla en 1981, pero parece que no llegó a concretarse.

Su carrera en el teatro (y sus incursiones en televisión) continuó, siendo la que le reportó, a la postre, las mayores satisfacciones. En 1981, actúa junto a Amparo Rivelles, en "El Hombre del Atardecer" y en 1982, en "La Salvaje" de Anouilh, protagonizada por Carmen Maura.

Tras un breve paréntesis, vuelve a la escena en 1984, en "Sublime Decisión" de Mihura y el año siguiente en la adaptación teatral de la película de Fassbinder, "Las Amargas Lágrimas de Petra Von Kant", junto a un elenco de actrices magnífico: Lola Herrera, Amelia de la Torre, Victoria Vera, Natalia Dicenta y Nuria Carresi.

Margot Cottens en un descanso de las representaciones de "Las Amargas Lágrimas de Petra Von Kant".

En 1986, interviene en un éxito personal de Concha Velasco, la comedia musical, "Mamá quiero ser artista", coprotagonizada por PacoValladares y con otro veterano como José Cerro.

En 1987, trabaja en varios clásicos como "Nosotros, ellas y el duende", "La Venganza de Don Mendo" y "Otelo, el Moro de Venecia".

En 1988, vuelve a actuar en una comedia musical, "Bésame Johnny", junto a la vedette Tania Doris y el cómico Antonio Garisa y termina los años 80, en la obra "La Loca de Chaillot", de nuevo junto a Amparo Rivelles y una gran actriz de comedia, Tote García Ortega. Para televisión, aparece en la adaptación de "La Cenicienta del Palace" y de "Mamá quiero ser artista".

En la primera mitad de los año 90, actúa en "Rosas de Otoño" de Benavente que se extiende a lo largo de 1990 y 1991, en el clásico de Wilde, "El Abanico de Lady Windermere", en una adaptación de Ana Diosdado y en 1993, en una reposición de "La Muralla".

El año 1994, realiza su último trabajo en la obra "La Pereza", interpretada por Raúl Sénder, en un cambio de registro, retirándose el año siguiente. Para televisión, su última aparición se produce el 21 de mayo de ese mismo año, en la adaptación de "El abanico de Lady Windermere", para Función de Noche.

Margot Cottens murió el 2 de enero de 1999 en el Hospital de la Princesa de Madrid, siendo incinerada en el Cementerio de La Almudena.

Unos días antes, el 26 de diciembre de 1998, había fallecido otra gran cómica, que desarrolló su carrera en el cine y la televisión y obtuvo un gran éxito un par de años antes de su muerte, por su papel como Filo en "Hostal Royal Manzanares, Tote García Ortega; el programa Cine de Barrio las homenajeó, en su programa del 16 de enero.



Laly Soldevila

Escrito por actoresdenuestrocine 12-08-2016 en actriz. Comentarios (0)


Laly Soldevila es uno de los rostros más conocidos y queridos del cine español. Su peculiar e inconfundible voz (como le sucedía a Gracita Morales), su vis cómica y su capacidad para el drama (pocas veces explotada, salvo en el teatro), así como su presencia en televisión le otorgaron justa fama.

Eulalia Soldevila Vall, su nombre completo, nació en Barcelona, el día 25 de julio de 1933. Muchas veces aparece acreditada como Laly Soldevilla, la castellanización de su apellido.

Laly desarrolló muy pronto su vocación artística. Estudió con la actriz Marta Grau, amiga de la familia y sus primeras actuaciones fueron en el marco del teatro de cámara y ensayo, en su ciudad natal. Acreditada como Eulalia Soldevila, en 1948, a los 14 años, actúa en "Música en la Noche" de Priestley, y el año siguiente en "Amor que vence al amor" y "El Gran Dios Brown" de Eugene O'Neill en el teatro Calderón, junto a Adolfo Marsillach. 

Durante 1950, aparece en "El Zoo de Cristal" de Tennessee Williams, "Los Mal Amados" y "Les Vinyes del Priorat", en el teatro Romea, así como en "Círculo Abierto", "Un Tic-tac de reloj" y "El auto de la Pasión", en función de una noche y además, en "Los Esclavos" de Pablo Puche y "El Viaje desconocido".

En 1952, debuta en Madrid, si bien, todavía compaginará sus actuaciones en Barcelona, al menos hasta 1954. Ese año, aparece en la obra "Diferente" de Eugene O'Neill, una función única en el teatro María Guerrero, junto a Mary Carrillo. 

El siguiente año estrena "Música en la noche" y "Tres Ventanas", mientras que en Barcelona actúa en "El Caballero de Olmedo" en el teatro Romea y en 1954, aparece en "Clerambard" de Manuel Aymé, en el teatro Nacional de Madrid y en "Los Padres Terribles" de Cocteau y "La Isla de las Cabras", de nuevo en su ciudad natal.

El año 1955 supondrá su entrada en el medio cinematográfico. Parece que su primera película fue "Duelo de Pasiones" de Javier Setó, que se estreno el 30 de enero del año siguiente. Y según la IMDB, ese año apareció en  "Al Fin Solos" dirigida por José María Elorrieta y Alejando Perla, si bien, en la base de datos del Ministerio no aparece su nombre, aunque los repartos no son completos.

En la escena, actúa en Barcelona, en la obra "Leocadia" de Anouilh, en el mes de marzo. Pero también la encontramos en un recital de poesía en Madrid, en homenaje a Juana de Ibarbourou y unos meses después, en Cáceres, en un recital de poesía medieval. A final de año interpreta en Getafe, "El Alcalde de Zalamea" y en Madrid, "El Malentendido" de Camus, mientras que en Barcelona interpreta las obras de Ionesco, "La Cantante Calva" y "La Lección".

En 1956, ya instalada en Madrid, se inicia el despegue de su carreta teatral, dejando de lado el cine, por el momento. De hecho, Laly siempre se consideró una actriz de teatro, aunque también disfrutara con su labor en la gran pantalla. 

Es reclamada por Luis Escobar, para intervenir en "La Celestina" y más tarde, también interviene en la obra de Mihura, "Mi Adorado Juan", en el teatro de la Comedia. 

En 1957, interpreta obras como "Anastasia" junto a actores clásicos como Irene López Heredia o Guillermo Marín, pero sobre todo, aparece en una obra que le supondrá un gran triunfo "Te espero en el Eslava", dirigida por Luis Escobar e interpretada por Nati Mistral y Tony Leblanc.

Su carrera hasta 1961, incluye entre otras obras, "Maribel y la Extraña Familia" de Mihura, luego trasladada a la pantalla, pero sin su intervención, "The Boyfriend", junto a Concha Velasco y otra gran comediante, Margot Cottens y "Eloísa está debajo de un almendro" del gran Jardiel Poncela.

Junto al gran Ángel de Andrés.

Este año, supone su reencuentro con el cine, que ya no abandonará. Aparece en dos películas, la exitosa "Tres de la Cruz Roja" de Fernando Palacios (que algunas fuentes consideran su début en el cine) y "Vamos a contar mentiras" de Antoni Isasi-Isasmendi. 

El año 1962, actúa en el teatro en la obra "Niebla en el Bigote" de Jorge Llopis, en clásicos como "La Marquesa Rosalinda" de Valle-Inclán o "Angelina y el Honor de un Brigadier" de Jardiel, pero sobre todo, obtiene un gran triunfo en la obra "Las Criadas", junto a Mari Paz Ballesteros y Esperanza Adam.

En una estupenda fotografía del año 1962.

En el cine, interviene en tres películas. Junto al prestigioso director Rafael Gil en "Tú y yo somos tres", y a las órdenes de Fernando Palacios, en "Vuelve San Valentín" y en un gran éxito del cine español, "La Gran Familia", junto a un estupendo plantel de actores.

Tras su matrimonio con el autor Jaime Borrell (1933 -14 de noviembre de 1999) y el nacimiento de sus tres hijos (Juan, Paula y Eugenia), su labor teatral decae, pero hasta mediados de la década, incluye apariciones en "El Chino" y "Blanca por fuera y Rosa por dentro" de Jardiel, junto a Berta Riaza. Desde este momento se dedicará en mayor medida, al cine y la televisión.

Imagen Familiar. Reportaje Revista Blanco y Negro. Año 1977.

En el cine, destaca, su participación en un hito del cine español, "La tía Tula" de Miguel Picazo, del año 1964. También actúa, entre otras, en "Marisol rumbo a Río", de nuevo junto al director Fernando Palacios, en 1964, "El Pecador y la Bruja" de Julio Buchs, ese mismo año o "La visita que no tocó el timbre" de Mario Camus, el año 1965.

Como dependienta de tienda de electrodomésticos, regentada por Isabel Garcés, en "Marisol Rumbo a Río".

En una escena de "La tía Tula".

El año 1966 obtiene un grán éxito, en la obra "Los Pelópidas", una comedia de Jorge Llopis, junto a los actores Carlos Ballesteros y Margot Cottens. Ese año también actúa en el musical "¡Ella!" interpretado por Paquita Rico y el gran cómico Emilio Laguna, en el teatro Maravillas. Para la televisión, actúa en la serie "La Familia Colón", sobre las peripecias de una familia que llega de Hispanoamérica a España.


Hasta finales de la década, interviene tanto en el cine, como el teatro y la televisión. En la escena destaca su participación, junto a un gran elenco, en la obra "Las Mujeres Sabias" de Moliére y "Un Marido de Ida y Vuelta" de Jardiel. 

En el cine, actúa en películas de diversa calidad, "Mañana de Domingo" de Antonio Giménez Rico, en 1966, "Los Chicos con las Chicas" de Javier Aguirre, en 1967, "Oscuros Sueños de Agosto" de nuevo con Antonio Giménez Rico, en 1967 y comedias, como "Una vez al año ser Hippy no hace daño" de Javier Aguirre, en 1969 o "Soltera y Madre en la vida", también con Javier Aguirre, ese mismo año.

Ágil profesora de gimnasia en "Los chicos con las chicas".

Para televisión, además de su actuación en las adaptaciones teatrales de obras como "La señorita de Trevélez", "Tres Sombreros de Copa" o "La Venganza de Don Mendo", entre muchas otras, destaca su participación en la serie "La casa de los Martínez", rodeada de actores como Julia Martínez, Carlos Muñoz, Mari Carmen Prendes, Rafaela Aparicio o Florinda Chico.

El año 1970 protagoniza, junto a José Luis López Vázquez, una de las películas más negras del gran Luis García Berlanga, "¡Vivan los novios!" y el año siguiente participará en la adaptación cinematográfica de la serie "La casa de los Martínez" dirigida por Agustín Navarro. 

Con López Vázquez en "¡Vivan los Novios!" de Berlanga.

Hasta mediados de la década, interviene en películas del momento como "La Graduada" o "La Descarriada" de Mariano Ozores, pero también en una película de culto del cine español, "El Espíritu de la Colmena" de Víctor Erice y en otras con diferentes inquietudes como "Tocata y Fuga de Lolita" de Antonio Drove, en 1974 o "Los Viajes Escolares" de Jaime Chávarri, ese mismo año.

Dando clase en "El Espíritu de la colmena".

En el teatro, la encontramos en obras como "Sabor a Miel" (1971), "Quijotella" del mismo año y "Gazpacho Andaluz" de Arniches de 1972.

En televisión aparece en la adaptación de "La Bella Dorotea" de Mihura y en el programa "Animales Racionales", interpretando el papel de "Vaca" en una granja a punto de rebelarse; junto a ella, el papel de "Perro", lo interpretó Antonio Casal.

Junto a Paco Martínez Soria en "Estoy Hecho un Chaval".

Sus interpretaciones en el cine desde 1975, no pueden evitar películas ligadas al llamado destape o similares, con títulos como "Vida íntima de un seductor cínico", "El último tango en Madrid" o comedias como "Tres suecas para tres Rodríguez" y "Estoy hecho un chaval", ambas de de Pedro Lazaga. Por otra parte, su rostro se hará querido y reconocido en un anuncio de detergentes, en el papel de Tía Felisa. La frase "¡Qué risa Tía Felisa!" se hará tremendamente popular.




Pero será en el teatro, en donde aparecerá en obras que le supondrán grandes triunfos. Los últimos estertores de la dictadura y la llegada de la democracia permitió la puesta en escena de obras, antes censuradas y de autores innovadores. Su primer triunfo en 1975 se produce en la obra "El Realquilado" de Joe Orton, junto a Andrés Mejuto y Tony Isbert. Si bien, su gran año fue 1976, pues supuso su actuación, como el rey Luis XIII, en "La Carroza de Plomo Candente" dirigida por Francisco Nieva, que le valdría el premio Mayte a la mejor interpretación femenina del año y posteriormente, su actuación el "El Adefesio", que supuso todo un acontecimiento, pues su autor Rafael Alberti, permanecía exiliado en Roma, así como su actriz principal, María Casares que vivía exiliada en París. La interpretación de Laly fue muy destacada y considerada una de sus mejores creaciones.

Ese mismo año también participa en un homenaje a García Lorca en Sitges, junto a Joan Manuel Serrat, Rosa María Sardá y Alberto Closas, entre otros y firma un Manifiesto por la amnistía de los presos políticos.

En sus últimos años, también intervino en la exitosa "La Escopeta Nacional" de Berlanga, "Sonámbulos" de Manuel Gutiérrez Aragón y "¿Qué hace una chica como tú en un sitio como éste?" de Fernando Colomo, todas del año 1979. Su última actuación fue en una película olvidable, cuyo título lo dice todo, "La insólita y gloriosa hazaña del cipote de Archidona".

En una escena de "La Escopeta Nacional" con Saza y Amparo Soler Leal.


Su última aparición en la gran pantalla.

Tristemente, Laly Soldevila murió el 12 de septiembre de 1979, a los 46 años, tras tres meses ingresada debido al cáncer que padecía. Fue enterrada en el cementerio Sur de Madrid (Sección 14C. Nicho 68. Tramada 2). 




Pilar Gómez Ferrer

Escrito por actoresdenuestrocine 07-08-2016 en Cine español. Comentarios (0)


PILAR GÓMEZ FERRER, EL ROSTRO RECONOCIBLE

La actriz Pilar Gómez Ferrer es el claro ejemplo de actriz de reparto, en papeles minúsculos, pero cuyo rostro se recuerda. Su aspecto y su saber hacer le permitió interpretar el papel de la mujer normal, desde la esposa estereotipada a la clienta de una zapatería o de un puesto en el mercado. Por momentos, recuerda a un personaje de cómic, a lo "Castafiore".

El nombre artístico de Pilar Gómez Ferrer, puede parecernos a primera vista, lo menos parecido a un nombre artístico, ya que utiliza todo el nombre completo con unos apellidos muy comunes en España y por eso nos puede parece que, sin duda, ése es su nombre. Sin embargo, cometeríamos un error, ya que su verdadero nombre todavía era más sencillo, Pilar Gómez Gómez. 

El porqué de "Gómez Ferrer" tiene que ver con los antecedentes artísticos de la familia. Así que empecemos por el principio.

Nuestra protagonista nació el 7 de febrero de 1910, a la una y media de la madrugada, en la calle del Instituto nº 5 de Toledo, a la que bautizaron con los nombres de María Pilar Ricarda. Sus padres fueron Francisco Gómez Ferrer (1879- 7 de diciembre de 1936), de profesión actor y de Adelina Gómez Uzal (1877 - ?), también actriz.

El actor Francisco Gómez Ferrer.

Su padre Francisco Gómez Ferrer fue un reconocido actor de la época, que tuvo compañía propia, y que utilizaba su nombre completo, como nombre artístico. Su hija, continuadora de la tradición actoral, decidió utilizar el Gómez Ferrer, ya asentado y sin duda, más reconocible que Pilar Gómez Gómez o tan solo Pilar Gómez.

Sus inicios en el teatro fueron precoces. En 1915, a los cinco años, la encontramos actuando en la compañía de su padre, interviniendo en "La Pasionaria" y en "Margarita"; la prensa ya destaca su actuación. Sus hermanos Isabel, Paquito y Pepito, también se dedicaban al teatro, a corta edad.


En 1919, de nuevo en su ciudad natal, aparece en la obra "Los Dos Pilletes", junto a su hermano Pepito (sus hermanos Isabel y Paquito, también actuaba. El periódico, "Día de Toledo", realiza una crítica entusiasta.


Durante los años 20, Pilar desarrolla su actividad teatral, apareciendo en obras como "El sordomudo" o "Cancionera" de los hermanos Quintero, en 1925, que de nuevo le vale nuevas críticas.

En 1929, tras dejar la compañía del teatro de la Comedia, se une a la del teatro Cómico, dirigida por Rosario Iglesias, trabajando en obras como "Los Pollos Cañón", "La Santa" o "La Señorita Isidra".

Las actrices del Cómico. Una jovencísima Pilar Gómez Ferrer, a los 19 años. Arriba, la primera de la derecha.

A lo largo de los años 30, irá cambiando de compañía. A principios del año 1930, trabaja junto al actor y director Juan de Orduña, pero en el mes de abril ya se incorpora a la compañía de Concha Olona, que lleva como primer actor al prestigioso Leovigildo Ruiz Tatay, trabajando en obras como "La Silla nº 18", "Los amos de curtidores" y  "La Sombra de Cayetano", en esta última, junto a Consuelo Guerrero de Luna.

A finales de año se une a la compañía de la reconocida actriz María Palou, que trabaja en el teatro Muñoz Seca.

El 27 de abril de 1932, Pilar Gómez Ferrer contrae matrimonio, en la parroquia de San Nicolás de Madrid, con el actor y posteriormente, agente de actores, Francisco Luna Baños (8 de noviembre de 1897- 15 de enero de 1985). Francisco era hermano de un famoso actor de cine y de teatro, Manuel Luna (1896-1958).

Se produce un breve paréntesis en su labor teatral, durante el cual, Pilar da a luz a una niña, nacida en Madrid, el 20 de enero de 1933 (según reza en su lápida, aunque otras fuentes citan el 31 de enero), a la que llaman como a su abuela materna, Adelina. Con el tiempo, cuando Adelina se dedique al mundo de la interpretación tomará el nombre de Delia Luna y se convertirá en una magnífica actriz de doblaje, a la que todos recordamos como la voz de Blanche Devereaux, en "Las Chicas de Oro" o de Sue Ellen, en "Dallas".

Delia Luna.

Tras un año dedicándose a su familia, Pilar retorna a finales de 1934, al teatro, uniéndose a la compañía de Miguel Ligero y Blanquita Pozas.. En 1935, cambiará de compañía y se unirá a Isabel Barrón y Ricardo Galache, actuando en obras como "El Rey Negro" de Muñoz Seca y "La Risa" de los Hermanos Álvarez Quintero.

Desde este momento y hasta el año 1946, no he encontrado ninguna mención, salvo, probablemente, una aparición en la obra "Banco" de Torrado y Cossío, estrenada en 1941, y en cuyo elenco aparece "Pilar Gómez", sin que pueda afirmar que se trate de ella. 

En 1946, la volvemos a encontrar en el teatro, en concreto en el Reina Victoria, en la obra "El Rey de Judea", junto a Ana María Noé.

De nuevo, hasta 1949, su nombre desaparece de las hemerotecas, pero a partir de ese momento, Pilar inicia su relación con el cine, que supondrá el grueso de su labor actoral y que se extenderá durante casi 30 años y abarcará 130 películas. Sin embargo, aún aparece en otra obra teatral, ese año, "Las de Abel", en la inauguración del Teatro Benavente, junto a su hija Delia, y con María Bru e Isabel Pallarés.

Su primera aparición en el cine (y en este aspecto, seguiré la base de datos de la IMDB, la más completa y de hecho, la única en donde encontrar su filmografía, ya que la base de datos de cine español, minusvalora los datos, al no incluir repartos completos) fue en la película "Llegada de Noche" dirigida por José Antonio Nieves Conde, en 1949.

Esta primera incursión, de momento, no tiene continuidad, y no volverá al cine, hasta el año 1952, actuando en el papel de Doña Tecla, en la película "La Estrella de Sierra Morena" dirigida por Ramón Torrado. 


De los años 50 son destacables películas como "Los Ladrones Somos Gente Honrada" dirigida por Pedro Luis Ramírez, en 1956, basado en la obra de Jardiel Poncela, "Calle Mayor" de Bardem, del mismo año, por otra parte, su primera colaboración con Ladislao Vajda, en "Un Ángel Pasó por Brooklyn" de 1957,  junto a Pablito Calvo y Peter Ustinov, "Los Clarines del Miedo" de Antonio Román, en 1958, "Camarote de Lujo" de Rafael Gil, de 1959, una dura visión de la emigración española y ese mismo año, su primera colaboración (como director), de un total de cuatro, con Fernando Fernán-Gómez, en "La Vida Alrededor", una visión no menos dura de la vida matrimonial. También merece mención su participación, no acreditada, en la película de 1959, "Luna de Miel" dirigida por Michael Powell, aclamado por películas como "Las Zapatillas Rojas" o "Narciso Negro", codirigidas junto a Emeric Pressburger.

En "Los Clarines del Miedo".


A lo "Castafiore", en "Los Ladrones Somos Gente Honrada". Al fondo, Rafael Bardem, Pepe Isbert y José Luis Ozores.



Curiosa estampa. Su episódica aparición en "Camarote de Lujo".

Como "señora que ofrece clavel" en "La Vida Alrededor", junto a Fernando Fernán Gómez.

En 1960, interviene junto a un gran plantel de actores en la adaptación al cine de la comedia de Mihura, "Maribel y la Extraña Familia", dirigida por José María Forqué, en donde interpreta a la guardesa de la casa familiar, junto al gran Pepe Orjas. Este mismo año rueda su segunda colaboración con Fernán-Gómez, en "Sólo para Hombres" y también su segunda y última colaboración con Ladislado Vajda, en "María, Matrícula de Bilbao".

Junto a Pepe Orjas, en "Maribel y la Extraña Familia".

El año siguiente, actúa en la segunda película de Marisol, "Ha llegado un ángel" del director Luis Lucia, en donde interpreta a la portera y en "Alerta en el cielo", un intento de continuar la carrera de Pablito Calvo. 

Acreditada como Pilar G. Ferrer, en "Ha llegado un ángel". Atención a un jovencísimo Jaime Blanch.

Con Marisol, también aparecería en "Tómbola" también de Luis Lucia, en 1962, "La Nueva Cenicienta" y "Búsqueme a esa chica", ambas de 1964 y ya en 1968, en "Solos los dos".

En 1962, vuelve a ponerse a las órdenes de Fernán-Gómez, en la divertida adaptación de la comedia de Muñoz Seca, "La Venganza de Don Mendo", en el papel de Duquesa, pero además participa en una película de muy diferente tono, "Gritos en la Noche" de Jesús Franco, en el papel de modista.

En "La venganza de Don Mendo"

En "Gritos en la noche" de Jesús Franco.

Durante el año 1963, participa en nueve películas, destacando, una nueva colaboración con Forqué, en "La Becerrada", en "Del Rosa al Amarillo" de Manuel Summers y en "Nunca Pasa Nada" de Juan Antonio Bardem. 



El año 1964 vuelve a trabajar con Fernando Fernán-Gómez, en una curiosa película, "El Extraño Viaje", que ha ido ganando buenas críticas con el tiempo y en otra película reconocida de Manuel Summers, "La Niña de Luto". Además, actúa con otra niña prodigio del cine español, Rocío Dúrcal, en "La Chica del Trébol". Con Rocío y el director Luis César Amadori, también trabajaría en "Acompáñame" del año 1966, "Buenos Días, Condesita" y "Amor en el Aire", ambas de 1967.


Pilar Gómez Ferrer también actuó en coproducciones, con Italia, Francia o Inglaterra, a lo largo de su carrera, pero sin duda, la más famosa sería "Doctor Zhivago", dirigida por David Lean, en 1965, en un papel sin acreditar, al menos, según reza la IMDB.

En 1966, realiza una actuación para televisión en la serie "Diego de Acevedo", en el capítulo "Bolívar en Madrid".

A finales de los 60, vuelve a trabajar con José María Forqué, en "La Vil Seducción" (1968) y con Manuel Summers, en "¿Por qué te engaña tu marido?" (1969). También interviene en "Soltera y Madre en la vida" con Lina Morgan, y en "Juicio de Faldas" de Saenz de Heredia, protagonizada por la famosa pareja, Manolo Escobar y Concha Velasco, con un divertido elenco de actores que incluye a Saza, Gracita Morales, Antonio Ozores o Guadalupe Muñoz Sampedro. También actúa en "Los Chicos con las Chicas", a mayor gloria de Los Bravos.

Muy sesentera, en "Los Chicos con las Chicas".

En los años 70, se mezcla una primera mitad, con películas de muy diversa calidad y una segunda mitad, en la que se produce un deterioro, con películas del conocido "destape" o de un humor más basto.

Junto a Antonio Ozores, Mariano Ozores padre y el perfil de Luis Barbero, en "Después de los nueve meses" de Mariano Ozores hijo.

En la primera mitad, interviene, entre otras en "Vente a Alemania, Pepe" de Pedro Lazaga, en "El Ojo del Huracán" de José María Forqué, "Los Gallos de la Madrugada" de Saenz de Heredia, "Los Pájaros de Baden-Baden" de Mario Camus o "Pim, Pam, Pum Fuego" de Pedro Olea, junto a títulos como "Los Días de Cabirio", "Onofre", "Mi Hijo no es lo que parece", "El Reprimido" o "El Calzonazos".

En "El Calzonazos" de Mariano Ozores, protagonizada por Paco Martínez Soria.


En "Los Gallos de la Madrugada", junto a Saza.

En la segunda mitad, la simple mención de algunos títulos, ya da idea de la temática y la profundidad de los mismos: "Cuando el cuerno suena", "Mi mujer es muy decente dentro de lo que cabe", "La mujer es cosa de hombres", o "Virilidad a la española".

Su última aparición en el cine fue en la película "Clímax" de Francisco Lara Polop, del año 1977, totalmente olvidable.

El 15 de enero de 1985 muere su marido, Francisco Luna, tras casi 53 años de matrimonio. Pero la vida, le deparaba otro momento doloroso. Su hija Delia falleció el 3 de febrero de 1996, unos días después de cumplir los 63 años. .

Pilar Gómez Ferrer tuvo una larga vida, falleciendo en Madrid, el 27 de septiembre de 2009, a los 99 años. Tan solo una esquela se hizo eco de su muerte. Fue enterrada en el cementerio de La Almudena, junto a su familia.



Su tumba en el Cementerio de La Almudena. Con ella, su hija, su marido y también el actor Manuel Luna. Cuartel 240. Manzana 78. Letra A.

Foto cortesía de Javier Jara.


Guadalupe Muñoz Sampedro

Escrito por actoresdenuestrocine 14-05-2016 en Cine español. Comentarios (0)


GUADALUPE MUÑOZ SAMPEDRO. PUNTAL DE UNA SAGA.

Guadalupe Muñoz Sampedro, conocida entre la profesión como Doña Guadita, es una de esas actrices únicas, con una personalidad reconocible y que si no existiera habría que inventarla. Como la mayor parte de los actores de este blog, empezó su carrera en el teatro y entró en el mundo del cine cumplidos los cincuenta años, adaptándose perfectamente y desarrollando una larga carrera, al igual que colegas suyos como Alberto Romea.

Nuestra protagonista vino al mundo un 15 (o quizás un 18) de febrero de 1890, en la calle del León de Madrid, curiosamente, la misma calle en donde ocho años antes había nacido Alberto Romea. Era hija de Miguel Muñoz Sanjuán, carpintero, comerciante y… presidente de la Asociación Velocípeda Madrileña, todo un pionero y de Catalina Sampedro Álvarez. 

A través de la rama materna es como Guadalupe entronca con el mundo del espectáculo. Parece que Catalina quiso ser actriz, pero no consiguió el permiso materno, a diferencia de su hermana, Mercedes. Esta se convirtió en una de las actrices teatrales más reconocidas de su tiempo, falleciendo el 17 de diciembre de 1926, siendo la referencia para el resto de la familia dedicada al mundo de la farándula. 

Mercedes Sampedro Álvarez. Revista Cántabra. 1908. BNE.

Miguel Muñoz y Catalina Sampedro tuvieron, al menos, tres hijas más, Natividad, renombrada pianista, Mercedes y Matilde, que también serían actrices, conformando otro estupendo trío de hermanos actores, como los Gutiérrez Caba. Las tres hermanas, además, serían las matriarcas de algunas de las sagas más relevantes del espectáculo español, junto a sus parejas, casi todos actores de prestigio, como veremos.

El début de Guadalupe en el teatro, se produjo cuando esta tenía 15 años y según algunas fuentes, en una obra titulada "El Pie Izquierdo", por la que cobró cuatro pesetas, aunque no he podido encontrar referencia de la misma, alrededor de 1905. Las primeras referencias a la "srta. Muñoz Sampedro", que probablemente, se refiere a ella, ya que fue la primera en incorporarse a la escena, (aunque sus hermanas, siendo niñas, no tardaron en unírsele) las he encontrado, en 1908, es decir, ya cumplidos los 18, actuando en el que sería su lugar habitual de trabajo, durante una década, el Coliseo Imperial, en la obra "Caza de Almas" interpretada por Pascuala Mesa y José Vico. 

En este teatro actúa en diferentes obras que le hacen ganar prestigio. En 1911, en una encuesta a las artistas del teatro sobre la moda de la "falda-pantalón", se le solicita su opinión que coincide con la mayoritaria: "Me parece antiestética al sexo femenino; debemos conservar nuestra figura y apartarnos en el vestir de los masculino". Pilar Bardem (sobrina de Guadalupe, como veremos) recuerda que junto a las Caba, eran las "decentes" de la profesión.

En 1912, forma parte de la compañía del teatro Cervantes y en 1913, trabaja con la compañía de Enrique Borrás, en Barcelona.

El 12 de julio de 1913, contrae matrimonio en la Iglesia de Santa Bárbara de Madrid, con el también actor, Manuel Soto Vives (nacido alrededor de 1881) en Palma de Mallorca. Sus padrinos fueron su hermana Mercedes y su padre, Miguel Muñoz. Manuel y Guadalupe se habían conocido, tres años antes, en la compañía del teatro Coliseo, en donde él era primer actor, cuando ella fue contratada.


 

En una entrevista realizada en 1928, recordaban su boda y sus diferentes caracteres. Ella, pizpireta, él, triste y melancólico. Cuando él iba a visitarla, ella le decía a su madre, "Que se vaya ese ciprés". Como anécdota comentaban, que la novia estuvo horas esperando al novio, que tuvo que ir al por el certificado de soltería a la oficina de correos de la calle Carretas, que llegó la mañana de la boda, enviado desde Palma, por la madre del novio (arriba, foto de su boda, publicada en el Heraldo). 

Pepe Isbert en sus memorias, recuerda con cariño a Manuel Soto: "Era un galán apuesto y simpático, natural y sincero, dentro y fuera de la escena. Fue uno de los mejores amigos que he tenido en mi vida".

UN APARTE: LAS HERMANAS MUÑOZ SAMPEDRO.

Antes de seguir con la biografía de Guadalupe, hagamos una breve referencia a sus dos hermanas, también actrices.

Divertida foto de las hermanas Sampedro: Guadalupe, Matilde y Mercedes.


En primer lugar, Mercedes Muñoz Sampedro, que nació en una fecha que no he podido determinar, alrededor de 1896. Al igual que el resto de sus hermanas comenzó muy joven en el teatro. Mercedes se dedicó de lleno a su labor escénica, mientras que su labor en el cine, fue escasa actuando en alrededor de 18 películas. Casada con Luis Lozano (que murió tempranamente, el 17 de abril de 1939) fue madre de una reconocida actriz de teatro, Carmen Lozano (Madrid, 25 de marzo de 1930 - Madrid, 7 de noviembre de 2009).

Mercedes y Matilde Muñoz Sampedro.

En segundo lugar, Matilde Muñoz Sampedro, nacida en Madrid, el 2 de marzo de 1899 y fallecida en la misma ciudad el 14 de abril de 1969. Curiosamente, su fama fue menor, aunque su trabajo en el cine fue más dilatado, apareciendo en unas 90 películas.  Entró en el teatro a la edad de 8 años, en el teatro Coliseo, al igual que sus hermanas. Matilde fue la matriarca de una de las familias más importantes del cine español. El patriarca fue otro reconocido actor de la época, Rafael Bardem. De su matrimonio, nacieron dos hijos, el director Juan Antonio Bardem y la actriz, Pilar Bardem, madre de Javier Bardem. 

DE 1914 AL FINAL DE LA GUERRA CIVIL

Alrededor de 1914 nace su primer hijo, al que llamarán Manuel, como su padre y años más tarde, en concreto, el 21 de febrero de 1919, nacerá su hija, Luchy, luego famosa actriz.

Bonita foto de la familia Soto-Muñoz.

Su labor teatral es abundante. Hasta 1929 trabajó, sobre todo, en la compañía de Lola Membrives, aunque también junto a Rosario Pino y en la compañía Alba-Bonafé, durante un breve periodo de tiempo. Entre otras obras, participó en "Los Intereses Creados" de Benavente, "Las Vírgenes Locas" de Prevost, "Canción de Cuna", "El Agua del Jordán", "El Trousseau de Boda", obra interpretada sólo por mujeres, "Las cacatúas", "El puesto de antiquités", "Una Mujercita Seria", "La Malquerida" "Comedianta", "La Fuerza del Mal" de Linares Rivas, "Si Yo quisiera…", "Las Adelfas" de los hermanos Machado, "Pepa Doncel" y "Señora Ama".

En 1929, su marido Manuel Soto forma parte, como primer actor, de la compañía de la actriz Eugenia Zúffoli, dirigida por José Bódalo, padres del que sería famoso actor, José Bódalo. Guadalupe, el año siguiente entraría en la compañía del teatro Infanta Isabel.

Interviene en multitud de comedias, logrando un sólido prestigio. Hasta mediados de los años 30, representa "La Oca", "El Padre Alcalde", "Mi Padre" o "El Escándalo" de Muñoz Seca, "Tiene usted ojos de mujer fatal" de Jardiel Poncela y "¡Qué solo me dejas!" y "El Juzgado se divierte" de Antonio Paso.

En una escena de la obra "Mi Padre".

En 1934, se realiza una encuesta en la revista Blanco y Negro: "¿Por qué se hizo usted artista, por necesidad o por vocación?". Guadalupe contesta: "Por pura afición. Desde niña sentía el irresistible imán del teatro. Y luego, como me encontraba en un ambiente propicio, pues a todos en casa nos encantaba hacer comedias, mi vocación se fue acrecentando y robusteciendo. No creo, por otra parte, que haya nadie que se dedique al teatro por necesidad solamente. El que se dedique a la escena tiene que poseer, en primer lugar, ciertas facultades naturales y de adaptación ¡Y muchísima vocación! ¡Mucha! ¡Si lo sabré yo!".

Voz. 4 de febrero de 1936.

En plena guerra civil, actúa junto a Gaspar Campos en "El Centenario" de los Álvarez Quintero, junto a Ana de Siria en "Lo que hablan las mujeres" y "Se rifa un hombre".

CINE Y TEATRO: LOS AÑOS 40 Y 50

Al finalizar la guerra civil, su labor teatral se acentúa. Durante 1939, interviene, entre otras, en "La Gracia de Dios", "Las colegialas", "La venganza de don Mendo", "¡Que se case Rita!", "Los Rojillos" y "Mi Niña".

Fotocromo publicitario de CIFESA

Pero, sobre todo, el año 1939, supone su début en el cine. En agosto de ese año, comienza el rodaje de su primera película, "La Dolores", que también será la primera de la cantante Concha Piquer, siendo dirigida por Florián Rey. La película se estrenaría a principios de 1940.

En 1940 también participa en un cortometraje dirigido por Carlos Arévalo, titulado "No Fumadores". En el teatro estrena una de las más famosas obras de Jardiel Poncela, "Eloísa está debajo de un almendro", que luego también interpretaría en su versión cinematográfica.

Este año también actúa en la obra de Antonio Paso (padre), "Un marqués, nada menos".

En los años 40, también estrenará dos obras más de Jardiel Poncela, "Madre, el drama padre" y "Es peligroso asomarse al exterior".

En el libro "Alfredo Landa. Vida de un cómico" de Marcos Ordóñez, comentaba sobre ella: "Una excéntrica maravillosa que parecía inventada  por Jardiel".

A mediados de los años 40 forma compañía propia, con primero actores como José Orjas y Rafael López Somoza, y posteriormente, con su yerno, el actor Luis Peña y su hija, Luchy Soto, logrando grandes triunfos en papeles cómicos, en obras como "Se gratificará espléndidamente", "Nosotros, Ellas y el Duende" (que era su preferida), "Mamá, nos pisa los novios", "Jaimito se casa", "Una viuda original", "La perfecta soltera" y "Los Mejores años de nuestra tía".

En el cine, en ese mismo periodo, rueda su segunda película, en 1941, a las órdenes de Ignacio F. Iquino, "Alma de Dios", con quien también trabajaría en la comedia "El Difunto es un vivo" y "El Hombre de los Muñecos".

Ese año, también repite con Florián Rey, en "Polizón a bordo" y en 1942, con "Éramos siete a la mesa". Ese mismo año también actúa en "Intriga" de Antonio Román. En el libro "Un cine para un imperio" de Paco Ignacio Taibo I, mencionaba un comentario de Sánchez Vidal sobre el paralelismo entre el personaje interpretado por Guadalupe Muñoz Sampedro en "Polizón a bordo" con el trabajo de la actriz Margaret Dumont en las películas de los hermanos Marx. 

En un fotograma de "Intriga" de Antonio Román.

El año 1943 supone su actuación magistral en una película, que supone la adaptación de la obra de teatro de Jardiel, "Eloísa está debajo de un almendro", que como hemos visto, ella estrenó en la escena. En ella despliega todo su saber hacer, con escenas estupendas con un partenaire de lujo, Alberto Romea y todo un magnífico reparto.

El magnífico reparto de "Eloísa está debajo de un almendro".

También en 1943, interviene en una papel de época en "Mi vida en tus manos" de Antonio de Obregón. Posteriormente, en 1945, volvería a llevar al cine, una obra de Jardiel, que también había estrenado en el teatro, "Es peligroso asomarse al exterior", dirigida por Alejandro Ulloa.

En "Mi vida en tus manos" junto a Julio Peña.

El año 1944 realizó la primera de sus cuatro películas con el director Juan de Orduña, "Tuvo la culpa Adán", que continuó ese mismo año con "Ella, Él y sus Millones", en donde trabajaba gran parte de la familia, pues también actuaban su hija y su yerno, Luchy Soto y Luis Peña, en una comedia "a la americana", interpretada por la pareja cinematográfica, con permiso de Amparo Rivelles, Rafael Durán y Josita Hernán. 

En una escena de "Ella, él y sus millones".

Junto a Juan Espantaleón en "Tuvo la culpa Adán".

En 1944, también intervino en "El Hombre que las Enamora" de José María Castellví y en "Empezó en boda" de Raffaello Matarazzo. En ese año, en la revista Radiocinema preguntan a varios actores, ¿cuál ha sido su mejor interpretación cinematográfica del año?, a lo que Guadalupe contesta: "¡Qué compromiso!… Soy tan modesta… ¡Ah!, la que no he hecho".

Junto a Sara Montiel y Fernando Fernán Gómez en "Empezó en boda". primerplano.blogspot

El año siguiente, además de la película antes comentada, participa en su tercer rodaje con Orduña, "Mi Enemigo, el doctor", que se estrenaría muy tarde, en 1948. Al igual que sucedió con su siguiente película, "Cero en Conducta" de Fedor Otzoup, que se estrenó en 1946.

En este momento, Guadalupe realiza un paréntesis de casi diez años, hasta retomar la continuidad en su trabajo para la gran pantalla.

Suegra, yerno e hija. 

Se dedica con su propia compañía a la labor teatral, con el resto de su familia (su marido, su hija y su yerno), de gira por España y por Sudamérica y actuando en comedias, en donde la crítica, en general, alaba más su actuación que la calidad de la obra. Así, la encontramos en obras como "Doña Vitamina", "La señora Lupita", "¡Penalty!", "Tíita Rufa", "Eva no salió del Paraíso", "Luna de miel para cuatro", "Tenemos Petróleo", "Celos a la plancha" o "Tan perfecto no te quiero".

Publicidad de las obras en el diario ABC.


La actriz Pilar Bardem en sus memorias "La Bardem", recuerda lo despistada que era su tía, y como a veces este despiste, a veces lo utilizaba. No habiéndole hecho mucha gracia la boda de su hija con Luis Peña, cuando éste entró en la compañía de su suegra, siempre le hacía lo mismo: "¡A ver, ese chiquito, el nuevo!. ¿Cómo te llamas hijito?" - Luis, me llamo Luis. Soy su yerno, doña Guadalupe. - ¡Uy, sí, qué cabeza la mía". Otro graciosísimo ejemplo también reseñado en sus memorias, cuenta como estando de gira por América, les escribió una carta pidiendo que la mandasen una partitura de una canción, de la que no recordaba el título y para recordársela a continuación añadía: "Es esa de tarará tara tarará…" y así varias hojas más. 

Sobre su despiste también da cuenta el actor Alfredo Landa, en el libro de Marcos Ordóñez, "Alfredo Landa. Vida de un cómico", que recuerda: "Todo lo que te cuenten sobre los tremendos despistes de Guadita es verdad de la buena. Tenía memoria corta y ya podía haber estado hablando con su padre, que a la media hora volvía a verle y no le reconocía. Se sabía hasta la última coma de las funciones, pero vivía en un mundo paralelo, su mundo. Era un dechado de gracia, de talento, de bondad y de sencillez. Nunca se daba aires, como sí lo de hacer teatro fuera para ella una forma de ser, o de respirar".

Su vuelta a la gran pantalla será con un clásico del cine español, "Historias de la Radio" dirigida por José Luis Sáenz de Heredia en 1955 y rodeada de un magnífico elenco de actores, algunos de ellos, ya comentados en este blog, como Alberto Romea y José Orjas. Diez años después también trabajaría en la "secuela", titulada "Historias de la Televisión". Con Saenz de Heredia volverá a rodar en otra comedia, en 1969, "Juicio de Faldas" interpreta por la exitosa pareja Manolo Escobar-Concha Velasco, bien acompañados de Saza, Gracita Morales y Antonio Ozores.

Junto a Alberto Romea en "Historias de la radio".

Tras rodar "Quiéreme con Música" de nuevo con Iquino y "Susana y yo", ambas en 1957, ese mismo año, se pone de nuevo a las órdenes de un viejo conocido, Juan de Orduña, en otro éxito del cine español, a mayor gloria de Sara Montiel, "El último cuplé".

Anunciando crema dental. Publicidad inserta en el diario ABC.

El año siguiente supondrá supondrá su única colaboración con Luis García Berlanga, en una película afectada por la censura, pero magistralmente interpretada por un grupo de actores en estado de gracia, comenzando por el gran Pepe Isbert y siguiendo por Alberto Romea, Juan Calvo o Paolo Stoppa, entre muchos otros. Guadalupa Muñoz Sampedro es una de las clientes del balneario de aguas milagrosas, en donde también encontramos a Julia Delgado Caro, Nicolás D. Perchicot o Mariano Ozores (padre).

En "Los Jueves, milagro", detrás Nicolás Díaz Perchicot y Mariano Ozores (padre).

En 1958, el 31 de agosto muere su marido, Manuel Soto, tras un largo periodo de enfermedad. Aún le esperaban días luctuosos en el futuro...

En una escena de "Y después del cuplé…" del año 1959.

LOS AÑOS 60 Y EL FINAL

Un par de años después, en 1960, realiza su primera colaboración con otro buen director de comedias, José María Forqué, en la película "Maribel y la extraña familia", en un papel estupendo como una de las dos viejas y excéntricas tías del protagonista (Adolfo Marsillach), la otra fue nada menos que Julia Caba Alba.

Con Julia Caba Alba en "Maribel y la extraña familia".

Este mismo año realiza una estupenda interpretación en una curiosa película titulada "El Indulto" dirigida por José Luis Saenz de Heredia, interpretada por una jovencísima Concha Velasco y por Pedro Arméndariz, con un tema de terrible actualidad, como el maltrato y el machismo. Guadalupe tiene una divertida escena (un remanso de tranquilidad, en una tensa película), ambientada en plenas fiestas de San Isidro en Madrid, junto a Concha Velasco, a la que anima a tomar un sorbito de licor  a ponerse un mantón de Manila, que según ella, es… un pueblo de Murcia.

En dos escenas de "El indulto" con una joven Concha Velasco.

Con José María Forqué volvería a trabajar en "Accidente 703", "Vacaciones para Ivette" y "Estudio Amueblado 2p".

A finales de los 60 y durante los 70 hasta su fallecimiento, se vio inmersa en las comedias menos destacadas de Pedro Lazaga, Mariano Ozores o Vicente Escrivá y en la última y menos atractiva etapa de un buen director, Rafael Gil. Sus títulos son elocuentes: "Lo verde empieza en los Pirineos", "El Calzonazos", "Polvo eres…" o "Zorrita Martínez", en fin…

En las tablas, hasta mediados de los 60 actúa en obras como "Don Juan Tenorio" o "El baile de los ladrones". 

El año 1965, el 3 de diciembre, en plena actuación durante el estreno de la obra "La vidente" protagonizada por María Luisa Ponte, sufre un derrame cerebral, la representación se suspende y es sustituida por Charo García Ortega. Lamentando el contratiempo causado a sus compañeros, consiguió recuperarse en un tiempo récord, de forma que en abril ya se encontraba restablecida, y el año siguiente actúa para televisión en "La rapsodia de los zapatos" dirigida por Pilar Miró y en varias películas como "Los chicos con las chicas" de Javier Aguirre o "Crónica de nueve meses" de Mariano Ozores.

Vuelve a subir al escenario, en 1968. Parece que el primer intento fue en la obra "El Alma se serena" de Alonso Millán, pero según cuenta Concha Velasco en sus memorias, tenía problemas de memoria en los ensayos y tuvo que ser sustituida. Así, su vuelta se produjo en la obra "¡Cómo está el servicio!" junto a Florinda Chico, sería su última aparición en escena. Ese año recibe el premio a la mejor interpretación femenina, del Sindicato del Espectáculo, por su labor en conjunto del año 1967.

El año 1970 sufre un duro golpe del que no se recuperará nunca. En octubre, tras una larga lucha contra el cáncer, muere su hija Luchy Soto, a los 51 años.

En 1971, obtiene el Premio Nacional de Teatro, largamente merecido. En 1974, se comentaba su posible participación en una película que finalmente no se rodó "Érase una vez un circo" dirigida por Tito Fernández e interpretada por Lina Morgan.


Su trabajo en el cine continuó hasta su fallecimiento, siendo su última película, "El señor está servido" de Sinesio Isla, en 1975.

Murió el 4 de diciembre de 1975 en Madrid. Casualmente, según cuenta Pilar Bardem en sus memorias, su hermano Juan Antonio, sobrino de Guadalupe, salía de correos en Cibeles, cuando vio a un grupo de gente en torno a su coche, se acercó a preguntar qué sucedía y contestaron: "Ná, una vieja que está ahí medio muerta", trágicamente se trataba de su tía. Catorce días antes, había muerto el dictador y España empezaba su camino a la democracia.

Fue enterrada en La Almudena, junto al resto de su querida familia.