Emilio Santiago

Escrito por actoresdenuestrocine 25-08-2018 en teatro. Comentarios (0)

EMILIO SANTIAGO. EL ENIGMA DESVELADO.


Emilio Santiago es el epítome de todos esos buenos actores de reparto que uno reconoce con su característico rostro en multitud de películas, averigua su nombre, pero se desconoce cualquier dato básico sobre su biografía y la única y magnífica fuente que viene a paliar la nula información es la IMDB, que nos proporciona, al menos y nada menos, que un listado de su filmografía. Emilio Santiago fue un pionero en el cine español, empezando a trabajar en el cine mudo, intervino en películas de renombre del cine español y trabajó con grandes directores y actores, pero, a menudo, no fue acreditado y es uno de los grandes desconocidos entre los actores de reparto.

En mi búsqueda, he podido averiguar inéditos dato biográficos y en otros aspectos sólo puedo especular, con mayor o menor seguridad, pero valga esta entrada para que Emilio Santiago tenga presencia en la red y con el tiempo, completar la vida y obra de este simpático actor de reparto.

SUS ORÍGENES TEATRALES, UN TEMPRANO CONTACTO CON EL CINE  Y... DATOS PERSONALES

Emilio Santiago Ruiz, su nombre completo, nació en Málaga, el 3 de mayo de 1890, hijo de Emilio Santiago y Dolores Ruiz. Respecto a los antecedentes familiares, casi con toda probabilidad, fue sobrino del gran actor de teatro José Santiago; cuando éste murió, en 1925, se menciona la asistencia al entierro de su hermano Emilio Santiago Gutiérrez y de un sobrino, sin dar nombre y sin mencionarlo como actor. 

Emilio Santiago Gutiérrez era representante teatral y era casi inevitable que su hijo se uniera al mundo de la farándula. Nuestro protagonista dio alguno de sus primeros pasos en la Sociedad Artístico-Benéfico-Recreativa de Manuel L. Miranda que permitía a incipientes actores, desarrollar sus aptitudes. 

La primera referencia sobre Emilio Santiago se remonta al año 1909, es decir, con 19 años, en donde lo encontramos en la compañía cómica del teatro de la Comedia de Madrid, de la que Emilio Santiago, padre, era representante . En el elenco aparece como Emilio Ruiz Santiago, aunque tres años después ya  aparece como Emilio Santiago Ruiz o Emilio Santiago, a secas. También aparece una Teresa Santiago Ruiz, que debía ser su hermana. En el teatro Principal de Valencia, actúa en la obra de los Hermanos Quintero, "Las Flores" y la prensa de la ciudad destaca: "El joven actor Emilio Santiago se reveló anoche como artista estudioso y capaz para salir airoso en papeles de otro corte que los interpretados en los que va de temporada. Apenas si se le ha visto hacer otra cosa que racionistas, pero anoche dijo y caracterizó con loable acierto el tartajoso Juan Antonio, provocando la risa franca en los espectadores y escuchando muy merecidas palmadas".

Pero, curiosamente, parece que también en el año 1909, probablemente por azar, Emilio realiza su primera aparición en el cine, en el cortometraje "Aventuras de Pepín", protagonizada junto a grandes actores de teatro como Adela Carbone y Ernesto Vilches y dirigida por Francisco Oliver. Emilio no volverá a aparecer en el cine hasta la década de los años 20, esta vez de forma más continuada y con éxito de crítica.

En la escena, permanecerá hasta la temporada 1910-1911, con la compañía del teatro de la Comedia, para unirse en la temporada 1911-1912 a la prestigiosa compañía de Rosario Pino, sin embargo, a finales de febrero de 1912 deja la compañía y se une a la de José Santiago y Nieves Suárez, con quienes parte de gira por España. En escena, obras como "Doña Desdenes", "Las de Caín" o "El Centenario". En el año 1915, actúa con la compañía de Adamuz-Vigo, en la obra "La Sobrina del Cura" y de nuevo parte de gira por España, actuando entre otras en "El Rayo" de Muñoz Seca y López Núñez.

PIONERO DEL CINE MUDO ESPAÑOL

La década de los años 20 se inicia para Emilio Santiago en la compañía Adamuz-González, actuando en 1920 en obras como "La Calumniada" de los Álvarez Quintero, "La Casa de la Troya" y las comedias "El Bajo Cantante" y "Los Amigos del Alma", ya en el año 1921.

En 1922, Emilio Santiago volverá al cine y esta vez, de forma exitosa, interviniendo en varias películas de la mano del prestigioso director José Buchs. Con este director, rueda este mismo año, "La Reina Mora". El año siguiente, en la escena, recibe buenas críticas ("Emilio Santiago se muestra notabilísimo galán cómico") por su actuación en la obra "El Convento de Vergara", en el teatro Poliorama de Barcelona, mientras que para el cine, se pone a las órdenes de Manuel Noriega, en la película "Alma de Dios", basada en la obra de Arniches, con Irene Alba, Juan Bonafé, Javier Rivero y Elisa Ruíz Romero "La Romerito". 

Una imagen de "La reina mora". ABC.

Probable policia (a la izquierda), muy a lo "Keystone Cops", en "Alma de Dios"

En 1924, se dedica de lleno al teatro, actuando en "La Chica del Gato", "Toda una Mujer". La prensa destaca su buena relación con la actriz Inés Pérez Indarte, a la que regala un corazón de plata, en una función a su beneficio y comentan de su labor: "tiene arte y gracia por arrobas". A final de año, se une a la compañía de Zorrilla, actuando en "Los Sabios" de Muñoz Seca, recibiendo, de nuevo, buenas críticas y siendo aclamado por el público: "merece considerarse el triunfo personalísimo alcanzado por el galán cómico Emilio Santiago, que fue aplaudidísimo en su papel de Ramón, del que hizo una creación verdaderamente genial".

Durante 1925, se une a la compañía de Pepe Montijano, si bien, este año destaca por su actuación en el cine. Con el director y actor Fernando Delgado rueda "Cabrita que tira al monte y de nuevo junto a José Buchs, interpreta el papel de Senén, en la adaptación de la obra de Galdós, "El Abuelo". La critica comenta su parecido con el actor Pitouto, aunque curiosamente, también muestra gran parecido con Buster Keaton. Su personaje, un hombre humilde que pretende escalar en sociedad, es despreciado por el Conde y sus nietas.

Como Senén, en "El Abuelo"


En "Cabrita que tira al monte"

En 1926 y 1928 se une a la compañía de Ricardo Vargas, interpretando "María Fernández" de Muñoz Seca y Pedro Pérez, "El Sombrero de Copa" de Vital Aza, "Mecachis qué guapo soy" y "El Doctor Giménez", que le vale el siguiente elogio, en el diario Orzán: "y sobre todo, Emilio Santiago, el yerno apocado que, en el momento de la emancipación y el grito de libertad, estuvo delicioso, verdaderamente insuperable de dicción, de gesto, de actitud, etc." A finales de 1928, cambiará de compañía y se unirá a la del actor Paco Fuentes. 

Este mismo año intervendrá en una nueva película titulada "Pepe-Hillo", sobre la vida del torero homónimo, lo que supondrá un nuevo trabajo con el director José Buchs. La prensa destaca su labor: "Párrafo aparte merece Emilio Santiago, que al tipo excéntrico de la farsa le ha dado todo el realce cómico de simpatía. Todos los recursos de la fotogenia cómica, comenzando por "Toribio" y terminando por "Pamplinas" han sido aprovechados por Emilio Santiago para hacer las delicias de la gracia. Acróbata y actor en una pieza, es otra de las grandes realidades de nuestro cinematógrafo".


LOS AÑOS 30

En el periodo 1931-1934 se produce un apagón "informativo" y no he podido encontrar ningún dato sobre su actividad, quizás partiera de gira por Sudamérica, con la compañía de Fuentes. De lo que no parece haber duda es de que Emilio Santiago deja el teatro y se dedica única y exclusivamente al cine.

Vuelve a aparecer en el rodaje que se inicia en abril de 1935 y se prolongará hasta 1936 de la película "Currito de la Cruz" dirigida por un viejo conocido suyo del cine mudo, Fernando Delgado. Emilio Santiago interpretará el papel de revelador nombre, Gazuza.

Currito de la Cruz. 1936.

La guerra supondrá un terrible paréntesis en el que no he podido encontrar ninguna referencia sobre Emilio. 

LOS AÑOS 40: EDGAR NEVILLE, RAFAEL GIL, JUAN DE ORDUÑA

En los años 40, Emilio trabajará con destacados directores de cine del momento, como los señalados en el título; sus papeles pueden ser breves, pero los borda. La primera película en la que aparece en esta década es "La Gitanilla" repitiendo con uno de sus directores fetiche, Fernando Delgado, con quién había rodado su última película, antes del inicio de la guerra civil. La película, por desgracia, permanece perdida.

Con Fernando Delgado, vuelve a repetir, ya en el año 1941, con la película "Fortunato", que se estrenaría el año siguiente, al igual que "Oro Vil" de Eduardo García Maroto. 

En 1942, justamente, se pondrá a las órdenes del prestigioso director Edgar Neville, en una estupenda película "Correo de Indias", en donde Emilio interpreta un papel más destacado, junto a actores de reparto de la talla de Juan Calvo, magnífico contramaestre de trágico final o Julia Lajos, una especie de "Madame" no muy disimulada. La película se presentaría a finales de año, pero se estrenaría en1943, con poco éxito de público y crítica.

Emilio Santiago, maledicente, en "Correo de Indias"

A continuación, rodará dos películas más junto al director Fernando Delgado, "La Patria Chica" y "La Maja del Capote", esta última estrenada en 1944. Este año, lo reclamará otro director aclamado, Juan de Orduña, para su comedia "Tuvo la Culpa Adán", de nuevo, junto a Juan Calvo, así como otros conocidos de este blog, como Joaquín Roa o Juan Espantaleón. Pero, además, este mismo año, trabajará con el gran Rafael Gil, en un pequeño papel en la película "El Fantasma y Doña Juanita". 

En "Tuvo la culpa Adán"

En 1945 y 1946, extrañamente, no hay consignada ninguna película en la que Emilio trabajara. Si bien, volvemos a encontrarlo en un clásico de Rafael Gil, rodado en 1947 y estrenado en 1948, llenos de grandes actores del cine español, "Don Quijote de La Mancha", en donde vuelve a coincidir con Juan Calvo, que interpreta magistralmente el papel de Sancho Panza. En 1947, cómo no, vuelve a trabajar con el director Fernando Delgado en dos películas, "Lluvia de Hijos" y "La Calumniada", esta basada en una obra, que Emilio ya había representado en su larga labor teatral. Además, interviene en una adaptación de la obra de Dickens, "Cuento de Navidad", titulada "Leyenda de Navidad", dirigida por Manuel Tamayo, en la que Emilio interpreta a Bob Cratchitt, el secretario maltratado de Ebenezer Scrooge. Sólo se conserva una copia de esta película, por lo que sólo los investigadores tienen acceso a ella.

Junto a Rafael Rivelles en "Don Quijote de La Mancha"

Durante el año 1948, Emilio Santiago tiene un breve papel en una magnífica película dirigida por Rafael Gil, "La Calle sin Sol", en donde interpreta a un perista llamado Lucas. Este mismo año también interviene en "La Otra Sombra" de Eduardo García Maroto.

Bien rodeado de los magníficos Félix Fernández y Amparo Rivelles en "La calle sin sol"

Para acabar los años 40, repite con Rafael Gil, en un papel no acreditado, de recepcionista de hotel, en "Una Mujer Cualquiera" y trabaja con dos nuevos directores. Con Eusebio Fernández Ardavín, en "Neutralidad", en el papel de contramaestre y en "Llegada de Noche", dirigida por José Antonio Nieves Conde.

Toca despertarse para atender a María Félix y Antonio Vilar, en "Una Mujer Cualquiera"

LOS AÑOS 50: MUCHO TRABAJO Y CLÁSICOS

La década de los 50 se inicia con el estreno, en el mes de octubre, de dos películas en las que trabaja Emilio Santiago. En primer lugar, en "Tiempos Felices" dirigida por Enrique Gómez y pocos días después, se estrena una nueva colaboración con el director Eduardo García Maroto, en "Truhanes de Honor".

A finales de 1951, se estrena un clásico de Rafael Gil, "Teatro Apolo", protagonizada por Jorge Negrete, en la que Emilio Santiago, interpreta a uno de los huéspedes de la pensión, Enrico, un papel sin acreditar. Lo mismo sucede con su siguiente papel, en otro clásico del director Luis Lucia, "Lola la Piconera", que se estrenaría en 1952.

Enrico en "Teatro Apolo".

Entre el público, admirando a Juanita Reina, en "Lola la Piconera"

El siguiente año, 1953, Emilio verá estrenadas cuatro películas, pero entre todas ellas, destaca su participación en uno de los grandes clásicos del cine español (cuya imagen abre esta entrada), dirigido por Berlanga, "Bienvenido Mr. Marshall", en la que, otra vez, aparece sin acreditar, interpretando al barbero del pueblo. El resto incluyen una curiosa película, también repleta de actores de reparto, titulada "Puebla de las Mujeres" de Antonio del Amo, y por último, una coproducción dirigida por Luis María Delgado y Robert Elwyn, titulada "Aquel Hombre de Tánger" y "Así es Madrid" de Luis Marquina.

Afeitando a Félix Fernández, ante la atenta mirada de Nicolás Perchicot, en "Bienvenido Mr. Marshall"

Junto a Milagros Leal, en "Puebla de las Mujeres"

La racha sigue, ya en 1954, en donde Emilio Santiago sigue trabajando con prestigiosos directores. Se pone a las órdenes del gran Ladislao Vajda, en "Aventuras del Barbero de Sevilla", en donde Luis Mariano, interpreta el papel del título, mientras que nuestro protagonista interpreta a otro barbero y de nuevo, sin acreditar en los títulos de crédito.

Otra vez barbero, en "Aventuras del Barbero de Sevilla"

Este año es reclamado, por partida doble, por otro prestigioso director, Juan Antonio Bardem, con el que trabajará en una de sus películas más reconocidas, "Cómicos", en la que Emilio Santiago es uno de esos cómicos de la legua, actuando de pueblo en pueblo, un papel que conocería muy bien, por experiencia propia y a continuación, en "Felices Pascuas", en donde interpreta el papel de Jerónimo.

Reconocible perfil, durmiendo en el tren de pueblo en pueblo en "Cómicos"

En una escena de "Felices Pascuas"

Para rematar, este mismo año, en la coproducción "Sangre y Luces" dirigida por Ricardo Muñoz Suay y Georges Rouquier y en una nueva versión de "Malvaloca", dirigida por Ramón Torrado, en donde Emilio tiene una divertida escena junto a Miguel Ligero, en la que le pide prestada una mosca, que convenientemente utilizada, les permite tomar alguna copa gratis. 

Vaya par de cómicos, Santiago y Ligero en "Malvaloca"

Durante 1955, vuelve a rodar con un viejo conocido, Eduardo García Maroto, en una película de episodios, titulada "Tres eran tres", apareciendo en el segmento "Una de pandereta". Este año también participa en el rodaje de "La Cruz de Mayo" dirigida por Florián Rey, interpretando el papel de curioso nombre, Paco Servilleta.

El siguiente año, interviene en otra comedia clásica, con reconocidos actores de la época, "Los Ladrones Somos Gente Honrada" de Pedro Luís Ramírez y rueda con León Klimovsky, "Viaje de Novios".

Bien acreditado, bien rodeado y amenazante, junto a José Luis Ozores y Mariano Azaña (y Antonio Ozores, tras la armadura" en "Los Ladrones Somos Gente Honrada"

El año 1957 es más prolífico, rodando dos películas con Pedro Lazaga, "El Fotogénico" y "Roberto, el diablo", otra con Joaquín Luis Romero Marchent, "Fulano y Mengano" y por último, dirigida por Manuel Mur Oti, "La Guerra Empieza en Cuba".

En una escena de "Fulano y Mengano"

Para finalizar la década de los 50, Emilio rueda cuatro nuevas películas con el estajanovista Pedro Lazaga: "El Aprendiz de Malo" protagonizada por José Luis Ozores y "Ana dice Sí", ambas del año 1958 y "Luna de Verano" y "Los Tramposos", un gran éxito cómico, ya en el año 1959. Además, este mismo año, trabaja en dos buenas películas, con papeles muy diferentes. En "Bombas para la Paz" de Antonio Román, interpreta al delegado hindú, en las Naciones Unidas, en la segunda parte de la película, de tono más crítico y en la adaptación a la gran pantalla del "Lazarillo de Tormes", dirigida por César Fernández Ardavín, en donde interpreta el papel del Sacristán de la Sagra. 

En dos momentos de "Los Tramposos"

En "El Aprendiz de Malo"

En los créditos y en dos escenas de "Bombas para la Paz"

Perfecto sacristán en "El Lazarillo de Tormes"

LOS AÑOS 60, EL RETIRO Y EN LOS 70, EL SILENCIOSO FINAL

La carrera de Emilio Santiago en esta década, en realidad, se concentra, en el año 1960, estrenando nada menos que cinco películas. Repite con León Klimovsky en "El Hombre que perdió el tren" y es dirigido por Ana Mariscal en "La Quiniela", con una gran actuación de Joaquín Roa. En plan internacional, interviene en la producción italiana dirigida por Luigi Zampa, "El Magistrado" y para rematar, trabaja José María Forqué en "La Becerrada" y con Fernando Fernán Gómez, en "Sólo para Hombres".

Junto a Joaquín Roa en "La Quiniela"

En "Solo para Hombres"

En este momento, Emilio Santiago se retira, pero aún volverá para un último papel, dirigido, de nuevo, por Fernando Fernán Gómez, en una de sus más reconocidas películas, "El Extraño Viaje", en 1964 y como le sucedió en muchas de sus actuaciones, aparece sin acreditar.

En su última actuación en "El Extraño Viaje"

Sobre su muerte, no hubo noticias. Viudo y al menos con una hija, murió, calladamente, en su domicilio de Madrid, el 20 de abril de 1972, a punto de cumplir los 82 años y sus restos reposan en el cementerio de la Almudena.