Antonio Ferrandis

Escrito por actoresdenuestrocine 31-08-2016 en Cine español. Comentarios (0)


ANTONIO FERRANDIS, EL ACTOR VERAZ

No hay duda de que Antonio Ferrandis es uno de los grandes actores de España. Antonio Ferrandis no parecía estar actuando, era el personaje; su veracidad era comparable a la de otro gran actor de la escena española, José Bódalo, con el que trabajó a menudo, como veremos.

Antonio Ferrandis Monrabal, su nombre completo, nació en la calle Mayor de Paterna, el día 28 de febrero de 1921, hijo de Miguel, albañil, y de Vicenta, pescadera. 


Sin ningún antecedente artístico en la familia, Antonio se licenció en Magisterio, y empezó a trabajar en una fábrica de piensos; sin embargo, su vocación ya era fuerte y a mediados de los 40, se unió a la compañía Gironés-Ferris y posteriormente a la de Modesta Calandín.

Según contaba en una entrevista, a mediados de 1950, mientras la compañía del prestigioso actor Antonio Vico actúa en Valencia, decide hablar con él, y consigue que lo contrate. Así, a mediados del mes de julio, Antonio Ferrandis debuta en Burgos, con la obra "Militares y Paisanos" de Vital Aza, en el papel de General, cobrando 70 pesetas diarias. Sin embargo, si hacemos caso a la base de datos de teatro del MInisterio, Antonio Ferrandis, ya había probado fortuna, varios años antes. En junio de 1947, se estrenó la obra "Miss Ba", en el teatro María Guerrero. Esta obra, se reestrenó en noviembre de ese mismo año, con unos cambios en el elenco. Uno de esos cambios fue la incorporación de Antonio Ferrandis. Sin embargo, parece que no tuvo continuidad y quizá por ello, el propio Ferrandis no lo tenía en cuenta como su debut. 


Según comentaba en un reportaje en el diario Mediterráneo, durante 1950, se enamoró de Conchita Bardem (actriz de la compañía de Vico y miembro de la familia Bardem), pero la relación no prosperó.

A pesar de sus dudas sobre si continuar o no en el teatro, consigue nuevos papeles, y así, lo encontramos en 1952,  en el teatro Infanta Isabel, en la obra "El Aprendiz de Amante" de Víctor Ruiz Iriarte, de nuevo, junto a Vico. 


En 1953, se produce también su incorporación al cine, nada menos que en tres películas. Realiza su début en la película de Ladislao Vajda, "Carne de Horca", que se prolonga con otras dos películas, "Vuelo 971" del director Rafael J. Salviá y "Ha desaparecido un pasajero" de Alejandro Perla. 

Algunas fuentes citan su participación en 1954, en la película de Vajda, "Aventuras del Barbero de Sevilla", en el papel de chambelán, sin embargo, no parece estar confirmado. Sí aparece, sin embargo, en 1955, en otra película de Vajda de éxito clamoroso, protagonizada por un paisano, Rafael Rivelles; su título "Marcelino pan y vino". 

La siguiente referencia a su carrera teatral aparece ese mismo año, ya incorporado al Teatro Español, de la mano de José Tamayo, con la obra "La Vida es Sueño" de Calderón de la Barca, protagonizada por Mari Carrillo, Paco Rabal y Asunción Balaguer. Desde este momento su carrera teatral será impresionante, actuando en multitud de obras de prestigio y dejará de lado el cine durante un lustro.

En 1956, junto a la compañía del Lope de Vega, sigue con clásicos como "El Gran Teatro del Mundo", "La Cena del Rey Baltasar", "Fuenteovejuna", puesta en escena en el lugar donde transcurre la obra, "Tiestes", "Don Juan Tenorio" e incluso "Seis Personajes en Busca de Autor".


En 1957, obtiene éxito con la obra "Las Brujas de Salem" de Arthur Miller, junto a Paco Rabal y continúa con obras como "El Diario de Ana Frank", protagonizada por Berta Riaza, "Los Intereses Creados" de Benavente, "El vendaval" de Anouilh, producida por Rafael Rivelles y "Nuestro Fantasma" de Armiñán. El siguiente año interpreta una comedia exitosa "Una Muchachita de Valladolid", con una estupenda actriz cómica, Margot Cottens.

El año 1959 vuelve a actuar en una obra de prestigio, "La visita de la vieja dama" de Durrenmatt, y posteriormente, en "La Orestíada", que se prolonga hasta 1960. Ese año se incorpora a la compañía del teatro María Guerrero, siendo su primera actuación en "Comedia para asesinos". También intervendrá en "El rey ha muerto" junto a Rivelles, en "Hora de Todos" y el clásico de Chéjov, "El Jardín de los Cerezos". En esta compañía trabajará de forma continuada, junto al gran actor José Bódalo.

Este mismo año vuelve al cine, de nuevo con una tríada, "El Hombre de la Isla" de Vicente Escrivá, el "clásico" de José María Forqué, "091 policía al habla" y además, vuelve a ser reclamado por Ladislado Vajda, para su film "María Matrícula de Bilbao".

También realiza su primera interpretación para televisión en la serie "Galería de Esposas" junto a la actriz Margot Cottens.

LOS AÑOS 60: EL DESPEGUE CINEMATOGRÁFICO

El año 1961, para no perder la costumbre, Ferrandis vuelve a aparecer en tres películas, pero, por el momento sin dejar de lado su importante labor teatral. Además, sigue su trabajo en televisión, de nuevo junto a Cottens, en "Una pareja cualquiera".

Rendido amante de Amparo Soler Leal, en "Plácido".

Entre su trabajo para el cine, se incluye su primera colaboración, en un pequeño papel, con Luis García Berlanga, en su estupenda película, "Plácido". Las otras dos, una comedia "negra" de curioso título "Adiós Mimí Pompón" de Luis Marquina y "Aqui están las vicetiples" de Ramón Fernández.

Junto a Silvia Pinal en "Adiós, Mimí Pompón". 

En la escena, su labor es diversa. Actúa en el divertidísimo papel de Ezequiel en la obra de Jardiel, "Eloísa Está Debajo de un Almendro", interpretado magistralmente en el cine, por el entonces ya fallecido, Alberto Romea. También actúa en "Cerca de las Estrellas" de Ricardo López Aranda y por último, en una obra que le traerá grandes elogios, "El Rinoceronte" de Eugene Ionesco. También actúa en "El Anzuelo de Fenisa" y "La Loca de Chaillot", interpretada por la prestigiosa Amelia de la Torre.


Este éxito se prolongará con su papel en la obra "Los Caciques" de Arniches, repuesta en 1962. Ese año también actúa en "La Bella Malmaridada", que supuso la presentación teatral de María Asquerino, "Soledad" de Unamuno o "La Difunta", entre otras.

Durante el año 1963, deja en segundo plano su labor teatral, si bien, vuelve a aparecer en la reposición de "La Loca de Chaillot" y en "Los verdes campos del Edén" a finales de año, para dedicarse más intensamente al cine, trabajando en siete películas. 

Su breve aparición el "El Verdugo".

Vuelve a trabajar con Berlanga, en un pequeño papel, como funcionario de la cárcel, en la obra maestra, "El Verdugo". También repite con Vicente Escrivá en su película "Dulcinea" y se estrena bajo las órdenes de José Luis Saenz de Heredia, en dos películas, "Los derechos de la mujer" y "La Verbena de la Paloma". Por último, interviene en "Llegar a más" de Jesús Fernández-Santos.

Durante 1964, trabaja en Madrid, en una obra que le valió excelentes críticas, "El Proceso del arzobispo Carranza" de Joaquín Calvo Sotelo. También actúa en Barcelona, con la obra "Los Verdes Campos del Edén". Además, continúa su labor en televisión, muchas veces de la mano de Armiñán, actuando en "El Visitante" junto a Lola Herrera.

En el cine, trabaja con José María Forqué, en "Casi un caballero" y con Luis César Amadori en "El señor de La Salle".


El siguiente año, su labor teatral incluye "Intermezzo" de Jean Giradoux, "El Cerco" de Claudio de la Torre y "Noches de San Juan" de Lopez Aranda, junto a Bódalo, Irene Gutiérrez Caba y Alicia Hermida. En el cine, dos películas más en su haber, "El Diablo También Llora" de José Antonio Nieves Conde e "Historias de la Televisión" de José Luis Sáenz de Heredia.

Entre 1966 y 1967, su labor teatral y cinematográfica es muy abundante, sin olvidar su trabajo para televisión. En la escena destaca su actuación en el clásico de Calderón de la Barca, "La Dama Duende", trabajando junto a María Fernanda d'Ocón y Tote García Ortega. Su papel es el de Cosme. También actúa en sendos homenajes a Arniches y Benavente, saliendo de gira a Barcelona y Palma de Mallorca. También destaca su labor en "La Cabeza del Bautista" de Valle-Inclán, "Cuatro Corazones con Freno y Marcha Atrás" de Jardiel y "Así es si así os parece" de Pirandello.

Es finalista a los premios del Círculo de Escritores Cinematográficos, pero finalmente lo obtiene el actor Manolo Zarzo. Sin embargo, en 1967, sí obtiene la medalla de oro de los premios de Teatro de Valladolid.

Para televisión trabajo junto a Armiñán y a José Bódalo en "La Cigarra y la Hormiga" y "Días de Haber". entre otras.

En el cine, sus actuaciones son muy diversas, tanto por los papeles, como por los directores con los que trabaja. En 1966, interviene en "Posición Avanzada" de Lazaga, "Con el viento solano" de Mario Camus, "Fata Morgana" de Vicente Aranda, "Un Beso en el Puerto" de Ramón Torrado, ""La Mujer Perdida" de Tulio Demicheli y "Las Viudas" de Julio Coll y José María Forqué, en el segmento "El Retrato de Regino".

En 1967, interviene en un éxito de Pedro Lazaga, a mayor gloria de Gracita Morales y de los mejores actores cómicos del momento, "Sor Citroen", en "El último sábado" de Pedro Balañá, "Pero… ¿en qué país vivimos?" de Saenz de Heredia y en "Madame Arthur" de Carlos Serrano.

Junto a Manolo Escobar en "Pero…¿en qué país vivimos?"

En una imagen de "Sor Citroen".

En el cine, interviene en 1968, en dos comedias, "No desearás la mujer de tu prójimo" de Lazaga y "¡Cómo está el servicio!" de Mariano Ozores.

Tras actuar en "Los Bajos Fondos" de Gorki, emprende una gira por Hispanoamérica, con la compañía del María Guerrero, que se extenderá  desde enero hasta agosto de 1969, llevando en el repertorio, cinco obras, que van desde lo más clásico a lo más actual de la dramaturgia española: "La dama duende" de Calderón, "El señor Adrián, el primo" de Arniches, "La enamorada del rey" y "La rosa de papel" de Valle-Inclán, "Tres Sombreros de Copa" de Miguel Mihura y "Los Verdes Campos del Edén" de Antonia Gala. 

LOS AÑOS 70: ADIÓS AL TEATRO

La primera mitad de los años 70 se inicia con un gran reconocimiento a su labor teatral. Antonio Ferrandis obtiene el Premio Nacional de Teatro, en 1970, por su trabajo en "La Rosa de Papel". Curiosamente, antes de que finalice el lustro, Ferrandis abandonará el teatro y se dedicará de lleno al cine y la televisión.


En el cine, durante 1970, se pone a las órdenes de Luis Buñuel, en su película "Tristana", con Pedro Lazaga rueda "El Dinero Tiene Miedo" y con Javier Aguirre, la popular comedia "El Astronauta".

Otro reconocimiento se sumará en 1972, al obtener el Premio del Sindicato Nacional del Espectáculo correspondiente al año anterior, por su interpretación como actor de reparto en la película "Vente a Ligar al Oeste" dirigida por Pedro Lazaga. 

Ese mismo año, Antonio Ferrandis forma compañía propia, llevando en su repertorio las obras "Niebla" de Unamuno y "El Mejor Amigo del Hombre" de Pedro Gil Paradela. Hasta 1973 se encuentra de gira por Valladolid, Barcelona y Valencia, con un elenco que incluye a Maruchi Fresno, Victoria Vera o María Francés. 

Sin embargo, parece que esta aventura no tuvo continuidad y en marzo de 1973, Antonio Ferrandis actúa en el teatro Moratín de Barcelona, en la obra "Macbett" de Ionesco, junto a Analía Gadé, Guillermo Marín y Enrique Guitart.

Su implicación con el cine y la televisión va en aumento, hasta el punto de que Ferrandis deja el teatro, y aunque en 1974, se menciona su posible participación en "El Círculo de Tiza Caucasiano" de Brecht y "La picaresca" de Mañas, finalmente no se materializa. 

En televisión, sigue su colaboración con Jaime de Armiñán, sobre todo, aunque también con otros autores, apareciendo entre otras en "El León Enamorado", "Flores para la Señora", "El Cangrejo y el Sol", "El Hombre que Corrompió una Ciudad" y "La Visita de la Vieja Dama".

Su labor en el cine, hasta mediados de los 70, también incluye comedias de la época como "Soltero y padre en la vida", "La Descarriada", "El Calzonazos" y un buen papel, como exiliado republicano en "Vente a Alemania, Pepe", junto a otros títulos de más empaque.



En "Vente a Alemania, Pepe".


Así destaca su papel en "¿...Y el prójimo?" de Ángel del Pozo, que analiza las implicaciones de la donación de órganos, y que le valió a Ferrandis, el premio a la mejor interpretación en el Festival de Karlovy Vary en 1974. 

Junto a López Vázquez, en "Mi querida señorita".

También lo encontramos bajo la dirección de Juan Antonio Bardem en "Varietés" (1971) y con Jaime de Armiñán, en tres películas, "Mi Querida Señorita" (1972), nominada al Oscar y todo un hito del cine español, en donde interpreta al enamorado de un José Luis López Vázquez, hombre atrapado en un cuerpo de mujer, "El amor del Capitán Brando" (1974) y "Jo, Papá" (1975), junto a una joven Ana Belén.


Antonio Ferrandis sigue cosechando premios, en esta época. Así obtiene el premio del Círculo de escritores cinematográficos correspondiente al año 1974, por sus interpretaciones en "El Amor del Capitán Brando" y "Los Nuevos Españoles", el premio Antena de Oro, la Encomienda al mérito civil y el premio de los lectores de "La Actualidad Española" a los más populares de TVE, que comparte con la plana mayor de los personajes más conocidos de la televisión del momento, como los payasos de la tele, Kiko Ledgar, Miguel de la Quadra Salcedo, Félix Rodríguez de la Fuente, Tip y Coll o José María Íñigo.

En la segunda mitad de los años 70, su labor cinematográfica se cuenta por éxitos. Además, recibe de nuevo el premio del círculo de escritores cinematográficos por "La Casa Grande"y el premio de cine de la revista Blanco y Negro. 

Entre las películas más destacadas, encontramos el clásico de Luis García Berlanga, "La Escopeta Nacional" (1978), "Retrato de Familia" (1976) de Giménez Rico, "Vota a Gundisalvo" (1977) de Lazaga y "Tobi" (1978) de Mercero, entre otras.

Mónica Randall, Antonio Ferrandis, Rafael Alonso, Amparo Soler Leal y Luis Escobar en "La Escopeta Nacional".


Pero una de sus actuaciones más destacadas será poniendo su voz al personaje de Sancho Panza, en la exitosa serie de dibujos animados,  "Don Quijote de La Mancha", al que ponía su voz, nada menos que Fernando Fernán-Gómez. La serie presentó su episodio piloto en Cannes, en 1977 y se estrenaría en 1979 en Televisión Española. 

LOS AÑOS 80: LA CARA Y LA CRUZ DE LA POPULARIDAD


En febrero de 1980, la prensa anuncia el rodaje de una nueva serie para televisión, en la que Ferrandis será uno de los protagonistas. Poco podía imaginar, que el éxito arrollador de su interpretación sería su gloria y su maldición. Se trata, evidentemente, de "Verano Azul" y el papel del tierno pescador al que apodan "Chanquete". El rodaje se extendería algo más de un año y en octubre de 1981, se estrenó en Televisión Española. La muerte de su personaje emitida en febrero de 1982 fue todo un drama nacional. 


Desde ese momento, Ferrandis y Chanquete fueron uno. Él mismo contribuyó a fomentar y prolongar esta identificación, no pudiendo resistir, tanto la avalancha de afecto que le prodigaban, sobre todo los niños, como el rédito económico, legítimo, que le proporcionaba. Así, Ferrandis actuó en el circo, como Chanquete e incluso grabó un disco de canciones infantiles, aprovechando el tirón del personaje, titulado "¡Qué bonito es navegar!…con Chanquete".


El año 1981 será también importante para la carrera de Antonio Ferrandis, porque comienza el rodaje de una película, que le llevaría a las puertas de Hollywood, "Volver a Empezar" de José Luis Garci, que se estrenaría en 1982, al igual que la película "Corazón de Papel" de Roberto Bodegas.

En una magnífica escena de "Volver a Empezar"

A finales de 1982, tras regresar de México, donde había participado en el rodaje de "Sangre en el Caribe y cuando se preparaba para actuar en el circo Kron, es ingresado por una grave afección pulmonar, de la que logra recuperarse. 


En 1983, tras la nominación de "Volver a Empezar", al Oscar a la mejor película extranjera y a pesar, de que hacía tan solo un par de meses que había salido del Hospital, viaja a Los Ángeles. El triunfo de la película fue ampliamente celebrado, aunque Ferrandis, luego se lamentaría de que desde entonces, sufrió un parón en su carrera y las dificultades económicas que ello conllevaba. De hecho, acepta participar en un anuncio publicitario de conservas de pescado, y acepta trabajos que le reportan un mayor beneficio económico. 

En el cine, destaca sus actuaciones en "Vivir Mañana" de Nino Quevedo, en 1983, "Memorias del General Escobar" dirigida por José Luis Madrid, en 1984, "Réquiem por un campesino español" de Francesc Betriu y "Extramuros" de Miguel Picazo, ambas de 1985. 

En una estupenda escena de "Vivir Mañana".

En 1984, rueda una película que no llegaría a finalizarse por problemas económicos, "Nereida" de Manuel Maciá y rechaza su participación en "La Vaquilla" de Berlanga, según sus propias palabras, porque la compensación por un día de rodaje era pequeña y le obligaba a afeitarse la barba, lo que no podía hacer por su intervención en un anuncio publicitario, que le obligaba a mantener una determinada imagen. 

Ese año también destaca su participación como narrador en la pieza de Prokofiev, "Pedro y el lobo" que se programa en el Teatro Real de Madrid.

Ferrandis, buen cocinero de paellas, junto a Elena Santonja, en "Con las manos en la masa".

La segunda mitad de los años 80 supondrá, prácticamente, el canto del cisne de Ferrandis. En 1986, interviene en "Romanza Final (Gayarre)" de José María Forqué y el siguiente año en "¡Biba la Banda!" de Ricardo Palacios. 

En 1988, realiza probablemente su último gran papel, en las antípodas de sus personajes benevolentes, en la película de Giménez Rico, "Jarrapellejos", que le valdría una nominación al Goya. También trabaja en "Gallego" de Manuel Octavio Gómez y termina la década actuando en "Puta Misèria!" de Ventura Pons.

LOS AÑOS 90: ÚLTIMOS TRABAJOS, HOMENAJES Y TELÓN

En los años 90 tan solo intervendrá en dos películas, "El Rey Tuerto" de Juan Vicente Córdoba en 1991 y la otra, "El Juego de los Mensajes Invisibles" de Juan Pinzás, en 1992, rodada tras recuperarse de una operación a corazón abierto. 

Ese mismo año muere su socio en la productora Origen Producciones Cinematográficas, Antonio Martín Torres. Ferrandis siempre llevó su vida íntima discretamente, pero tras la muerte de Antonio Martín (aunque sin ser explícito), comentó la inmensa tristeza tras su fallecimiento y todos los recuerdos que quedaban en su casa.

En esta época realiza varias intervenciones en la televisión, de la que fue un pionero, con una trayectoria larguísima, desde 1963 hasta 1996. Así, lo encontramos en "Farmacia de Guardia" y en las series "Tango" (1992), "Buscavidas" y "Una Gloria Nacional", ambas de 1993, "Serie Negra" de 1994 y por último, en un episodio de "Juntas pero no revueltas", emitido en 1996.

Esta década será época de homenajes, como el recibido en el Festival de Punta del Este (Uruguay), en el Festival de Huelva y sobre todo, la obtención de la Medalla de oro del mérito a las Bellas Artes, otorgada en 1993.

Foto: Manuel Bruque

En 1996, será el padrino de Luis García Berlanga en su nombramiento como Doctor Honoris Causa por la Universidad de Valencia, pero será el año 1998, el que le proporcionará un cálido homenaje en la 19ª Mostra de Valencia Cinema del Mediterrani, que recibe emocionado. Además, una calle valenciana llevará su nombre desde ese momento y tendrá su Palmera en el empedrado del Paseo Marítimo, dedicado a los premiados en la Mostra. Unos meses antes el 27 de marzo había realizado el pregón de la Semana Santa Marinera de Valencia.

En octubre de 1999, realiza su última intervención teatral, en la 16ª edición del Festival de Otoño de Madrid, en la representación-recital de poemas "Cien poemas para cien años. Poesía española del siglo XX. En el umbral del milenio: la palabra" dirigida por Mario Gas. Un nutrido grupo de reconocidos actores recita un poema de cada momento. Ferrandis lee uno de los poemas más desgarradores y emocionantes de la poesía española, "Elegía a Ramón Sijé" de Miguel Hernández.

En el cine, su última aparición fue en la película "La Tarara del Chapao" dirigida por Enrique Navarro, en el 2000.


Poco antes, había aparecido en la campaña televisiva "Súbete al euro"; desgraciadamente, no lo vería llegar...

El 13 de septiembre de 2000 ingresa en la clínica Quirón de Valencia, al agravarse su enfermendad pulmonar. Murió el 16 de octubre, coincidiendo con el primer día de la Mostra de Valencia, que guardó un minuto de silencio en su honor. La capilla ardiente se instaló en el Gran Teatro de Paterna, que lleva su nombre, siendo enterrado en el cementerio de esa misma ciudad, acompañado de familiares, compañeros y amigos, que le mostraron su tremendo cariño. 

Fotos cortesía de Vicen Bernabé Tronchoni

En el año 2003 se le erigió un peculiar monumento frente a la playa de Las Arenas, además de su estrella en el paseo de la Mostra, paralelo al mar.


En enero de 2016, el ayuntamiento de Paterna anuncia la celebración del Primer Festival de Cine Antonio Ferrandis que se celebrará entre los día 14 a 16 de octubre, en el décimosexto aniversario de su fallecimiento.