Blog de actoresdenuestrocine

Teatro

Emilio Santiago

Escrito por actoresdenuestrocine 25-08-2018 en teatro. Comentarios (0)

EMILIO SANTIAGO. EL ENIGMA DESVELADO.


Emilio Santiago es el epítome de todos esos buenos actores de reparto que uno reconoce con su característico rostro en multitud de películas, averigua su nombre, pero se desconoce cualquier dato básico sobre su biografía y la única y magnífica fuente que viene a paliar la nula información es la IMDB, que nos proporciona, al menos y nada menos, que un listado de su filmografía. Emilio Santiago fue un pionero en el cine español, empezando a trabajar en el cine mudo, intervino en películas de renombre del cine español y trabajó con grandes directores y actores, pero, a menudo, no fue acreditado y es uno de los grandes desconocidos entre los actores de reparto.

En mi búsqueda, he podido averiguar inéditos dato biográficos y en otros aspectos sólo puedo especular, con mayor o menor seguridad, pero valga esta entrada para que Emilio Santiago tenga presencia en la red y con el tiempo, completar la vida y obra de este simpático actor de reparto.

SUS ORÍGENES TEATRALES, UN TEMPRANO CONTACTO CON EL CINE  Y... DATOS PERSONALES

Emilio Santiago Ruiz, su nombre completo, nació en Málaga, el 3 de mayo de 1890, hijo de Emilio Santiago y Dolores Ruiz. Respecto a los antecedentes familiares, casi con toda probabilidad, fue sobrino del gran actor de teatro José Santiago; cuando éste murió, en 1925, se menciona la asistencia al entierro de su hermano Emilio Santiago Gutiérrez y de un sobrino, sin dar nombre y sin mencionarlo como actor. 

Emilio Santiago Gutiérrez era representante teatral y era casi inevitable que su hijo se uniera al mundo de la farándula. Nuestro protagonista dio alguno de sus primeros pasos en la Sociedad Artístico-Benéfico-Recreativa de Manuel L. Miranda que permitía a incipientes actores, desarrollar sus aptitudes. 

La primera referencia sobre Emilio Santiago se remonta al año 1909, es decir, con 19 años, en donde lo encontramos en la compañía cómica del teatro de la Comedia de Madrid, de la que Emilio Santiago, padre, era representante . En el elenco aparece como Emilio Ruiz Santiago, aunque tres años después ya  aparece como Emilio Santiago Ruiz o Emilio Santiago, a secas. También aparece una Teresa Santiago Ruiz, que debía ser su hermana. En el teatro Principal de Valencia, actúa en la obra de los Hermanos Quintero, "Las Flores" y la prensa de la ciudad destaca: "El joven actor Emilio Santiago se reveló anoche como artista estudioso y capaz para salir airoso en papeles de otro corte que los interpretados en los que va de temporada. Apenas si se le ha visto hacer otra cosa que racionistas, pero anoche dijo y caracterizó con loable acierto el tartajoso Juan Antonio, provocando la risa franca en los espectadores y escuchando muy merecidas palmadas".

Pero, curiosamente, parece que también en el año 1909, probablemente por azar, Emilio realiza su primera aparición en el cine, en el cortometraje "Aventuras de Pepín", protagonizada junto a grandes actores de teatro como Adela Carbone y Ernesto Vilches y dirigida por Francisco Oliver. Emilio no volverá a aparecer en el cine hasta la década de los años 20, esta vez de forma más continuada y con éxito de crítica.

En la escena, permanecerá hasta la temporada 1910-1911, con la compañía del teatro de la Comedia, para unirse en la temporada 1911-1912 a la prestigiosa compañía de Rosario Pino, sin embargo, a finales de febrero de 1912 deja la compañía y se une a la de José Santiago y Nieves Suárez, con quienes parte de gira por España. En escena, obras como "Doña Desdenes", "Las de Caín" o "El Centenario". En el año 1915, actúa con la compañía de Adamuz-Vigo, en la obra "La Sobrina del Cura" y de nuevo parte de gira por España, actuando entre otras en "El Rayo" de Muñoz Seca y López Núñez.

PIONERO DEL CINE MUDO ESPAÑOL

La década de los años 20 se inicia para Emilio Santiago en la compañía Adamuz-González, actuando en 1920 en obras como "La Calumniada" de los Álvarez Quintero, "La Casa de la Troya" y las comedias "El Bajo Cantante" y "Los Amigos del Alma", ya en el año 1921.

En 1922, Emilio Santiago volverá al cine y esta vez, de forma exitosa, interviniendo en varias películas de la mano del prestigioso director José Buchs. Con este director, rueda este mismo año, "La Reina Mora". El año siguiente, en la escena, recibe buenas críticas ("Emilio Santiago se muestra notabilísimo galán cómico") por su actuación en la obra "El Convento de Vergara", en el teatro Poliorama de Barcelona, mientras que para el cine, se pone a las órdenes de Manuel Noriega, en la película "Alma de Dios", basada en la obra de Arniches, con Irene Alba, Juan Bonafé, Javier Rivero y Elisa Ruíz Romero "La Romerito". 

Una imagen de "La reina mora". ABC.

Probable policia (a la izquierda), muy a lo "Keystone Cops", en "Alma de Dios"

En 1924, se dedica de lleno al teatro, actuando en "La Chica del Gato", "Toda una Mujer". La prensa destaca su buena relación con la actriz Inés Pérez Indarte, a la que regala un corazón de plata, en una función a su beneficio y comentan de su labor: "tiene arte y gracia por arrobas". A final de año, se une a la compañía de Zorrilla, actuando en "Los Sabios" de Muñoz Seca, recibiendo, de nuevo, buenas críticas y siendo aclamado por el público: "merece considerarse el triunfo personalísimo alcanzado por el galán cómico Emilio Santiago, que fue aplaudidísimo en su papel de Ramón, del que hizo una creación verdaderamente genial".

Durante 1925, se une a la compañía de Pepe Montijano, si bien, este año destaca por su actuación en el cine. Con el director y actor Fernando Delgado rueda "Cabrita que tira al monte y de nuevo junto a José Buchs, interpreta el papel de Senén, en la adaptación de la obra de Galdós, "El Abuelo". La critica comenta su parecido con el actor Pitouto, aunque curiosamente, también muestra gran parecido con Buster Keaton. Su personaje, un hombre humilde que pretende escalar en sociedad, es despreciado por el Conde y sus nietas.

Como Senén, en "El Abuelo"


En "Cabrita que tira al monte"

En 1926 y 1928 se une a la compañía de Ricardo Vargas, interpretando "María Fernández" de Muñoz Seca y Pedro Pérez, "El Sombrero de Copa" de Vital Aza, "Mecachis qué guapo soy" y "El Doctor Giménez", que le vale el siguiente elogio, en el diario Orzán: "y sobre todo, Emilio Santiago, el yerno apocado que, en el momento de la emancipación y el grito de libertad, estuvo delicioso, verdaderamente insuperable de dicción, de gesto, de actitud, etc." A finales de 1928, cambiará de compañía y se unirá a la del actor Paco Fuentes. 

Este mismo año intervendrá en una nueva película titulada "Pepe-Hillo", sobre la vida del torero homónimo, lo que supondrá un nuevo trabajo con el director José Buchs. La prensa destaca su labor: "Párrafo aparte merece Emilio Santiago, que al tipo excéntrico de la farsa le ha dado todo el realce cómico de simpatía. Todos los recursos de la fotogenia cómica, comenzando por "Toribio" y terminando por "Pamplinas" han sido aprovechados por Emilio Santiago para hacer las delicias de la gracia. Acróbata y actor en una pieza, es otra de las grandes realidades de nuestro cinematógrafo".


LOS AÑOS 30

En el periodo 1931-1934 se produce un apagón "informativo" y no he podido encontrar ningún dato sobre su actividad, quizás partiera de gira por Sudamérica, con la compañía de Fuentes. De lo que no parece haber duda es de que Emilio Santiago deja el teatro y se dedica única y exclusivamente al cine.

Vuelve a aparecer en el rodaje que se inicia en abril de 1935 y se prolongará hasta 1936 de la película "Currito de la Cruz" dirigida por un viejo conocido suyo del cine mudo, Fernando Delgado. Emilio Santiago interpretará el papel de revelador nombre, Gazuza.

Currito de la Cruz. 1936.

La guerra supondrá un terrible paréntesis en el que no he podido encontrar ninguna referencia sobre Emilio. 

LOS AÑOS 40: EDGAR NEVILLE, RAFAEL GIL, JUAN DE ORDUÑA

En los años 40, Emilio trabajará con destacados directores de cine del momento, como los señalados en el título; sus papeles pueden ser breves, pero los borda. La primera película en la que aparece en esta década es "La Gitanilla" repitiendo con uno de sus directores fetiche, Fernando Delgado, con quién había rodado su última película, antes del inicio de la guerra civil. La película, por desgracia, permanece perdida.

Con Fernando Delgado, vuelve a repetir, ya en el año 1941, con la película "Fortunato", que se estrenaría el año siguiente, al igual que "Oro Vil" de Eduardo García Maroto. 

En 1942, justamente, se pondrá a las órdenes del prestigioso director Edgar Neville, en una estupenda película "Correo de Indias", en donde Emilio interpreta un papel más destacado, junto a actores de reparto de la talla de Juan Calvo, magnífico contramaestre de trágico final o Julia Lajos, una especie de "Madame" no muy disimulada. La película se presentaría a finales de año, pero se estrenaría en1943, con poco éxito de público y crítica.

Emilio Santiago, maledicente, en "Correo de Indias"

A continuación, rodará dos películas más junto al director Fernando Delgado, "La Patria Chica" y "La Maja del Capote", esta última estrenada en 1944. Este año, lo reclamará otro director aclamado, Juan de Orduña, para su comedia "Tuvo la Culpa Adán", de nuevo, junto a Juan Calvo, así como otros conocidos de este blog, como Joaquín Roa o Juan Espantaleón. Pero, además, este mismo año, trabajará con el gran Rafael Gil, en un pequeño papel en la película "El Fantasma y Doña Juanita". 

En "Tuvo la culpa Adán"

En 1945 y 1946, extrañamente, no hay consignada ninguna película en la que Emilio trabajara. Si bien, volvemos a encontrarlo en un clásico de Rafael Gil, rodado en 1947 y estrenado en 1948, llenos de grandes actores del cine español, "Don Quijote de La Mancha", en donde vuelve a coincidir con Juan Calvo, que interpreta magistralmente el papel de Sancho Panza. En 1947, cómo no, vuelve a trabajar con el director Fernando Delgado en dos películas, "Lluvia de Hijos" y "La Calumniada", esta basada en una obra, que Emilio ya había representado en su larga labor teatral. Además, interviene en una adaptación de la obra de Dickens, "Cuento de Navidad", titulada "Leyenda de Navidad", dirigida por Manuel Tamayo, en la que Emilio interpreta a Bob Cratchitt, el secretario maltratado de Ebenezer Scrooge. Sólo se conserva una copia de esta película, por lo que sólo los investigadores tienen acceso a ella.

Junto a Rafael Rivelles en "Don Quijote de La Mancha"

Durante el año 1948, Emilio Santiago tiene un breve papel en una magnífica película dirigida por Rafael Gil, "La Calle sin Sol", en donde interpreta a un perista llamado Lucas. Este mismo año también interviene en "La Otra Sombra" de Eduardo García Maroto.

Bien rodeado de los magníficos Félix Fernández y Amparo Rivelles en "La calle sin sol"

Para acabar los años 40, repite con Rafael Gil, en un papel no acreditado, de recepcionista de hotel, en "Una Mujer Cualquiera" y trabaja con dos nuevos directores. Con Eusebio Fernández Ardavín, en "Neutralidad", en el papel de contramaestre y en "Llegada de Noche", dirigida por José Antonio Nieves Conde.

Toca despertarse para atender a María Félix y Antonio Vilar, en "Una Mujer Cualquiera"

LOS AÑOS 50: MUCHO TRABAJO Y CLÁSICOS

La década de los 50 se inicia con el estreno, en el mes de octubre, de dos películas en las que trabaja Emilio Santiago. En primer lugar, en "Tiempos Felices" dirigida por Enrique Gómez y pocos días después, se estrena una nueva colaboración con el director Eduardo García Maroto, en "Truhanes de Honor".

A finales de 1951, se estrena un clásico de Rafael Gil, "Teatro Apolo", protagonizada por Jorge Negrete, en la que Emilio Santiago, interpreta a uno de los huéspedes de la pensión, Enrico, un papel sin acreditar. Lo mismo sucede con su siguiente papel, en otro clásico del director Luis Lucia, "Lola la Piconera", que se estrenaría en 1952.

Enrico en "Teatro Apolo".

Entre el público, admirando a Juanita Reina, en "Lola la Piconera"

El siguiente año, 1953, Emilio verá estrenadas cuatro películas, pero entre todas ellas, destaca su participación en uno de los grandes clásicos del cine español (cuya imagen abre esta entrada), dirigido por Berlanga, "Bienvenido Mr. Marshall", en la que, otra vez, aparece sin acreditar, interpretando al barbero del pueblo. El resto incluyen una curiosa película, también repleta de actores de reparto, titulada "Puebla de las Mujeres" de Antonio del Amo, y por último, una coproducción dirigida por Luis María Delgado y Robert Elwyn, titulada "Aquel Hombre de Tánger" y "Así es Madrid" de Luis Marquina.

Afeitando a Félix Fernández, ante la atenta mirada de Nicolás Perchicot, en "Bienvenido Mr. Marshall"

Junto a Milagros Leal, en "Puebla de las Mujeres"

La racha sigue, ya en 1954, en donde Emilio Santiago sigue trabajando con prestigiosos directores. Se pone a las órdenes del gran Ladislao Vajda, en "Aventuras del Barbero de Sevilla", en donde Luis Mariano, interpreta el papel del título, mientras que nuestro protagonista interpreta a otro barbero y de nuevo, sin acreditar en los títulos de crédito.

Otra vez barbero, en "Aventuras del Barbero de Sevilla"

Este año es reclamado, por partida doble, por otro prestigioso director, Juan Antonio Bardem, con el que trabajará en una de sus películas más reconocidas, "Cómicos", en la que Emilio Santiago es uno de esos cómicos de la legua, actuando de pueblo en pueblo, un papel que conocería muy bien, por experiencia propia y a continuación, en "Felices Pascuas", en donde interpreta el papel de Jerónimo.

Reconocible perfil, durmiendo en el tren de pueblo en pueblo en "Cómicos"

En una escena de "Felices Pascuas"

Para rematar, este mismo año, en la coproducción "Sangre y Luces" dirigida por Ricardo Muñoz Suay y Georges Rouquier y en una nueva versión de "Malvaloca", dirigida por Ramón Torrado, en donde Emilio tiene una divertida escena junto a Miguel Ligero, en la que le pide prestada una mosca, que convenientemente utilizada, les permite tomar alguna copa gratis. 

Vaya par de cómicos, Santiago y Ligero en "Malvaloca"

Durante 1955, vuelve a rodar con un viejo conocido, Eduardo García Maroto, en una película de episodios, titulada "Tres eran tres", apareciendo en el segmento "Una de pandereta". Este año también participa en el rodaje de "La Cruz de Mayo" dirigida por Florián Rey, interpretando el papel de curioso nombre, Paco Servilleta.

El siguiente año, interviene en otra comedia clásica, con reconocidos actores de la época, "Los Ladrones Somos Gente Honrada" de Pedro Luís Ramírez y rueda con León Klimovsky, "Viaje de Novios".

Bien acreditado, bien rodeado y amenazante, junto a José Luis Ozores y Mariano Azaña (y Antonio Ozores, tras la armadura" en "Los Ladrones Somos Gente Honrada"

El año 1957 es más prolífico, rodando dos películas con Pedro Lazaga, "El Fotogénico" y "Roberto, el diablo", otra con Joaquín Luis Romero Marchent, "Fulano y Mengano" y por último, dirigida por Manuel Mur Oti, "La Guerra Empieza en Cuba".

En una escena de "Fulano y Mengano"

Para finalizar la década de los 50, Emilio rueda cuatro nuevas películas con el estajanovista Pedro Lazaga: "El Aprendiz de Malo" protagonizada por José Luis Ozores y "Ana dice Sí", ambas del año 1958 y "Luna de Verano" y "Los Tramposos", un gran éxito cómico, ya en el año 1959. Además, este mismo año, trabaja en dos buenas películas, con papeles muy diferentes. En "Bombas para la Paz" de Antonio Román, interpreta al delegado hindú, en las Naciones Unidas, en la segunda parte de la película, de tono más crítico y en la adaptación a la gran pantalla del "Lazarillo de Tormes", dirigida por César Fernández Ardavín, en donde interpreta el papel del Sacristán de la Sagra. 

En dos momentos de "Los Tramposos"

En "El Aprendiz de Malo"

En los créditos y en dos escenas de "Bombas para la Paz"

Perfecto sacristán en "El Lazarillo de Tormes"

LOS AÑOS 60, EL RETIRO Y EN LOS 70, EL SILENCIOSO FINAL

La carrera de Emilio Santiago en esta década, en realidad, se concentra, en el año 1960, estrenando nada menos que cinco películas. Repite con León Klimovsky en "El Hombre que perdió el tren" y es dirigido por Ana Mariscal en "La Quiniela", con una gran actuación de Joaquín Roa. En plan internacional, interviene en la producción italiana dirigida por Luigi Zampa, "El Magistrado" y para rematar, trabaja José María Forqué en "La Becerrada" y con Fernando Fernán Gómez, en "Sólo para Hombres".

Junto a Joaquín Roa en "La Quiniela"

En "Solo para Hombres"

En este momento, Emilio Santiago se retira, pero aún volverá para un último papel, dirigido, de nuevo, por Fernando Fernán Gómez, en una de sus más reconocidas películas, "El Extraño Viaje", en 1964 y como le sucedió en muchas de sus actuaciones, aparece sin acreditar.

En su última actuación en "El Extraño Viaje"

Sobre su muerte, no hubo noticias. Viudo y al menos con una hija, murió, calladamente, en su domicilio de Madrid, el 20 de abril de 1972, a punto de cumplir los 82 años y sus restos reposan en el cementerio de la Almudena.

Nicolás Perchicot

Escrito por actoresdenuestrocine 25-08-2018 en Cine español. Comentarios (0)

NICOLÁS DÍAZ PERCHICOT. LA IMAGEN DE LA BONDAD

Perchicot, Nicolás Perchicot, Nicolás D. Perchicot o Nicolás Díaz Perchicot, pues de todas estas formas aparece acreditado, fue un actor de reparto, sólido, con un rostro amable, así que era inevitable que realizara mayoritariamente papeles en los que rezumaba bondad. Su carrera fue larga y fructífera; adentrémonos en ella.

LOS PRIMEROS PASOS

Nicolás Díaz Perchicot nació, según todas las fuentes, el 19 de septiembre de 1884, en Madrid, hijo de Anastasio y de María. En una entrevista realizada en 1944, comentaba su temprana afición al teatro, siendo niño, realizando pequeñas representaciones con sus hermanos, construyendo decorados, vestuario e iluminación. En ese periodo vivía en un entresuelo, en la calle Fúcar, número 22. Tenía al menos un hermano llamado José y una hermana, llamada Nieves. En esta entrevista también comentaba su afición a la pintura, otra de sus facetas menos conocida.

La primera referencia que he encontrado sobre Perchicot no tiene nada que ver con su carrera como actor, sino sobre su llamada a filas; en el Boletín Oficial de la provincia de Madrid del 28 de julio de 1904, la comisión mixta de reclutamiento emite sus resoluciones sobre diversas incidencias. Nicolás aparece en el distrito del Hospital.


Su debut se produciría  a finales del año 1907, a la edad de 23 años en el teatro de Ciudad Lineal, en una compañía de Zarzuela y Verso, en una serie de funciones de la Escuela de Educación Artística. En 1908, aparece en zarzuelas como "Patria Chica" y "El Cuarto Alegre" y en comedias como "El Mundo Comedia Es o el Baile de Luis", "El Húsar de la Guardia" y "El Pobre Valbuena".

Completísimo anuncio de una de sus primeras representaciones teatrales

A finales de 1908, actúa en "Más Allá del Honor", junto a la actriz Rosario Acosta y ya en 1909, en la Sociedad El Teatro, en las obras "El Barón de Tronco Verde" y "Acompaño a usted en el Sentimiento", ambas de Ricardo de la Vega. En julio, aparece como miembro de la compañía de Francisco Gómez Ferrer y Justo Norro, que actúa en el Teatro Madrileño, si bien, parece que por poco tiempo, pues poco después lo encontramos en el teatro Ideal Polistilo, de nuevo junto a Rosario Acosta, en la comedia "Como se ama". En este periodo se suele acreditar como "Perchicot".

En la siguiente temporada forma parte de la compañía Vico-Barraycoa, actuando en el teatro Martín y posteriormente, a la compañía de Francisco Morano, que sale de gira por España. En este periodo aparece acreditado con su nombre completo. A mediados de la década forma parte de la compañía de Ramón Peña y más tarde se une a la de Ricardo Puga y a la de Simó- Raso. En este periodo, hasta 1919, actúa en multitud de obras, tales como "Malvaloca", "El Oscuro Dominio", "Hamlet", "El Bien Público", "Los Hijos Artificiales", "Los Chicos de la Calle", "La Frescura de Lafuente", "El Retablo de Maese Pedro", "Los Intereses Creados", "La Escuela de las Princesas", "El Amigo Teddy", "La Casa de las Lágrimas", "La Fierecilla Domada", "La Casona", "La Emboscada" y "Por ser con todos leal, ser para todos traidor". 

En estos momentos, también encontramos las primeras referencias a su labor como pintor y caricaturista En 1917, se anuncia en La Vanguardia, que Perchicot realizará el decorado de una obra titulada "Cerezada", parodia de la Scherezade de "Las Mil y Una Noches", mientras que en 1919, en una noticia del ABC, aparece como uno de participantes en el V Salón de Humoristas.


Pero, además, parece que realiza su primera incursión en el cine, en la película muda "Fuerza y Nobleza" dirigida por Ricardo de Baños, si bien, no tiene continuidad.

Al inicio del año 1920, tras un breve paso por la compañía de Pedro Zorrilla, es reclamado por la prestigiosa actriz Margarita Xirgu, que lo contrata para la próxima temporada teatral. Tras una gira por España, partirá hacia Sudamérica, regresando en 1923 y firmando con Ernesto Vilches. En estas compañías aparece como Nicolás Perchicot.


En 1924, combina su oficio de actor y de caricaturista en un la fiesta organizada a beneficio de la Asociación de la Prensa, actuando en el número "Perchicot, excéntrico paisajista", siendo a su vez caricaturizado, durante su actuación, en el periódico ABC.


En el año 1925, actúa en la adaptación realizada por los hermanos Machado y por Francisco Villaespesa, de la obra de Víctor Hugo, "Hernani", junto a actores de la talla de María Guerrero, Fernando Díaz de Mendoza, Emilio Thuillier y Hortensia Gelabert, para partir de nuevo a tierras americanas en 1926, actúando en Cuba y en Colombia y de donde regresará en 1929. En una jocosa entrevista a Juan Calibán (pseudónimo, en su faceta de actor,  del escritor Eusebio de Gorbea, marido de Elena Fortún), éste cuenta, las malas condiciones de una travesía en barco por el río Magdalena, en donde aparece una estampa de Perchicot, ligada a su afición al dibujo: "A Espantaleón le trepidaba la barriga a compás de la caldera del barco (...) Perchicot, descolorido, tiraba al agua sus pinceles y sus colores...".

Su labor teatral es ingente en este periodo, apareciendo en multitud de obras de todos los géneros, entre otras, "La Venganza de Don Mendo", "Me Casó Mi Madre", "Se desea un Huésped", "Mademoiselle Nana", "La tragedia de Marichu" o "El Alfiler".

En una imagen promocional de 1928.

En una caricatura de 1929.

LOS AÑOS 30: SU DESEMBARCO EN LA GRAN PANTALLA

A principios de los años 30, Perchicot forma parte de la compañía de Irene López Heredia, que lleva como primer actor a Mariano Asquerino. Con esta compañía permanecerá hasta el invierno de 1931, actuando en "El Monje Blanco" de Marquina, "La Escuela de las Princesas" de Benavente o "Una Aventura Diplomática" de Muñoz Seca. En la temporada teatral 1931-32, se une a la compañía del gran José Isbert, saliendo de gira por España; a su vuelta, cambia de compañía y se enrola en la de Vico-Carbonell hasta la siguiente temporada en que formará parte del elenco de la compañía de Loreto Prado y Enrique Chicote. También lo encontramos junto a María Palou en la obra de Marquina, "Teresa de Jesús (escenas carmelitas)".

Visitando el diaro "Ahora" de promoción con la obra "Teresa de Jesús". Perchicot está sentado el primero por la izquierda.

A principios de 1934 actúa en obras como "Por un Beso de tu Boca" o "La Tragedia del Segundo" y además, lo encontramos, pionero de la radio, en una retransmisión de "El Domador" de Adame e Ibáñez, en Unión Radio. Pero este año es importante para la carrera de Perchicot, porque desembarca en el cine, para no volver a abandonarlo. De hecho, poco a poco, el cine ocupará todo su tiempo, de forma, que tras la guerra civil, se dedicará de lleno a la gran pantalla, actuando esporádicamente en la escena.

Este año estrenará nada menos que cuatro películas. En primer lugar, interviene en el reparto de la versión española de "La Traviesa Molinera" de Harry d'Abadie d'Arrast, que se rodó también en versión en francés e inglés, basada en la obra "El Sombrero de Tres Picos". A continuación trabaja con tres grandes directores de la época. Se pone a las órdenes de Florián Rey, en una película clásica del cine español, "La Hermana San Sulpicio", interpretada por la estrella del momento, Imperio Argentina. Un mes después del rodaje de esta película, es dirigido por José Luis Sáenz de Heredia, en "Patricio Miró a una Estrella" y por ultimo, con Benito Perojo participa en el rodaje de  en "Crisis Mundial". 

Foto firmada promocional de Nicolás D. Perchicot

En 1935, dirigido por un compañero actor, Ernesto Vilches, participa en el rodaje de "El 113" y a finales de año en una versión de "Currito de la Cruz" de Fernando Delgado, que se estrenaría en el malhadado 1936. Aquí, Perchicot interpreta el primero de una larga serie de papeles de sacerdote, el padre Ismael Almanzor.

Junto a Angelillo, en "Currito de la Cruz"

Ese año, Nicolás Perchicot forma parte de la compañía de Tina Gascó y Fernando Granada, actuando en "María de la O", "Batalla de Rufianes" y en junio de 1936, en "Angelina o el Honor de un Brigadier" del genial Jardiel. La compañía se encuentra de gira por zona tomada por los golpistas, al inicio de la guerra y así los encontramos en Lugo; al final de la guerra, se encuentran en Barcelona, representando "El Gran Galeoto". En este momento, Perchicot, prácticamente se dedica en exclusiva al cine. Sus primeras películas se ruedan en Alemania, en colaboración con los estudios UFA, en plena época nazi. Así rueda, a manos de los mismos directores con los que ya había trabajado en los años 30,  "Mariquilla Terremoto" con Benito Perojo, basada en la obra de los hermanos Álvarez Quintero y "La Canción de Aixa" de Florián Rey, en donde también actúa una conocida de este blog, Rafaela Satorres. 

Junto a Estrellita Castro en "Mariquilla Terremoto"

Árabe en "La Canción de Aixa"

LOS AÑOS 40: MÁS CINE POR FAVOR

En 1940, es reclamado de nuevo por Florián Rey,  para actuar en "La Dolores", un intento de Concha Piquer de desarrollar una carrera en el cine, al igual que muchas otras cantantes de copla, pero que no tuvo recorrido. A continuación, es dirigido por Eusebio Fernández Ardavín en el rodaje de "La Marquesona".

Don SImeón, el amable profesor en "La Dolores"


Trajeado, en una escena de "La Marquesona"

En este momento, Perchicot marcha a Italia, en donde se abre el mercado para la realización de producciones, dada la sintonía entre regímenes fascistas. Con Luis Marquina, "El Último Húsar" y con Fernando Aguilera, "El Inspector Vargas".  Con otros directores de origen italiano y alemán, interviene en "Capitán Tormenta" y en "El León de Damasco", dirigidas por Corrado d'Errico y en "Lucrezia Borgia" de Hans Heinrich. También rueda "Tosca" dirigida por Carl Koch, basada en la obra de Puccini, con Imperio Argentina, como protagonista, junto a Michel Simon, como Scarpia, un jovencísimo Rosanno Brazzi, como Cavaradossi y un magnífico colega español, Juan Calvo. Por último, en dos películas más, "Finalmente Soli" de Giacomo Gentilomo, que se estrenó como "He perdido a mi mujer" y "L'Uomo Venuto del Mare" de Roberto de Ribon y Belisario Randone.

Cartel de "El Inspector Vargas" estrenada en España en el año 1947, seis años después de su rodaje.


Otra película de su etapa italiana, "El León de Damasco"

Programa de mano de "Lucrecia Borgia"

Con rostro pícaro en "El último Húsar"

Perfectamente acreditado en una de sus películas en Italia, "Tosca"

En 1942, vuelve a España, en donde desarrollará el resto de su carrera. Su primera película ya de vuelta será un clásico de la escena española, "Malvaloca" dirigida por Luis Marquina, en donde interpreta a un conmovedor campanero ciego. Con Marquina repetirá ese mismo año, participando en "Vidas Cruzadas", en un papel de mayordomo, que también interpretará en su siguiente película, ya estrenada en 1943, y que fue un éxito del director Rafael Gil, "Huella de Luz". Perchicot, un mayordomo estirado, ayuda a vestirse de forma elegante a un atribulado Antonio Casal, de clase humilde, en una de las escenas de la película. 

Conmovedor, en "Malvaloca"

En otra escena de "Malvaloca", junto a Manuel Luna, Alfredo Mayo y tras la cofia, Rafaela Satorres

En "Vidas Cruzadas"

Rígido mayordomo, junto a Antonio Casal, en "Huella de Luz"

Durante 1943, cambia el chaqué de mayordomo por el frac de barón, en la película "Mi Vida en tus Manos" de Antonio de Obregón. En octubre se estrena "La Casa de la Lluvia" de Antonio Román, en donde interpreta un papel más dramático y participa en una breve intervención al inicio de la película en "Eloísa está debajo de un Almendro" de Rafael Gil, como presidente del Liceo que entrega su diploma a Rafael Durán. Finaliza el año, con el rodaje de una película que se estrenará el 31 de enero de 1944, "Orosia" dirigida por un viejo conocido, Florián Rey.

Bajo el almendro de Eloísa, bien acompañado en los títulos de crédito.

Presidente del Liceo en la primera escena de "Eloísa"


En una escena de "Orosia", junto a Blanca de Silos.

En 1944, se muestra como uno de los actores preferidos del director Rafael Gil que vuelve a contar con él, para dos película más. En primer lugar, en otro clásico del cine español, en donde Perchicot repite con Antonio Casal, "El Fantasma y Doña Juanita", junto a Mary Delgado y otra actriz de reparto de lujo, Camino Garrigó y en segundo lugar, en "Lecciones de Buen Amor", en el papel de "señor curioso". La imdb le atribuye un papel en "El Clavo" de Rafael Gil, si bien, no aparece ni en los títulos de crédito, ni en ninguna de las obras consultadas, por lo que, o bien se trata de un error o su papel es anecdótico. 

Además, este año también estrena "El Doncel de la Reina" de Eusebio Fernández Ardavín, "Lola Montes" de Antonio Román, junto a la actriz Conchita Montenegro y "Empezó en Boda" de Raffaello Matarazzo. También rueda varias películas que se estrenarán en 1945; está perfecto de caracterización y de oficio en "El Sobrino de Buffalo Bill", encarnando al mismísimo Buffalo Bill, mientras que su sobrino es un jovencísimo Carlos Muñoz, que busca una vida acomodada, lejos de las aventuras de su famoso tío. También interviene es "El Camino de Babel" de Jerónimo Mihura, rodeado de un magnífico plantel de actores y por último, encarna al "destino", harto de cargar con la responsabilidad de las acciones humanas, en "El Destino se Disculpa" de José Luis Sáenz de Heredia.

En "Lola Montes" de Antonio Román

Divertido en "El Sobrino de Buffalo Bill"


Junto a otro de los grandes, Antonio Riquelme, en "El Camino de Babel"

Encarnando al destino en "El Destino se Disculpa"

Durante 1945, repite con Rafael Gil en "Tierra Sedienta" y con José Luis Sáenz de Heredia en "Bambú" y completa el año con actuaciones en "Espronceda" de Fernando Alonso Casares, "El Bosque Maldito" de José Neches y "El Centauro" de Antonio Guzmán. También participa en una película inacabada, "Una Sombra en el Colegio". 

Este año, Perchicot se sube de nuevo al escenario, para intervenir en la clásica representación de Don Juan Tenorio, en Todos Santos. Pero, además, vuelve a retomar su faceta de caricaturista, realizando las ilustraciones de la biografía de otro actor cómico, Faustino Bretaño, titulada: "¡El Libro de Bretaño!".


Ya en 1946, la gran pantalla mostró el estreno de cinco nuevas películas de nuestro protagonista. Interpreta al Padre Suárez, encargado de cristianizar "las almas blancas de los negros", en una película de propaganda católica dirigida por Juan de Orduña, "Misión Blanca"; director con el que repetirá este mismo año en una película radicalmente diferente, "Un Drama Nuevo", en donde la representación de una obra teatral se entrelaza con la realidad. Además este año vuelve a ponerse a las órdenes de Florián Rey en "Audiencia Pública" y por último, interviene en el papel de juez, en "Senda Ignorada" de José Antonio Nieves Conde y como Don Hilario, en "Las Inquietudes de Shanti Andia" de Antonio Ruiz Castillo, película que se estrenaría en febrero de 1947.

Rodeado de almas blancas en "Misión Blanca"

En "Audiencia Pública", una nueva colaboración con Florián Rey

Junto al actor valenciano, Jorge Mistral, en "Las Inquietudes de Shanti Andia"

Este año sigue siendo muy prolífico para Nicolás Díaz Perchicot, participando en el rodaje de, nada menos, que 12 películas, que se estrenarían entre 1947 y 1949. Trabaja de nuevo, con Ramón Barreiro, en tres películas, "El Otro Fu-Man-Chú", "El Pirata Bocanegra" y "Póquer de Ases". Pero también se estrena con el director Arturo Ruiz Castillo, en "Obsesión", en donde interpreta el papel del doctor y en "La Manigua sin Dios", en donde interpreta otro de sus papeles de religioso, el padre Arce y también rueda por primera vez a las órdenes de Domingo Viladomat, en "Dos Mujeres en la Niebla", en el papel de un farero, así como con el director Enrique Gómez, en "La Próxima Vez que Vivamos". Además, aparece fugazmente, en un papel de "falso invidente" en "Dulcinea" dirigida por Luis Arroyo (una de sus pocas acreditaciones que no aparece en la IMDB).

En una escena de "La Manigua sin Dios"

El farero cargado de pescado en "Dos Mujeres en la Niebla"


El Invidente que ve, en "Dulcinea"

Por otra parte, su magnífica labor hace que siga siendo reclamado por algunos de sus directores "fetiche". Así, repite con Florián Rey en "La Nao Capitana", interpretando el papel de fraile, con Fernando Delgado en "La Calumniada", con Eusebio Fernández Ardavín en "La Dama del Armiño" y como no podía ser de otra forma, con Juan de Orduña, en "La Lola se va a los Puertos". En esta película basada en la obra de los Antonio y Manuel Machado, interpreta el papel del tío Willy. Es interesante destacar el análisis sobre este personaje, que hace el autor Rafael Nieto Jiménez, en su libro, "Juan de Orduña. 50 años de cine español (1924-1974): "Poco después llega al cortijo José Luis con su novia Rosario y con el tío de ella, Willy (Nicolás D. Perchicot), personaje que no estaba en la obra original. Este, cuyo verdadero nombre era Guillermo antes de extranjerizarse, sirve para introducir un discurso xenófobo inexistente en la obra de los Machado. Willy ha educado a Rosario en Francia, lo que se presenta como nefasto para ella. Ha perdido su acento y viene con nuevas ínfulas de elegancia, lejos de su antigua sencillez española (...) Este discurso xenófobo encuentra su expresión metafórica cuando Willy ensalza las virtudes del Can-Can bailándolo él mismo. Lola comienza a bailarlo también, pero pronto lo transforma en una copla ante el aplauso de todos y el reconocimiento de Willy de que ha sido vencido por lo español".

De nuevo, un sacerdote en "La Nao Capitana"

El "momento can-can" en "La Lola se va a los Puertos"

El año 1948 se estrena una nueva película dirigida por Juan de Orduña, en la que también aparece nuestro protagonista, uno de los grandes éxitos de la época, el melodrama "Locura de Amor", protagonizado por la intensa Aurora Bautista, en el papel de Juana la Loca. Este año repite su clásico papel de clérigo en "El Huésped de las Tinieblas" de Antonio del Amo, en donde Perchicot interpreta a Fray Diego, que recibe a Gustavo Adolfo Bécquer, en su retiro del monasterio de Veruela. También participa en "La Vida Encadenada" de Antonio Román, en "La Sombra Iluminada" de Carlos Serrano de Osma, en "Tres Ladrones en la Casa" dirigida por el también actor, Raúl Cancio y por último, trabaja con el interesante Ladislao Vajda en "Sin Uniforme", en donde interpreta al cónsul de Grecia.

Pintor italiano en la corte de Flandes en "Locura de Amor"

Acogiendo a Bécquer (Carlos Muñoz) en "El Huésped de las Tinieblas"

Para acabar los años 40, vuelve a repetir, en 1949, con Juan de Orduña, en dos nuevas películas, "Vendaval" y "Tempestad en el Alma" y repite con Fernández Ardavín en "Neutralidad" y con Antonio del Amo en "Alas de Juventud". También actúa en una película inacabada "En el Nombre del Padre". En una entrevista sobre los sueldos que se cobraban en el cine y el teatro en la época, Perchicot ante la pregunta "¿dónde ha cobrado usted más por su trabajo?", contestaba: "En Italia, donde he llegado a cobrar veinte mil pesetas por película. En España, un máximo de quince y un mínimo  de cinco mil". 

Capitán de barco, en "Neutralidad"

LOS AÑOS 50: NUEVOS RETOS

La década se inicia con cinco nuevas películas, repitiendo con los directores que más lo reclamaban. Con Juan de Orduña, actúa en dos de sus grandes éxitos, "Pequeñeces" y "Agustina de Aragón". En esta última, interpreta a un ciego que pide limosna, que lleva como lazarillo al joven actor Eugenio Domingo, que ya forma parte de la familia de este blog. 

Perchicot de época, junto a Aurora Bautista, en el dramón, "Pequeñeces"

Junto a Eugenio Domingo en "Agustina de Aragón"

Completa el año, con Florián Rey en "Cuentos de la Alhambra", interpretando a un capitán al que le falta un brazo, pero no coraje, en una divertida escena, con "Don Juan" de José Luis Sáenz de Heredia, de nuevo en uno de sus papeles de clérigo y con Benito Perojo en "Sangre en Castilla". 

Cambio de registro en "Cuentos de la Alhambra"

Clérigo confesor en "Don Juan"

En 1951, vuelve a añadir dos nuevas películas más con Juan de Orduña, otro drama histórico, "La Leona de Castilla", protagonizado por Amparo Rivelles y la recreación del descubrimiento de América, "Alba de América", interpretando el papel de Fray Antonio de Marchena. Además, vuelve a actuar en otra película de ambiente folclórico, "Lola la Piconera" de Luis Lucia, con Luis Marquina en "Quema el Cielo". La IMDB le otorga otro crédito este año, en una película de éxito, "Cielo Negro" de Manuel Mur Oti, pero de nuevo parece que es un error.

Este año también vuelve al teatro, apareciendo en la obra "Cuando ella es la otra", en la compañía de Vico y Carbonell. Para rematar, su magnífica labor le proporciona el Premio del Círculo de Escritores Cinematográficos. 

En 1952, tras volver a subirse a las tablas en la tradicional representación de Don Juan, participa en un hito en la historia del cine español. Este año se estrena "Bienvenido, Mr. Marshall" dirigida por Luis García Berlanga. Tras su debut, el año anterior, en el mundo del cine, con otra gran película "Esa Pareja Feliz" (dirigida junto a Bardem), era inevitable que contara con uno de los grandes actores de reparto, como Perchicot, para un nuevo proyecto, en el que, de nuevo, la historia se construye gracias a un nutrido reparto de personajes, con su propia personalidad, perfectamente encarnados por actores de la talla de José Isbert, Alberto Romea, Félix Fernández, Joaquín Roa o Manolo Morán. Perchicot interpreta el papel del boticario, otra de las fuerzas vivas del pueblo que debe dar su opinión, sobre la mejor forma de recibir a los americanos.

Sonriente en "Bienvenido, Mr. Marshall"


En la escena del sueño en "Bienvenido, mr. Marshall", junto a Félix Fernández. Enfrente, Joaquín Roa, detrás, Pepe Isbert.

En 1953, Perchicot aparece en otro clásico de Luis Lucia, "Jeromín", con un precoz actor, Jaime Blanch, como protagonista y completa el año, con tres películas más en los cines, "La Hija del Mar" de Antonio Momplet, "Vuelo 971" de Rafael J. Salviá y "El Milagro del Sacristán" de José María Elorrieta.

Padre adoptivo de Juan de Austria, "Jeromín"

Pasajero del "Vuelo 971", junto a la tierna Carmen Rodríguez

El año 1954, Perchicot vuelve a trabajar con Florián Rey, en la película "La Danza de los Deseos" y también actúa en "Tres eran Tres" de Eduardo García Maroto y "Orgullo" de Manuel Mur Oti.

Tierno en "La Danza de los Deseos"

Para finalizar el primer lustro de los 50, nada mejor, que participar en una película de éxito del cine español y además, de reparto coral, "Historias de la Radio" de José Luis Sáenz de Heredia, con unos magistrales Alberto Romea, Pepe Isbert y José Orjas, entre otros. Además, lo encontramos en "Congreso en Sevilla"  de Antonio Román y "Sin la Sonrisa de Dios" de Julio Salvador.

Junto a Isabel Pallarés en "Historias de la Radio"

El año 1956 nos muestra una abundante cosecha. Destaca su nueva colaboración con Berlanga, en la película "Calabuch", con un magnífico torero interpretado por José Luis Ozores. También lo encontramos, en su clásico papel de cura, dirigido por José María Forqué en "La Legión del Silencio" y un gran éxito del momento, "Manolo, Guardia Urbano", con una perfecta pareja protagonista, Manolo Morán y Julia Caba Alba. Para completar el año, aparece en "Encuentro en la Ciudad" y "Una Cruz en el Infierno", ambas dirigidas por José María Elorrieta, "Un Traje Blanco" de Rafael Gil, "Tremolina" de Ricardo Núñez, "Un Abrigo a Cuadros" de Alfredo Hurtado y "La Saeta Rubia" de Javier Setó, protagonizada por el futbolista Alberto Di Stefano.

Saludando a Edmund Gween en la escena de la boda en "Calabuch"

En otra divertida escena de Calabuch, mirado de reojo por el guardia civil que le indica que se descubra mientras suena el himno de España. Al lado, el gran Manuel Aleixandre.

Con otro veterano, Mariano Azaña, en la primera escena de "Manolo, Guardia Urbano"

Junto a otro gran actor, Jesús Tordesillas en "La Legión del Silencio"


Junto a la "Saeta Rubia", en la película homónima.

Durante 1957, rueda una última película con Berlanga, la magnífica "Los Jueves, Milagro", con un hilarante Pepe Isbert, en el papel de un San Dimas impostor y rodeado de lo mejorcito de los actores de carácter del cine español, Alberto Romea, Juan Calvo, Manuel Aleixandre y Guadalupe Muñoz Sampedro, entre otros. También participa el rodaje de una película estadounidense rodada en España y protagonizada por Cary Grant, Sophia Loren y Frank Sinatra, dirigida por Stanley Kramer titulada "Orgullo y Pasión" y en "Hablemos de Amor" de Alejandro Blasetti. A final de año, participa en una función para recaudar fondos para los damnificados por la terrible riada acaecida en Valencia.

Cliente del balneario de Fontecilla, a la hora de la sauna. Detrás, Mariano Ozores (padre), respirando vapor, en "Los Jueves, Milagro"

Caricaturizado, abajo a la izquierda, en el cartel de "Hablemos el Amor".

Cinco nuevas películas se añaden a su curriculum en el año 1958. Una nueva colaboración internacional en "Los Joyeros del Claro de Luna" de Roger Vadim, "Parque de Madrid" de Enrique Cahén Salaberry, en donde interpreta una de las historias, situadas en el parque del Retiro, "Carretera General" de José María Elorrieta, "El Gafe" de Pedro Luis Ramírez, en una divertida escena con José Luis Ozores, que como buen gafe, es contratado por unos parientes de un anciano rico, interpretado por Perchicot, para que le contagie su mala suerte y consiga que pase a mejor vida para obtener su herencia. Además, este año, por primera vez, Perchicot será dirigido por una de las escasas directoras del cine español, además de actriz, Ana Mariscal, en "Con la Vida Hicieron Fuego".

Paseando por el Retiro, recordando un viejo amor (Carmen Rodríguez) en "Parque de Madrid"

Junto a "El Gafe", José Luis Ozores

De nuevo en el papel de cura, junto a José María Lado, dirigido por Ana Mariscal, en "Con la vida hicieron fuego"

Termina la década de los 50 y Perchicot la remata con una nueva película, que se estrenó, años más tarde, "Los Tres Etcéteras del Coronel" dirigida por Claude Boissol.

LOS AÑOS 60: TRABAJANDO HASTA EL FINAL

En 1960, dos nuevas películas para nuestro protagonista, "La Paz Empieza Nunca" de Leon Klimovsky y una producción italiana dirigida por Nunzio Malasomma, "La Rebelión de los Esclavos". El año siguiente, aunque la IMDB, cita su participación en "La Banda de los Ocho", parece que es un error, ya que al menos, no aparece acreditado.

En una terrible escena de "La Paz Empieza Nunca"

Durante 1962, participa en una película protagonizada por tres famosos folklóricas, Lola Flores, Paquita Rico y Carmen Sevilla, "El Balcón de la Luna" dirigida por Luis Saslavsky y en una nueva colaboración con José María Forqué, en "La Becerrada".

En 1963, si nos atenemos al posible año de producción, rueda "Un Hombre Solo" de Harald Phillips que se estrenaría en mayo de 1969, unos meses antes de su fallecimiento.

Perchicot realiza un paréntesis, en 1964, para subir por última vez a los escenarios, en la obra "Juegos de Invierno" de Jaime Salom, junto a dos grandes actores, Mari Carmen Prendes y Guillermo Marín.


Vuelve al cine, en el año 1965, con una película, que le reserva un buen papel, probablemente, su último gran papel, el del profesor exiliado, que pasea por las calles de Salamanca, junto a un jovencísimo, Emilio Gutiérrez Caba, en "Nueve Cartas a Berta" de Basilio Martín Patino, que lograría la Concha de Plata en el Festival de San Sebastián.

Paseando por Salamanca, junto a Emilio Gutiérrez Caba en "Nueve Cartas a Berta"

En 1966, interpreta otro papel entrañable, como abuelo de la estupenda Rocío Dúrcal, en "Buenos Días, Condesita", de Luis César Amadori. 

Junto a una siempre risueña Rocío Dúrcal en "Buenos Días, Condesita"

Ya en 1967, interpreta por enésima vez el papel de sacerdote, en "Un Millón en la Basura", en la que sería su última película, en las expertas manos de José María Forqué. Perchicot está perfecto, en su ancianidad, junto a José Luis López Vázquez y Julia Gutiérrez Caba.

Junto a López Vázquez  y en un merecido primer (y último) plano, en "Un Millón en la Basura"

En abril de 1968, pierde a su hermana Nieves. Su hermano José probablemente murió años antes.

Probablemente soltero y sin hijos, Nicolas Díaz Perchicot morirá en Madrid, el 26 de octubre de 1969, poco después de cumplir 85 años. La noticia de su fallecimiento se conoció tres semanas más tarde. Fue enterrado en el Cementerio de la Almudena. 

Rafaela Satorres

Escrito por actoresdenuestrocine 25-08-2018 en Cine español. Comentarios (0)


RAFAELA SATORRES: DEL TEATRO AL CINE, AUNQUE POR BREVE TIEMPO


La actriz Rafaela Satorres desarrolló una larga carrera teatral. Como muchos de los actores de su generación, se curtió, por tanto, en las tablas y a finales de los años 30 y gran parte de los 40, tuvo la oportunidad de mostrarnos su buen hacer en la gran pantalla. Su filmografía es escasa, por lo que no suele aparecer en los diccionarios de actores de reparto consultados. Así que, démosle un poco de espacio a esta estupenda actriz.

Una vez publicada esta entrada recibí un amable correo del sobrino-biznieto de Rafaela Satorres, Rafael Gentil que, muy amablemente me ha proporcionado nuevos datos y sobre todo, unas magníficas fotografías de Rafaela, de su marido y las únicas imágenes conocidas de su hermana Josefa Satorres y de su marido Antonio Gentil (bisabuelos de Rafael), ambos actores. Vaya por delante mi profundo agradecimiento por haber enriquecido enormemente este pequeño homenaje a una gran actriz. 

EL COMIENZO 

Rafaela Satorres Fernández (a veces, su primer apellido aparece mal escrito, como "Satorrés") nació alrededor del 24 de septiembre de 1888, en Madrid, hija de Antonio y Carmen. En una entrevista concedida a la revista Radiocinema, en 1944, confirmaba su año de nacimiento y comentaba que su familia poseía una galería de arte, en la carrera de San Jerónimo. Su sobrino biznieto me confirma este dato y agrega que eran proveedores de la Casa Real y que Antonio Satorres tenía gran amistad con otros artistas de la época, como el pintor Joaquín Sorolla, en cuya correspondencia con su mujer Clotilde, recientemente publicada, se pueden encontrar algunas referencias. 

La primera referencia sobre Rafaela Satorres se remonta a 1892. En el teatro de la Zarzuela, se realiza un baile de niños, el 30 de abril, en donde la encontramos, junto su hermana Josefa, disfrazada de Adriana Angot, personaje de la obra "El Monaguillo".

Una jovencísima Rafaela, de 19 años. Foto cedida por Rafael Gentil

La hermana de Rafaela, Josefa, también fue actriz, y perteneció a la compañías de Ladrón de Guevara y Rivelles, de Francisco Morano y de Francisco Alfonso de Villagómez. Estaba casada con otro actor, Antonio Gentil Padilla, probablemente nacido en Granada, y formó parte de las mismas compañías que su esposa, además de la de Rosario Pino y formó compañía propia, junto a otra gran actriz, ya conocida en este blog, Julia Lajos. Antonio murió en octubre de 1951, en Santiago de Chile. 

Josefina Satorres y Antonio Gentil. Fotos cedidas por Rafael Gentil.

La siguiente referencia se registra 18 años después. En abril de 1910, ya la encontramos como alumna de la prestigiosa actriz María Álvarez Tubau, en el Conservatorio de Música y Declamación, actuando en un ejercicio escolar que pone en escena, el primer acto de la obra de Narciso Serra, "Don Tomás".

A comienzos de 1911, se une a la compañía de Villagómez, debutando en Santander. En este momento parte de gira por Sudamérica y volverá a España, en 1913. 

Otra magnífica imagen de Rafaela. Foto cedida por Rafael Gentil


Estando de gira, en concreto en la ciudad de Lima, contraerá matrimonio el día 29 de abril de 1912, con un compañero actor, Manuel París Sánchez. Ya de regreso, actúa en el Teatro Principal, en la obra de Muñoz Seca y Pérez Fernández, "Las cosas de la vida", así como en "Vida y dulzura" y "La noche del Sábado". A final de año forma parte de la compañía Plana-Llano y la encontramos, en el Infanta Isabel, en la obra, "El caballo de Espartero". A mediados de siguiente año, actúa en la compañía de Salvador Soler, en donde también encontramos a su marido. En la nueva temporada teatral que se inicia en septiembre, ambos forman parte de la compañía del actor Francisco Ortega, actuando en el teatro Eslava, con las obras, "Las Pasajeras", "El Primo de mi Mujer", "El Señor Duque", "El ángel del hogar" y "La Suerte de Salustiano o del Rastro a Recoletos".  

Bonita imagen de Rafaela junto a su marido Manuel Paris. Foto cedida por Rafael Gentil

En 1915, sigue actuando en el Eslava, en la obra "Dios Dirá" de los hermanos Álvarez Quintero, en "La Garra" de Linares Rivas y en "Las Alondras". En la nueva temporada teatral se une a la compañía del prestigioso Enrique Borrás, de la que también forma parte Manuel Paris. 

Satorres y su marido en 1915.

En 1916, se encuentra de gira por Valencia actuando en el teatro Olympia, recibiendo buenas críticas por varias de sus interpretaciones, en obras como "El Abuelo", "El reino de Dios", "Madame Pepita" o "El Ideal" o "Tierra Baja". En la nueva temporada que se inicia en septiembre y hasta 1917, se une a la compañía de la renombrada actriz, Margarita Xirgu, con obras como "Marianela" o "La Mujer Desnuda". 

En las memorias del actor José Crespo, este recuerda a Rafaela, en esta época, viviendo junto a su marido, en un ático en la zona de Santo Domingo de Madrid. También menciona la reciente muerte de un hermano, fallecido con apenas 20 años.

Retrato de Rafaela, pintado por el retratista Antonio González Gallego. Foto cedida por Rafael Gentil

LOS LOCOS AÑOS 20: SATORRES INTERNACIONAL

Tras lo que parece un paréntesis o quizá la realización de una nueva gira por Sudamérica, Rafaela reaparece en todo un acontecimiento histórico, el estreno de la obra de un jovencísimo Federico García Lorca, "El Maleficio de la Mariposa", estrenada el 22 de marzo de 1920.

Anuncio del estreno de "El Maleficio de la Mariposa"

Desafiante Rafaela. Foto cedida por Rafael Gentil

En la década de los años 20, Rafaela se consolida como actriz, en la que será su compañía durante 16 años, la de Catalina Bárcena y Gregorio Martínez Sierra, formado parte de la llamada compañía cómico del teatro Eslava. Rafaela interviene en multitud de obras que sería demasiado exhaustivo relacionar en esta entrada, si bien, hay que destacar su versatilidad, realizando papeles, tanto en obras de muy diverso calado, entre otras: "Pigmalión" de Bernard Shaw, "La Hora Mala" y "Los Milagros del Jornal" de Arniches, "La Octava Mujer de Barba Azul" o "Susana tiene un secreto". 

Caricatura de Satorres en 1922

En esta época, hay que destacar, el inicio de una gira de la compañía, en el verano de 1926, que recaló, en un primer lugar, en Buenos Aires, alcanzando grandes éxitos, para continuar en La Habana y recalar en junio de 1927, en el Forrest Theatre de Broadway en Nueva York, presentados por la prensa como the Spanish Art Theatre, obteniendo, según la prensa de la época, muy buenas críticas. Tras su exitosa estancia norteamericana, continúan su periplo por Caracas, Puerto Rico y a finales de 1928, actúan ya en tierra española, en concreto, en Tenerife, en el teatro Guimerá, con la obra "Tambor y Cascabel".

Diario ABC, junio 1927.

La década finaliza con una gira por el resto de España, con obras como "Canción de Cuna", "Seamos Felices" o "Triángulo". También, la encontramos como miembro activo del Sindicato de Actores, realizando labores en beneficio del Montepío.

Mundo Gráfico. 1929. Sentada la primera de la izquierda, en la segunda fila, una risueña Rafaela Satorres, junto a sus compañeras del sindicato de actores.

Este mismo año, 1929, la revista Blanco y Negro, le dedica una semblanza, resaltando sus cualidades como actriz de carácter, su larga carrera y su versatilidad.

Blanco y Negro. 1929.


Revista Radiocinema. Rafaela en uno de sus éxitos teatrales, "El Reino de Dios"

LOS AÑOS 30: UNA ÉPOCA DE CAMBIOS

Esta década introducirá varios cambios, tanto en lo personal como en lo laboral, en la vida de Rafaela Satorres. Pero, vayamos por partes.

A principios de 1930, Rafaela trabaja en el Infanta Isabel, en obras como "Vida y Dulzura" o "Mariquilla Terremoto". En marzo, será pionera, al participar en una emisión de Unión Radio y a finales de año, para acabar a finales de año, cambiando de compañía, recalando en la de la actriz Carmen Díaz, con la que permanecerá 11 años, actuando en "La Virtud Sospechosa" de Jacinto Benavente. De este autor, estrenará varias obras a lo largo de la década, en el teatro Fontalba y realizando giras por España, y actuando en obras como "La Melodía del Jazz Band", "Solera", "Señora Ama", "La Duquesa Gitana", "El Balcón de la Felicidad", "Las del Sombrero Verde", "Las Dichosas Faldas" de Arniches", "El Pan Comido de la Mano", "El Susto", "Compañerita del Alma" o "Morena Clara".


Actuando en una obra de Benavente, en 1931

En una escena de "El Susto", junto a Carmen Díaz.

En la capilla de los actores, con compañeras actrices.

En lo personal, tras la aprobación de la ley del divorcio, Rafaela solicita la separación de su marido, Manuel Paris (que no compareció) que le será otorgada el 31 de marzo de 1933. La prensa se hace eco jocosamente de la ola de divorcios entre actores.


Para conocer un poco más la personalidad de Rafaela, disponemos de sus respuestas a unos cuestionarios, en tono distendido, que planteaba la revista Blanco y Negro. En 1932, a la pregunta sobre como veía el problema político en España, contesta: "Turbio, algo turbio, pero así como el agua se filtra y queda limpia y transparente, con orden, disciplina social y una buena administración -que es el filtro preciso-, el problema política quedará despejado o, mejor dicho, resuelto". En 1934, contesta a la siguiente cuestión: ¿qué haría si fuera el último superviviente sobre la tierra?, a lo que Rafaela responde, "me dedicaría leer todas las obras que ahora, por apremios de tiempo, no puedo leer". 

En mayo de 1935, Rafaela Satorres muestra su faceta solidaria, donando 25 pesetas, para ayudar a dos actores que viven en situación precaria, Ceferino García Barrajón y José Salgado. Tristemente, el 20 de mayo, morirá Ceferino, de forma, que el dinero entregado se donará a la familia.

Al inicio de 1936, encontramos a Rafaela Satorres actuando en Barcelona, con la obra "La Dorotea" y posteriormente en Zaragoza, con la obra "Dueña y Señora". Una vez iniciada la guerra, se encuentra en zona sublevada, en donde pasará el resto de la contienda. 


Será a principios de enero de 1939, cuando Rafaela Satorres debutará en la gran pantalla. Según su propias palabras, su debut en el cine se produjo gracias a Norberto Soliño, representante de Cifesa, la compañía cinematográfica valenciana, que la reclamó para su nueva producción, "La canción de Aixa", dirigida por Florián Rey, cuyo rodaje se realizó en Berlín, bajo el régimen nazi. Formando parte de este plan de colaboración con los estudios alemanes, a continuación, hasta el mes de marzo de ese año, también participa en la adaptación al cine de una obra, que ella misma llevó al teatro, "Mariquilla Terremoto" dirigida por Benito Perojo. 

En una escena de "La Canción de Aixa"


Jovial en "Mariquilla Terremoto"

A final de año, ya en el escenario, se incorpora a la compañía de Isabel Garcés, actuando en "La Tonta del Rizo" de Pedro Muñoz Seca, asesinado durante la guerra. 

LOS AÑOS 40: SU CARRERA EN EL CINE, SUS ÚLTIMAS APARICIONES TEATRALES Y EL FINAL

Desde este momento, Rafaela deja su carrera en la escena, para dedicarse al cine, aunque volverá momentáneamente, en sus últimos años. En una entrevista comentaba con humor: "Creía que no serviría para trabajar en la pantalla, que era sólo reservada a las mueres guapas; pero...-ríe y añade-, también las feas podemos, como está comprobado. Fue Florián Rey el que hizo que me animara".

En 1940, Rafaela actúa en una nueva película, "La Gitanilla" del director Fernando Delgado y el año siguiente, en un dramón de éxito, titulado "Porque te vi llorar" dirigido por el especialista en estos temas, Juan de Orduña. Rafaela repite el que será su papel principal en su carrera cinematográfica, la criada o amiga de la protagonista, siempre amable y consoladora. 

En "La Gitanilla"

En varios momentos de "Porque te vi llorar"

El año 1942, aparecerá en cuatro películas. Repite con Florián Rey en "Éramos Siete a la Mesa". 


Con expresión entrañable en una de sus películas. Foto cedida por Rafael Gentil

A continuación se pone a las órdenes de Carlos Arévalo, en una controvertida película, "Rojo y Negro", que fue estrenada el 25 de mayo y retirada por el régimen a los 15 días de su estreno. Posteriormente, actua en una nueva versión de "Malvaloca" de Luis Marquina, en donde interpreta a la hermana Piedad, junto a una joven de 17 años, llamada Amparo Rivelles, para acabar el año, de nuevo, dirigida por Juan de Orduña, en "El Frente de los Suspiros", ambientada en Sevilla.

En una escena de "Rojo y Negro" de Carlos Arévalo


Junto a Amparo Rivelles, en "Malvaloca"

En los títulos de crédito de "El Frente de los Suspiros", con la torre del Oro, al fondo


Junto a Pastora Peña y Antoñita Colomé, en "El Frente de los Suspiros"

Durante 1943, sigue su buena racha, interviniendo en tres películas más. Junto al director Fernando Delgado rueda "La Maja del Capote", con Antonio Román, "La Casa de la Lluvia" y finalmente, con Miguel Pereyra, "Una Herencia en París".



Uno de los mejores gritos del cine español, en "La Casa de la Lluvia"


Caracterizada para su papel en "Una Herencia en París"

En 1944, se estrena un éxito del cine español, en el que interviene nuestra protagonista, "El Clavo" del magnífico director, Rafael Gil. El 23 de diciembre de este año, fallece su ex-marido, Manuel Paris, al que no hay que confundir con otro actor de origen valenciano, que utilizó este nombre artístico, pero cuyo verdadero nombre era Manuel Conesa Redó (fallecido en Hollywood, el 19 de noviembre de 1959)

En una escena de "El Clavo"

En este momento, Rafaela vuelve a los escenarios, ya en 1945, uniéndose a la compañía de Estrellita Castro, en su espectáculo andaluz, "Romería" que se prolongará, hasta el año 1947.


Este año, Rafaela volverá al cine, en la que, a la postre, será su última película, "Luis Candelas, el Ladrón de Madrid" del director Fernando Alonso Casares, "Fernán", que es estrenaría póstumamente, en enero de 1948. 


Rafaela había fallecido, víctima de un cáncer, unos meses antes, el 3 de noviembre de 1947, en su casa de Madrid en la calle Magallanes,16. Fue enterrada en el Cementerio de La Almudena (Meseta 2, Cuartel 50, Manzana 1, Letra D). 




Isabel Pallarés

Escrito por actoresdenuestrocine 04-08-2018 en teatro. Comentarios (0)

ISABEL PALLARÉS. LA ACTRIZ DE REPARTO

Isabel Pallarés (a menudo acreditada como María Isabel Pallarés) es un claro ejemplo de actriz de reparto. La mayor parte de su carrera la desarrolló en el teatro, pero su rostro de rasgos amables y su característica voz, se hizo reconocible tras su participación en varias películas, en papeles menores. Así que, vamos allá, con la vida y la obra de esta paisana.

EL AMBIENTE FAMILIAR Y LOS COMIENZOS

La actriz Isabel Pallarés Banquells (aunque muchas fuentes, erróneamente, escriben Banqueis) nació en Valencia, el 9 de enero de 1905. Sus padres fueron José Pallarés Iranzo e Isabel Banquells Camilleri. Isabel tuvo cinco hermanos, de los que, Consuelo también se dedicó al mundo de la interpretación, aunque se retiró en los años 30, para volver esporádicamente en los años 70 y 80. Su madre, también actuó en el teatro y su padre, que trabajó como funcionario y letrado, fue empresario del Teatro Principal de Valencia, durante unos años. 

La familia Banquells-Camilleri darían lugar a una saga de actores, que desarrollaría su carrera en México, entre ellos, Roberto Banquells,   su esposa Magdalena Garafulla y su hijo, Roberto Banquells Garafulla. 

Además, emparentarían con otra gran familia valenciana de artistas, los Iturbi, tras el casamiento de Teresa Iturbi (hermana de los pianistas José y Amparo) con Juan Banquells Camilleri, tío de Isabel.

Por tanto, Isabel formaba parte de una familia de buena posición, con raíces en el mundo de la interpretación, por lo que sus primeros pasos se manifiestan muy pronto en funciones del colegio. Así, en 1916, en el Colegio de las Dominicas, donde realizaba sus estudios, participa en la obra "La Bella Condesita". Un par de años después, junto al resto de la familia, la encontramos en el Teatro Olympia, en una fiesta de caridad, en donde actúan en la obra de Muñoz Seca, "Trampa y Cartón". En esta línea, en 1921 interviene en "La Casa de la Troya" y en 1923, de nuevo en una función benéfica, en el teatro Principal, con la obra "La verdad de la mentira" de Muñoz Seca.

A principios de 1924, en otra función benéfica, esta vez del Patronato de la Juventud Obrera, interviene en la opereta "Carnaval de Una Vida", en donde interpreta un cuplé titulado "Las Noches de la Luna", que según recoge la prensa, dado su éxito, será registrado en disco. En enero de este mismo año, también actúa en una función para los niños pobres, con la obra de Linares Rivas, "Cobardías".

Tras todas estas actuaciones, no podía tardar mucho su debut como profesional que se produciría este mismo año, en la nueva temporada teatral que se iniciaba en septiembre. Junto a ella, también debutó su hermana Consuelo.

Poco antes de este acontecimiento, se produce un hecho luctuoso, el 4 de agosto de 1924, muere en Valencia, el padre de Isabel, siendo enterrado en el cementerio de esta ciudad.

La vida continua y así, el 26 de septiembre de 1924, Isabel debutaba en el teatro Eslava de Valencia, en un corto papel en la obra "La Prisa" de los Álvarez Quintero.


A continuación, marcha de gira con la compañía de Ramón Gatuellas, que lleva en el repertorio, obras como "El Príncipe que Vuelve", "Los Sobrinos de Pedro", "Los Hijos Mandan", "El Adversario" o "El Abuelo". Posteriormente, se une a la compañía de la prestigiosa pareja de actores María Bassó y Nicolás Navarro, actuando en obras como "Ha Entrado Una Mujer" o "Señorita Mamá".

A finales de 1926, cambia de compañía y se une a la del actor Francisco Hernández, apareciendo en el clásico "Don Juan Tenorio" y en obras como "El señor cura y los ricos", "El Matrimonio Interino", "Lo que ellas quieren, "Mimí Valdés", "La de San Quintín" o "El Ardid". En la prensa empiezan a resaltar su presencia en los escenarios, obteniendo buenas críticas. 


En mayo de 1927 pasa a la compañía de José Montenegro y Joaquín Roa, actuando en "La Loca de la Casa" de Perez Galdós y en la nueva temporada teatral formará parte de otra compañía, la de la actriz María Cañete, con un repertorio tanto de obras españolas, como adaptaciones de obras extranjeras, tales como "Los Lagarteranos", "¡Usted es Ortiz!, "La última novela", "Tambor y Cascabel" o "Mi mujer es un gran hombre". 

Una de las primeras fotos en la prensa. Nación, 26 de septiembre de 1928

En 1928, actúa un par de meses en la compañía de María Palou, actuando en el teatro Princesa con la obra "La Petenera" y en mayo, se une a la compañía de Díaz-Artigas, para sustituir a la actriz Josefina Santaularia. Hasta final de la década, Isabel seguirá cosechando éxitos con interpretaciones en "El Rosal de las Tres Rosas" de Linares Rivas, "Cuerdo Amor, Amo y Señor" de Avelino Artís, "Cuento de Aldea" , "Vidas Cruzadas" y "Cien Comedias y un Drama".

Una de las buenas críticas recibidas, por "El Rosal de las Tres Rosas"


LOS AÑOS 30

A comienzos de los años 30, actúa con éxito en la obra en verso, "El Monje Blanco" de Eduardo Marquina. En la misma compañía también encontramos a una futura actriz de cine, con una biografía pendiente, Rosita Díaz Gimeno.

A finales de ese año, cambia de compañía y se adhiere a la de otra pareja teatral y personal, Pepita Meliá y Benito Cibrián, con la que estará hasta septiembre de 1931, actuando en obras como "Los Duendes de Sevilla" de los hermanos Quintero, "Cásate con mi mujer" (una adaptación de una obra de Ladislado Fedor), "El Padre Alcalde" de Muñoz Seca, "Viva Alcorcón, que es mi pueblo" y "Las Brujas".

A continuación forma parte de la compañía de la prestigiosa actriz Irene López Heredia con la que trabajará hasta el final de la década.

Su labor con esta compañía es muy abundante y reconocida. Hasta finales de 1931, interviene en obras como "La Princesa del Marron Glace", "Una Gran Señora" , "El Embrujado" de Valle-Inclán o  "Las Llamas del Convento". La crítica del diario ABC por su papel en esta obra reseña su "actuación irreprochable que mereció un especial aplauso del público". También merecerá su primera caricatura en dicho diario.


En el año 1932, la encontramos de gira por España y por Sudamérica, actuando en "Érase una vez en Bagdad", "La Escuela de las Princesas" y ya de vuelta en España, en 1933, en "El Rival de su Mujer", "Rosas de Otoño" de Benavente, "Plataneras" (interpretada muy "ad hoc", en Tenerife), "La Duquesa se divierte", "La Luz" y "La Verdad Inventada", ambas de Benavente.

En 1934 y 1935 siguen de gira por España, actuando en Cataluña y Aragón, poniendo en escena "Por Tierras de Hidalgos", "El Río Dormido", "Cuando Angélica fue Hombre", "La Inglesa Sevillana" y adaptaciones de "Un Marido Ideal" de Oscar Wilde y "Lady Frederick" de Somerset Maugham, así como otros estrenos: "La Papirusa" de Torrado y Navarro o "La Mujer que se vendió".

Caricatura en ABC por su actuación en "Tierra de Hidalgos"


En "La Papirusa", junto a Mariano Asquerino e Irene López Heredia. Foto ABC. 1935

La prensa se hace eco de su versatilidad y de su "ternura y delicadeza" como rasgos que la caracterizan, apareciendo alguna nueva fotografía que la dará más a conocer.



El infausto 1936 se inicia con la actuación en el teatro de la Zarzuela en la obra "La Dama del Antifaz" y posteriormente, en "Sueño de Primavera" y "Los Volcanes".

Tras el comienzo de la guerra, Isabel Pallarés vuelve a su ciudad natal, Valencia, y da cobijo en su casa, al autor Jacinto Benavente, protegido por la República, que después de la guerra, tras una retractación por temor a las represalias, seguirá con su labor teatral hasta su muerte, siendo ampliamente reconocido.


En Valencia, en octubre de 1936, Isabel participa en una representación de "Los Intereses Creados", en la que el propio Benavente interpretaba el papel de Crispín, en favor de los niños expulsados de Madrid por la guerra.

Elenco de "Los Intereses Creados". Revista Crónica


Una vez finalizada la guerra, encontramos en el mes de junio a Isabel, actuando en el teatro Romea de Barcelona, en la compañía de Amparo Martí y Paco Pierrá, en la obra "El Derecho de los Hijos" y ya en julio, vuelve a sus orígenes, a la compañía de López Heredia, interpretando en Barcelona, la obra de Benavente, "Campo de Armiño", además de "Lady Amarilla" y "Suspenso en Amor", una nueva adaptación de una obra de Ladislao Fedor.

LOS AÑOS 40

La labor teatral de Isabel Pallarés se mantiene firme durante toda la década de los años 40, salvo por un paréntesis de año y medio, entre finales de enero de 1940 y julio de 1942. Desconozco el motivo de este paréntesis, quizá contrajera matrimonio en este momento y se alejara momentáneamente de la escena. Isabel Pallarés estuvo casada con Jesús Gabaldón Pérez-Campoy, que se dedicó brevemente al teatro.

Por tanto, en enero de 1940, actúa en "La Corte de los Truhanes" y desaparece de las carteleras hasta julio de 1942, en que regresa con la compañía de Lola Membrives con obras como "Teresa de Jesús", "Bendita Seas", "La Lola se va a los Puertos" de los hermanos Machado, "Señora Ama" de Benavente e incluso un Pirandello, "La vida que te di".

El año 1943 será especial para Isabel Pallarés. En la primera mitad del año sigue con Membrives poniendo en escena "Cancionera", "Otra vez vivir" y "Zazá", pero en la nueva temporada teatral formará compañía propia junto al prestigioso actor Carlos Lemos. Con su compañía girará por España hasta su disolución dos años después. A finales de este año representan la obra "El Corazón Manda".

El año 1944 será muy prolífico y las interpretaciones de ambos actores recibirán muy buenas críticas. Este año pondrán en escena, "Canto de Alondra", "Dora, la Espía", "El Cisne" (en donde otro magnífico actor de la compañía recibe elogios, Rafael Alonso), "Él duerme, Ella delira", "El Nido Ajeno", "Escuela de Millonarias", "La Escuela de las Princesas", "Lo Cursi", "Los Intereses Creados" y "Los Niños Perdidos en la Selva", ambas de Benavente, "Una Conquista Difícil" "Marianela" y "Tragedias, no". También participa en octubre en un homenaje a Benavente, con el que sin duda, guardaría una amistad tras su ayuda durante la guerra civil.

En la primera mitad de 1945 sigue con algunas obras del repertorio y además, añade "Correo de América" y "La Fuerza Bruta". 

Pero en la segunda mitad, ya se ha disuelto la compañía con Lemos y pasa a formar parte de la compañía de la vedette Celia Gámez, actuando en "Hoy como Ayer", por lo que ahora Isabel, actuará en un género diferente, mostrando, de nuevo, su versatilidad. 

El siguiente año, 1946, tiene gran éxito la obra, "Gran Revista" y siguen de gira por España, recalando en Barcelona. Tras finalizar la gira, Isabel marcha a la compañía del actor Enrique Borrás, cambiando de nuevo de registro y representando las adaptaciones al castellano de autores clásicos del teatro en catalán, como Rusiñol o Guimerá. Así, la encontramos en "Buena Gente" y "Tierra Baja", sin abandonar otros clásicos españoles, como "Don Juan Tenorio" o "El Alcalde de Zalamea", así como "El Místico" o "La Mala Ley".

En 1948, se registra otro "apagón" en su carrera teatral y vuelve a aparecer en 1949, para terminar la década con la compañía del teatro Talía, con el clásico "Las de Abel".

LOS AÑOS 50: Y LLEGÓ EL CINE

La década de los años 50, también se inicia con un año "en blanco" para volver en 1951, con la misma compañía, actuando en la obra, "El Sombrero de Copa" de Vital Aza.

En 1952, forma parte de la compañía Gascó-Granada, representando en el Reina Victoria, "Esposa Constante" de Somerset Maugham y "El Último Beso de la Señora Cheyney". El año siguiente con la compañía La Máscara representa en el teatro Alcázar, "El Patio" y "Carta a París" (en donde coincide con otra actriz ya celebrada en este blog, Nani Fernández) y en "Los Meritorios". A final de año, interviene con gran éxito en el estreno de la última obra de Buero Vallejo, "Madrugada".

En 1954, en Barcelona, pone en escena, además de otras obras ya comentadas, "Rosa y Rosita" y sobre todo, destaca el montaje de la obra de Eugene O'Neill, "Tres Comedias del Mar".


Este año muere Jacinto Benavente, amigo de Isabel y del que había llevado a la escena gran parte de su repertorio, así que era inevitable que participara en varias funciones de homenaje, con obras como "Canción de Cuna" y el clásico, "Los Intereses Creados". Además, se reestrena "Madrugada" en Madrid y otra obra de los hermanos Quintero, "Las Flores".

Y entonces llegó el cine. En 1955, en uno de esos paréntesis teatrales, Isabel Pallarés debuta en cine a la edad de 50 años, en un clásico del cine español, "Historias de la Radio" de José Luis Sáenz de Heredia. Una película de "episodios", que permite lucirse a una gran parte de los actores de reparto del cine español, era perfecta para que Isabel Pallarés desplegara todo su oficio y se diera a conocer en la gran pantalla.

Su personaje muestra algunas de las características que ya mostrara en algunos de los personajes con los que triunfó en el teatro, ternura, empatía, cercanía, ya que interpreta a Aurelia, la humilde lavandera, cuyo hijo necesita una costosa operación que se puede realizar en Estocolmo.

Junto a Carlitos Acevedo en "Historias de la Radio"

Sus primero títulos de crédito y junto a Guadalupe Muñoz Sampedro, José Luis Ozores y Alberto Romea

El año1956 interviene en una comedia de Jardiel Poncela, adaptada al cine, "Los Ladrones Somos Gente Honrada" de Pedro Luís Ramírez, de nuevo acompañada por un extenso reparto.

En "Los Ladrones Somos Gente Honrada"

También este año añade otra obra de teatro en su haber, "Hoy es Fiesta" de Buero Vallejo, estrenada en el María Guerrero y que superará las 200 representaciones. Además es una de las agasajadas por la Casa de Valencia en Madrid, junto a otros ilustres valencianos.


Hasta finales de la década combina su trabajo en el teatro y en el cine. Para las tablas, actúa en "El Sol Sale para Todos", "La Malquerida", "La Carreta", "La Vida en un Hilo" y "Manda a tu madre a Sevilla".

En el cine, interviene en la adaptación homónima de la obra "Madrugada" que ella misma había estrenado, dirigida por Antonio Román, en 1957.

En 1958, trabaja en tres películas, "El Pasado te Acusa" de Lionello de Felice y en dos populares éxitos del año, "Una Muchachita de Valladolid" de Luis César Amadori y "Las Chicas de la Cruz Roja" de Rafael J. Salviá.

En una escena de "Una Muchachita de Valladolid"

El año 1959 traerá dos nuevos papeles para Isabel, en el gran éxito del año que encumbró a la pareja Vicente Parra y Paquita Rico, "¿Dónde Vas Alfonso XII?" de nuevo dirigida por Luis César Amadori y una crítica película del prestigioso director Rafael Gil titulada "Camarote de Lujo".

En los momentos finales de "¿Dónde vas, Alfonso XII?"

En "Camarote de Lujo"

 Por desgracia el año acaba trágicamente para Isabel, ya que su marido Jesús Gabaldón muere el 13 de diciembre en Valencia.

LOS AÑOS 60: CONSOLIDACIÓN TEATRAL,  CINE ESPORÁDICO Y AHORA, TELEVISIÓN

En la década de los 60, Isabel potencia su carrera en el teatro, mientras que su labor en el cine será menor y así continuará hasta el final de su vida, apareciendo esporádicamente, en la gran pantalla.

En 1960, interpreta el papel de una de las excéntricas viejecitas en la obra de Mihura, "Maribel y la Extraña Familia", protagonizada por otra valenciana María Fernanda d'Ocón y en un clásico de Lorca, "Yerma".

El año 1961 se estrena la adaptación de la célebre obra de Lillian Hellman, "The Children's Hour", en español titulada "La Calumnia", estrenada el 28 de enero, protagonizada por una joven Amparo Baró, que fue aclamada por la crítica. A finales de ese año se estrenaría la adaptación al cine de la misma obra dirigida por William Wyler, protagonizada por Audrey Hepburn y Shirley MacLaine, que recibió el mismo título, probablemente por el reciente éxito de la adaptación teatral. 

Ese mismo año también actúa en "Milord, la corista y el servicio doméstico" de Jerome K. Jerome y para el cine en "Despedida de Soltero" de Eugenio Martín y "Pecado de Amor" de Luis César Amadori.

En 1962, sólo interviene en una película, "La Reina del Chantecler" de nuevo a las órdenes de Rafael Gil y hará un paréntesis de cuatro años en su trabajo para el cine. Para las tablas, actúa en otra gran adaptación "Becket o el Honor de Dios", protagonizada por Paco Rabal y Fernando Rey, en los papeles que llevaron al cine, Peter O'Toole y Richard Burton, como Enrique II y Thomas Becket, respectivamente. Hasta final de año también actúa en la reposición de "Maribel y la Extraña Familia" y "Alrededor de Siempre". Este año también resultará luctuoso personalmente, para Isabel, ya que fallece su madre, Isabel Banquells Camilleri, en Valencia, el 11 de mayo.

Ancianita carlista junto a Julia Caba Alba, Carmen Rodríguez en "La Reina del Chantecler"

El siguiente año su labor teatral se acentúa. Actúa junto a Vicente Parra en "Cita en Senlis", en "Las Chicas del Taller", "La Bella Dorotea" de Mihura y en una obra de largo recorrido "El Cianuro, ¿solo o con leche?", en donde interpreta a una anciana en silla de ruedas, que posteriormente se llevaría a la televisión, siendo interpretado este papel por Aurora Redondo.

Para finalizar el primer lustro de los sesenta, sigue su actividad teatral con obras como "El Caso de la Mujer Asesinadita", "Diálogos de la Herejía", "La Condesa Laurel" y "La Tercera Palabra".

Con esta obra seguirá en escena en 1966, si bien, este año marca la primera actuación de Isabel para la televisión, en concreto, en Telecomedia del Humor, con la adaptación de la obra "Todos Somos Importantes", que se emitió el 20 de noviembre, protagonizada por Laly Soldevila y Julio Navarro.

Este año también vuelve al cine, en un papel sin acreditar, con la película, "Nueve Cartas a Berta" de Basilio Martín Patino.

En 1967 trabaja para una de las series más exitosas del momento "La Casa de los Martínez" y vuelve al teatro en 1968 con la obra "La Vil Seducción" protagonizada por Queta Claver y Arturo Fernández. Este año y el siguiente también actúa en una obra que se prolongará en cartel varios años, aunque ya sin su presencia, "Enseñar a un Sinvergüenza" protagonizada por Pepe Rubio.

Por último, para finalizar los 60, participa en dos nuevas películas, "El Día de Mañana" de Agustín Navarro y "El Ángel" de Vicente Escrivá, protagonizada por Rafael.

LOS AÑOS 70 Y 80: LA TRACA FINAL

En los 70, Isabel Pallarés sigue trabajando a tres bandas. En 1970, para televisión, como no podía ser de otra forma, interpreta la obra "Madrugada" que ella misma había protagonizado en teatro y luego en su adaptación para el cine. Para este medio también interviene en otra serie de éxito, "Remite Maribel", en el episodio "La Llave de la Despensa" y en Páginas Sueltas en "El Club de los Corazones Antiguos" y en el capítulo "La Prima Angélica" de la serie "Visto para Sentencia". En el teatro, actúa en "Tú me acostumbraste" con la compañía de Germán Cobos y Gloria Osuna.

En dos escenas de "Madrugada". Junto a Mónica Randall.

En la primera mitad de los 70, trabajará con diversas compañías. En 1971, actúa en "El Apagón" junto a Marisol Ayuso y Paco Morán;  en 1972, se une a la de Guillermo Marín y Esperanza Navarro y actúa en la obra "Tal vez un prodigio" y en los dos años siguientes junto a Arturo Fernández en la obra "Pato a la Naranja". Para televisión interviene en la serie Novela con "Selma Lagerlof" en 1974 y en 1975, además, participa en el rodaje de una nueva película, "Duerme, duerme mi amor" de Francisco Regueiro. En las tablas, este mismo año, trabaja en la obra "Sencillamente, un burgués" de nuevo con Arturo Fernández.

En la segunda mitad de los 70, actúa en una obra de gran éxito de Pedro Osinaga, "Sé Infiel y no Mires con Quién" y en una reposición de "Maribel y la Extraña Familia", junto a Aurora Redondo que tendrá gran éxito y superará las 300 representaciones.

Para la televisión, interviene en la serie "Papá Goriot" y en un nuevo episodio de Estudio 1, "Exiliados", mientras que para el cine, añade dos nuevas películas, en papeles pequeños, "Mauricio, mon amour" de Juan Bosch, en un papel no acreditado, estrenada en 1976 y en "El Día del Presidente" de Pedro Ruiz, del año 1979.

En "Papá Goriot" para televisión

En la primera mitad de los 80 asistimos a su paulatino retiro. En televisión, en 1980, participa en otro Estudio 1, "La Venus de Milo", en 1981 en Teatro TV, actúa en "Las Viejas Difíciles" y en Escrito para TV, en "Siete Días de Amor", en 1984 que supondrá su última participación para una serie de televisión. También aparece en un serie de éxito "Los Desastres de la Guerra" estrenada en 1983, en donde Paco Rabal interpreta a Goya.

Sobre las tablas, en 1981, junto a la compañía de Saza, actúa en "Filomena Maturano" y se despedirá de los escenarios, en 1982, de nuevo junto a Arturo Fernández en "El Huevo de Pascua" de Jean Poiret.

Ya enferma y prácticamente retirada, volverá una vez más al cine, en 1985, en la película de Basilio Martín Patino, "Los Paraísos Perdidos".

En una imagen borrosa de su última actuación en "Paraísos Perdidos"

Isabel Pallarés morirá en Valencia, su ciudad natal, el 13 de febrero de 1986, poco después de haber cumplido los 81 años, siendo enterrada junto a su marido, en el cementerio municipal de Valencia. En su lápida: "Isabel Pallarés Banquells. Actriz".


Teresa Idel

Escrito por actoresdenuestrocine 04-08-2018 en cine. Comentarios (0)

TERESA IDEL. SINFONÍA DEL HOGAR


No busquen a Teresa Idel en ningún libro sobre actores de reparto del cine español, no aparecerá. La multitud de actores de reparto pendientes de "investigar", su breve paso por el cine y la peculiaridad de su carrera la ha sumido en el anonimato, a pesar de ser una intérprete igual de solvente que muchos otros actores. Así que vamos a añadir un poco de luz a la vida y obra de esta actriz.

A LA LUZ DE VALENCIA

Teresa Idel es el nombre artístico (aunque desconozco su origen) de Teresa Iquino Parra que vino al mundo en Valencia, el día 14 de mayo de 1883, hija de Félix Iquino y de María Teresa Parra Mediamarca. Tuvo al menos un hermano, llamado Félix que escribió una "Historia de Soneja", un municipio de Valencia, con el que la familia tuvo una estrecha relación.

Con toda probabilidad Teresa se formó en su ciudad natal, siendo discípula del Ateneo de Valencia, donde comenzó su carrera musical.

Teresa Idel debuta en la escena en 1907; la encontramos en Burriana, actuando en un teatro de verano, en la compañía del actor Leopoldo Gil, en donde es primera tiple, junto a otras valencianas, Vicenta Bonastre y la tiple cómica Amparo Bori.

De aquí, pasaría ese mismo año, al inicio de la temporada teatral, a la compañía del actor Patricio León, que actúa en el teatro Ruzafa.

LA FAMILIA Y LA CONSOLIDACIÓN DE SU CARRERA MUSICAL

En 1908, mientras está de gira por Barcelona, la compañía contrata a un director de orquesta, natural de Valls (Tarragona), llamado Ramón Ferrés Musolas. La formación marcha de gira por Sudamérica, y alrededor del año 1909, Teresa y Ramón contraen matrimonio.

El 25 de junio de 1910, Teresa dará a luz al primero de sus dos hijos, Ignacio. En el futuro Ignacio será el pilar de su carrera cinematográfica que como veremos me ha proporcionado el título de un par de entradillas.

Este año actúa por España, poniendo en escena "Maria Luisa", "El Señor Conde de Luxemburgo" o "Maniobras Militares". En 1912, recibe buenas críticas por su interpretación en "El Húsar de la Guardia" . 

Hasta finales de la década, la encontramos, junto a su marido Ramón como maestro de orquesta, formando parte de diversas compañías de zarzuela y opereta, como las de de sus paisanos (hoy también olvidados) Vicente Aparici, y Pepe Ángeles, actuando en operetas como "Geisha", "El Conde de Luxemburgo", "El Millón" y "Maruxa".

Casi con toda probabilidad, en 1915, da a luz a su segundo hijo, una niña a la que llaman Teresa.

Magnífica imagen de la familia de Teresa Idel. Fuente: Página en Facebook del Arxiu Municipal de Valls. Donada por Familia Murtra

Durante los años 20, su carrera como cantante se consolida y uniéndose a diferentes compañías, obtiene éxitos con obras como "La Viuda Alegre", "¡Qué és gran Barcelona!, "La Mazurca Azul", "Las Golondrinas", "Gigantes y Cabezudos" o "La Marsellesa",.

En 1928, podemos destacar su contratación para la compañía lírica dirigida por Tomás Ros, en donde encontramos a un gran cantante de ópera de la época, natural de Alicante, Pablo Gorgé, miembro de una amplia saga de cantantes y actores. Con esta compañía actúa en zarzuelas como "La del soto del Parral", "El santo de la Isidra", "Doña Francisquita", "Los Gavilanes" y "En los naranjos".

LOS AÑOS 30: PRIMEROS PASOS EN EL CINE Y RETIRO DE LA ESCENA

Hasta el inicio de la guerra civil, Teresa actúa en prestigiosas compañías como la de Emilio Vendrell, poniendo en escena entre otras, "El Rosario", "Molinos de Viento", "Mamá" o "Katiuska". Parece que en 1934, tras su actuación en la obra "Colores y Barro", se retira de la escena.

Pero, un año antes, Teresa que ya había tenido una nueva experiencia como actriz, al interpretar en la radio, la obra "La Venganza de Don Mendo", interpreta su primera película y como no podía ser de otra manera sería la llamada "zarzuela cinematográfica", "El Relicario" dirigida por Ricardo de Baños. La película se rodó entre febrero y abril de 1933 y se estrenó el 28 de octubre de ese año, en Valencia, la ciudad natal de Teresa.

La experiencia no tendría continuación hasta el año 1936. Durante junio y julio de ese año, poco antes de empezar la guerra, Teresa rueda la película "La Millona" dirigida por Antonio Momplet, que se estrenaría el 8 de marzo de 1937.

LOS AÑOS 40: UN ENREDO DE FAMILIA 

En febrero de 1940, se estrena una nueva película en la que interviene Teresa, titulada "Eran tres hermanas" dirigida por Francisco Gargallo y en el mes de diciembre, añade otro rodaje en su haber con "Julieta y Romeo" de José María Castellví.

Pero volvamos un poco atrás. Su hijo Ignacio, que había fundado una productora y había trabajado como dibujante, como técnico y como guionista, comienza su carrera como director de cine, en 1934, con la película "Sereno... y tormenta", firmando a menudo, sus películas, con el apellido materno, Iquino. 

Ignacio F. Iquino

En los 40, Iquino desarrolla su carrera cinematográfica y es desde este momento en que, se convertirá en el artífice de la carrera de su madre en el cine, ya que Teresa aparecerá únicamente en películas dirigidas por su hijo.

Su primera colaboración juntos se produce en "Alma de Dios", un tremendo melodrama, estrenado el 15 de septiembre de 1941, en donde interpretaba el papel de Marcelina, tía de la protagonista Amparo Rivelles.

Junto a Amparo Rivelles y Pilar Soler (una actriz que desapareció de la gran pantalla y nunca más se supo), en "Alma de Dios".

Ese mismo año, el 24 de noviembre se estrena una curiosa comedia, escrita por Iquino, en otra de sus muchas facetas, esta vez de autor teatral, junto a su colaborador Prada; una película muy al estilo americano, titulada "El Difunto es un Vivo", protagonizada por Antonio Vico y la malograda Mary Santamaría, junto con magníficos actores de reparto como Guadalupe Muñoz Sampedro, Paco Martínez Soria, (que empezó su carrera en la primera película de Iquino, fue su amigo y trabajaría con él, en más ocasiones), José Ramón Giner o Modesto Cid. Teresa interpreta el papel de la cocinera.

La cocinera en "El Difunto es un Vivo", junto a su protagonista, Antonio Vico

En 1942, Teresa añade dos películas más a su carrera, "La culpa del otro" y "Boda Accidentada" (que en la prensa aparece, en alguna ocasión, como "Un Adán para Ketty").

Tras Mercedes Vecino, en "La Culpa del Otro"

A la derecha, de perfil, en "Boda Accidentada"

En 1943, interpreta una de las películas que da nombre a esta entrada, "Un Enredo de Familia" y posteriormente, una película "El Hombre de los Muñecos", que dio el protagonismo a un actor de reparto, Fernando Freyre de Andrade; a final de año también se estrena "Viviendo al Revés".

El año 1944 es todavía más fructífero. Se estrena en el mes de febrero, "Fin de Curso", en donde Teresa interpreta a la tía de Luisín y participa en el rodaje de "Turbante Blanco", estrenada en mayo y en dos películas más que se estrenarán el año siguiente, "Hombres sin Honor" y "Una Sombra en la Ventana". Ya en 1945, la encontramos en "Ni Pobre, Ni Rico, sino todo lo contrario" y "El Obstáculo".

Caracterizada para "Hombres sin Honor"

En "Ni pobre ni rico, sino todo lo contrario". A la derecha, Mary Santpere.

Remata el año1946 con dos películas más, "Aquel Viejo Molino" y "Borrasca de Celos", en donde interpreta a la chacha Gregoria.

En 1947, interpreta "Sinfonía del Hogar", la penúltima película con su hijo, si nos atenemos a las fuentes consultadas; un perfecto título como colofón a su carrera cinematográfica.

En 1948, se retirará completamente de su actividad artística, actuando en "El Tambor del Bruch", que se estrenaría el 27 de abril.

EL SILENCIOSO FINAL

En marzo de 1962, muere Ramón Ferrés, su marido, sin que la prensa haga mucho eco. 

Teresa morirá el 4 de noviembre de 1969, en Barcelona, siendo enterrada, en el Cementerio de Montjuïc. Tan solo una esquela, entre otras muchas, en donde aparece, como viuda de Ferrés, dio noticia de su muerte.

Su hija Teresa murió el 15 de junio de 1983, a los 58 años, en Barcelona.

Su hijo Ignacio, morirá el 29 de abril de 1994, aunque según sus deseos, la noticia de su muerte no se conoció hasta el mes de junio de ese año.